Terminos Juridicos. Letra H

  1. Hábeas corpus
  2. "Habemus confitentem reum"
  3. Haber
  4. Habilitación
  5. Habilitación de días y horas inhábiles
  6. Habilitación de edad
  7. Habitación
  8. Habitante
  9. Habitualidad
  10. Habitualidad penal
  11. Hacendera.
  12. Hacienda
  13. Hacienda comercial
  14. Hacienda pública
  15. Hallazgo
  16. Hammurabi
  17. Hansa Teutónica
  18. "Harter Act"
  19. Hecho
  20. Hecho actual
  21. Hecho ajeno
  22. Hecho controvertido
  23. Hecho de la cosa
  24. Hecho de los animales
  25. Hecho futuro
  26. Hecho involuntario
  27. Hecho jurídico
  28. Hecho notorio
  29. Hecho nuevo
  30. Hechos administrativos
  31. Hechos ilícitos
  32. Hechos involuntarios
  33. Hechos justificativos
  34. Hechos lícitos
  35. Hechos litigiosos
  36. Hechos positivos y negativos
  37. Hechos probados
  38. Hechos procesales
  39. Hechos voluntarios
  40. Hegemonía
  41. Hégira o héjira
  42. "Heimatlos"
  43. Heliasta
  44. Heptarquía
  45. Heredad
  46. Heredero
  47. Heredero ab intestato
  48. Heredero absoluto o libre
  49. Heredero anómalo o irregular
  50. Heredero aparente o putativo
  51. Heredero beneficiario
  52. Heredero condicional
  53. Heredero fideicomisario
  54. Heredero fiduciario
  55. Heredero forzoso
  56. Heredero gravado
  57. Heredero incierto
  58. Heredero legitimario o legitimo
  59. Heredero póstumo
  60. Heredero presunto
  61. Heredero preterido
  62. Heredero propietario
  63. Heredero puro y simple
  64. Heredero putativo
  65. Heredero reservatario
  66. Heredero singular
  67. Heredero substituto
  68. Heredero testamentario
  69. Heredero universal
  70. Heredero usufructuario
  71. Heredero voluntario
  72. Herederos suyos, necesarios y extraños
  73. Herejía
  74. Herencia
  75. Herencia adventicia
  76. Herencia criminal
  77. Herencia futura
  78. Herencia profecticia
  79. Herencia vacante
  80. Herencia yacente
  81. Hermanastros
  82. Hermanos
  83. Hermanos gemelos
  84. Hermanos germanos
  85. Hermenéutica
  86. "Hic et nunc"
  87. Hidalgo
  88. Higiene y seguridad en el trabajo.
  89. Hijastro
  90. Hijo
  91. Hijo adoptivo
  92. Hijo adulterino
  93. Hijo bastardo
  94. Hijo de familia
  95. Hijo de ganancia
  96. Hijo emancipado
  97. Hijo espurio
  98. Hijo extramatrimonial
  99. Hijo ilegítimo
  100. Hijo incestuoso
  101. Hijo legitimado
  102. Hijo legítimo
  103. Hijo máncer
  104. Hijo natural
  105. Hijo póstumo
  106. Hijo sacrílego
  107. Hijodalgo
  108. Hijos comunes
  109. Hijuela
  110. "Hinterland"
  111. Hipnotismo
  112. Hipoteca
  113. Hipoteca aérea o aeronáutica
  114. Hipoteca dotal
  115. Hipoteca expresa
  116. Hipoteca legal
  117. Hipoteca naval
  118. Hipoteca sobre bienes reservables
  119. Hipoteca tácita
  120. Hipótesis
  121. Histeria
  122. Historia del Derecho
  123. Historicismo jurídico
  124. Hito
  125. Hogar
  126. "Holding"
  127. Hombre bueno
  128. Hombre de paja
  129. "Homeless"
  130. "Home-rule"
  131. "Homestead"
  132. Homicida
  133. Homicidio
  134. Homicidio calificado
  135. Homicidio casual
  136. Homicidio culpable o culposo
  137. Homicidio doloso
  138. Homicidio en riña tumultuaria
  139. Homicidio piadoso
  140. Homicidio preterintencional
  141. Homicidio proditorio
  142. Homicidio-suicidio
  143. Homologación
  144. Homosexualidad
  145. Honestidad
  146. Honor
  147. Honorarios
  148. Honores
  149. Honra
  150. Hora
  151. Horario de trabajo
  152. Horas extraordinarias
  153. Horas hábiles e inhábiles
  154. Horda
  155. Hortensia
  156. Hospedaje
  157. "Hospes"
  158. Hostilidades
  159. "Hostis"
  160. Hotelería
  161. Huelga
  162. Huelga de brazos caídos
  163. Huelga de hambre
  164. Huellas dactilares o digitales
  165. Huérfano
  166. Humanidades
  167. Humazga
  168. Hurto
  169. Hurto calamitoso
  170. Hurto calificado o cualificado
  171. Hurto de automotores
  172. Hurto de uso
  173. Hurto defraudación
  174. Hurto doméstico
  175. Hurto famélico
  176. Hurto impropio
  177. Hurto rural
  178. "Hyperocha"


Hábeas corpus

Frase latina adoptada por el inglés y admitida en castellano, con la cual se hace referencia, según la definición de la Academia, al "derecho de todo ciudadano, detenido o preso, a comparecer inmediata y públicamente ante un juez o tribunal para que, oyéndolo, resuelva si su arresto fue o no legal, y si debe alzarse o mantenerse". A. ANTECEDENTES. Hábeas corpus quiere decir tanto como "que tengas el cuerpo", y tiene su origen en las actas y el writ que en Inglaterra garantizan la libertad individual, permitiendo no solo a cualquier persona presa ilegalmente, sino asimismo a cualquier otra que se interese por ella, acudir a la High Court of Justice en demanda de un auto por el cual se ordene la presentación, ante el tribunal requirente, del cuerpo del detenido por quien o quienes lo hubieren privado de libertad. Queda sobreentendido que el requerimiento va dirigido a toda clase de autoridades, porque lo que se trata de aclarar es, precisamente, si ellas han adoptado o no esa medida dentro de su competencia y de manera legal. Como antecedentes remotos de la garantía individual precitada, se pueden señalar el interdicto de liberis exhibendis et ducendis del antiguo Derecho Romano y el juicio de manifestación (v.) del Derecho aragonés medieval. La institución ha pasado a las legislaciones modernas, por lo menos a la de los países que todavía mantienen el respeto a los derechos y libertades individuales; es decir, a los países políticamente organizados como Estados de Derecho. B. EFICACIA. El hábeas corpus, para ser eficaz, requiere un procedimiento sumario en juicio no contradictorio, puesto que la resolución judicial que se adopte respecto de la legalidad o ilegalidad de la detención y, consecuentemente, de la libertad o del mantenimiento de la privación de libertad, no prejuzga el fondo del asunto, discutible luego por la vía ordinaria. La autoridad requerida no solo tiene obligación de presentar inmediatamente al detenido, sino también de informar sobre los motivos de la detención. La desobediencia al requerimiento de la autoridad judicial, por parte de la autoridad requerida, da origen a sanciones penales y pecuniarias. C. DENOMINACIóN. En doctrina se ha discutido mucho la denominación procesal de la institución: para unos se trata de un recurso, mientras que para otros es una acción. Parece que esta última interpretación es la prevaleciente. Tampoco existe unanimidad de criterios en cuanto al alcance de la institución, pues en algunos países sólo garantiza la libertad individual, mientras que en otros ampara cualquier otro derecho constitucional vulnerado tanto por una autoridad cuanto por un particular, siempre que se carezca de otro medio legal para obtener la inmediata reparación. Es lo que constituye la “acción de amparo” de la cual el hábeas corpus viene a ser uno de los aspectos. La acción de hábeas corpus puede ser promovida de oficio o a instancia de parte, carácter atribuible al interesado o a cualquier otra persona que actúe en su nombre, sin que necesite estar provista de mandato. D. COMPETENCIA. El hábeas corpus constituye, desde tiempos antiguos y más todavía en los actuales Estados de Derecho, la suprema garantía de la libertad individual frente a los abusos y arbitrariedades de las autoridades ejecutivas. De ahí que, por su urgencia, se estimase que todos los jueces eran competentes para intervenir en las acciones de hábeas corpus, y que la orden que ellos dieran para decretar la libertad de los detenidos tuviese que ser inmediatamente acatada, sin que sobre este particular cupiera excepción ninguna alegable por la autoridad administrativa para incumplir aquella orden. Naturalmente que la acción de hábeas corpus, como la de amparo, es poco grata para el Poder Ejecutivo y para las autoridades que de él dependen, por cuanto trata de impedir los atropellos contra la libertad de las personas a que son proclives los gobiernos autocráticos que no admiten ninguna clase de oposición a sus órdenes. Ello explica que hayan tratado siempre de restringir el ejercicio ciudadano de las acciones de amparo (v.).

"Habemus confitentem reum"

Locución latina. Tenemos un acusado que confiesa. Fue pronunciada por Cicerón en defensa de Q. Ligario, legado romano en la provincia de Africa. Contiene un sentido de profunda ironía, cuyo fin era señalar el poco valor de una acusación sólo basada en la confesión de ciertos hechos por parte del reo.

Haber

Verbo. Tener, poseer. | Apoderarse de algo o de alguien, si se trata de encontrarlo o detenerlo. | Suceder, ocurrir, pasar. | Verificarse, celebrarse. Sustantivo. En Derecho Civil significa caudal, patrimonio, el conjunto de bienes y derechos de una persona natural o abstracta. | Con uso indistinto en singular y plural: haber o haberes, suma o cantidad que se devenga o percibe económicamente por los servicios personales prestados. En este sentido es sinónimo de jornal o sueldo, y de ingresos en general

Habilitación

Esta palabra tiene diversas acepciones forenses. Una de ellas es la de subsanar en las personas su falta de capacidad civil o de representación, como sucede en los casos de emancipación (v.) de los menores, y en las cosas, sus deficiencias de aptitud o de permisión legal, como ocurre con la habilitación de días y horas inhábiles (v.) para la práctica de diligencias judiciales. Pero en la ARGENTINA, como en otros países, la habilitación es una forma de retribuir, en todo o en parte, el trabajo que se efectúa por cuenta ajena, consistente en asignar al trabajador un determinado porcentaje en las utilidades de la empresa. En realidad representa lo que en Derecho Laboral se llama participación en las utilidades (v.).

Habilitación de días y horas inhábiles

Las actuaciones judiciales deben practicarse en los días y a las horas que las normas procesales señalan como hábiles. Pero ante la eventualidad de que la demora en practicar ciertas diligencias pueda ocasionar un perjuicio evidente, ya sea a las partes, ya sea a la misma administración de justicia, la ley faculta a los jueces para autorizar u ordenar que esas actuaciones se lleven a efecto en días o en horas en que la actividad judicial se encuentra suspendida; o sea, a considerar días y horas inhábiles como hábiles.

Habilitación de edad

v. EMANCIPACIóN

Habitación

Edificio, casa y cualquier otra construcción o lugar natural que se emplee para vivienda | Aposento de una casa o morada. | Domicilio. | Derecho de habitación (v.).

Habitante

Que habita. | Cada una de las personas que constituyen la población de un barrio, ciudad, provincia o nación (Dic. Acad.), e inclusive de todo el planeta, ya que ese nombre equivale a poblador. Jurídicamente, el vocablo tiene importancia, porque los habitantes, por el solo hecho de serlo, son sujetos de derechos y obligaciones, dentro del orden nacional, aunque tengan la calidad de extranjeros, y también en el ámbito del Derecho Internacional. Frecuentemente, esos derechos y obligaciones se encuentran reconocidos en preceptos constitucionales; así, la Constitución ARGENTINA, en su preámbulo, extiende su protección a todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo ARGENTINO; el artículo 14 fija los derechos de que gozan todos los habitantes de la nación: el artículo 16 establece la igualdad ante la ley de todos sus habitantes; el artículo 17 declara que ningún habitante de la nación puede ser privado de su propiedad sino en virtud de sentencia fundada en ley y el artículo 18 prohíbe que ningún habitante pueda ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso.

Habitualidad

Neologismo El estado durable, la permanencia de los hábitos o inclinaciones que perseveran en un sujeto. | En lo laboral, característica de la prestación subordinada y en principio indefinida que tipifica la profesionalidad (v.). En lo penal, la habitualidad es circunstancia reveladora de peligrosidad extrema, por comprobar la permanencia en los impulsos antijurídicos, que, cuando encuentra precedentes judiciales, constituye las calificadas agravantes de reiteración, en lo delictivo genérico, y de reincidencia (v.), en tanto que especialidad transgresora.

Habitualidad penal

En el campo del Derecho Penal, la habitualidad implica la comisión reiterada de delitos, generalmente del mismo orden. El delincuente habitual es el que incursiona reiteradamente en el campo de la delincuencia. Según Ferri, muchos lo hacen por simple costumbre adquirida. Comienzan infringiendo la ley penal en los primeros años de la adolescencia, casi siempre mediante la comisión de delitos contra la honestidad o contra la propiedad. Luego se incorporan, paulatinamente, al submundo de la delincuencia, configurando "una categoría delincuente". El medio determina su conducta posterior, hasta que llegan a adquirir "la costumbre crónica del delito". Además, sus compañías habituales los inducen a contravenir no solo las normas sociales, sino también las leyes. Por capas institucionalizadas de la sociedad se rechazan, como elementos extraños y peligrosos, y dificultan, en consecuencia, su posibilidad de adaptación a una vida normal.

Hacendera.

Denominación antigua de la actual prestación personal a que están obligados todos los vecinos, por ser de común utilidad.

Hacienda

Patrimonio, conjunto de bienes de una persona. | Predio rústico, finca de campo. | En la ARGENTINA, ganado vacuno, caballar y lanar de una estancia o granja. | Asunto que interesa a varios.

Hacienda comercial

Fondo de comercio (v.).

Hacienda pública

En sentido general, significa el conjunto de los bienes del Estado con su consiguiente administración. Más científicamente, se ha definido como "la coordinación económica activa (en acción) creada por los habitantes de un determinado lugar, con el fin de satisfacer necesidades comunes, a las que aquéllos no podrían proveer individualmente, fin que ella logra por la aplicación de medios tomados, en su mayor parte, de la riqueza privada en forma de contribuciones obligatortas" (Payetto), y también, "leyes según las cuales los hombres proveen a la satisfacción de ciertas necesidades particulares que, para distinguirlas de las necesidades ordinarias privadas, se llaman públicas" (Einaudi). De tales definiciones se desprende que el concepto de hacienda pública tanto es aplicable a la hacienda estatal como a la provincial y municipal.

Hallazgo

En Derecho Civil, acto de encontrar alguna cosa, porque se busca o solicita o porque la casualidad la ofrece, y también la misma cosa encontrada (Escriche). El concepto tiene importancia jurídica, porque representa uno de los medios de adquirir la propiedad de las cosas muebles sin dueño, abandonadas o perdidas, si bien las consecuencias son distintas, así como los derechos y obligaciones de quien las encontrare, según que las cosas tengan o no dueño o que éste sea conocido o desconocido. Respecto a las sin dueño o voluntariamente abandonadas, su aprehensión por el hallador le confiere el dominio. Tratándose de cosa perdida con dueño conocido o de posible conocimiento, tiene el deber de darle noticia y el derecho de recibir una recompensa, así como el resarcimiento de los gastos efectuados, salvo que el propietario prefiera cedérsela. Si el dueño le es desconocido, está obligado a entregarla a la autoridad judicial o policial. Si el propietario no apareciere después de un plazo determinado, el bien será vendido en subasta pública, se entregará una recompensa a quien hubiere hecho el hallazgo y se lo resarcirá de los gastos de conservación. Asimismo quien hallare un tesoro oculto o enterrado en casa o fundo propio adquiere su dominio. Si el tesoro se encontrare en predio ajeno, el descubridor se hará dueño de la mitad, y el propietario del predio, de la otra mitad. Otra hipótesis se refiere a quien alegue tener oculto un tesoro propio en terreno ajeno, caso en el cual está facultado para buscarlo, siempre que designe el lugar en que se encuentra y garantice al propietario la indemnización de todo daño. Estas normas, tomadas de la legislación ARGENTINA, son similares a las de otras naciones. (v. ABANDONO DE ANIMALES y DE BIENES.APREHENSIóN, BIEN NULLíUS). En Derecho Penal configura delito el hecho de apropiarse de una cosa hallada, sin cumplir las disposiciones del Código Civil sobre esta materia. Pero en la legislación ARGENTINA existe una contradicción, pues, mientras el art. 2539 del Código Civil considera tal acto como delito de hurto, el art. 175, inc. lº, del Código Penal lo incluye entre las estafas y otras defraudaciones.

Hammurabi

v. CóDIGO DE HAMMURABI.

Hansa Teutónica

Confederación constituida a mediados del siglo XIII por las más importantes ciudades del noroeste de Alemania, entre ellas Lübeck, Ham-burgo, Brema y Colonia, cuyo objeto era proteger su comercio contra los piratas del mar Báltico, así como defender sus franquicias frente a los príncipes vecinos. Subsistió durante varios siglos; afines del xv contaba con sesenta y cuatro ciudades. Poseía tesoro, flota, ejército y gobierno propios. Sus últimos puertos fueron abiertos al comercio en 1723.

"Harter Act"

Loc. inglesa. Ley promulgada el año 1893 en los Estados Unidos de Norteamérica, que versa sobre "navegación, los buques, los conocimientos y ciertas obligaciones, derechos y deberes relativos al transporte de mercaderías". El nombre de la ley se debe a que fue propuesta por el senador Michael Harter.

Hecho

Como concepto amplio está representado por toda acción material de las personas, y por sucesos independientes de ellas, generalmente los fenómenos de la naturaleza. | En sentido civil y penal, los hechos ofrecen trascendental importancia por cuanto originan no solo derechos y obligaciones, sino también responsabilidades de toda índole. Puede decirse que todas las normas de Derecho se aplican sobre los hechos. Por eso afirma Capitant que, en sentido procesal, el concepto se usa como oposición a derecho; pues, mientras el punto de hecho pone en juego qué ha de ser probado, el punto de derecho tiene por objeto saber la regla de Derecho aplicable al hecho, una vez probado éste.

Hecho actual

El que corresponde a una situación del presente, por lo cual se contrapone al hecho futuro (v.).

Hecho ajeno

El ejecutado por persona distinta de nosotros o el proveniente de una fuerza extraña a la nuestra. Se denomina por lo general con la locución latina res inter alios acta (cosa hecha entre o por otros) (Dic. Der. Usual). (v. RESPONSABILIDAD POR HECHO AJENO.)

Hecho controvertido

En todo juicio, el que una de las partes niega tras haberlo afirmado la contraria. Su trascendencia procesal reside en que debe ser objeto de prueba, salvo contar con especial favor de la ley, como sucede, sin controversia posible, con la presunción "iuris et de iure"y. con menos consistencia, con el hecho notorio (v.), impugnable en parte siempre, así se frustre la polémica judicial a su respecto. Aunque la ley impone negar uno por uno todos los hechos del adversario que no se admitan, en los escritos suele procederse a una negativa generalizada que, analizada en ocasiones, lleva hasta negar la existencia del adversario.

Hecho de la cosa

Expresión que sintetiza la acción perjudicial que puede derivarse de ella y sus consecuencias jurídicas, que se analizan al tratar de la responsabilidad objetiva (v.).

Hecho de los animales

Acerca de los daños provenientes de ellos, en cuanto a terceros. (v. RESPONSABILIDAD POR HECHO DE LOS ANIMALES.)

Hecho futuro

El que se sitúa en época venidera, con indefectible producción, como el vencimiento de un plazo; con incertidumbre en cuanto a la fecha, como la muerte de alguien, o con posibilidad de que no acontezca, como un casamiento. Son propios estos hechos de las condiciones y de los contratos aleatorios. (v. HECHO ACTUAL.)

Hecho involuntario

El ejecutado sin discernimiento, intención ni libertad. No produce obligación alguna para el autor, pero puede originar responsabilidad en caso de violencia, intimidación o miedo provocados por otro. (v. HECHOS VOLUNTARIOS.)

Hecho jurídico

En tanto que los actos jurídicos (v.) se originan en la voluntariedad del actor, el hecho jurídico se caracteriza porque produce un efecto de Derecho que no ha sido querido. Es, en opinión de Couture, un evento constituido por una acción u omisión involuntaria (pues, de ser voluntaria, constituiría el acto jurídico) o por una circunstancia de la naturaleza que crea, modifica o extingue derechos.

Hecho notorio

Principio de Derecho, ciertamente discutido, según el cual no se necesita probar aquellos hechos que son de pública notoriedad (notoria non agunt probationem). Algunas legislaciones no hacen referencia al hecho notorio, salvo para dar razón del conocimiento en las declaraciones de los testigos.

Hecho nuevo

En Derecho Procesal se denomina así el que surge o es conocido por alguna de las partes después de iniciado el juicio, cuando ya se está tramitando, y que guarda relación directa con el problema objeto del litigio. Los códigos adjetivos regulan la posibilidad de alegar y de probar los hechos nuevos. Así, en la legislación general se admite la alegación de hechos nuevos cuando, con posterioridad a la contestación de la demanda o reconvención, ocurriere o llegare a conocimiento de las partes alguno que tuviere relación con la cuestión que se ventila. En materia penal, el hecho nuevo puede presentarse con posterioridad a la terminación del juicio. Si en él hubiese recaído sentencia absolutoria, tal hecho nuevo carecería de efectos no solo porque la sentencia tendría a favor del inculpado la validez de la cosa juzgada. sino también porque nadie puede ser juzgado ‘dos veces por un mismo delito. Contrariamente, si la sentencia hubiese sido condenatoria, el hecho nuevo demostrativo de la inocencia del condenado serviría para dejar sin efecto la sentencia, tanto porque no sería posible mantener la pena por una razón procesal contra un inocente, cuanto porque las leyes penales, incluso las sustantivas, se aplican siempre con efecto retroactivo en cuanto favorezcan al reo, y no cuando lo perjudiquen.

Hechos administrativos

Entiéndese por tales los que realiza la administración pública en ejercicio de una actividad material, con objeto de obtener un efecto dado; así, el cumplimiento de una decisión de policía, el cierre de un local por razones de seguridad, el secuestro de mercaderías por razones de higiene pública. Tal es la definición de Bielsa, quien añade que esos actos se consideran jurídicos cuando producen efectos jurídicos.

Hechos ilícitos

Los hechos voluntarios que resultan violatorios de una regla jurídica.

Hechos involuntarios

Los hechos en los que falta discernimiento, intención o libertad del agente que los realiza.

Hechos justificativos

v. CAUSAS DE JUSTIFICACIóN.

Hechos lícitos

Los hechos voluntarios que no resultan violatorios de una regla jurídica.

Hechos litigiosos

Son los que, establecidos en la demanda, han de ser objeto de contestación y sobre los cuales ha de recaer la prueba para ser considerados en la sentencia. Este tema guarda relación con el de los hechosprobados (v.), porque, en el terreno procesal, suele ser norma que los hechos que los tribunales de instancia declaran probados no son discutibles por la vía del recurso de casación o del recurso extraordinario ante las Cortes Supremas.

Hechos positivos y negativos

Los hechos jurídicos, igual que los actos jurídicos, pueden tener carácter positivo o negativo, según que, como dice el Código Civil ARGENTINO, "sea necesaria la realización u omisión de un acto, para que un derecho comience o acabe". La distinción entre unos y otros es, en opinión de Orgaz, de interés teórico, pero de escaso valor práctico, dado que sus términos se encuentran sometidos al mismo régimen en todo lo fundamental.

Hechos probados

Salvo en aquellos litigios en que se ventila una cuestión de mero Derecho, bien por la índole del problema debatido, bien por la conformidad de las partes en lo que a los hechos se refiere, el juez, valorando la prueba, tiene que establecer la veracidad de los hechos sobre los cuales se ha de aplicar el Derecho, o, como dicen los autores, para subsumir esos hechos en la norma correspondiente. Procesalmente, esa declaración ofrece trascendencia porque, generalmente, los hechos que los tribunales de instancia declaran probados son irrevisables por vía de casación o de cualquier otro recurso extraordinario; a menos, según algunas legislaciones, que en la apreciación de esos hechos se haya incurrido en error notorio o en absurdidad. La fijación de hechos probatorios es igualmente indispensable en los juicios penales, porque la sanción ha de recaer precisamente sobre los actos que configuren el delito.

Hechos procesales

Aquellos que de modo involuntario crean, modifican o extinguen derechos procesales. Couture cita entre ellos la muerte de una parte, la amnesia de un testigo y la destrucción de un expediente. Evidentemente pueden presentarse algunos otros.

Hechos voluntarios

Los hechos imputables a un agente que actúa con discernimiento, intención y libertad.

Hegemonía

Supremacía que un Estado ejerce sobre otros, general y lamentablemente basada en su mayor potencia militar. En ella se fundamenta el imperialismo (v.).

Hégira o héjira

Palabra de origen árabe. Emigración. Se refiere ala época en que tuvo lugar la fuga de Mahoma y sus discípulos hacia Abisinia, huyendo de la persecución de que eran objeto a causa de las nuevas ideas religiosas, por él creadas, en oposición a las idolátricas mantenidas por los habitantes de La Meca. Tiene importancia ese hecho para el mundo musulmán, entre otros motivos, porque el año de la hégira, que fue el 622 de la era cristiana, determina el principio de la mahometana.

"Heimatlos"

Germanismo. Apátrida (v.).

Heliasta

Tribunal ateniense, que deliberaba al aire libre, a partir de la salida del sol. | Juez o miembro del mismo, que se componía de varios centenares de personas. Su caso más célebre fue el juicio de Friné.

Heptarquía

País dividido en siete gobiernos o reinos. ése fue el sistema establecido en Gran Bretaña por los pueblos anglosajones, de origen germánico, situados en la Escandinavia y en la Jutlandia. La heptarquía terminó en el siglo IX cuando el rey de Wessex sometió a unos reinos e hizo tributarios a otros.

Heredad

Predio o fundo. Se emplea frecuentemente en materia de servidumbres para referirse a las heredades cerradas, a las heredades ajenas, a las heredades o predios dominantes y a las heredades o predios sirvientes.

Heredero

Persona que por testamento o por ley sucede a título universal en todo o en parte de una herencia, con ocasión de la muerte de quien la deja, y que está representada por el conjunto de derechos v obligaciones del causante, por lo cual se entiende que el heredero lo substituye en su personalidad. En las legislaciones en que la herencia se recibe sin beneficio de inventario, salvo manifestación en contrario del heredero, éste, que recibe los bienes en propiedad, es acreedor y deudor frente a terceros, no solo con los bienes heredados, sino también con los suyos propios, a menos que haga uso del derecho de inventariar, caso en el cual únicamente responde con los bienes del de cuius y hasta donde ellos alcancen, con excepción, claro es, de aquellos derechos y obligaciones que, por su índole personal, no son transmisibles por sucesión. Hasta ahora, la norma general en las legislaciones ha sido que la herencia se aceptaba sin beneficio de inventario (v.), para obtener el cual se requería una manifestación expresa. Pero de un tiempo a esta parte se abre camino, en la doctrina y en la legislación, la tesis contraria. Así, en la ARGENTINA, la ley 17.711, modificatoria de algunos artículos del Código Civil, ha establecido la norma inversa, según la cual la aceptación de la herencia se supone hecha siempre con beneficio de inventario, salvo renuncia, realización de actos prohibidos por la ley al heredero o que éste dejare de formar el inventario dentro de un plazo determinado. El heredero puede ser: legitimario (llamado también, aunque incorrectamente, forzoso), cuando sus derechos a una parte o al todo de la sucesión no pueden ser desconocidos por el causante, ni siquiera mediante disposición testamentaria, exceptuándose la posibilidad de desheredación (v.) expresa por causa de indignidad; testamentario, cuando sus derechos sucesorios se derivan de la voluntad del causante expresada en un testamento (v.), pudiendo recaer en los herederos legitimarios, en caso de existir, o en otras personas, siempre que lo que deje a éstas no perjudique la legítima (v.) de los otros herederos, y ab intestato, cuando, a falta de testamento y de herederos legitimarlos, suceden en la herencia, por determinación de la ley, otros parientes del causante. En las voces siguientes se detalla sobre las diversas clases de herederos.

Heredero ab intestato

La sucesión mortis causa se produce ya sea por disposición testamentaria del causante, ya sea por el derecho que la ley concede a determinadas personas cuando falta testamento. Quien o quienes reciben la herencia en la segunda for-ma-es decir, faltando la disposición de última voluntad- son llamados herederos ab intestato, como son, en primer término, los herederos legitimarios, los cuales ni siquiera podrían ser privados por testamento de sus derechos sucesorios, salvo casos excepcionales de desheredación por indignidad. Mas puede ocurrir que el causante que no tiene heredero legitimario (v.) no haya dejado tampoco testamento, supuesto en el cual la herencia corresponde a sus parientes dentro de un determinado grado, variable en las diversas legislaciones, pero que generalmente no va más allá del cuarto o del sexto, con la característica de que en materia de sucesiones se aplica la norma de que los parientes más próximos excluyen a los más remotos. Los cónyuges entran en la categoría de los herederos legitimarios y, por lo tanto, ab intestato, por lo general en iguales condiciones que los hijos, aun cuando algunas legislaciones sólo les reconocen el derecho de usufructo sobre su cuota hereditaria. Sin llegar a los extremos de aquellos autores que propugnan, con poco éxito, la desaparición de la herencia, no cabe duda acerca de que las corrientes jurídicas modernas tienden a reducir los grados de parentesco que abren el derecho a la sucesión mortis causa, por estimar que pasando del tercero o cuarto los parientes son frecuentemente casi desconocidos o poco apreciados por el causante, puesto que, pudiendo haber testado a su favor, no lo hizo; de ahí que parezca más justo que esos bienes reviertan al Estado en provecho de la colectividad, porque, faltando herederos ab intestato, la herencia queda vacante y los bienes pasan a la propiedadestatal. (v. ABINTESTATO, HERENCIA VACANTE.)

Heredero absoluto o libre

El llamado a la sucesión sin restricción ni condición alguna, y que por ello puede disponer a su voluntad, como mejor le parezca, de los bienes relictos por el de cuius.

Heredero anómalo o irregular

En la definición de Escriche, el que hace las veces de heredero sin haber sido instituido ni llamado como tal: el fideicomisario universal, el legatario de todos los bienes; el fisco, que sucedió en los del que falleció sin dejar parientes ni cónyuge; el monasterio o convento que heredó en representación de un religioso, los testamentarios universales a quienes el difunto cometió la distribución de todos sus bienes. Todos ellos hacen las veces de herederos, y están obligados, como los otros, a satisfacer las cargas de la herencia, pero no representan la persona del difunto. Entre los herederos anómalos -termina diciendo Escriche- no hay en el día quien herede ab intestato, sino el fisco.

Heredero aparente o putativo

Quien se encuentra en posesión de una herencia que con posterioridad se determina que pertenece a otra persona. El caso más típico de heredero aparente es el de quien queda desplazado de la herencia por haber aparecido un testamento posterior.

Heredero beneficiario

El que acepta la herencia a beneficio de inventario (v.).

Heredero condicional

Aquel cuyo derecho hereditario se encuentra sometido a una condición, ya sea suspensiva, ya sea resolutoria, y bien comprenda la totalidad de la institución o bien parte de ella. No son susceptibles de condición las porciones legitimarias, ni aceptables las condiciones que vayan en contra de la moral y de las buenas costumbres. Algunas legislaciones establecen como condiciones especialmente prohibidas las que imponen al heredero habitar en un lugar determinado o sujetar la elección de domicilio a la voluntad de un tercero, mudar o no mudar de religión, casarse con determinada persona o divorciarse. Otras condiciones inadmisibles pueden ser judicialmente apreciadas. La condición prohibida anula la disposición a que se halle sujeta. La condición puede ser impuesta a los legados.

Heredero fideicomisario

O fideicomisario (v.) sin más en lo sucesorio: el que recibe un fideicomiso (v.).

Heredero fiduciario

El instituido para transmitir al fideicomisario un fideicomiso (v.). Se le dice también heredero gravado o, abreviadamente, fiduciario.

Heredero forzoso

Por no poderlo excluir el causante de la sucesión, salvo causa legal de desheredación (v.). sinónimo de heredero legitimario (v.).

Heredero gravado

Es aquel -según Escriche y la tradición romanística- a quien se confiere derecho de disfrutar durante su vida, o por cierto tiempo, de los bienes comprendidos en la institución, con obligación de dejarlos a su muerte, o después del tiempo que se le hubiere prefijado para su goce, a la persona llamada para sustituirlo. El heredero gravado recibe Igualmente el nombre de heredero fiduciario.

Heredero incierto

El instituido testamentariamente en forma que resulte dudosa su individualización. Se considera nula toda disposición a favor de persona incierta, a menos que por algún evento pudiere resultar cierta. De ahí que el heredero deba ser designado de manera clara. Si la institución dejare duda entre dos o más individuos, ninguno de ellos será tenido por heredero. Igual norma rige para los legados.

Heredero legitimario o legitimo

Todo el que, por expresa disposición legal, tiene derecho a la legitima (v.) en una sucesión, aun testamentaria.

Heredero póstumo

Aquel que nace después de la muerte del causante. Es aplicable el concepto tanto al heredero legitimario como al testamentario y al que sucede ab intestato. El heredero póstumo es considerado como sujeto de derecho mientras se encuentra en las entrañas maternas, exigiendo la ley la adopción de ciertas precauciones para evitar que la herencia recaiga en un póstumo que no sea el verdadero heredero. (v. CONCEBIDO.)

Heredero presunto

La persona que se presume o supone que está llamada a suceder al causante, no siendo heredero efectivo hasta tanto haya aceptado la herencia, ya que igualmente puede repudiarla. Por lo tanto, el concepto es aplicable lo mismo a los herederos legitimarios que a los meramente testamentarios y ab intestato.

Heredero preterido

Aquel que, teniendo la calidad de legitimario, no aparece en el testamento del causante ni como instituido ni como desheredado, lo mismo si se instituye a otros en su lugar que si no se instituye a nadie. El legitimario desplazado puede pedir la nulidad de la institución hereditaria hecha en el testamento con perjuicio de su legítima.

Heredero propietario

Conforme a algunas legislaciones, es factible dejar la propiedad de unos bienes a determinada persona y el usufructo de esos mismos bienes a otra distinta. La primera sería el heredero propietario, y la segunda, el heredero usufructuario (v.).

Heredero puro y simple

El que acepta la herencia sin usar el beneficio de inventario (v.).

Heredero putativo

Se entiende por tal el que sólo lo es en apariencia, la cual puede depender tanto de atribuirse esa calidad indebidamente cuanto de alguna otra circunstancia que no afecta a la buena fe del titulado aparente heredero, como sucedería en el supuesto de aparecer un testamento posterior con designación de otro heredero, con lo cual quedaría sin efecto la designación hecha en el testamento anterior. Se llama asimismo heredero aparente (v.).

Heredero reservatario

Quien tiene derecho a una reserva (v.) de bienes al morir determinada persona y transmitirse aquéllos primeramente a otro sobre el que pesa esa indisponibilidad, ya de modo Inmediato, ya por circunstancias ulteriores, como nuevas nupcias con prole anterior por el obligado a reservar. Es institución no generalizada en todos los países (L. Alcalá-Zamora).

Heredero singular

El que recibe en herencia una cosa concreta. (v. LEGATARIO.)

Heredero substituto

El que nombra el testador para que reciba la herencia cuando el instituido en primer lugar no quiere o no puede recibirla. (v. FIDEICOMISO, SUBSTITUCIóN DE HEREDERO.)

Heredero testamentario

El instituido por el causante en su testamento. El testador puede disponer mortis causa de la totalidad de sus bienes cuando no existen herederos legitimarios, o de aquella parte de sus bienes que se considera de libre disposición, y que varía según las diversas legislaciones: en España, un tercio de los bienes; en la ARGENTINA, un quinto.

Heredero universal

Se llama asía quien o a quienes pasa todo o una parte alícuota del patrimonio del causante. Representa un concepto opuesto al de heredero singular (v.), que es quien recibe en herencia un objeto particular. En realidad, todos los herederos suceden a título universal, y todos los legatarios, a título singular.

Heredero usufructuario

El que, por disposición del testador o en virtud de una norma legal, sólo recibe el usufructo de la totalidad o de parte de los bienes que el causante haya dejado en propiedad a otra persona. Como es lógico, el testador no puede hacer esa desmembración de la herencia en perjuicio de los herederos legitimarios cuando los hay. Algunas legislaciones, como la española, por ley de 1958, reconocen a los cónyuges, en la herencia del premuerto, una cuota del usufructo que, como mínimo, es el tercio, si concurre con descendientes.

Heredero voluntario

Aquel que sucede no por determinación de la ley, sino por la voluntad del causante, expresada en su testamento (v.).

Herederos suyos, necesarios y extraños

Según la explicación de Escriche, antiguamente se llamaban herederos suyos los hijos, nietos y bisnietos del testador que se hallaban en su poder al tiempo del testamento, recibiendo ese nombre porque los nudos de la patria potestad unen tan estrechamente al padre y al hijo que el patrimonio del primero se considera, aun en vida del mismo, como patrimonio del segundo; de modo que, después de la muerte del padre, puede decirse que el hijo hereda su propia hacienda y es heredero de sí mismo. Herederos necesarios eran los esclavos instituidos por sus señores, y quedaban libres por el hecho de la institución. obligados a ser herederos y a pagar de sus propios-bienes, adquiridos antes o después de la muerte del testador, todas sus deudas y mandas, si no alcanzaban los de la herencia, que no podían repudiar por muy cargada que estuviese de obligaciones. Herederos extraños se llamaban todos los que no eran suyos ni necesarios.

Herejía

Actitud que se atribuye a quien, después de bautizado, se adhiere a alguna doctrina que niegue o ponga en duda algunas de las que la Iglesia católica considera verdades que han de ser creídas con fe. Conforme al Derecho Canónico, la herejía constituye pecado que adquiere la calidad del delito cuando la oposición al dogma tiene manifestaciones externas. El incurso en herejía es llamado hereje.

Herencia

Del lat. haerentia (lo que queda adherido); a su vez. de haerere (estar fijo, adherido). Significa tanto el derecho de heredar como el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que al morir deja el causante para su transmisión ala persona o personas que han de recibirlos, ya sea a título universal de herederos, ya a título singular de legatarios. Se ha de tener en cuenta que, a estos efectos, el concepto de bienes o el de patrimonio hereditario no solo están referidos a un aspecto material (bienes), sino también auno inmaterial (derechos y obligaciones). Es más: la herencia a título universal se halla representada tanto por el activo como por el pasivo del causante, y hasta puede darse el caso de que la herencia no tenga activo, sino únicamente pasivo, del cual respondería el heredero universal con sus propios bienes, a menos de estar amparado por el beneficio de inventario (v.). No solo desde el punto de vista jurídico, sino asimismo desde el sociológico, el político y el económico, se ha discutido ampliamente si la institución hereditaria está justificada o no, y, en consecuencia, si es beneficiosa o perjudicial para la sociedad. Quienes se pronuncian en este segundo sentido lo hacen argumentando que el hombre debe vivir de su propio esfuerzo y no del realizado por otros, porque así se evitaría la formación de grupos de población que se acostumbran a vivir ociosa e inactivamente, verdaderos parásitos que consumen y no producen, no ya por el hecho de tener fortuna, sino por la perspectiva de que en un futuro más o menos próximo van a tenerla. Este argumento, que en una época pudo tener validez, la ha perdido ahora parcialmente, debido a varias causas: es una, que los impuestos fiscales a las sucesiones mortis causa se han elevado considerablemente, incluso en relación con los parientes del más próximo grado; es otra, que se tiende a reducir cada vez más el grado de parentesco para la sucesión intestada, y es otra, que, por razones económico-sociales, va siendo de día en día más infrecuente el caso de personas que no trabajen durante el tiempo de su posible actividad. Fundamento más serio presenta la alegación de que resulta más justo que la riqueza acumulada por una persona en el curso de su vida revierta a la sociedad en que se ha producido y que la ha hecho posible. Y aun el argumento sería punto menos que incontrovertible, referido a todos los herederos no comprendidos entre los legitimarios, lo que podría conseguirse por su exclusión lisa y llana de la sucesión ab intestato, o por la fijación de impuestos casi confiscatorios para esa clase de herederos y para los testamentarios que no fuesen los legitimarios. La tesis opuesta está mantenida por quienes afirman que la institución hereditaria obedece a sentimientos humanos muy arraigados, y su supresión rompería uno de los mayores alicientes que las personas tienen para trabajar; pues quienes se esfuerzan en adquirir riquezas con su trabajo tanto lo hacen pensando en su bienestar cuanto en el de sus parientes más directos, especialmente hijos y cónyuge. Así, pues, no faltan tratadistas a criterio de los cuales la herencia es una secuela del derecho de propiedad y un medio de fortificar el vínculo familiar, entre otras razones porque frecuentemente el patrimonio de una persona no es resultado de su esfuerzo individual, sino el fruto de la colaboración del cónyuge y, en ocasiones, de los hijos. Consecuencia natural de que la herencia sea considerada como elemento de la propiedad es que las doctrinas opuestas a ésta rechacen también a aquélla. Entra dentro del credo socialista puro, mantenido desde muchos años atrás, pues ya en 1830 los discípulos de Saint-Simon presentaron a la Cámara de Diputados una solicitud de abolición de todos los privilegios de nacimiento, entre ellos el de herencia, que consideraban el más importante de todos.

Herencia adventicia

La que se deja al hijo que está sometido ala potestad paterna, ya proceda de la madre o de cualquier otra persona, con el propósito de que aquél la adquiera para sí. En consecuencia, la propiedad de los bienes heredados es del hijo, pero la administración y el usufructo corresponden al padre, durante la minoridad filial solamente, salvo haberse excluido también esto de modo expreso. (v. HERENCIA PROFECTICIA.)

Herencia criminal

La posibilidad de que la tendencia criminal pueda ser trasmitida por herencia fue planteada por el médico italiano César Lombroso en su libro L’uomo delinquente, publicado en 1874. Lombroso sostenía que el criminal no se "hace", sino que "nace"con características físicas y psíquicas especiales, determinadas por la herencia. Para él, los llamados "criminales típicos"o "locos morales"estaban destinados a serlo por determinación genética. Su concepción positivo-antropológica fue aceptada con mucho entusiasmo durante cierto tiempo, pero quedó relegada a segundo plano después de la enunciación de la teoría positivo-sociológica elaborada por Enrique Ferri. Sin embargo, algunos elementos de la teoría enunciada en primer término continúan teniendo vigencia y han sido rescatados por algunos criminalistas y antropólogos más modernos, tales como Berdier v Carré. En los últimos años se han llevado acabo estudios tendientes a demostrar que en ciertos criminales semidementes se encuentra, con repetición, un tipo determinado de cromosoma, lo que reiterarfa la posibilidad de la determinación genético-here-ditaria de la herencia criminal.

Herencia futura

Aquella que todavía no ha sido atribuida al heredero por vivir el causante. El concepto tiene importancia en un sentido negativo, por cuanto las legislaciones suelen prohibir todos los contratos cuyo objeto sea la herencia futura, aun en el supuesto de celebrarlos con el consentimiento de la persona de cuya sucesión se trate. Cualquier acto en contrario se tiene por nulo.

Herencia profecticia

La que se deja al hijo sujeto a la patria potestad, por respeto y consideración al padre, por lo cual el hijo sólo puede aceptarla mediando el consentimiento paterno, al cual corresponde la administración y el usufructo de los bienes heredados. (v. HERENCIA ADVENTICIA.)

Herencia vacante

La carente de herederos, situación que se puede presentar no solo por su inexistencia (lo que puede ocurrir por no haber testado el causante y carecer de parientes en grado sucesible), sino también por renuncia de los herederos o por su indignidad o incapacidad para suceder. La norma corriente en las legislaciones es atribuir al Estado la propiedad de los bienes constitutivos de las herencias vacantes.

Herencia yacente

Cuando todavía el heredero no ha entrado en posesión de la herencia, se dice que ésta está yacente; así como también cuando, siendo varios los herederos, no se han practicado todavía las particiones.

Hermanastros

Se denominan hermanastros los hijos de uno de los cónyuges en relación con los hijos del otro, habidos, respectivamente, antes de contraer matrimonio. No están ligados por vínculos de sangre y jurídicamente no se los considera parientes políticos ni por afinidad. En consecuencia, no existe entre ellos ningún tipo de obligación alimentaria, ni tampoco se heredan entre sí. No media, además, el menor obstáculo para que puedan contraer matrimonio.

Hermanos

Personas que tienen los mismos padres, o solamente el mismo padre o la misma madre. En el primero de los casos mencionados se los llama hermanos carnales o de doble vínculo; en el segundo caso se los denomina consanguíneos, y en el tercero, uterinos. Otra clasificación deriva del vínculo que unía a los padres en el momento de la concepción o nacimiento de los hijos. Cuando los hermanos han nacido dentro de un matrimonio legal, se los llama legítimos, y cuando han sido concebidos fuera del matrimonio se los llama naturales. Los hermanos se hallan vinculados entre sí por un parentesco civil de segundo grado, del que surge una serie de derechos y obligaciones, tales como la vocación hereditaria, a falta de herederos legítimos o disposición testamentaria excluyente, y se deben alimentos en ciertos casos especialmente previstos por la ley. Del parentesco entre hermanos deriva un impedimento dirimente para contraer matrimonio, y la unión sexual entre ellos se considera incestuosa. (v. FRATRICIDIO)

Hermanos gemelos

Mellizos (v.).

Hermanos germanos

Llámanse así, conforme a la expresión romana, los hermanos de doble vínculo; es decir, los que son hijos del mismo padre y de la misma madre.

Hermenéutica

Ciencia que interpreta los textos escritos y fija su verdadero sentido. Aun referida primeramente a la exégesis bíblica, se relaciona con más frecuencia con la interpretación jurídica.

"Hic et nunc"

Locución latina. Aquí y ahora. Tiene importancia jurídica por cuanto afecta a las circunstancias de lugar y tiempo.

Hidalgo

Llamado también hijodalgo, representa un concepto social completamente anacrónico y casi desaparecido del vocabulario corriente, salvo para designar a persona de ánimo generoso y noble. En otro sentido, y en tiempos ya pasados, se llamaba así quien por su sangre pertenecía a una clase noble y distinguida. Podría representar una posición social equivalente a la actual aristocracia de sangre, por cierto en notoria decadencia. A título de simple curiosidad histórica, cabe señalar que en tiempos pasados, los hidalgos recibían distintas denominaciones: de sangre, por causa de su ascendencia; de bragueta, por ser padre de siete hijos varones consecutivos en matrimonio legítimo; de cuatro costados, cuando los abuelos paternos y maternos tenían aquella condición; de devengar quinientos sueldos, cuando por los antiguos fueros de Castilla tenía derecho a cobrar esa cantidad en satisfacción de las injurias que se le hacían; de ejecutoria, cuando la había probado en un litigio; de gotera, cuando sus privilegios sólo eran alegables en un pueblo y los perdía al cambiar de domicilio; de privilegio, cuando lo era por compra o merced real, y de solar conocido, cuando tenía casa solariega o descendía de una familia que la hubiese tenido.

Higiene y seguridad en el trabajo.

Dentro de un concepto moderno de las relaciones entre dadores y tomadores de trabajo, constituye obligación patronal el cuidado de preservar la salud de los trabajadores, para lo cual deben montar sus instalaciones y maquinarias en perfectas condiciones higiénicas y con aplicación de los mecanismos preventivos que disminuyan los accidentes del trabajo (v.) y las enfermedades ocasionadas por éste. Algunas legislaciones contienen listas de mecanismos preventivos aplicables a cada máquina e indicaciones relativas a las condicione; de luminosidad, de aireación y de capacidad en relación con el número de trabajadores, así como también de las instalaciones sanitarias y de los servicios médicos o botiquines que se han de colocar en cadaestablecimiento. Ciertas legislaclones aumentan la cuantía de las indemnizaciones, en los casos de siniestro laboral, si ellos se han producido faltando las medidas higiénicas o preventivas, e, inclusive, su falta podría abrir el camino para reclamar la reparación del daño por vía del procedimiento civil. (v. ENFERMEDADES DEL TRABAJO )

Hijastro

Lo define Escriche como el hijo que trae cualquiera de los casados al nuevo matrimonio; o sea, el hijo habido de otro cónyuge, y no del que ahora tiene la mujer o el marido. Dícese hijastro con respecto al marido de su madre o a la mujer de su padre. "Llámase también alnado o entenado, que es lo mismo que decir alibi natus, ex alterius toro natus". Otros autores lo definen como hijo por afinidad de uno de los cónyuges, habido por el otro en anterior matrimonio. Esta relación ofrece especiales consecuencias jurídicas: se prohíbe el matrimonio entre la hijastra y el padrastro o entre el hijastro y la madrastra. Algunos códigos sólo se ocupan de esa relación (fuera del aspecto matrimonial) para determinar el grado de parentesco aplicable por afinidad; pero no faltan otros códigos que, como el español, establecen normas relativas a los entenados sobre ejercicio de la patria potestad; abandono de la casa paterna por las hijas solteras mayores de edad en caso de secundo matrimonio de su padre o madre; derechos sucesorios, especialmente relativos a reserva de bienes; donaciones, etc.

Hijo

Descendiente en primer grado de una persona. De la relación paternofilial se deriva una larga serie de derechos y obligaciones, algunos de los cuales afectan exclusivamente al concepto padre (o madre, en su caso) e hijo, como sucede con la institución de la patria potestad, y otros que no les son exclusivos, como la recíproca prestación de alimentos. la sucesión mortis causa, la responsabilidad civil por determinados actos. Claro es que esos derechos y obligaciones son variables de acuerdo con la edad v las circunstancias en que se encuentren. En lo penal, la muerte dada al hijo o por éste al padre configura parricidio (v.). Los hijos pueden ser de distintas calificaciones legales, originadas en la situación de sus progenitores en el momento de la concepción y del nacimiento, principalmente según que esas circunstancias ocurran dentro o fuera del matrimonio. Las voces siguientes definen aquellas calificaciones y a ellas se hace remisión.

Hijo adoptivo

El que para el adoptante resulta de la adopción (v.).

Hijo adulterino

El concebido en situación de adulterio (v.), de ayuntamiento carnal de hombre con mujer, siendo uno de los dos o ambos casados con tercera persona. (v. HIJO EXTRAMATRIMONIAL.)

Hijo bastardo

El de padres que no podían contraer matrimonio al tiempo de la concepción ni al del nacimiento. (v. HIJO EXTRAMATRIMONIAL.)

Hijo de familia

En el lenguaje actual se entiende por hijo de familia el que está sometido a la autoridad paterna o tutelar. | Por extensión, el mayor de edad que no ha tomado estado y sigue morando en la casa de sus progenitores. | En el Derecho Romano se consideraba hijo de familia cuanta persona estaba sometida a la potestad del pater familias (v.). fuese o no pariente consanguíneo de éste.

Hijo de ganancia

En tiempos pretéritos se llamó asía los nacidos de una unión de barraganía (v.) o barraganería; de la unión sexual de hombre soltero, clérigo o lego, con mujer soltera, con propósito de permanencia y fidelidad. Fue Alfonso el Sabio quien definió esas uniones como ganancia que es hecha fuera del mandamiento de la Iglesia. En términos generales, puede decirse que el hijo de ganancia constituye el antecedente inmediato del hijo natural (v.), con la diferencia de que respecto a éste no se requiere que los progenitores hayan mantenido permanencia en su relación ni se hayan guardado fidelidad, diferencia que obedece a que la barraganía fue en su época una institución regulada por el Derecho, mientras que la relación sexual de padres solteros no tiene ninguna regulación legal. (v. HIJO EXTRAMATRIMONIAL.)

Hijo emancipado

Descendiente al que, por concesión paterna en lo normal, por decisión materna (cuando viuda, o por otra circunstancia, la madre ejerce la patria potestad) o por consenso de ambos progenitores, se le amplía su capacidad jurídica con un anticipo de la mayoría de edad, salvo restricciones determinadas en la ley. Otras formas de emanciparse los hijos se hallan en el matrimonio y en el ejercicio del comercio, según las normas legales del caso (Luis Alcalá-Zamora).

Hijo espurio

Hijo bastardo (v.).

Hijo extramatrimonial

Se denomina así el habido fuera de matrimonio, en oposición a los legítimos, nacidos dentro de matrimonios legalmente constituidos. La ley 14.367, modificatoria del Código Civil ARGENTINO, suprime no solo las posibles discriminaciones entre los hijos nacidos dentro y fuera de matrimonio, sino también las distintas calificaciones que constaban en los artículos pertinentes del Código Civil. Quedaron eliminadas las categorías de hijo natural, adulterino, incestuoso y sacrílego (v.). Esta supresión responde a un criterio más moderno del Derecho de Familia, que indujo al legislador a dejar de lado calificaciones que podrían considerarse infamantes o incidir, en forma negativa, en el desarrollo de la vida posterior del nacido en condiciones de inferioridad jurídica. El artículo 240 del Código Civil ARGENTINO, conforme al texto ordenado por la ley 23.264, mantiene la distinción conceptual entre hijos matrimoniales y extramatrimoniales, pero ordena que se apliquen las mismas reglas civiles a unos y a otros.

Hijo ilegítimo

En oposición al hijo legítimo (v.), el nacido fuera del matrimonio; es decir, el que tiene en algunas legislaciones la calidad de hijo natural, adulterino. incestuoso o sacrílego (v.). Sin embargo una corriente de mejor sentido humanitario tiende a suprimir de las legislaciones aquellas calificaciones, admitiendo tan sólo la división en hijos matrimoniales e hijos extramatrimoniales (v.). pero manteniendo entre ellos algunas diferencias, de modo especial en lo que se refiere a derechos sucesorios.

Hijo incestuoso

El nacido de una relación sexual de personas unidas por un parentesco de tal grado que no permitiría el matrimonio entre ellas por estar afectadas de un impedimento dirimente, que es el que concierne a las relaciones carnales entre ascendientes, descendientes y hermanos. (v. HIJO EXTRAMATRIMONIAL, INCESTO )

Hijo legitimado

La legitimación (v.) de los hijos consiste en la conversión de un ilegítimo en legítimo, lo que se produce mediante el subsiguiente matrimonio de los progenitores y también, en algunas legislaciones, por decreto. Por regla general, la legitimación por el posterior matrimonio ha de recaer sobre hijos cuyos padres pudieron casarse en el momento de la concepción; ello incluye al hijo natural y excluye al adulterino, el incestuoso y el sacrílego (v.).

Hijo legítimo

El nacido después de determinado plazo (que las legislaciones suelen fijar en 180 días contados desde la celebración del matrimonio) y dentro de otro plazo (generalmente de 300 días) que como máximo se cuenta desde su disolución. Esta presunción de legitimidad únicamente puede ser destruida probando la imposibilidad del marido de haber tenido acceso con su mujer en los primeros 120 días de los 300 que han precedido al nacimiento. El hijo legitimado (v.) es también considerado como legítimo.

Hijo máncer

El que lo es de mujer pública. (v. HIJO EXTRAMATRIMONIAL.)

Hijo natural

El nacido de la unión sexual de los padres fuera de matrimonio, pero que al tiempo de la contención podían casarse. En la legislación ARGENTINA esta calificación, igual que todas las demás de los hijos concebidos fuera del matrimonio, ha sido suprimida, y no existen más divisiones que la de hijo legítimo e hijo extra-matrimonial (v.).

Hijo póstumo

Dícese del que nace después de la muerte de su padre, situación que tiene su importancia jurídica, especialmente porque adquiere los mismos derechos hereditarios correspondientes a los hijos que ya vivían al ocurrir el óbito de su progenitor.

Hijo sacrílego

El procreado con quebrantamiento del voto de castidad que ligaba al padre, a la madre o a ambos; más concreto, el engendrado por sacerdote o religiosa profesa. (v. HIJO EXTRAMATRIMONIAL.)

Hijodalgo

Hidalgo (v.).

Hijos comunes

Los de ambos cónyuges, a diferencia de la filiación de un matrimonio anterior y con distinta persona (en algunos países, los divorciados pueden volver a casarse entre sí, no como simple reconciliación), sea esa otra filiación legítima o no. El concepto tiene importancia en el Derecho francés, por influir en la parte de libre disposición.

Hijuela

Instrumento que se da a cada uno de los herederos del causante y en el que constan los bienes que les tocan en la partición de la herencia. | Conjunto de los bienes que se adjudican a cada uno de los herederos. Los autores suelen considerar dos clases de hijuelas: la de bajas, en que se determinan los gastos e inversiones a que SC ha de hacer frente y las cantidades que se destinan para sufragarlos, y la de adjudicación, en la que se van individualizando los bienes que se entregan al heredero en cancelación de su haber.

"Hinterland"

Palabra alemana. Tierra de atrás o interior. Hace referencia a la utilización y al recíproco conocimiento que, por medio de un tratado, acuerdan dos o más Estados para extender su soberanía sobre territorios no habitados o que están habitados por salvajes y que se encuentran en su zona de influencia.

Hipnotismo

En la definición de Jiménez de Asúa, un conjunto de situaciones especiales del sistema nervioso producidas por maniobras de carácter artificial. Ese estado hipnótico presenta diversos grados, en uno de los cuales, sin duda el más trascendental, el hipnotizado "puede recibir sugestiones a las que obedecerá inconscientemente, bien en el estado de sonambulismo (sugestión intrahipnótica), bien posteriormente en estado de vigilia (sugestión posthipnótica)" (Ahmena). Se ha discutido en medicina y en criminología hasta dónde pueden llegar los efectos de la sugestión y sus alcances, dada la diversa naturaleza de los individuos. Pero basta con que sobre algunos sea posible ejercer una influencia decisiva que los lleve a realizar actos contrarios a la moral o al Derecho, ya sea en el momento intrahipnótico, ya sea en el posthipnótico, para que presente gran trascendencia en el campo de lo jurídico. En el terreno civil no serían válidos los actos (contratos, testamentos, matrimonio) realizados en esas situaciones, ya que requieren una determinación volitiva consciente. Pero es en el terreno penal donde más importancia ofrece el tema, porque afecta a la responsabilidad criminal no solo de quien ejecuta un hecho delictivo por sugestión hipnótica, sino también del hipnotizador que sugestiona al hipnotizado para la comisión del delito (homicidio, hurto, robo, falso testimonio), así como también para convertir al hipnotizado en sujeto pasivo de un delito a realizar por el propio hipnotizador o por tercera persona, como sucede especialmente en los delitos vinculados con actos sexuales (violación, estupro, corrupción, abusos deshonestos). En lo que se refiere al hipnotizado, ajuicio de algunos autores, se estaría frente a un caso de inimputabilidad, mientras que para otros lo que habría es una ausencia de acto. Y en lo que se refiere al hipnotizador, la doctrina más generalizada estima que, "siendo dueño de la acción" (Jiménez de Asúa), estaríamos ante uno de los supuestos de "autoría mediata" (Soler). Finalmente, el problema del hipnotismo afecta también al Derecho Procesal Penal, ya que sería inadmisible y carente de validez someter al inculpado a una situación hipnótica como medio de investigar su culpabilidad o las circunstancias del delito. No faltan, sin embargo. autores que admitan la legitimidad del hipnotismo ejercido en materia penal sobre los testigos.

Hipoteca

Derecho real que se constituye sobre bienes in-muebles, para garantizar con ellos la efectividad de un crédito en dinero a favor de otra persona. Generalmente el inmueble gravado es propiedad del deudor, pero también una persona que no es la deudora puede constituir hipoteca sobre un inmueble suyo para responder de la deuda de otra persona. A efectos hipotecarios, los buques y las aeronaves son considerados como bienes inmuebles. En cualquier supuesto, el bien hipotecado no sale del poder del propietario hasta el momento del vencimiento de la deuda (que puede no ser el de vencimiento de la hipoteca). Si el deudor no paga, el acreedor tiene el derecho de obtener el pago de su crédito sobre el inmueble hipotecado, mediante un procedimiento judicial ejecutivo. Con el importe de la venta del bien se cubren la deuda principal, los intereses y las costas; queda el remanente, si lo hubiere, a favor del propio deudor. Si la deuda es pagada a su vencimiento, queda levantada la hipoteca; como también si, pendiente la deuda, transcurriese un determinado plazo (veinte años en la ARGENTINA) desde la inscripción del gravamen en el-Registro correspondiente. Las hipotecas suelen ser de dos clases: la convencional y la legal. Pero esta segunda no es admitida en todas las legislaciones; como la ARGENTINA, cuando expresamente declara que no hay otra hipoteca que la convencional. En aquellos países en que es reconocida, como en la legislación española, la hipoteca legal se establece a favor de la mujer casada, sobre los bienes del marido, como garantía de los bienes dotales, parafernales o de otra índole que ella aporte al matrimonio; a favor de los parientes con derecho a la reserva de bienes, sobre los del obligado a reservarlos; a favor de los herederos del cónyuge premuerto, sobre los bienes del sobreviviente cuando éste contrajere nuevas nupcias, en los casos concretos que la propia ley determina; a favor de los menores e incapacitados, sobre los bienes de sus tutores o curadores; a favor del Estado, en los casos que la ley especifica, y a favor de los aseguradores, sobre los bienes asegurados, por los premios del seguro correspondientes a un determinado plazo.

Hipoteca aérea o aeronáutica

Aquella en que el bien hipotecado consiste en una aeronave (v.). Doctrinaria y legalmente es institución sumamente discutida, sobre todo por no tratarse de un bien inmueble, lo que significa que ése se encuentra en poder del deudor y en lugar indeterminado. Mas como eso mismo sucede con los buques, carecería de sentido admitir la hipoteca naval (v.) y rechazar la aeronáutica, sobre todo si se tiene en cuenta que es también muy elevado el costo de las aeronaves. Algunos autores señalan que la hipoteca aeronáutica requiere publicidad, existencia de una deuda, formalidad del derecho y limitación de la disposición de la aeronave por el deudor.

Hipoteca dotal

La que el marido ha de construir a favor de su mujer o de los herederos de ésta, por los bienes inmuebles recibidos, por algunos muebles, o por el importe de unos y otros, y también como garantía de ciertas obligaciones, todo ello de naturaleza dotal

Hipoteca expresa

La inscrita en el Registro de la Propiedad, sin el cual requisito de publicidad no afecta a los terceros, a diferencia de la hipoteca tácita (v.), eficaz, excepcionalmente, por mera declaración de la ley. En su generalidad, las hipotecas son expresas y a ellas se refiere la doctrina general si no hace la salvedad oportuna.

Hipoteca legal

La establecida imperativamente por la ley para defender los intereses del fisco, los de personas cuyos bienes pueden ser malversados por los administradores o representantes legales y como privilegio a favor de los aseguradores. No solo es expresa esta hipoteca, sino que también, en ciertos casos, la declaración legal resulta suficiente, sin necesidad de inscripción en registro, lo que lleva a hablar de hipoteca tácita (v.).

Hipoteca naval

Mediante la ficción jurídica de atribuir a los buques la condición de bienes inmuebles, puede constituirse hipoteca sobre el casco, aparejos, máquinas, fletes e indemnizaciones por abordajes u otros accidentes marítimos. Mas, para la hipotecabilidad de las naves, éstas han de tener un tonelaje mínimo, fijado por la legislación ARGENTINA en 20 tons.

Hipoteca sobre bienes reservables

Al contraer nuevo matrimonio, el viudo o viuda formará inventario por los bienes sujetos a reserva, hará anotar en el Registro de la Propiedad la calidad de reservables de los inmuebles y tasará los muebles (art.977 del Cod. Civ. esp.)."Estará obligado además el viudo o viuda, al repetir matrimonio, a asegurar con hipoteca: 1º) La restitución de los bienes muebles no enajenados, en el estado en que estuvieren al tiempo de su muerte si fueren parafernales o procedieren de forma inestimada, o de su valor, si procedieren de dote estimada. 2º) El abono de los deterioros ocasionados o que se ocasionen por su culpa o negligencia. 3º) La devolución del precio que hubiese recibido por los bienes muebles enajenados o la entrega del valor que tenían al tiempo de la enajenación, si ésta se hubiese hecho a título gratuito. 4º) El valor de los bienes inmuebles válidamente enajenados" (art.978). Esta obligación hipotecaria rige en iguales términos para el viudo o viuda que tenga un hijo natural.

Hipoteca tácita

Como contrapuesta a la hipoteca expresa (v.) u ordinaria, es aquella que no requiere inscripción en el Registro de la Propiedad para surtir sus efectos. En el primitivo Derecho-Hipoteca-rio español. en la lev de 1861. toda la hipoteca legal (v.) era tácita: Actualmente, para seguridad en las enajenaciones de fincas, las hipotecas legales han de estar inscritas para surtir efectos, con la doble excepción siguiente: 1") a favor del Estado. las provincias y los pueblos, en garantía de la anualidad corriente y de la última vencida y no satisfecha de las contribuciones e impuestos sobre inmuebles; 2") a favor de los aseguradores, por las primas de seguro de los dos últimos años. o por los dos últimos dividendos, si el seguro es mutuo. Otras dos hipotecas tácitas se reconocen. La de la ley del contrato de trabajo, de 1931, con relación a los sueldos o salarios devengados por los trabajadores. Recae sobre los objetos por ellos elaborados, mientras permanezcan en poder del deudor y sobre los inmuebles en que se haya incorporado su trabajo. No tiene preferencia sobre la hipoteca de los aseguradores. Además, si las fincas están gravadas con hipoteca en el Registro, la preferencia se limita a los salarios de las dos últimas semanas o al sueldo del último mes. Finalmente, por ley de 1872, las cédulas del Banco Hipotecario de España gozan, sin necesidad de previa inscripción, de hipoteca especial.

Hipótesis

Suposición de una cosa, sea posible o imposible, para sacar de ella una consecuencia. Jurídicamente, el concepto filosófico de la hipótesis ofrece evidente importancia, tanto para la determinación de las leyes cuanto para la aplicación del Derecho. (v. PRESUNCIóN.)

Histeria

Trastorno nervioso que se manifiesta en formas muy diversas y que, en muchas oportunidades, resulta sumamente difícil de apreciar. Influye sobre el comportamiento general de los individuos afectados y suele determinar distintos aspectos de conducta delictiva. Las manifestaciones histéricas son más comunes entre las mujeres que entre los hombres, pero suelen darse también en éstos. Se trata, por lo general, de individuos egocéntricos, sin sentido de solidaridad humana y poco útiles socialmente. La exacerbación del yo los lleva muchas veces, aun contra su voluntad, a cometer crueldades o incursionar en el terreno del delito. De acuerdo con constancias de estudios sociológicos recientes, se ha llegado a determinar que se da un porcentaje mayor de delincuencia entre los individuos histéricos, se trate de hombres o mujeres, resultante de su falta de estabilidad emocional, así como de la violencia exagerada de sus reacciones.

Historia del Derecho

Ciencia que estudia los orígenes, desarrollo y transformación de las concepciones y las instituciones jurídicas, lo que facilita la comprensión de la realidad jurídica presente en función del pasado, cuyo sentido actualiza cada vez que el conocimiento debe establecer una síntesis entre los antecedentes concretos y los fines del Derecho (Smith).

Historicismo jurídico

Según Recasens, en el campo del Derecho y de la política, con el nombre de historicismo jurídico se designan las varias oposiciones contra las doctrinas del Derecho Natural comprendidas bajo el nombre de racionalismo. Distínguense las corrientes del historicismo romántico de la escuela de Savigny, del historicismo filosófico de Schelling y Hegel y del historicismo del tradicionalismo político, en la forma moderada de Burke y en la forma extrema de la escuela francesa de la Restauración y de sus similares española y alemana.

Hito

"Mojón o poste de piedra, por lo común labrada, que sirve para conocer la dirección de los caminos y para señalar los límites de un territorio" (Dic. Acad.). Interesa, pues, en materia de tránsito y en cuanto al deslinde y amojonamiento (v.) de fincas rústicas y hasta para el trazado de fronteras.

Hogar

La casa que se habita. | La familia con que se comparte la vivienda. (v. BIEN DE FAMILIA, DOMICILIO, MORADA )

"Holding"

Con este nombre inglés se definen las sociedades que en su cartera poseen acciones de otras sociedades, sobre las que tienen facultades de administración o dominio.

Hombre bueno

Denominación que en las antiguas leyes españolas y en algunas de sus colonias se daba al juez ordinario de un distrito, así como también a todo hombre que tenía las calidades necesarias para testimoniar en juicio, y a las tres personas que, en unión con el alcalde, nombraban tres de su mismo seno para que investigasen en los hechos de homicidio, cuando no había acusador o no se sabía quién fuese el delincuente, además de los que realizaban otras varias funciones por su integridad y buena conducta. Pero todas esas acepciones sólo tienen un valor histórico, pues el nombre de hombre bueno se conserva en el Derecho Procesal español para designara la persona que acompaña a cada una de las partes en un litigio, en el acto previo de conciliación que se celebra ante el juez municipal, y cuya misión consiste en tratar con éste de llevar alas partes a una avenencia y evitar así la prosecución del procedimiento.

Hombre de paja

Expresión vulgar con la que se designa al individuo que, mediante una retribución, se contrata para asumir responsabilidades, generalmente de orden penal, que corresponden a otras personas. El hecho fue corriente, y tal vez no ha desaparecido por completo, para figurar ficticia-mente como director de un periódico y aceptar las responsabilidades que podrían recaer sobre el verdadero director en los posibles delitos de injuria o calumnia o para batirse en duelo cuando todavía era usual (y en algunos países sigue siéndolo) esa anacrónica, ridícula Y delictiva costumbre. No hay para qué decir que también el hombre de paja es utilizado en otras actividades, frecuentemente comerciales.

"Homeless"

Término inglés. Apátrida (v.). Persona sin techo u hogar.

"Home-rule"

Locución inglesa. Legislación doméstica. Expresión con la que se designó el movimiento autonomista irlandés que, entre 1870 y 1914. luchaba por conseguir que se restituyese a Irlanda el derecho de darse su propia legislación.

"Homestead"

Voz inglesa. Recinto unido a una mansión. Se trata de institución patrimonial de arraigo en los Estados Unidos y el Canadá que se emplea como equivalente a la conocida como bien de familia (v.).

Homicida

Genéricamente, cualquiera que mata a otro. | Específicamente en lo penal, el autor de un homicidio (v.).

Homicidio

Muerte causada a una persona por otra, por lo común ejecutada ilegítimamente y con violencia. Los penalistas, refiriéndose a ese delito, lo definen de manera similar. Para Carrara es la destrucción del hombre, injustamente cometida por otro hombre, y para Carmignani es la muerte de un hombre ocasionada por el ilícito comportamiento de otro hombre. La determinación de que la muerte ha de derivar de un acto injusto o ilícito obedece, para los autores que emplean esos términos, a la necesidad de excluir del concepto las muertes que unos hombres dan a otros sin que se configure delito alguno, como en los casos de legítima defensa, ejecución de la pena capital, guerra, etc. Sin embargo, para Levene (h.) aquellos calificativos son innecesarios jurídicamente; porque todo delito previsto en la ley penal implica la infracción de ésta y, por tanto, una ilicitud. El homicidio es susceptible de varias denominaciones, originadas por los medios de su ejecución o por la condición del homicida y de la víctima. Así, cuando se ejecuta con premeditación, alevosía, ensañamiento, impulso de perversidad brutal, mediante precio o promesa de recompensa, valiéndose de medios catastróficos, se estará frente a un homicidio calificado por su mayor gravedad. El homicidio calificado es lo que en algunas legislaciones se llama asesinato (v.). Desde el punto de vista de las personas recibe las siguientes denominaciones: conyugicidio, la muerte dada por un cónyuge a otro; uxoricidio, si la víctima es la esposa; parricidio (v.), o muerte dada al padre y, por extensión, a los parientes hasta determinado grado. Dentro del concepto general del parricidio, se distinguen el matricidio, si la víctima es la madre; el filicidio, si lo es el hijo, y, en algunas legislaciones, el fratricidio. si lo es un hermano. Otra modalidad del delito es el infanticidio (v.). Y no faltan en doctrina quienes incluyen el aborto (v.), en atención a que el concebido tiene personalidad jurídica para todos los efectos civiles que lo beneficien, pero la generalidad de los autores se pronuncia por la exclusión.

Homicidio calificado

El agravado por circunstancias del hecho criminal, en que se habla de asesinato (v.), o por vínculos personales, en que se está ante el parricidio (v.) en sentido amplio.

Homicidio casual

El producto del caso fortuito, que en principio exime de responsabilidad al involuntario homicida.

Homicidio culpable o culposo

La muerte dada por una persona a otra interviniendo culpa (v.), en el sentido técnico de la voz; es decir, sin intención dolosa, pero sin circunstancia eximente ni justificante.

Homicidio doloso

El de carácter delictivo cuando el homicida procede con voluntad de quitar la vida de manera concreta o indeterminada por lo menos. En lo punible es el homicidio (v.) típico. En la culpabilidad, la especie opuesta la configura el homicidio culposo (v.). Frente a uno y otro, aparece, ya fuera de lo penal, pero no de lo procesal siempre, hasta determinar la impunidad, el homicidio casual (v.).

Homicidio en riña tumultuaria

Cuando la muerte de una persona se produce en una situación de riña o reyerta entre varias personas y no resulta posible determinar concretamente quién fue el autor de ella, la ley establece una ficción de autoría, atribuyéndola a todos los que ejercieron violencia sobre la víctima. Ello se compensa con una penalidad algo aminorada. La norma es aplicable al caso de lesiones.

Homicidio piadoso

Corrientemente llamado eutanasia, se caracteriza porque su móvil se presume inspirado en el sentimiento humanitario de evitar la prolongación de un sufrimiento producido por una enfermedad reputada incurable, y a condición de que sea el propio paciente quien pida que se le dé muerte. Se trata de un tema de muy remotos antecedentes y fuertemente discutido en la doctrina no solo por discrepancias puramente jurídicas, sino también por las que se derivan de apreciaciones religiosas. Van esas divergencias desde afirmar que se trata de un delito de homicidio simple o un delito de ayuda al suicidio, hasta alegar la impunibilidad por existir una causa de justificación. Probablemente, el criterio más extendido es el que ve en el homicidio piadoso una circunstancia atenuante de la responsabilidad, a veces fuertemente atenuante, como en aquellos casos en que se ha practicado, con consentimiento de los padres, sobre niños recién nacidos con taras graves e incurables, como el mongolismo, la carencia de miembros esenciales, motivada por la ingestión de ciertas drogas durante el embarazo, etc. Varios de esos casos han llegado a los tribunales de diversos países y han sido resueltos en formas dispares. No cabe desconocer que una forma de eutanasia corrientemente practicada en medicina, y cuya licitud no se discute, es la de abstenerse de prolongar la agonía dolorosa de un moribundo, dejando de suministrarle medicamentos que resultan de ineficacia curativa.

Homicidio preterintencional

Si la preterintención (v.) o preterintencionalidad se caracteriza por la producción de un resultado delictivo que va más allá de la intención de quien lo ejecuta, el homicidio preterintencional será aquel en que la muerte de la víctima se produce sin que haya estado en el homicida el propósito de causarla, porque su intención iba encaminada a consumar un delito distinto. El concepto de la preterintención es aplicable a algunos otros delitos, si bien está especialmente referido a los de homicidio y lesiones. Caso típico es el contemplado en el Código Penal ARGENTINO, referido al supuesto de quien, con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud de una persona, produjese su muerte, siempre que el medio empleado no debiera razonablemente haberla ocasionado.

Homicidio proditorio

Nombre arcaico de una de las formas típicas del asesinato: la ejecutada mediante alevosía (v.).

Homicidio-suicidio

El típico consiste en la colaboración prestada al que quiere matarse y no puede o no se resuelve en firme a realizarlo (Dic. Der. Usual). (v. HOMICIDIO PIADOSO, INSTIGACIóN Y AYUDA AL SUICIDIO.)

Homologación

Acción y efecto de homologar, de dar firmeza las partes al fallo de los árbitros. | También, la confirmación por el juez de ciertos actos y convenios de las partes. | En materia de quiebras, esta expresión se emplea con referencia a la aprobación judicial del concordato (v.). | En Derecho Laboral y en la ARGENTINA, los convenios colectivos deberán ser homologados por la autoridad de aplicación, y, una vez homologados, empezarán a regir y serán de cumplimiento obligatorio erga omnes. (v. CONTRATO COLECTIVO DECONDICIONES DETRABAJO.)

Homosexualidad

Es la manifestación de la atracción erótica experimentada por un individuo hacia otro, u otros, de su mismo sexo. Puede ser exclusiva o preponderante y en algunos casos coexistente con la heterosexualidad. La homosexualidad puede ser congénita o adquirida. La congénita se manifiesta con rasgos externos que en algunos casos extremos llegan a considerarse como una verdadera perversión de la naturaleza. La homosexualidad adquirida puede ser también congénita, pero haber permanecido en estado latente por períodos más o menos prolongados. Por lo general se la considera como vicio o desviación de los instintos naturales, agudizada por factores ambientales, tales como los derivados de la convivencia prolongada y continua de personas del mismo sexo dentro de distintos tipos de internado (estudiantil, religioso, carcelario o castrense). Es muy escaso el número de homosexuales que aceptan su condición como un trastorno (psíquico o endocrino) que se debe combatir. La mayoría se considera injustamente perseguida y los conflictos que derivan de su situación marginal suelen llevarlos ala enfermedad mental o al delito. La homosexualidad no se considera como delito por la legislación positiva.

Honestidad

Decencia, recato, pudor, particularmente en materia sexual. En su defensa se erigen en delitos el abuso deshonesto, el adulterio, la corrupción, el estupro, el rapto y la violación (v.).

Honor

Cualidad moral que nos lleva al más severo cumplimiento de nuestros deberes respecto del prójimo y de nosotros mismos. | Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas del que se la granjea. | Honestidad (v.) y recato en las mujeres y buena opinión que se granjean con estas virtudes (Dic. Acad.). Basta leer tales definiciones para comprender su importancia Jurídica, especialmente en lo que se refiere al Derecho Penal. (v.CALUMNIA, HONORES, INJURIA)

Honorarios

Se llama honorarios la retribución que recibe por su trabajo quien ejerce o practica una profesión o arte liberal. Lleva implícito el concepto de una retribución que se da y recibe como honor, dada la jerarquía de quien realiza la tarea específica que debe ser remunerada. (v. ARANCEL)

Honores

Esta palabra configura, entre otras acepciones, la de dignidad, cargo o empleo, y se usa en plural cuando se dice, por ejemplo, aspirar a los honores de la república, de la magistratura, etc. | Significa también concesión que se hace en favor de uno para que use el título y preemmencias de un cargo o empleo, como si realmente lo tuviera. aunque falte el ejercicio y no goce de gaje alguno. La expresión tiene importancia en el Derecho Político. en el Administrativo. en el Internacional y, muy especialmente, en el Derecho Penal, por cuanto la usurpación de honores y de títulos, así como su uso indebido, configura delito. (v. HONOR)

Honra

Vocablo con diversas acepciones, entre ellas: Estima y respeto de la dignidad propia. | Buena opinión y fama adquirida por la virtud y el mérito. | Pudor, honestidad y recato de las mujeres (Dic. Acad.). Con independencia del valor social que esas virtudes puedan tener, ofrecen otro de índole jurídica, por cuanto la ley reconoce a todas las personas el derecho de defenderlas y de impedir que otros las ataquen. De ahí que los ataques a la honra constituyan dos tipos de delito: uno relacionado con las agresiones al honor (injuria, calumnia y difamación) y otro con las agresiones a la honestidad (estupro, rapto, violación v corrupción). Tal vez los referidos a la honestidad sean los más característicos, aunque han sido los más cambiantes a causa de la evolución de las costumbres. Así, las frases antaño corrientes de que una mujer había sido deshonrada o que había perdido la honra cuando había tenido, siendo soltera, trato carnal con un hombre, hubiese o no perdido su virginidad, carece en el presente de valor, por lo menos en un sentido absoluto, y eso hasta el punto de que buena parte de la doctrina y de la legislación consideren que el bien protegido en los delitos -con discutible acierto- llamados sexuales no es ni el honor ni la honestidad, sino simplemente la libertad sexual. Fácilmente se advierte también el notable cambio que en la estimación social han sufrido las ideas relativas al pudor y al recato femeninos, sin que al señalar este cambio se quiera hacer una apreciación en cuanto a que esa modificación en los conceptos afecte necesariamente un aspecto de fondo en cuanto al pudor y al recato, sino simplemente que han cambiado las costumbres.

Hora

Cada una de las 24 partes iguales en que se divide el día. | Instante, sazón, oportunidad. | Por el tiempo que se tarda en recorrerla a paso normal, legua (v.) o trayecto de unos 5 km. | Figuradamente, los últimos instantes que se viven, el momento de la muerte.

Horario de trabajo

Señalamiento concreto, dentro de cada día de la semana, de la jornada de trabajo (v.).

Horas extraordinarias

En el Derecho Laboral se denominan así las ho-ruso, más propiamente, el tiempo de tareas que excede de la jornada de trabajo (v.) legalmente establecida. La regulación de las horas extras tiene importancia, no solo porque es norma retribuirlas en mayor cuantía que las horas ordinarias (generalmente con un aumento del 50% o del 100%, según que correspondan respectivamente adías laborables o feriados), sino también porque el número de horas suplementarias admisible tiene una limitación, pocas veces observada, que la legislación ARGENTINA fija en 30 mensuales y en 200 anuales, con objeto de evitar al trabajador los efectos nocivos para su salud que puede producir una labor agotadora.

Horas hábiles e inhábiles

v. HABILITACIóN DE DíAS Y HORAS INHABILES.

Horda

Formación social primitiva que coexistió, en el curso de la prehistoria, con núcleos tales como el clan y la tribu, que en realidad la integraban. De acuerdo con las conclusiones de los estudios antropológicos, la horda representaba una estructura compuesta y se hallaba constituida por los elementos masculinos del clan junto con sus mujeres, que, aun siendo miembros de la horda, podían no serlo del clan, con excepción de las mujeres del clan que se hubiesen incorporado a otras hordas por medio de uniones matrimoniales. La solidaridad de la horda, que era su razón de existir, dependía de la fuerza coercitiva derivada del matrimonio; pero, además. era reforzada por los siguientes lazos: el del territorio, el económico, el de trabajo, el linguístico y el de la experiencia y la tradición común.

Hortensia

"Lex Hortensia" (v.).

Hospedaje

v.CONTRATO DE HOSPEDAJE

"Hospes"

Voz latina. En el Derecho Romano, el ciudadano que recibía o daba hospedaje y protección al extranjero u hostis (v.), previo un convenlo (hospitium privatum) que, aun careciendo de eficacia jurídica, era respetado por temor a la ira de los dioses. Corrientemente el término hospes se aplicaba tanto al que hospedaba como al que era hospedado.

Hostilidades

"Agresión armada de un pueblo, ejército o tropa, que constituye de hecho el estado de guerra" (v.), según la Academia. (v. DECLARACIóN DE GUERRA)

"Hostis"

Voz latina. Extranjero. (v. "HOSPES"). También, enemigo.

Hotelería

(v. CONTRATO DE HOSPEDAJE)

Huelga

Medio de lucha directa empleado por los trabajadores en defensa de sus intereses y sus reivindicaciones, consistente en el abandono colectivo del trabajo. A. MOTIVACIóN Y CLASES. Por lo general, las huelgas se originan en la protesta contra las arbitrariedades, a veces reales y a veces supuestas, de que se juzgan víctimas los trabajadores a causa de la conducta de los empleadores. Por eso, tal medio de lucha puede estar circunscrito al abandono del trabajo con relación a una sola empresa o a un grupo de empresas o a todas las de un mismo ramo de actividad, si bien en ocasiones, y por razones de solidaridad, se adhieren a ellas los trabajadores de otras actividades. Pero, con independencia de las precitadas huelgas, ocasionadas en las relaciones y conflictos entre patronos y trabajadores, existe otro tipo de huelgas, que son las corrientemente llamadas generales, cuya motivación no se basa en problemas laborales o, por lo menos, estrictamente laborales, sino que representan una lucha contra las autoridades públicas, por razones que, en general, son de índole política, aun cuando frecuentemente se amparen en la protesta contra actuaciones gubernamentales relacionadas con problemas cuya solución no es ya del resorte patronal (carestía de la vida, abusivo proceder de la fuerza pública, desconocimiento de derechos sindicales). Las huelgas generales suelen tener carácter revolucionario. B. LICITUD O ILICITUD. La cuestión ha sido y es objeto de discusión, entre otras razones, porque se enfoca de modo distinto por los países organizados en régimen de libertad y democracia y por los países sometidos a un sistema de gobierno totalitario, ya que, mientras en los primeros se admite legalmente el derecho de huelga, o se tolera el hecho de la huelga, no sancionándola como delito, en los segundos ese medio de lucha se encuentra absolutamente prohibido y sancionado plenamente como un delito contra el Estado. Ahora bien, en los Estados que admiten la huelga, ha sido constante tema de discusión si ella representa un mero hecho o si constituye un derecho de la clase trabajadora. Cabe afirmar que la tendencia sindical, así como también la doctrinaria, se muestra favorable a que ese medio de lucha sea reconocido como derecho, no siendo pocas las legislaciones y aun las Constituciones que así lo declaran. Mas tampoco faltan criterios opuestos a esa tendencia, por considerar que, como el reconocimiento del derecho de huelga lleva implícita la exigencia de su reglamentación, la huelga pierde gran parte de su eficacia, con lo que viene a resultar perjudicada la propia clase trabajadora. Eso es tan cierto que, a despecho de la insistencia doctrinal en la defensa de la huelga como derecho, en la práctica los trabajadores y los sindicatos han vuelto a convertirla en hecho desde el momento en que, para su planteamiento y para su desarrollo, prescinden de todas las normas reglamentarias. C. AMPLITUD O RESTRICCIONES. Otro tema de discusión ha sido, y es, si el derecho de huelga debe ser reconocido a todos los trabajadores o si de él deben ser excluidos los de entidades y servicios públicos. Se puede afirmar que una mayoría de la doctrina excluye o, por lo menos, limita y condiciona el ejercicio de ese derecho por los trabajadores últimamente mencionados, aun cuando la realidad señala que tal vez son ellos los que con mayor frecuencia utilizan contra el Estado ese medio de lucha, y puede decirse que las huelgas de docentes, de empleados judiciales, de empleados previsionales, de bancarios y de otros muchos organismos públicos, han venido a tener carácter casi permanente, sin que tampoco en alguna ocasión hayan dejado de acudir a la huelga los funcionarios y agentes de la policía… Difieren también las opiniones en la determinación de si el lock-out (v.) representa el equivalente patronal de la huelga, aunque en la doctrina parece prevalecer un criterio negativo. Considérese la huelga como un hecho o como un derecho, resulta innegable la facultad de cada trabajador de hacer abandono de su trabajo, con independencia de que quien adopte esa actitud sea un trabajador o sean muchos, pero se habrá de reconocer que los trabajadores tienen el opuesto derecho de no abandonar el trabajo cuando no deseen hacerlo. De ahí que cualquier coacción ejercida por unos trabajadores sobre otros para obligarlos a adherirse ala huelga, se considera en algunas legislaciones como delito.

Huelga de brazos caídos

Constituye una modalidad de la huelga (v.), de la que únicamente se diferencia en que los trabajadores, en vez de retirarse del lugar de trabajo, se mantienen en él, pero sin realizar ninguna labor.

Huelga de hambre

Actitud que, como medio de protesta, adoptan algunos delincuentes o presuntos delincuentes, generalmente constituidos en grupo para mantener posiciones de protesta contra las medidas de privación de libertad decretadas por las autoridades, sean del orden administrativo o del orden judicial. Normalmente, las huelgas de hambre, que, como su nombre lo indica, consisten en la negativa a ingerir alimentos, como medio de suicidio lento, son realizadas por los autores o presuntos autores de delitos políticos. El sistema ha dado resultados favorables en algunas ocasiones por haber despertado sentimientos colectivos de piedad, pero en la actualidad ha perdido toda su eficacia, porque la autoridad se limita a prestar asistencia sanitarla a los huelguistas, y éstos terminan por desistir de su propósito. Un precursor de ese procedimiento de lucha fue el Mahatma Gandhi.

Huellas dactilares o digitales

Las que dejan las yemas de los dedos, empleadas en la identificación (v.) personal.

Huérfano

Carente de padre o madre, y, más genuinamente, de ambos progenitores. (v. ORFANDAD)

Humanidades

Rama de la filosofía que actualmente designa los conocimientos sobre civilización y culturas, el conjunto de disciplinas que investigan los giros y despliegues del espíritu en todo el ancho panorama relacionado con el desarrollo del hombre integralmente considerado (Herrera Figueroa). La vinculación entre la filosofía y las humanidades resulta tan íntima que llegan a ser sinónimas, hasta el punto de que en algunas universidades se denominan facultades de humanidades las que son de filosofía.

Humazga

Tributo que se pagaba a algunos señores territoriales por cada hogar o chimenea, por lo cual la etimología de esta palabra resulta fácilmente comprensible. Algunos autores estiman que se trata de una institución representativa de un antecedente más o menos próximo de los actuales impuestos que gravan la propiedad urbana, ya que en la época feudal consistió en la cantidad que se pagaba por todo hogar o fumo en concepto de signo de vecindad.

Hurto

Acto de apoderamiento de una cosa mueble ajena, que se sustrae de quien la tiene, sin ejercer violencia o intimidación en las personas ni fuerza en las cosas. Esa violencia o esa fuerza, típicas del robo (v.), lo diferencian del hurto.

Hurto calamitoso

Configura una de las modalidades del hurto calificado y se caracteriza por el hecho de ser cometido con ocasión y aprovechamiento de las facilidades resultantes de una calamidad o desgracia generales, tales como inundación, incendio, terremoto, hundimiento, o bien en circunstancias aflictivas para la víctima del delito, como sucedería durante el sepelio de una persona vinculada con la víctima del delito. (v. HURTO CALIFICADO.)

Hurto calificado o cualificado

Aun no existiendo fuerza en las cosas ni violencia o intimidación en las personas, el hurto puede ser agravado en la pena cuando se comete sobre determinados bienes (ganado, productos separados del suelo, máquinas o instrumentos de trabajo, alambres u otros elementos de los cercos), o en determinadas circunstancias (facilidades provenientes de un estrago, de una conmoción pública o de un infortunio particular del damnificado), o cuando se hiciere uso de ganzúa, llave falsa u otro instrumento semejante o de la llave verdadera que hubiere sido sustraída, hallada o retenida, o cuando se perpetrare con escalamiento, o cuando se tratare de objetos o dinero de viajero y fuere cometido en cualquier clase de vehículos o en las estaciones o escalas de las empresas de transporte, o cuando fuere de vehículos dejados en la vía pública o en lugares de acceso público, o cuando fuere de cosas de valor científico, artístico, cultural, militar o religioso, o cuando se hallaren destinadas al servicio, ala utilidad o la reverencia de un número indeterminado de personas o libradas a la confianza pública; si se tratare de cosas que formen parte de la instalación de un servicio público y estuvieren libradas a la confianza pública, o si el hecho fuere cometido por tres o más personas. Lo que interesa señalar es que en el hurto cualificado concurre una mayor peligrosidad en su comisión o una necesidad de proteger determinados bienes.

Hurto de automotores

La frecuencia con que en algunos países se produce el hurto o el robo de automóviles ha impuesto la necesidad de adoptar medidas encaminadas a impedir o dificultar esa clase de delitos, tanto si ‘se realizan con el propósito de apropiación como si se ejecutan con simple intención de uso. Para el caso de hurto de apropiación se establecen penas superiores a las previstas para el hurto de otra clase de bienes.

Hurto de uso

Puede ser propio o impropio. El primero supone que el agente tiene en su poder la cosa por habérsela entregado el dueño y la usa contra la prohibición expresa del dueño o hace un uso distinto de aquel para el que estaba autorizado, pero sin ningún propósito de apropiación. Sirva de ejemplo el USO o provecho que el acreedor haga de la cosa que se le entregó en prenda. El segundo se refiere a quien, no teniendo la posesión de la cosa, se apodera de ella sin otro propósito que el de usarla y devolverla a su dueño. Tal es el caso de quien toma un vehículo en la vía pública sin autorización de su dueño para dar un paseo y reintegrarlo luego al lugar en que se apoderó de él.

Hurto defraudación

Constituye un problema que se viene discutiendo en la doctrina y que se deriva de la venta de la cosa robada o hurtada que haga el autor del delito. A los efectos del hurto, nada interesa el destino que el sujeto activo dé a los bienes de que se apropió. Basta con que se quede con ellos. Pero, si además los vende ocultando su origen, incurriría. con respecto al comprador, en un nuevo delito, de defraudación, ya que habría enajenado como propios bienes ajenos. Se trata de un tema muy debatido y no resuelto con criterio unánime. Para unos autores, si la venta no reúne los caracteres del estelionato (v.), solamente habrá hurto. Para otros, si la venta configura un estelionato, habrá concurso real (o ideal) de delitos. Para otros, el concurso es aparente y sólo habrá hurto. Para otros, finalmente, sólo habrá estelionato.

Hurto doméstico

Es el que se comete poro con el auxilio de un sirviente o dependiente de la víctima. Es una modalidad del hurto agravada por el abuso de confianza (v.). No todas las legislaciones configuran este delito. Otras legislaciones incluyen en el hurto doméstico el que realiza un trabajador en el local en que trabaja.

Hurto famélico

Es el que se comete para resolver una situación de hambre irresistible y que por falta de medios económicos no puede ser satisfecha de otro modo. Constituye, según algunos autores, una causa de justificación, conocida como estado de necesidad (v.).

Hurto impropio

Constituye una paradoja jurídica, porque lo caracteriza no el apoderamiento de lo ajeno, que entonces es de propiedad de quien lo substrae, sino la privación de la legítima posesión o lícito uso de otro, a veces por cesión voluntaria y expresa del que luego priva de ese disfrute. Se está, pues, ante un hurto de uso (v.) de cosa propia del que la arrebata. En el Cód. Pen. arg. se encuentra tipificado este hurto, como causa especial de defraudación, en estos términos: la substracción, por el dueño de una cosa mueble, de quien la tenga legítimamente en su poder, con perjuicio de éste o de tercero (art. 173, inc.5). La figura penal la reproduce el texto español en su art. 532, como variedad de estafa o engaño. De mediar violencia o intimidación, se está ya ante algo más grave: la realización arbitraria del propio derecho.

Hurto rural

El cometido en el campo y que afecta por lo común a productos agrícolas o ganaderos. (v. ABIGEATO, HURTO CALIFICADO)

"Hyperocha"

Voz latina, procedente del griego hyperokhé (exceso, diferencia). Diferencia entre el valor de la prenda y la obligación garantizada (Dic. Der. Priv.). Está referida al Derecho Romano, con respecto al cual, en un principio, fueron desconocidas las instituciones de la prenda y la hipoteca a efectos de garantizar el cumplimiento de las obligaciones. Para obtener una garantía, se utilizó la fiducia cum creditore contructa, que ofrecía el inconveniente de ocasionar al deudor un perjuicio indebido, porque la propiedad de la cosa dada en garantía, al quedar incumplida la obligación, pasaba a ser propiedad íntegra del acreedor, quien no solo se pagaba de su crédito, sino que también se quedaba con el excedente o hyperocha. La posterior institución del pignus modificó la situactón antedicha, ya que otorgaba al acreedor la posesión de la prenda con fijación del precio de que ella respondía y facultad de venderla en caso de incumplimiento por el deudor, pero con restitución a éste de la diferencia en más del valor. Lo mismo sucedió con la instauración de la garantía hipotecaria.

Anuncios

1 Comment »

  1. 1
    cesar Says:

    me parece que es una herramienta muy buena de trabajo y de consulta ya que está disponible para todos a un costo muuuuy bajo, solo tienes que acceder Internet y listo, les solicito me tomen en cuenta en la medida de sus posibilidades para que me envíen este tipo de ayuda y apoyo, ya que soy un estudiante de derecho que necesita de estas herramientas de consulta para responder a la misma


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: