Terminos Juridicos. Letra D

  1. Dación
  2. Dación en pago
  3. Dactilar
  4. Dactiloscopia
  5. Dádiva
  6. Dador
  7. Dahir
  8. Dama
  9. "Damnatio"
  10. "Damnatus"
  11. Damnificado
  12. Damnificado directo e indirecto
  13. Damnificador
  14. "Damnum emergens"
  15. "Damnum infectum"
  16. "Damnum iniuria datum"
  17. Dañado
  18. Dañar
  19. Dañino
  20. Daño
  21. Daño causado a los intereses del patrono
  22. Daño cierto
  23. Daño directo
  24. Daño emergente
  25. Daño fortuito
  26. Daño indirecto
  27. Daño irreparable
  28. Daño material
  29. Daño moral
  30. Daño particular
  31. Daño patrimonial
  32. Daño personal
  33. Daño potencial
  34. Daño universal
  35. Daños causados por animales
  36. Daños causados por cosas inanimadas
  37. Daños causados por hecho ajeno
  38. Daños e intereses
  39. Daños internacionales
  40. Daños y perjuicios
  41. Dar
  42. Dar fe
  43. Dar por quito
  44. Dasocracia
  45. Data
  46. Datar
  47. Dataría
  48. Datario
  49. "Datio"
  50. "Datio in solutum"
  51. Dativo
  52. Dato
  53. "De auditu"
  54. "De cuius"
  55. De Derecho
  56. De facto
  57. De hecho
  58. De iure
  59. De jure
  60. "De lege ferenda"
  61. "De lege lata"
  62. De oficio
  63. De oídas
  64. De público y notorio
  65. De vista
  66. De visu
  67. De vita et móribus
  68. Deán
  69. Debates parlamentarios
  70. Debe
  71. Debelación
  72. "Debentures"
  73. Deber
  74. Deber de los Estados neutrales
  75. Deber de obediencia
  76. Deber jurídico
  77. Deber moral
  78. Deber ser
  79. Deberes del hombre y del ciudadano
  80. Debido proceso legal
  81. Debilidad mental
  82. Débito conyugal
  83. Década
  84. Decálogo
  85. Decalvación
  86. Decalvar
  87. Decano
  88. Decapitación
  89. "Decemvirales leges"
  90. "Decemviri sacrorum"
  91. Decencia
  92. Decenvirato
  93. Decenviro
  94. Deceso
  95. Decidir
  96. Decir
  97. Decisión
  98. Decisión de Rota
  99. Decisorio
  100. Declaración
  101. Declaración abstracta
  102. Declaración aduanera
  103. Declaración Balfour
  104. Declaración de ausencia
  105. Declaración de bienes
  106. Declaración de Derechos de Virginia
  107. Declaración de derechos y garantías
  108. Declaración de Dumbarton Oaks
  109. Declaración de Filadelfia
  110. Declaración de guerra
  111. Declaración de herederos
  112. Declaración de impuestos
  113. Declaración de incapacidad
  114. Declaración de inconstitucionalidad
  115. Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano
  116. Declaración de neutralidad
  117. Declaración de oficio
  118. Declaración de pobreza
  119. Declaración de quiebra
  120. Declaración de rebeldía
  121. Declaración de testigos
  122. Declaración de voluntad
  123. Declaración "en comisión"
  124. Declaración expresa
  125. Declaración falsa
  126. Declaración fiscal
  127. Declaración indagatoria
  128. Declaración judicial
  129. Declaración jurada
  130. Declaración Naval de Londres
  131. Declaración patrimonial
  132. Declaración tácita
  133. Declaración Universal de los Derechos del Hombre
  134. Declaraciones, derechos y garantías
  135. Declarante
  136. Declarar
  137. Declarativo
  138. Declaratoria de herederos
  139. Declaratoria de jurisdicción
  140. Declaratoria de pobreza
  141. Decomisar
  142. Decomiso
  143. Decoro
  144. Decrepitud
  145. Decretales
  146. Decretalista
  147. Decreto
  148. Decreto de Graciano
  149. Decreto de nueva planta
  150. Decreto de sustanciación
  151. Decreto delegado
  152. Decreto judicial
  153. Decreto ley
  154. Decreto reglamentario
  155. "Decretum"
  156. "Decretum Marci"
  157. Decúbito
  158. Decuria
  159. Decurión
  160. Decursas
  161. Deducción
  162. Deducir
  163. "Deductio"
  164. "Deductio in iudicium"
  165. "Deductio quae moribus fit"
  166. "Deductio uxoris in domum mariti"
  167. Defecto
  168. Defecto de forma
  169. Defecto legal
  170. Defectos en títulos inscribibles
  171. Defectos ocultos
  172. Defender
  173. Defendido
  174. Defensa
  175. Defensa civil
  176. Defensa en juicio
  177. Defensa legítima
  178. Defensa nacional
  179. Defensa por pobre
  180. Defensa propia
  181. Defensa putativa
  182. Defensor
  183. "Defensor civitatis"
  184. Defensor de confianza
  185. Defensor de menores
  186. Defensor de oficio
  187. Defensor de pobres y ausentes
  188. Defensor del vínculo
  189. Defensor judicial
  190. Defensoría
  191. Deferido
  192. Deficiencia mental
  193. Déficit
  194. Definición
  195. Definir
  196. Definitiva
  197. Definitivo
  198. Deflación
  199. Deformación permanente del rostro
  200. Defraudación
  201. Defraudación de incapaces
  202. Defraudación de servicios o alimentos
  203. Defraudación en la sustancia, calidad o cantidad de las cosas
  204. Defraudación en perjuicio de la administración pública
  205. Defraudación por alteración de precios, cuentas o contratos
  206. Defraudación por incendio o destrucción de cosa asegurada u objeto de préstamo a la gruesa
  207. Defraudación por otorgamiento de contrato o recibo
  208. Defraudación por prestación de cosa propia
  209. Defraudación por supuesta remuneración a los jueces y empleados
  210. Defraudación por suscripción de documentos
  211. Defraudación por sustitución, ocultación o mutilación documental
  212. Defraudación por venta o gravamen ilícito de bienes
  213. Defraudador
  214. Defunción
  215. Degeneración
  216. Degollación
  217. Degradación
  218. Degradación canónica
  219. Degradar
  220. Dehesa
  221. Deicida
  222. Deicidio
  223. Dejación
  224. Dejar
  225. Deje de cuenta
  226. Delación
  227. Delación hereditaria
  228. Delator
  229. Delegación
  230. Delegación de poderes
  231. Delegación perfecta e imperfecta
  232. Delegado
  233. Delegado apostólico
  234. Delegados obreros o sindicales
  235. Deletéreo
  236. Deliberación
  237. Deliberadamente
  238. Deliberante
  239. Deliberar
  240. Delictivo
  241. "Delictum"
  242. Delimitación
  243. Delincuencia
  244. Delincuencia asociada
  245. Delincuencia de menores
  246. Delincuente
  247. Delincuente habitual
  248. Delincuente nato
  249. Delincuente ocasional
  250. Delincuente político
  251. Delincuente profesional
  252. Delincuente sexual
  253. Delinquir
  254. Delito
  255. Delito a distancia
  256. Delito agotado
  257. Delito antisocial
  258. Delito casual
  259. Delito civil
  260. Delito colectivo
  261. Delito cometido en audiencia
  262. Delito cometido por el trabajador
  263. Delito complejo
  264. Delito común
  265. Delito concurrente
  266. Delito conexo
  267. Delito consumado
  268. Delito continuado
  269. Delito continuo
  270. Delito cualificado
  271. Delito culposo
  272. Delito de acción
  273. Delito de acción privada
  274. Delito de acción pública
  275. Delito de comisión por omisión
  276. Delito de daño
  277. Delito de guerra
  278. Delito de instancia privada
  279. Delito de la muchedumbre
  280. Delito de lesa majestad
  281. Delito de olvido
  282. Delito de omisión
  283. Delito de peligro
  284. Delito de peligro abstracto
  285. Delito de peligro concreto
  286. Delito dependiente de instancia privada
  287. Delito deportivo
  288. Delito doloso
  289. Delito eclesiástico
  290. Delito especial
  291. Delito fiscal
  292. Delito flagrante
  293. Delito formal
  294. Delito frustrado
  295. Delito habitual
  296. Delito imperfecto
  297. Delito imposible
  298. Delito instantáneo
  299. Delito material
  300. Delito militar
  301. Delito pasional
  302. Delito perfecto
  303. Delito permanente
  304. Delito político
  305. Delito por imprudencia
  306. Delito preterintencional
  307. Delito privado
  308. Delito progresivo
  309. Delito público
  310. Delito putativo
  311. Delito reiterado
  312. Delito simple
  313. Delito social
  314. Delito sucesivo
  315. Delito tentado o intentado
  316. Delitos a bordo de buques
  317. Delitos contra el estado civil
  318. Delitos contra el honor
  319. Delitos contra el orden público
  320. Delitos contra la administración pública
  321. Delitos contra la fe pública
  322. Delitos contra la honestidad
  323. Delitos contra la libertad
  324. Delitos contra la libertad de prensa
  325. Delitos contra la libertad de reunión
  326. Delitos contra la libertad de trabajo y de asociación
  327. Delitos contra la libertad individual
  328. Delitos contra la propiedad
  329. Delitos contra la salud pública
  330. Delitos contra la seguridad de la nación
  331. Delitos contra la seguridad de los medios de transporte y comunicaciones
  332. Delitos contra la seguridad pública
  333. Delitos contra la vida
  334. Delitos contra las personas
  335. Delitos contra los bienes de la nación
  336. Delitos contra los poderes públicos y el orden constitucional
  337. Delitos de lesa humanidad
  338. Delitos de opinión
  339. Delitos electorales
  340. Delitos en alta mar
  341. Delitos en aviones
  342. Delitos en banda
  343. Delitos internacionales
  344. Delitos que comprometen la paz y la dignidad de la nación
  345. "Delivery order"
  346. Demagogia
  347. Demagogo
  348. Demanda
  349. Demanda alternativa
  350. Demanda de tercería
  351. Demanda ejecutiva
  352. Demanda incidental
  353. Demanda principal
  354. Demanda sintética
  355. Demanda subsidiaria
  356. Demanda sucesiva
  357. Demandado
  358. Demandante
  359. Demandar
  360. Demasía
  361. Demencia
  362. Dementes
  363. Democracia
  364. Democracia autoritaria
  365. Democracia directa
  366. Democracia económica y social
  367. Democracia industrial
  368. Democracia liberal
  369. Democracia política
  370. Democracia popular
  371. Democracia representativa
  372. Democracia semidirecta
  373. Democracia sindical
  374. Demócrata
  375. Demografía
  376. Demolición
  377. "Demonstratio"
  378. Demora
  379. Denario
  380. Denegación de auxilio
  381. Denegación y retardo de justicia
  382. "Denegare actionem"
  383. Denominación de origen
  384. Denuncia
  385. Denuncia de obra nueva
  386. Denuncia de obra ruinosa
  387. Denuncia falsa
  388. Denunciado
  389. Denunciar
  390. Denuncio
  391. Departamento
  392. Dependencia
  393. Dependiente
  394. Dependiente del comercio
  395. Deponente
  396. Deponer
  397. Deportación
  398. Deportación ilegal
  399. Deporte
  400. Deportista
  401. Deposición
  402. Depositante
  403. Depositaría
  404. Depositario
  405. Depositario administrador
  406. Depósito
  407. Depósito aduanero
  408. Depósito civil
  409. Depósito comercial
  410. Depósito convencional
  411. Depósito de cadáveres
  412. Depósito de la mujer casada
  413. Depósito de menores e incapaces
  414. Depósito de personas
  415. Depósito en pago
  416. Depósito indistinto
  417. Depósito irregular
  418. Depósito judicial
  419. Depósito legal
  420. Depósito mercantil
  421. Depósito necesario
  422. Depósito regular
  423. Depósito voluntario
  424. Depredación
  425. Depuración
  426. Derecho
  427. Derecho a la cosa
  428. Derecho a la intimidad
  429. Derecho accesorio
  430. Derecho Adjetivo
  431. Derecho Administrativo
  432. Derecho Administrativo del Trabajo
  433. Derecho adquirido
  434. Derecho Aeronáutico
  435. Derecho Agrario
  436. Derecho ajeno
  437. Derecho al cadáver
  438. Derecho al honor
  439. Derecho al nombre
  440. Derecho al trabajo
  441. Derecho aparente
  442. Derecho Astronáutico
  443. Derecho Bancario
  444. Derecho Canónico
  445. Derecho Cesáreo
  446. Derecho Científico
  447. Derecho cierto
  448. Derecho Civil
  449. Derecho Colectivo del Trabajo
  450. Derecho Comercial o Mercantil
  451. Derecho Comparado
  452. Derecho Común
  453. Derecho condicionado
  454. Derecho condicional
  455. Derecho Constitucional
  456. Derecho constituido
  457. Derecho constituyente
  458. Derecho consular
  459. Derecho consumado
  460. Derecho Corporativo
  461. Derecho Criminal
  462. Derecho de abstención
  463. Derecho de accesión
  464. Derecho de acrecer
  465. Derecho de admisión
  466. Derecho de angaria
  467. Derecho de antena
  468. Derecho de asilo
  469. Derecho de asistencia
  470. Derecho de asistencia hostil
  471. Derecho de asistencia judicial
  472. Derecho de asociación
  473. Derecho de aubana
  474. Derecho de autor
  475. Derecho de capitación
  476. Derecho de captura
  477. Derecho de circulación
  478. Derecho de comerciar
  479. Derecho de deliberar
  480. Derecho de dirección
  481. Derecho de estola
  482. Derecho de exportación
  483. Derecho de extranjería
  484. Derecho de fábrica
  485. Derecho de Familia
  486. Derecho de Gentes o "Ius Gentium"
  487. Derecho de habitación
  488. Derecho de importación
  489. Derecho de las Obligaciones
  490. Derecho de las Sucesiones
  491. Derecho de legítima defensa
  492. Derecho de navegación
  493. Derecho de paso
  494. Derecho de patronato
  495. Derecho de pernada
  496. Derecho de petición
  497. Derecho de postliminio
  498. Derecho de preferencia
  499. Derecho de prelación
  500. Derecho de primogenitura
  501. Derecho de propiedad
  502. Derecho de repetición
  503. Derecho de réplica
  504. Derecho de representación
  505. Derecho de resistencia a la opresión
  506. Derecho de retención
  507. Derecho de retracto
  508. Derecho de reunión
  509. Derecho de sufragio
  510. Derecho de superficie
  511. Derecho de tanteo
  512. Derecho de uso
  513. Derecho del Trabajo
  514. Derecho Diplomático
  515. Derecho disciplinario
  516. Derecho disciplinario del trabajo
  517. Derecho Doctrinal
  518. Derecho Eclesiástico
  519. Derecho Económico
  520. Derecho Industrial, b) el Derecho Agrario, c) el Derecho del Trabajo o Laboral (v.).
  521. Derecho en la cosa
  522. Derecho escrito
  523. Derecho Espacial
  524. Derecho especial
  525. Derecho facultativo
  526. Derecho Financiero
  527. Derecho Fiscal
  528. Derecho Foral
  529. Derecho formal o de forma
  530. Derecho futuro
  531. Derechohabiente
  532. Derecho hereditario
  533. Derecho Hipotecario
  534. Derecho Individual del Trabajo
  535. Derecho Industrial
  536. Derecho Inmobiliario
  537. Derecho intelectual
  538. Derecho Internacional Privado
  539. Derecho Internacional Público
  540. Derecho Interplanetario
  541. Derecho Laboral
  542. Derecho Laboral Constitucional
  543. Derecho litigioso
  544. Derecho Marítimo
  545. Derecho Matrimonial
  546. Derecho Mercantil
  547. Derecho Militar
  548. Derecho Minero
  549. Derecho Monetario
  550. Derecho moral
  551. Derecho Municipal
  552. Derecho Natural
  553. Derecho no escrito
  554. Derecho Normativo Laboral
  555. Derecho Notarial
  556. Derecho Objetivo
  557. Derecho Penal
  558. Derecho Penal Canónico
  559. Derecho Penal Económico
  560. Derecho Penal Internacional
  561. Derecho personal
  562. Derecho personalísimo
  563. Derecho Político
  564. Derecho positivo
  565. Derecho potestativo
  566. Derecho Premial
  567. Derecho Pretorio
  568. Derecho Privado
  569. Derecho Procesal
  570. Derecho Procesal Administrativo
  571. Derecho Procesal Civil
  572. Derecho Procesal del Trabajo
  573. Derecho Procesal Internacional
  574. Derecho Procesal Penal
  575. Derecho Público y Derecho Privado
  576. Derecho real
  577. Derecho real de garantía
  578. Derecho Romano
  579. Derecho Rural
  580. Derecho Sindical
  581. Derecho Social
  582. Derecho subjetivo
  583. Derecho Substantivo
  584. Derecho Supletorio
  585. Derecho Tributario
  586. Derecho tutelar
  587. Derechos
  588. Derechos arancelarios
  589. Derechos civiles
  590. Derechos de la personalidad
  591. Derechos del hombre y del ciudadano
  592. Derechos del trabajador.
  593. Derechos "erga omnes"
  594. Derechos fundamentales de los Estados
  595. Derechos humanos
  596. Derechos individuales
  597. Derechos inherentes a la persona
  598. Derechos innatos
  599. Derechos personales
  600. Derechos políticos
  601. "Derelictio"
  602. Derogación
  603. Derogatorio
  604. Derrama
  605. Derrelicto
  606. Derribar
  607. Derrocar
  608. Derroche
  609. Derrota
  610. Desacato
  611. Desadeudar
  612. Desafío
  613. Desafuero
  614. Desagravio
  615. Desagüe
  616. Desahuciar
  617. Desahucio
  618. Desalojo
  619. Desalojo del trabajador
  620. Desalquilar
  621. Desamortización
  622. Desamparar
  623. Desaparecer
  624. Desaparición
  625. Desapoderar
  626. Desaposesionar
  627. Desaprisionar
  628. Desapropiarse
  629. Desarmar
  630. Desarraigar
  631. Desarrollar
  632. Desarrollo
  633. Desastre
  634. Desautorizar
  635. Desavenencia
  636. Desbloqueo
  637. Descabezar
  638. Descanso
  639. Descanso semanal
  640. Descapitalización
  641. Descargar
  642. Descargo
  643. Descarrilamiento
  644. Descasamiento
  645. Descasar
  646. Descendencia
  647. Descendiente
  648. Descentralización
  649. Desconocer
  650. Descontar
  651. Descubierto
  652. Descubrimiento
  653. Descubrimiento de secretos
  654. Descubrir
  655. Descuento
  656. Descuidero
  657. Descuido
  658. Desembarcar
  659. Desembargo
  660. Desempeñar
  661. Desempleo
  662. Desencantarar
  663. Desencarcelar
  664. Desenviolar
  665. Deserción
  666. Deserción de recursos
  667. Desertor
  668. Deservicio
  669. Desestero
  670. Desestimar
  671. Desfalco
  672. Desfloración
  673. Desglosar
  674. Desglose
  675. Desgravar
  676. Deshabitado
  677. Deshacer
  678. Desheredación
  679. Desheredado
  680. Desheredar
  681. Deshijado
  682. Deshipotecar
  683. Deshonestidad
  684. Deshonor
  685. Deshonra
  686. Desierto
  687. Designación
  688. Designar
  689. Desinsaculación
  690. Desinsacular
  691. Desistimiento
  692. Desligar
  693. Deslinde y amojonamiento
  694. Desmandar
  695. Desmedro
  696. Desmonetizar
  697. Desnaturalizado
  698. Desobediencia
  699. Desobligar
  700. Desocupación
  701. Desocupación forzosa
  702. Desocupado
  703. Desollar
  704. Desorden
  705. Desorden público
  706. Desorganización
  707. Despachante de aduana
  708. Despachar
  709. Despacho
  710. Despedir
  711. Despedirse
  712. Despido
  713. Despido indirecto
  714. Desplazamiento de la competencia
  715. Despoblado
  716. Despojo
  717. Despojos
  718. Desposado
  719. Desposar
  720. Desposeer
  721. Desposeerse
  722. Desposorio o desposorios
  723. Despotismo
  724. Desprecio del ofendido
  725. Desprez
  726. Destajista
  727. Destajo
  728. Destierro
  729. Destinar
  730. Destinatario
  731. Destino
  732. Destitución
  733. Destituir
  734. Destronamiento
  735. Destrucción
  736. "Desuetudo"
  737. Desuso
  738. Desvalijar
  739. Desvedar
  740. Desviación de poder
  741. Detective
  742. Detector de mentiras
  743. Detención
  744. Detención ilegal
  745. Detentación
  746. Detentador
  747. Detentar
  748. Deterioro
  749. Determinación
  750. "Detestatio sacrorum"
  751. Detrimento
  752. Deuda
  753. Deuda alimenticia
  754. Deuda amortizable
  755. Deuda consolidada
  756. Deuda exigible
  757. Deuda hereditaria
  758. Deuda hipotecaria
  759. Deuda interior
  760. Deuda perpetua
  761. Deuda pública
  762. Deudor
  763. Deudor incobrable
  764. Deudor principal
  765. Deudores mancomunados y solidarios
  766. Devaluación
  767. Devastación
  768. Devengar
  769. Devengo
  770. Deviedo
  771. Devolución
  772. Devolutivo
  773. Dextro
  774. Dezmatorio
  775. Dezmero
  776. Día
  777. Día cierto
  778. Día civil
  779. Día colendo
  780. Día complementario
  781. Día de cortesía
  782. Día de cutio
  783. Día de descanso
  784. Día de fiesta
  785. Día de hacienda
  786. Día de indulto
  787. Día de trabajo
  788. Día fasto
  789. Día feriado
  790. Día festivo
  791. Día hábil
  792. Día incierto
  793. Día inhábil
  794. Día interciso
  795. Día laborable
  796. Día natural
  797. Día nefasto
  798. Día útil
  799. Diaconado o diaconato
  800. Diácono
  801. Diario
  802. Diario de a bordo
  803. Diario de navegación
  804. Diarquía
  805. Días y horas hábiles
  806. Diccionario
  807. Dictador
  808. Dictadura
  809. Dictadura sindical
  810. Dictamen
  811. Dictar
  812. "Dictio dotis"
  813. "Dictum"
  814. Dicho
  815. Dieta
  816. Diezmar
  817. Diezmo
  818. Diezmos y primicias
  819. Difamación
  820. "Diffarreatio"
  821. Difunto
  822. Digesto
  823. Dignidad
  824. Dignidad del ofendido
  825. Dilapidación
  826. Dilatorio
  827. Diligencia
  828. Diligencia laboral
  829. Diligencias de mera tramitación
  830. Diligencias de prueba
  831. Diligencias judiciales
  832. Diligencias para mejor proveer
  833. Diligencias preliminares o preparatorias del juicio
  834. Diligente
  835. Dimisión
  836. Dimitir
  837. Dinastía
  838. Dinero
  839. Dinero bancario
  840. Diocesano
  841. Diócesis
  842. Diploma
  843. Diplomacia
  844. Diplomático
  845. Díptica o díptico
  846. Diputación
  847. Diputado
  848. Dirección
  849. Dirección del proceso
  850. Dirección general
  851. Directiva
  852. Directo
  853. Director
  854. Director general
  855. Directorio
  856. Dirigente sindical
  857. Dirigismo
  858. Dirimente
  859. Discernimiento
  860. Discernir
  861. Disciplina
  862. Disciplinario
  863. Discontinuo
  864. Discordia
  865. Discrecional
  866. Discriminación
  867. Disculpa
  868. Discurso
  869. Disenso
  870. Disfraz
  871. Disfrutar
  872. Disfrute
  873. Disidencia
  874. Disidente
  875. Disimulación o disimulo
  876. Disolución
  877. Disolución de la sociedad civil
  878. Disolución de la sociedad comercial
  879. Disolución de la sociedad conyugal
  880. Disolución de las personas jurídicas
  881. Disolución de sociedades
  882. Disolución del matrimonio
  883. Disolver
  884. Disparidad de cultos
  885. Disparo de arma de fuego
  886. Dispensa
  887. Dispensa de edad
  888. Disponer
  889. Disponibilidad
  890. Disposición
  891. Disposición de última voluntad
  892. Disposición modal
  893. Dispositivo
  894. Distancia
  895. Distinguir
  896. Distintivos
  897. Distracción
  898. "Distractio bonorum"
  899. Distracto
  900. Distrito
  901. Disyuntivo
  902. Dita
  903. Diván
  904. Dividendo
  905. Dividendo ficticio
  906. Dividendo provisional
  907. Divino
  908. Divisa
  909. Divisible
  910. División
  911. División de herencia
  912. División de la cosa común
  913. División del trabajo
  914. Divorcio
  915. Divorcio vincular
  916. "Divortium"
  917. "Divortium aquarum"
  918. "DO ut des"
  919. "DO ut facias"
  920. Doble
  921. Doble nacionalidad
  922. Doble vínculo
  923. Doce tablas
  924. Docente
  925. Doctor
  926. Doctorado
  927. Doctrina
  928. Doctrina de Calvo
  929. Doctrina de Drago
  930. Doctrina de Estrada
  931. Doctrina de Monroe
  932. Doctrina de Podestá Costa
  933. Doctrina de Storni
  934. Doctrina de Suárez
  935. Doctrina de Tobar
  936. Doctrina legal
  937. Doctrinal
  938. Doctrinas sindicales
  939. Documentación
  940. Documentación del buque
  941. Documental
  942. Documento a la orden
  943. Documento al portador
  944. Documento auténtico
  945. Documento constitutivo
  946. Documento declarativo
  947. Documento dispositivo
  948. Documento ejecutivo
  949. Documento informativo
  950. Documento privado
  951. Documento probatorio
  952. Documento público
  953. Documento representativo
  954. Documentos
  955. Documentos otorgados en el extranjero
  956. Dolo
  957. Dolo bueno y malo
  958. Dolo causante
  959. Dolo de ímpetu
  960. Dolo de propósito
  961. Dolo incidental
  962. Domesticado
  963. Doméstico
  964. Domicilio
  965. Domicilio ad lítem
  966. Domicilio comercial
  967. Domicilio constituido
  968. Domicilio conyugal
  969. Domicilio electivo o especial
  970. Domicilio fiscal
  971. Domicilio legal
  972. Domicilio real
  973. Dominante
  974. Dominar
  975. Domingo
  976. Dominical
  977. Dominio
  978. Dominio absoluto
  979. Dominio aéreo
  980. Dominio bonitario
  981. Dominio del Estado
  982. Dominio directo
  983. Dominio eminente
  984. Dominio fiduciario
  985. Dominio fluvial
  986. Dominio imperfecto
  987. Dominio lacustre
  988. Dominio marítimo
  989. Dominio menos pleno
  990. Dominio perfecto o pleno
  991. Dominio quiritario
  992. Dominio revocable
  993. Dominio terrestre
  994. Dominio útil
  995. Dominios
  996. "Dominus coeli et inferorum"
  997. Donación
  998. Donación "ante nuptias"
  999. Donación causal
  1000. Donación con cargo
  1001. Donación de bienes futuros
  1002. Donación de padres a hijos
  1003. Donación directa
  1004. Donación indirecta
  1005. Donación inoficiosa
  1006. Donación manual
  1007. Donación onerosa
  1008. Donación por razón de matrimonio
  1009. Donación pura
  1010. Donación remuneratoria
  1011. Donación simple
  1012. Donación submodo
  1013. Donaciones mutuas
  1014. Donante
  1015. Donatario
  1016. "Donatio"
  1017. Doncella
  1018. Criada doméstica.
  1019. Dormir o dormirse
  1020. Dotación de buque
  1021. Dotal
  1022. Dotante
  1023. Dotar
  1024. Dote
  1025. Dote adventicia
  1026. Dote confesada
  1027. Dote entregada
  1028. Dote profecticia
  1029. Dote prometida
  1030. Doy fe
  1031. Draconiano
  1032. Dragomán
  1033. "Drawback"
  1034. "Duarum civitatum esse, nostro iure civili nemo potest"
  1035. Ducado
  1036. Duelista
  1037. Duelo
  1038. Dueño
  1039. Dula
  1040. Duma
  1041. Dumbarton Oaks
  1042. "Dumping"
  1043. "Duodecim tabulae"
  1044. Dúplica
  1045. Duque
  1046. Duquesa
  1047. "Dura lex, sed lex"
  1048. Duración
  1049. Duunvirato
  1050. Dux


Dación

Acto o acción de dar (v.), sólo en términos jurídicos. | Entrega real y efectiva de algo.

Dación en pago

Cumplimiento de una obligación que consiste en recibir voluntariamente el acreedor, en concepto de pago de la deuda, alguna cosa que no sea dinero, en sustitución de lo que se le debía entregar o del hecho que se le debía prestar.

Dactilar

Lo digital o de los dedos repercute en lo criminalístico y en la identificación general por las impresiones digitales (v.).

Dactiloscopia

Identificación de las personas por las impresiones digitales. Su diversidad de uno a otro individuo, incluso parientes íntimos, asegura un medio de valor inapreciable para descubrir a los autores de algunos delitos por los rastros papilares, así como para estampar una marca personal indeleble en ciertos documentos, de identidad por supuesto. Por último, esto permite que los analfabetos, o los que no pueden firmar (siempre que conserven uno o más dedos), dejen un signo de su conformidad en actos, contratos y documentos (L. Alcalá-Zamora).

Dádiva

Don o alhaja que se da graciosamente a otro -verbigracia, a un juez u otro funcionario público-, para tenerlo favorable en la decisión de algún negocio. Esta definición, que se encuentra en Escriche, tiene un sentido peyorativo, porque, según la primera acepción de la Academia de la lengua, no es sino la cosa que se da graciosamente. Es decir que no requiere una finalidad captatoria. En Derecho tiene, pues, un sentido directo equivalente ala donación, y otro ilícito, equiparable al cohecho.

Dador

Quien da. | Portador de una letra, el intermediario entre el remitente y el destinatario cuando la lleva y entrega personalmente, o al menos esto último. | Librador o firmante de la letra de cambio (Dic. Der. Usual).

Dahir

En Marruecos, carta abierta con órdenes del sultán. | Durante el protectorado español, decreto del jalifa que promulgaba el alto comisario. (Dic. Acad.).

Dama

Mujer de diversas categorías que van desde la noble o distinguida hasta cualquiera cortejada, y desde la acompañante o encumbrada servidora de una reina hasta la criada principal de las grandes casas. Como sinónimo absoluto de mujer no es correcto, o, al menos, resulta afectado. | Manceba. | Testigo o hito (Dic. Der. Usual).

"Damnatio"

Voz latina. En el primitivo Derecho Romano, declaración jurada, legal o de un ciudadano, en virtud de la cual se imponía una obligación. | En la ulterior evolución, condena pecuniaria que el juez imponía en una causa civil. | Condena de un delincuente a determinada pena. | Fórmula testamentaria por la cual el heredero estaba obligado a pagar ciertos legados que constituían a los legatarios en acreedores del sucesor (Dic. Der. Usual).

"Damnatus"

Vocablo latino de la familia del anterior; su traducción más exacta, según se desprende de las acepciones que siguen, es la de condenado, en un sentido procesal: obligado que podía ser perseguido por el sistema de la manus iniectio (v.). | Demandado que perdía la causa. | Delincuente condenado (L. Alcalá-Zamora).

Damnificado

Víctima de accidente, siniestro o daño colectivo.

Damnificado directo e indirecto

Llámase damnificado directo la víctima inmediata del delito, y damnificado indirecto, aquel que resulta perjudicado en su persona o derechos sólo en forma refleja, por encontrarse vinculado de alguna manera con la víctima del acto ilícito.

Damnificador

Quien causa daño o infiere perjuicio.

"Damnum emergens"

Locución latina. Daño emergente (v.).

"Damnum infectum"

Locución latina. Daño inminente. La cautio damni infecti (caución por el mal temido) era una fórmula inserta en el edicto del pretor que autorizaba la estipulación de una promesa, con el objeto de remediar una situación de hecho no prevista originariamente en las acciones comunes y consagrada por el sistema formulario (Silva).

"Damnum iniuria datum"

Loc. lat. Expresión del Derecho Romano que se refiere al daño causado injustamente, castigado como delito civil por disposiciones de la len Aquilia (v.).

Dañado

Lo que es objeto de algún daño (v.). | Malo, perverso, malvado. | Dicho de frutas y otros comestibles, echado a perder por golpes, por insectos o por no consumido a tiempo. Lo dañado, observa Luis Alcalá-Zamora, patente o probado, abre, cuando existe culpa o se reconoce una responsabilidad objetiva, el frondoso y sutil capítulo del resarcimiento, y cuando afecta a los intereses de conservación, para propia utilidad o ajeno servicio, determina las reparaciones, a cargo del dueño, del poseedor o del tenedor, según las circunstancias y las estipulaciones. (V. RESPONSABILIDAD CIVIL, REPARACIONES EXTRAORDINARIAS y ORDINARIAS.)

Dañar

Producir un mal material o moral. | Ser causa de perjuicio o detrimento; de dolor, vejamen o molestia. | Echar a perder algo. | Maltratar una cosa. | Antiguamente, por efecto de la damnatio (v.) romana, condenar a alguien, sentenciar contra él (Dic. Der. Usual).

Dañino

Que causa daño, mal o perjuicio. | En especial, se dice del animal que provoca estragos en otras especies, en los cultivos o en los edificios. | Se dice del sujeto socialmente negativo y que destruye o corroe bienes o valores, según Luis Alcalá-Zamora. Agrega el citado autor que, en lo zoológico, lo dañino lleva a estimular el exterminio de esas alimañas, y aun a recompensas por presentar sus despojos. En lo demás, lo penal y la prevención social tienen la palabra.

Daño

Según la Academia, que remite la definición del substantivo al verbo respectivo, detrimento, perjuicio, menoscabo, dolor, molestia. | Maltrato de una cosa. Si el daño es causado por el dueño de los bienes, el hecho tiene escasa o ninguna relevancia jurídica. La adquiere cuando el daño es producido por la acción u omisión de una persona en los bienes de otra. El causante del daño incurre en responsabilidad, que puede ser civil, si se ha ocasionado por mero accidente, sin culpa punible ni dolo, o penal, si ha mediado imprudencia o negligencia (culpa), o si ha estado en la intención del agente producirlo. La responsabilidad civil por los daños puede surgir aun cuando el responsable no haya tenido ninguna intervención directa ni indirecta, como sucede en los casos de responsabilidad objetiva y en aquellos otros en que se responde por los hechos de terceras personas o de animales. (V. DELITO DE DAñO.)

Daño causado a los intereses del patrono

El trabajador es responsable del daño que provoque a los intereses del empresario y que sean causados por dolo o culpa en el ejercicio de sus funciones (Cabanellas). La producción de esos daños es causa de despido del trabajador sin obligación patronal de indemnizar. En orden al Derecho Penal, puede configurar delito doloso de daños o sabotaje (v.).

Daño cierto

Aquel cuya producción presente o futura ofrece certidumbre, sin que el perjuicio efectivo que ocasione dependa de que se den, o no, en el futuro, otros hechos. El daño es cierto aunque su monto no pueda ser previamente determinado.

Daño directo

El que resulta de manera inmediata de la acción u omisión culposa o dolosa. En la doctrina y en la jurisprudencia, el concepto se complica de acuerdo con el rigor o las restricciones en la cadena causadora, cuando haya habido una sucesión de perjuicios, más o menos emparentados con el inicial. (V. DAñO INDIRECTO.)

Daño emergente

En latín, damnum emergens. Se refiere la locución a la pérdida que un acreedor sufre por el incumplimiento de la obligación del deudor. | Para la Academia, "detrimento o destrucción de los bienes, a diferencia del lucro cesante" (v.).

Daño fortuito

Perjuicio que se causa a una persona o a sus bienes cuando se incumple o no se da cumplimiento auna obligación por imposibilidad derivada de circunstancias imprevisibles o que. previstas, no han podido evitarse. En tal supuesto queda excluido de responsabilidad el deudor, a no ser que hubiere tomado a su cargo las consecuencias del caso fortuito (v.) o que éste hubiere ocurrido por su culpa, o hubiere ya sido aquél constituido en mora no motivada por caso fortuito.

Daño indirecto

El que deriva de una acción u omisión, aun ajeno a la intención o previsión del responsable; por ejemplo, se incendia un edificio con el fin de destruir ciertos documentos, pero el fuego alcanza a inflamables o explosivos y causa víctimas. El problema jurídico del perjuicio indirecto se une indisolublemente al de la cadena de la causalidad o pluralidad de causas. (V. DAñO DIRECTO.)

Daño irreparable

Locución que, en algunos léxicos jurídicos, equivale al gravamen irreparable con que en Derecho Procesal se caracteriza el perjuicio que sufre una de las partes litigantes por una resolución interlocutoria que decide una cuestión no susceptible de su modificación en la sentencia definitiva.

Daño material

El daño (v.) puede ser de dos tipos: material o moral. Entiéndese por la primera especie aquel que, directa o indirectamente, afecta un patrimonio, aquellos bienes (cosas o derechos) susceptibles de valuación económica. (V. AGRAVIO MATERIAL.)

Daño moral

Agravio moral (v.).

Daño particular

En el sistema carrariano consiste en el daño inmediato que producen los delitos a un individuo o a un grupo de individuos en sus derechos particulares; es decir, en aquellos en los cuales solamente el individuo o el grupo afectado están directamente interesados, como sucede en el hurto, en el homicidio, o en las lesiones que afectan directamente el patrimonio, la vida o la integridad física de las víctimas, y no a los demás integrantes de la comunidad, cuyos derechos a la propiedad, a la vida o a la integridad física no se encuentran afectados.

Daño patrimonial

Daño material (v.).

Daño personal

Esta locución se entiende en el sentido de que nadie puede reclamar más que la reparación de un perjuicio que le es propio, y originado en la lesión de sus bienes morales o económicos, tanto si el agravio lo afecta directamente como si lo afecta indirectamente (Farina).

Daño potencial

El hipotético o eventual, el que puede llegar a producirse, por oposición al daño actual, ya producido de hecho. El concepto adquiere especial importancia en el Derecho Penal, en el llamado delito de peligro (v.).

Daño universal

En la definición de Carrara sobre los delitos sociales, se entiende que causan un daño universal aquellos que afectan a todos los individuos no en sus derechos particulares, sino como individuos integrantes de una comunidad, como sucede cuando se ataca la justicia, aun cuando la ofensa vaya dirigida aun juez.

Daños causados por animales

Tanto si se trata de animales domésticos como de animales feroces, el dueño de ellos responde por los daños que causaren, responsabilidad que encuentra su fundamento en la "teoría del riesgo". En igual responsabilidad incurre la persona a la cual se hubiere mandado el animal para servirse de él, salvo repetición contra el propietario. Pero si el animal causante del daño hubiere sido excitado por un tercero, la responsabilidad será de éste, y no del dueño. La responsabilidad del dueño no cesa ni cuando el animal hubiere estado bajo la guarda de los dependientes de aquél ni cuando el daño causado por el animal estuviere fuera de los hábitos generales de su especie; pero sí cesa si el animal se hubiere soltado o extraviado sin culpa de la persona encargada de guardarlo, así como en el supuesto de fuerza mayor o de culpa imputable a la víctima del daño. (V. RESPONSABILIDAD.)

Daños causados por cosas inanimadas

La responsabilidad de quien ha causado un daño se extiende a los provenientes de las cosas de que se sirve o que tiene a su cuidado. En la legislación argentina, y mediante una norma de inversión de la prueba, de esa responsabilidad sólo cabe eximirse demostrando que no ha habido culpa propia. Si el daño se ha producido a causa del riesgo o vicio de la cosa, únicamente se eximirá probando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no deba responder, o si la cosa hubiere sido usada contra la voluntad ex-mesa o presunta del dueño o guardián. (V. ACCIDENTE DE TRABAJO, DE TRáNSITO y EN EL TRAYECTO; RESPONSABILIDAD COLECTIVA.)

Daños causados por hecho ajeno

La responsabilidad de quien ha causado un daño se extiende a los originados por las personas que están bajo su dependencia. Por eso, los padres responden por los daños causados por sus hijos menores de edad que están bajo su poder y que habiten con ellos; los tutores y curadores, por los daños de las personas a su cargo; los directores de colegios y maestros artesanos, por los daños de sus alumnos o aprendices mayores de cierta edad; los dueños de hoteles, hospederías y establecimientos públicos, por los daños de sus agentes o empleados en los efectos de los que habiten en ellos, y los capitanes de buques y patronos de embarcaciones, por el daño de los tripulantes en los efectos embarcados. (V. ACCIDENTE DE TRABAJO, RESPONSABILIDAD.)

Daños e intereses

Locución utilizada, en cuanto a la responsabilidad civil, por el art. 519 del Código Civil argentino, que la caracteriza así: "Se llaman daños e intereses el valor de la pérdida que haya sufrido y el de la utilidad que haya dejado de percibir el acreedor de la obligación, por la inejecución de ésta a debido tiempo". Es más técnico hablar de daños y perjuicios (v.).

Daños internacionales

Lesiones sufridas en su persona o bienes por los habitantes de países en guerra, aunque no hubiesen tomado parte directa en la lucha terrestre, marítima o aérea (D’Angelo Evans).

Daños y perjuicios

Tanto en el caso de incumplimiento de obligaciones cuanto en el de actos ilícitos, el perjudicado por ellos tiene derecho a ser indemnizado por el causante de los daños que éste le haya ocasionado en forma efectiva y también de las utilidades que haya dejado de percibir por el retardo en el cumplimiento de la obligación, o en virtud del acto ilícito cometido. Cuando se trata de obligaciones de dar sumas de dinero, el perjuicio causado se traduce en intereses. (V. DAñOS E INTERESES.)

Dar

Con su estilo concretador de las acepciones jurídicas y conexas de los verbos, el Diccionario de Derecho Usual señala estas principales: Donar, regalar. | Entregar. | Transmitir. | Conferir un cargo o dignidad. | Proveer un empleo o puesto. | Ordenar, aplicar, disponer. | Permitir, conceder, otorgar. | Suponer, admitir. | Declarar, tener. | Incurrir. | Suceder, ocurrir. (V. OBLIGACIóN DE DAR.)

Dar fe

V. FE PúBLICA.

Dar por quito

Declarar libre de obligación o exento de pena.

Dasocracia

Ordenación (v.) de montes.

Data

Lugar y tiempo en que algo ocurre, en que se extiende y firma un documento o se celebra un acto o contrato. | En contabilidad, partida de descargo de lo recibido.

Datar

Fechar, colocar la data (v.) de un hecho o documento. | Haber comenzado algo en el momento que se expresa. | Asentar lo que ala data contable concierne.

Dataría

Tribunal de la curia romana (v.) por donde se despachan las provisiones de beneficios que no son consistoriales, las reservas de pensiones sobre ellas, las dispensas matrimoniales, de edad y otras, las facultades para enajenación de bienes eclesiásticos y las provisiones de oficios vendibles de la misma curia (Dic. Acad.).

Datario

Jerarca religioso que preside la dataría (v.).

"Datio"

Palabra latina. Dación. | Transmisión del dominio o constitución de un derecho real. | Como opuesto a la promesa o su cumplimiento, efectiva transmisión de un bien o valor.

"Datio in solutum"

Locución latina. Dación en pago (v.).

Dativo

En el albaceazgo y en la tutela indica que es judicial la designación de aquella función sucesoria o para este cuidado de un incapaz. En general se integra y se diferencia con las especies de la testamentaría (cuando el causante nombra) y de la legal (cuando el legislador impone o suple), según apunte de Luis Alcalá-Zamora.

Dato

Antecendente necesario para llegar al conocimiento exacto de una cosa o para deducir las consecuencias legítimas de un hecho. | Documento, testimonio, fundamento (Dic. Acad.).

"De auditu"

Locución latina. De oídas (v.). Por eso se contrapone, de manera mayor o menor, a de visu (V.).

"De cuius"

Locución latina. De quien o del cual; designa al causante que ha muerto y a quien se hereda.

De Derecho

Locución castellana que no pocos posponen a la similar latina: de iure (v.).

De facto

Con esta locución, que quiere decir de hecho, se alude a aquella forma de gobierno, por desgracia demasiado frecuente en algunos países, en que un grupo de personas o determinada institución, casi siempre militar, se apodera del poder público por la fuerza y sustituye a los poderes de iure (v.) y a las autoridades legítimas -es decir, constitucionales- que las encarnaban. Como es lógico. el gobierno de facto sólo puede surgir allídonde existe un Estado de Derecho, con división de poderes, que es, precisamente, el que queda desconocido. Puede decirse que el gobierno de facto representa el ejercicio de una dictadura, desde el momento en que quien se apodera del Poder Ejecutivo se arroga también las facultades legislativas correspondientes al Congreso disuelto y, en cierto modo, las judiciales, aun cuando sólo sea por el sistema de nombrar, mantener o separar a los funcionarios judiciales. Con los gobiernos de facto desaparecen o se limitan las garantías individuales protegidas por la Constitución, entre ellas la libertad de expresión, de reunión, de asociación política (puesto que se suelen disolver los partidos políticos), así como los derechos de sufragio activo y pasivo. Ajuicio de muchos autores, el gobierno de facto. dada su ilegalidad constitucional, representa una mera usurpación de autoridad (v.). La Constitución argentina ha previsto y condenado esa situación en el art. 29, que prohíbe el otorgamiento de facultades extraordinarias o de la suma del poder público, y señala la nulidad insanable de actos de esta naturaleza, sujetando a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y penas de los infames traidores a la Patria. Sin embargo, los hechos reiteran la impunidad al respecto.

De hecho

De facto (v.).

De iure

Loc. lat. y cast. Referida a la gobernación del Estado, quiere decir que tanto las instituciones como los hombres que realizan sus funciones responden y actúan de acuerdo con las normas establecidas por la Constitución. En el gobierno ‘de iure" o de Derecho se mantiene la división de los poderes y es esencial el cumplimiento estricto de la ley. Nadie está por encima de ella, contrariamente a lo que sucede en los regímenes de facto (v.).

De jure

Forma castellana de de iure (v.).

"De lege ferenda"

Loc. lat. Con motivo de proponer una ley. La locución se usa por la doctrina para expresar la reforma o mejora aconsejable en una institución a través de la obra legislativa o parlamentaria. (V. "DE LEGE LATA".)

"De lege lata"

Loc. lat. Según la ley propuesta. Expresa la realidad legislativa, a la que hay que atenerse, no obstante objeciones técnicas o deficiencias en la aplicación, o bien por haber quedado anticuada. Se contrapone a de lege ferenda (v.).

De oficio

En Derecho Procesal se usa esta expresión para determinar las actuaciones y diligencias, así como las facultades, que pueden realizar los jueces por su propia iniciativa; es decir, sin instancia de parte interesada. La expresión también alcanza alas personas, especialmente a los abogados, que son designadas por los tribunales para tomar determinadas intervenciones en los juicios o actuaciones judiciales.

De oídas

Locución por la cual un testigo manifiesta que tiene conocimiento del hecho, acerca del cual declara, por habérselo oído contar a otras personas. En la valoración de las pruebas, es lógico que se otorgue mayor importancia a lo que el testigo ha visto que a lo que ha oído, pues, inclusive, algunas legislaciones procesales prohíben a los testigos declarar sobre hechos ajenos a su conocimiento personal, estándoles formalmente prohibido referir lo que hubieren oído decir. En la práctica de la investigación penal, tales testimonios no dejan de facilitar pistas certeras.

De público y notorio

Fórmula que se usa en los procedimientos judiciales para dar a entender que los hechos acerca de los cuales depone el testigo le son conocidos porque de ellos tienen noticia otras muchas personas, en razón de haber trascendido más allá del ámbito privado.

De vista

Locución por la cual un testigo manifiesta que tiene conocimiento, del hecho sobre el cual declara, por haberlo presenciado personalmente. (V. DE OíDAS.)

De visu

Locución latina y castellana, con el significado idéntico a de vista (v.) en lo testifical y en otras intervenciones personales.

De vita et móribus

Locución latina ya castellanizada. Acerca de vida y costumbres. (V. INFORMACIóN DE VITA ET MóRIBUS.)

Deán

En las catedrales, el que, a falta del obispo o prelado, preside el cabildo.

Debates parlamentarios

Controversias que en las cámaras de diputados o de senadores se originan al deliberar sobre las leyes O en cuanto a temas políticos en general. (v. DELIBERACIóN.)

Debe

En las cuentas corrientes, crédito del que la abre y cargo del titular. | Pasivo de una cuenta. | Nota de cargo no liquidada o que está pendiente. | Situación de deudor. (V. HABER.)

Debelación

Victoria por las armas. (V. RENDICIóN.)

"Debentures"

Palabra inglesa. Vale o certificado. Es de USO corriente en el léxico comercial de los países americanos, aun cuando ninguna necesidad había de adoptarla, ya que tiene su equivalente castellano en la palabra obligaciones comerciales o mercantiles (v.), precisamente, la que emplean los Códigos de Comercio. Las obligaciones o debentures son títulos nominales o al portador, corrientemente amortizables, con interés fijo, que pueden emitir las sociedades anónimas, representativos de cantidades recibidas por ellas en concepto de préstamo. Por lo general, las obligaciones -opuestas a las acciones, también en lo mercantil- emitidas son cubiertas mediante suscripción pública.

Deber

Verbo. Estar obligado. | Adeudar. | Estar pendiente el pago de una cantidad de dinero, la prestación de un servicio, la ejecución de una obra, el cumplimiento de una obligación en general. Substantivo. Según el Diccionario de Derecho Usual, reverso de derecho, entendido subjetivamente; es decir, obligación (legal, material o convencional), constreñimiento, subordinación, necesidad jurídica. | Deuda en general.

Deber de los Estados neutrales

Conducta a que obliga, con respecto a los beligerantes, a los países que en un conflicto bélico han proclamado y observan estricta neutralidad (v.).

Deber de obediencia

De la jerarquía existente en la administración pública, surge este deber de obediencia a cargo del funcionario o agente inferior, con respecto a las órdenes de aquel a quien está subordinado y siempre que conciernan al servicio asignado. Su desconocimiento acarrea sanciones. Se hace así efectivo el poder disciplinario (v.), emanado también de la organización jerárquica. Este deber de obediencia sólo decae ante órdenes manifiestamente contrarias a la ley. El concepto es de importancia para el Derecho Penal, por cuanto se considera no imputable el autor de un delito cometido en virtud de obediencia debida (v.). Este acatamiento adquiere rigor más característico en las fuerzas armadas, que hacen de la disciplina, basada en la obediencia, su columna vertebral.

Deber jurídico

Lo define Dourado de Gusmâo diciendo que, en sentido lato, constituye un comportamiento obligatorio impuesto por una norma legal, por un contrato o por un tratado, a una persona en favor de otra, que tiene la facultad de exigir su cumplimiento, cuando no fuere espontáneamente observado, lo que lo diferencia del deber moral (v.). A su vez, Radbruch afirma que, de la validez del Derecho para la vida de los hombres en común, se sigue que su contenido debe estar constituido por relaciones jurídicas fundamentadas en deberes jurídicos y en derechos subjetivos. Ramírez Gronda expresa que Von Kirchmann y Von Ferneck pretendieron explicar la existencia de deberes jurídicos en el influjo motivador que sobre la conciencia humana ejerce la amenaza de la sanción, mientras que para Bierling constituye un acto de reconocimiento tácito de las normas por los individuos que componen la sociedad. Recasens Siches estima que el deber jurídico y el deber moral son distintos, aunque se den superpuestos y como coincidentes, y añade que la existencia del deber jurídico se determina porque la infracción de la conducta señalada en aquél constituye el supuesto de una sanción jurídica, pues, donde no haya posibilidad de coacción inexorable al sujeto, no hay deber jurídico, aunque pueda haberlo moral, social o religioso. Para Kelsen, en la cita de Ramírez Gronda, el deber jurídico es la norma misma en relación con un sujeto determinado en tanto que lo obliga a aquel comportamiento, cuya oposición contradictoria constituye la condición del acto coactivo establecido en el precepto jurídico.

Deber moral

Deber de conciencia.

Deber ser

Es una locución por la que se da a entender que cada cual ha de comportarse de acuerdo con los requerimientos de la acción de que se deriva, sean de orden jurídico, moral, estético, práctico, social o de otra índole. Como dice J. C. Smith, "es un deber comportarse de acuerdo con los requerimientos de la acción instituyen-te".

Deberes del hombre y del ciudadano

V. DECLARACIóN DE LOS DERECHOS DEL HOM-BRE Y DEL CIUDADANO.

Debido proceso legal

Cumplimiento con los requisitos constitucionales en materia de procedimiento, por ejemplo en cuanto a posibilidad de defensa y producción de pruebas.

Debilidad mental

Deficiencia o defecto intelectual. Comprende diversos grados psicológicos: el idiota, que carece de toda capacidad; el morón, sujeto a ligera anormalidad, y el débil mental propiamente dicho, en el que la energía de la voluntad no condice con el claro conocimiento (Dic. Der. Usual).

Débito conyugal

Con notoria impropiedad lo define el Diccionario de la Academia como la recíproca obligación de los cónyuges para la propagación de la especie. Para aceptar tal definición habría que partir de la base de que la propagación de la especie constituye el único fin del matrimonio, con olvido de la mutua obligación de prestarse los cónyuges auxilio moral y material. De ser cierta esa definición. el cumplimiento del débito conyugal desaparecería si por razones patológicas o de edad no fuese posible tener descendencia. Sin embargo, ello no es así, pues el deber de aceptar el acceso carnal, siempre que uno de los cónyuges lo requiera del otro, salvo casos excepcionales y muy justificados, subsiste con independencia de las posibilidades de procrear. Muchas legislaciones no se refieren concretamente a este deber, sino que tácitamente lo incluyen en el de cohabitar. En cualquier supuesto, la reiterada e injustificada negativa a la cópula carnal puede ser causa de divorcio, bien porque así se determine, bien porque se incluya en el concepto de injuria grave, como efectivamente lo sería aquella negativa. (V. COHABITACIóN.)

Década

Equívoco lapso cronológico, ya que es período de diez días o de diez años.

Decálogo

De déca (diez) y lógos (palabra), conócese con este nombre el conjunto de los diez mandamientos que, grabados sobre las Tablas de la Lev. entregó Dios a Moisés, en la cumbre del monte Sinaí, durante el éxodo del pueblo israelita de Egipto a Palestina; el relato surge del Libro de la alianza o Exodo (XX, 1 a 17; XXIV, 4 a 8, y XXXIV, 10 a 27) y del Deuteronomio (V, 1 a 22).

Decalvación

Acción y efecto de decalvar (v.).

Decalvar

Rasurar a una persona todo el cabello, generalmente en nena de un delito, la cual se tenía por ignominiosa según las leyes y costumbres-de los visigodos (Dic. Acad.). Acota Luis Alcalá-Zamora que este procedimiento de los pretéritos barbaros fue restablecido. con los cortes de pelo o afeitado total del cabello, en especial a las mujeres opositoras, por el nazismo germánico, el fascismo itálico y el falangismo hispano.

Decano

Miembro más antiguo de una comunidad, cuerpo o junta. | El que con título de tal es nombrado para presidir una corporación o una facultad universitaria, sin embargo de no ser el más antiguo. | En la Argentina se designa así la persona que encabeza el consejo de cada una de las facultades integrantes de la universidad. | En España recibían ese nombre los presidentes de las corporaciones profesionales, especialmente las de abogados, procuradores y notarios, los que, en otros países, son llamados presidentes.

Decapitación

Por acción criminal o como ejecución de la pena capital (v.). corte de la cabeza, mediante hacha, guillotina u otro medio eficaz. Esta forma de ejecución capital, de las más repulsivas para el sentimiento equilibrado, subsiste en Francia, y en Alemania fue restaurada por Hitler para exterminio de sus opositores. En otro aspecto es práctica bélica de los árabes (L. Alcalá-Zamora).

"Decemvirales leges"

Conjunto de leyes-promulgadas en Roma el 449 a. C.. elaboradas por los decemviri, magistrados patricios elegidos por los comicios centuriados. La legislación decenviral, conocida como Ley de las Doce Tablas, fue la única que rigió en Roma en forma escrita, desde el principio de la república hasta el fin del imperio de Justiniano.

"Decemviri sacrorum"

Denominación latina de los decenviros encargados de asuntos sagrados. Se trataba de los cinco patricios y los cinco plebeyos que, en el 366 a. C., fueron instituidos, por ley de Licinio Estolón, para custodia e interpretación de los libros sibilinos. Si elevó el número a quince y les confió el culto de Apolo y otros dioses (Dic. Der. Usual).

Decencia

Como todos los valores influyen en lo jurídico o el Derecho los absorbe en diversos aspectos, G. Cabanellas y L. Alcalá-Zamora definen lavoz, en su repertorio, así: En lo físico, aseo, limpieza y compostura. | En lo moral, honestidad y recato. | En lo espiritual, dignidad en los dichos y en los hechos.

Decenvirato

Es definido por A. V. Silva como la magistratura romana, compuesta por diez miembros elegidos por sufragio popular, para dictar las normas jurídicas, los cuales redactaron la Ley de las Doce Tablas. A estos magistrados se los llamó decemviri legibus scribundis. Otros fueron los decemviri stilitibus iudicandis, a quienes, según Cicerón, estaba encomendado el juzga-miento de los procesos en que se discutían cuestiones de libertad personal y de derecho de ciudadanía. Y otros fueron los decemviri sacris faciundis, también llamados decemviri sacro-rum (v.).

Decenviro

Cada uno de los diez magistrados o, más literalmente, diez varones -de ahí el nombre- que en Roma ejercían el decenvirato (v.).

Deceso

Muerte natural o civil

Decidir

Resolver. | Formar juicio definitivo. | Solucionar una dificultad. | Determinar la voluntad ajena; estimularla para que resuelva o elija (Dic. Der. Usual).

Decir

Hablar. | Manifestar, declarar. | Afirmar, asegurar. | Opinar. | Nombrar, llamar. | Denotar (Dic. Der. Usual).

Decisión

Resolución o determinación en materia dudosa. | Parte dispositiva de la ley. | Sentencia o fallo en cualquier pleito o causa. | Firmeza de carácter. | Acción que provoca la victoria en batalla o guerra. | Resolución de un concilio de la Iglesia sobre cuestión hasta entonces debatida. | Cada una de las cincuenta constituciones nuevas de Justiniano, luego de promulgado el primer Código, que dio para decidir o aclarar diversas dudas que habían dividido a los intérpretes (Dic. Der. Usual).

Decisión de Rota

Sentencia que da en Roma el tribunal de la Sacra Rota (Dic. Acad.).

Decisorio

Que decide o concluye, con especial aplicación jurídica en los procedimientos que admiten el juramento decisorio (V.).

Declaración

Manifestación que hace una persona para explicar, a otra u otras, hechos que le afectan o que le son conocidos, sobre los cuales es interrogada. | Jurídicamente tiene un doble significado. Por una parte, la decisión que adopta un juez, por lo general mediante sentencia, proclamando o estableciendo determinadas circunstancias de hecho o de derecho, como la declaración de incapacidad, la declaración de herederos, aun cuando es más corriente llamar declaratoria a tales resoluciones judiciales. | Por otra parte, significa la manifestación que en un procedimiento judicial, cualquiera sea su índole, hacen las partes o terceros (testigos y peritos) para aclarar hechos que les son conocidos, o que se supone lo sean, y acerca de los cuales son interrogados, a fin de tratar de conocer la verdad sobre las cuestiones debatidas. Cuando la declaración es de las partes en materia civil o laboral, se llama confesión en juicio (v.). En materia penal, la declaración que presta el reo, en calidad de tal, se llama indagatoria (v.).

Declaración abstracta

Exteriorización de la voluntad, tendiente a producir consecuencias jurídicas, que no expresa la causa de esa manifestación. Según Bernaldo de Quirós, puede definirse como "la manifestación hecha para comunicar un hecho o para establecer la verdad de alguna cosa o de algún suceso, discutido o no discutido". Y añade que, en el primer sentido, equivale a una proposición de contrato, ya sea patrimonial, ya ético-jurídico, mientras que en el segundo sentido representa un medio de prueba y también un resguardo que acredita una determinada relación a que se subordina.

Declaración aduanera

Declaración presentada ante una autoridad aduanera respecto de una operación sujeta a dicha autoridad.

Declaración Balfour

Se conoce con este nombre la carta que dicho político inglés dirigió el año 1917 al presidente de la Federación Sionista Británica, lord Rothschild, en la que, como secretario del Foreign Office. le comunicaba la buena disposición del gobierno inglés para con el objeto de establecer en Palestina el hogar del pueblo judío, para conseguir lo cual emplearía sus mejores esfuerzos, quedando bien entendido que nada se haría en perjuicio de los derechos civiles y religiosos de las colectividades no judías existentes en Palestina ni de los derechos o estatutos políticos de que gozaren los judíos en cualquier otro país. La importancia de ese documento está en que sobre él se asentó toda la política sionista, no siempre pacífica, hasta llegar a la constitución del Estado de Israel.

Declaración de ausencia

Transcurrido cierto plazo sin conocer el paradero de una persona y sin tener noticias de ella, el ministerio público, o cualquier persona que tuviere interés legítimo respecto a los bienes del ausente, podrá pedir al juez que declare su ausencia y nombre un curador de los bienes. Si la declaración de ausencia se hace con presunción de fallecimiento, sirve, además, para abrir la sucesión y para determinar el estado civil del cónyuge del ausente. (V. AUSENCIA, AUSENCIA CON PRESUNCIóN DE FALLECIMIENTO)

Declaración de bienes

V. DECLARACIóN JURADA y DECLARACIóN PATRIMONIAL.

Declaración de Derechos de Virginia

Fue llevada acabo el año 1776 en dicho Estado de América del Norte. En ella se estableció la igualdad de los hombres respecto de su independencia y libertad, así como la existencia de derechos de los que no se los puede privar. Afirmaba la soberanía del pueblo, cuyos comisarios y magistrados eran sus servidores, y su facultad para elegir el gobierno más adecuado al servicio del interés general. Declaraba: la no admisión de privilegios y de emolumentos a favor de cualquier persona, excepto los concedidos en consideración de los servicios públicos que hubieren prestado; la separación de los poderes del Estado; el derecho al sufragio activo y pasivo; la atribución a los representantes del pueblo de la facultad de suspender las leyes o su ejecución; el derecho de todo acusado en causa criminal a conocer el motivo de la acusación, a obtener careos con sus acusadores y testigos, así como también a presentar pruebas en su favor, a ser juzgado por un jurado imparcial, cuyo voto unánime era preciso para determinar la culpabilidad, ano declarar contra sí mismo y no ser privado de su libertad sino de acuerdo con las leyes del país. Prohibía la imposición de castigos desusados y de fianzas o multas excesivas, así como la realización de registros sin pruebas bastantes de la comisión del delito. Establecía el jurado en materia civil y proclamaba la libertad de imprenta. Para evitar los ejércitos permanentes en-tiempos de paz, por considerarlos peligrosos para la libertad, creó milicias cívicas. Señaló también el derecho a gobiernos uniformes y libres. Admitía, por último, la libertad de cultos.

Declaración de derechos y garantías

A partir de la Revolución francesa y la independencia de los Estados Unidos, la corriente constitucionalista democrática invade el mundo, y tanto los viejos como los nuevos países se van organizando sobre la base de una Constitución escrita. Estas Constituciones aparecen divididas en dos partes: la dogmática, que contiene la declaración de derechos y garantías concedidos a los ciudadanos o habitantes del Estado, y la orgánica, que determina los poderes del Estado, la forma de elección y su competencia.

Declaración de Dumbarton Oaks

V. CONFERENCIA DE DUMBARTON OAKS.

Declaración de Filadelfia

Llámase así la formulada en esa ciudad norteamericana el 10 de mayo de 1944, con motivo de la XXVI reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, y que contiene una "declaración de los fines y objetivos de la O.I.T. y de los principios que deberían inspirar la política de sus miembros". En sus cinco secciones trata de la dignidad del trabajo, la libertad de expresión y de asociación, la lucha contra la pobreza, la igualdad de razas, credos y sexos; el derecho al bienestar, la plenitud de empleo, la elevación de niveles de vida. la distribución de tareas conforme alas aptitudes, la capacitación profesional, el salario-mínimo, la contratación colectiva. la seguridad social; la protección de la vida y de la salud de los trabajadores, de la infancia y de la maternidad; la alimentación, vivienda y recreo de los trabajadores; la igualdad de oportunidades educativas y profesionales, y la utilización de los recursos productivos del mundo.

Declaración de guerra

Tradicionalmente, las guerras entre Estados no se iniciaban sin que uno de ellos formulase al otro un ultimátum (v.) que, de no ser atendido, daba lugar a una declaración formal de guerra. Esa costumbre fue recogida por el III Convenio de La Haya, del 18 de octubre de 1907, firmado por las grandes potencias de aquella época y por otros varios Estados europeos y americanos. En él se comprometían las partes a no iniciar las hostilidades "sin un aviso previo e inequívoco, bajo la forma de una declaración de guerra motivada o de un ultimátum con declaración de guerra condicional". Sólo después de cumplido ese trámite podía abrirse la contienda armada. Para la efectividad del convenio se estableció que la potencia signataria que recurriese a la guerra sin respetar dicha norma incurría en responsabilidad internacional; sanción o amenaza, por cierto, tan indeterminada e ineficaz como son todas las del Derecho Internacional. No hay para qué añadir que tanto la tradición como el convenio han perdido todo su interés jurídico, porque no muchos años después Alemania desencadenaba la primera guerra mundial invadiendo territorios de otras naciones sin previo ultimátum ni declaración de guerra. Lo mismo sucedió en la segunda guerra mundial y en otras posteriores, pues, al parecer, el sistema ha hecho escuela. De todos modos, la fórmula de que una guerra se hace previa su declaración se mantiene en algunos textos constitucionales, como el argentino, que atribuye al presidente de la nación la facultad de declarar la guerra, con autorización y aprobación del Congreso.

Declaración de herederos

Declaratoria de herederos (v.).

Declaración de impuestos

Manifestación del hecho que da nacimiento a la obligación tributaria; es deber de todo ciudadano denunciara la autoridad competente la existencia de hechos generadores de impuestos; su inobservancia acarrea sanciones de diversos grados.

Declaración de incapacidad

Es la que por resolución judicial establece la ineptitud de un sujeto para regir por sí mismo su persona y sus bienes. Alcanza a los dementes y a los sordomudos que no puedan darse a entender por escrito.

Declaración de inconstitucionalidad

V. INCONSTITUCIONALIDAD.

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano

Llámase así la formulada en 2 de octubre de 1789 por la Convención francesa, y desde entonces constituye la base del Derecho Político Moderno en lo que se refiere a las garantías individuales. Rompiendo con la legislación y tradición anteriores, la Convención ha establecido la libertad y la igualdad en derecho de todos los hombres, sin que las distinciones sociales puedan tener otro fundamento que la utilidad pública; la preservación de la libertad, la seguridad, la propiedad y la resistencia a la opresión, como el objeto de toda sociedad política; la atribución a la nación de toda soberanía. sin que ningún individuo ni corporación pueda ejercer autoridad que no emane de aquélla: la facultad de toda persona de hacer todo aquello que no perjudique a otro, por lo que los derechos naturales de cada uno no tienen más límites que los que afiancen a los demás miembros de la sociedad el goce de iguales derechos, no pudiendo determinarse tales límites sino por las leyes; la expresión de que la ley sólo puede prohibir las acciones nocivas ala sociedad. sin que pueda impedirse hacer lo que la ley no prohíbe ni obligarse a nadie a ejecutar lo que la ley no manda; la definición de que la ley es la expresión de la voluntad general, a cuya formación tienen derecho a contribuir todos los ciudadanos, sea personalmente o por medio de representantes; el derecho de todos los ciudadanos a ser admitidos en los cargos, dignidades y empleos públicos, según su capacidad y sin más distinciones que las de la virtud o el mérito; la prohibición de acusar, prendero detener a ningún individuo, salvo en los casos y en la forma que determinen las leyes, por lo que incurren en responsabilidad quienes violen esa norma, mientras queda obligado todo ciudadano a obedecer todo llamado o detención legales; la ley no debe establecer más penas que las necesarias y no puede castigarse a nadie sino en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito y legalmente aplicada; la presunción de inocencia a favor de todo hombre, mientras no haya sido declarado culpable, así como se reprime todo rigor innecesario para apoderarse de su persona cuando se juzgue indispensable su prisión; la prohibición de molestar a nadie por sus opiniones aun siendo sediciosas, con tal de que no turben el orden público establecido por la ley; el derecho a la libre comunicación del pensamiento y de las opiniones, como uno de los más preciosos para el hombre, siendo responsable del abuso de esa libertad en los casos determinados por la ley; la función de la fuerza pública como necesaria para la custodia de los derechos del hombre y del ciudadano, por lo que debe ser constituida en provecho de todos y no para el servicio particular de aquellos a quienes está confiada; la obligación igual para todos los ciudadanos, según sus facultades, de contribuir al sostenimiento de la fuerza pública y los gastos de administración; el derecho de todos los ciudadanos a comprobar por sí mismos, o por medio de sus representantes, la necesidad de la contribución pública, a aprobarla libremente, a continuar su uso, a determinar su cuota, su método de cobro y duración; el derecho de la sociedad a pedir a todo administrador público las cuentas de su administración; la determinación de que no está constituida la sociedad si no están garantizados los derechos ni fijada la separación de los poderes; la prohibición de privar a nadie de su propiedad, salvo exigencia de necesidad pública, legalmente justificada y previa indemnización equitativa. Es muy importante recordar, en cuantas ocasiones sea posible, la precedente declaración, por cuanto los derechos en ella establecidos son precisamente los que desconocen los Estados totalitarios, las dictaduras y los gobiernos de facto (v.).

Declaración de neutralidad

Producido un conflicto bélico entre dos o más naciones, expresa manifestación que formula una potencia en el sentido de afirmar su neutralidad (v.) en la guerra; decisión, por supuesto, revocable en cualquier instante y según conveniencias nacionales o de quienes ejercen el gobierno con facultades absolutas.

Declaración de oficio

Resolución o actuación por iniciativa judicial. (V. DEOFICIO.)

Declaración de pobreza

La que hecha judicialmente, a instancia de parte, habilita para litigar sin pagar papel sellado, sin abonar honorarios a los abogados y procuradores, sin hacer efectivos los derechos de los auxiliares de la justicia, con relevo de efectuar depósitos para interponer recursos y con derecho a que sean cursados de oficio los exhortos y despachos por ella solicitados; esto sin perjuicio de que en caso de mejorar de fortuna se esté obligado, por desaparecer tal beneficio.

Declaración de quiebra

Pronunciamiento judicial, con carácter de sentencia, que pone de manifiesto la concurrencia de los tres elementos: calidad de comerciante del deudor, cesación de pagos y obligación incumplida, que convierten al deudor insolvente en fallido. (V. QUIEBRA.)

Declaración de rebeldía

La rebeldía o "contumacia" es la situación en que cae el litigante que, habiendo sido citado legalmente, no comparece en juicio en el plazo fijado, o lo abandona después de haber comparecido. En estos casos, y a solicitud de la parte contraria, se lo "declara en rebeldía", y se sigue el juicio adelante, oyéndose sólo a la parte que actúa.

Declaración de testigos

V. PRUEBA TESTMONIAL.

Declaración de voluntad

La que se requiere para la validez de los actos jurídicos que tengan por objeto crear, transferir, modificar o extinguir derechos u obligaciones. La declaración de voluntad puede ser expresa o tácita; es expresa (o positiva) cuando se manifiesta verbalmente, por escrito o por otros signos inequívocos con referencia a determinados objetos, y es tácita cuando se manifiesta mediante actos por los cuales se puede conocer con certidumbre la existencia de la voluntad en los casos en que no se exige una expresión positiva o cuando no haya una protesta o declaración expresa contraria. (V. ACTOS JURíDICOS.)

Declaración "en comisión"

V. SITUACIóN "EN COMISIóN".

Declaración expresa

Una de las modalidades de la declaración de voluntad (v.).

Declaración falsa

En juicio, falso testimonio (v.).

Declaración fiscal

La que se formula para determinar el pago o la exención de un impuesto o de otros derechos monetarios del fisco. Algunas de estas declaraciones están sujetas a periodicidad, anual por lo común, por contribuciones derivadas del ejercicio de una actividad o profesión o del producto de bienes, industrias o comercio. Revisten carácter estricto y exponen, en los supuestos de omisiones o inexactitudes maliciosas, a las penas por defraudación; por lo común, elevadas multas y hasta privación de libertad. Otras declaraciones fiscales, esporádicas, revisten la forma verbal, como aquellas a que están sujetos los viajeros en las aduanas y los productores o vendedores allí donde subsisten los odiosos consumos (v.). En tal caso, la declaración falsa, comprobada por el inmediato registro de los inspectores u otros funcionarios, suele determinar el comiso (v.) de lo no declarado o el pago de derechos punitivos.

Declaración indagatoria

La que toma el juez o tribunal al sospechoso de la comisión de un delito, para averiguar la verdad de los hechos. Para muchas legislaciones esa declaración es potestativa en el encausado, porque a nadie se lo puede obligar a declarar contra sí mismo, ya que no incumbe a éste aportar las pruebas de su inocencia, sino al acusador las de su culpabilidad. El indagado es interrogado acerca de sus condiciones personales (nombres y apellido, sobrenombre o apodo, edad, estado civil, profesión u oficio, nacionalidad, domicilio y residencia); lugar en que se hallaba en el momento de la comisión del delito; conocimiento que haya tenido de él; personas que lo acompañaron; conocimiento con el delincuente, sus cómplices y auxiliadores, y si estuvo con ellos antes o después de perpetrarse el delito; conocimiento que tenga del instrumento con que el delito fue cometido; procesamientos anteriores; sus causas, tribunal juzgador, sentencia recaída y cumplimiento de la pena. Además, todos los hechos y circunstancias que puedan contribuir al esclarecimiento del delito.

Declaración judicial

La manifestación verbal, escrita e incluso por señas, que las partes, peritos y testigos hacen en las causas civiles y penales. | Pronunciamiento de un juez acerca de una materia controvertida (Dic. Der. Usual).

Declaración jurada

La que los particulares hacen ante determinados organismos de la administración pública, generalmente a efectos tributarios o de manifestación de bienes. | Dentro del Derecho Procesal, la que se presta bajo juramento de decir la verdad y afrontando la responsabilidad de su violación. Es frecuente en algunas legislaciones admitir en el declarante la opción entre jurar oprometer, por cuanto al juramento se le ha dado un sentido religioso, que no todos comparten. (V. PERJURIO.) El juramento o la promesa es también exigido para la absolución de posiciones de las partes.

Declaración Naval de Londres

La firmada en una reunión internacional, celebrada en la capital británica, el 26 de febrero de 1909, con objeto de determinar los principios legales aplicables, por una proyectada Corte Internacional, a los problemas concernientes al apresamiento de buques y al reparto del botín. La declaración careció de eficacia, porque no fue ratificada por los gobiernos intervinientes.

Declaración patrimonial

La acentuada corrupción de ciertas costumbres, el sentido hedonista de la vida y el afán de acumulación de riquezas para lograr el disfrute de los goces materiales han traído como consecuencia que algunos gobernantes y altos funcionarios públicos, y aun funcionarios no tan altos, aprovechen el desempeño de sus cargos para un enriquecimiento ilícito. El escándalo (el relativo escándalo, porque lamentablemente la corrupción alcanza a muchos sectores sociales) que eso produce obligó a adoptar medidas legales encaminadas a evitar, o dar la sensación de que se evitaban, hechos de la precitada naturaleza. Una de ellas consiste en exigir a ciertos funcionarios de la administración pública que, en el momento de iniciar sus funciones, declaren los bienes que poseen a efectos de comprobar, cuando cesen en ellas, si ha habido, o no, "enriquecimiento torticero". Esa garantía, que en tiempos en que la deshonestidad era excepcionalísima hubiese resultado agraviante, porque supone una presunción de grave incorrección en quien ha de formular la declaración, y que afecta también a los no pocos gobernantes y funcionarios de conducta intachable, ha quedado limitada a un mero formulismo sin consecuencias prácticas.

Declaración tácita

La declaración de voluntad (v.) que se formula por actos distintos de lenguaje escrito o hablado.

Declaración Universal de los Derechos del Hombre

Establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1948, proclama la igualdad y dignidad de todos los hombres, principio cuyo desconocimiento ha ultrajado la-conciencia de la humanidad. En ella se propugna la identidad de derechos, sin distinción por motivos de raza, color, sexo, religión, idioma u opiniones políticas. También establece el derecho a la vida, la libertad y la seguridad individuales, condenando la esclavitud y las torturas. Determina la igualdad de todos ante la ley y el derecho de amparo contra actos que violen los derechos esenciales reconocidos por la Constitución o la ley. Rechaza, por consiguiente, la detención, prisión o destierro arbitrarios. Igualmente sienta los principios de la defensa ante la justicia, de la presunción de inocencia, de que es necesaria una ley penal anterior a la comisión del delito. así como de la protección de la vida privada, la familia, el domicilio, la correspondencia y la honra. Reconoce el derecho de libre circulación y de entrada y salida en todo país; el de buscar asilo, excepto para cuestiones judiciales de derecho común; de nacionalidad; de matrimonio y fundación de familia; de propiedad individual y colectiva; de libertad de pensamiento, opinión, conciencia, religión y expresión, de reunión y asociación; de acceso a la función pública y participación en el gobierno; de seguridad social y de trabajo con igualdad de salario justo y satisfactorio y derecho a sindicación. descanso y jornada razonable de labor; adecuado nivel de vida; asistencia ala maternidad e infancia y educación; protección moral y material a las creaciones científicas, literarias y artísticas. También estima la necesidad de un orden social internacional que garantice todos esos derechos. Por último, señala los deberes de todo ciudadano para con la comunidad, pues sólo en ella puede tener pleno y libre desarrollo.

Declaraciones, derechos y garantías

Denomínanse así los principios constitucionalmente establecidos para definir la estructura fundamental del Estado, los derechos individuales y políticos que corresponden a los ciudadanos y las normas encaminadas a impedir su quebrantamiento. (V. DERECHOS INDIVIDUALES, GARANTíAS CONSTITUCIONALES.)

Declarante

El que formula una declaración (v.). | Más en especial, el que la concreta ante un tribunal como parte, perito o testigo.

Declarar

Hacer una declaración (v.). | Testificar, deponer.

Declarativo

Juicio declarativo (v.).

Declaratoria de herederos

Reconocimiento judicial de la persona o personas que, en virtud de la ley o de testamento, están llamadas a suceder en sus bienes a otra que ha fallecido. Afirma E. B. Carlos que. en sentido lato, se entiende por declaratoria de herederos el auto o la resolución judicial en que se reconoce como tales a las personas que se mencionan en ese documento, y que, en sentido más restringido, forma parte de la materia de las sucesiones, puesto que constituye una etapa que debe preceder al juicio de sucesión.

Declaratoria de jurisdicción

Procedimiento tendiente a hacer cesar la intervención de un juez en un litigio que no es de su competencia. Consiste en la manifestación que ante él hace la parte demandada, solicitándole que decline la jurisdicción. Se tramita en forma de excepción, con traslado a la actora.

Declaratoria de pobreza

La que, ante petición de parte con escasos recursos económicos, efectúa un juez o tribunal, para que, en caso procedente, pueda utilizarse el beneficio de litigar sin gastos (v.).

Decomisar

Declarar algo en comiso (v.). Apoderarse de los instrumentos y efectos del delito, para la devolución al dueño o pago de las costas, cuando sean legítimos, y para destruirlos, de ser ilícitos. También se decomisan las mercaderías que no se encuentran en situación legal; ya por su estado (por ejemplo, comestibles) o por razón de licencias para su fabricación o circulación, caso en el cual integran contrabando (v.).

Decomiso

Vocablo equivalente a comiso y, en cierto modo, a confiscación (v.). Presenta en Derecho diversas acepciones, todas ellas recogidas del Diccionario de la Academia: Pena de perdimiento de la cosa en que incurre quien comercia en géneros prohibidos. | Pérdida del que contraviene a algún contrato en que se estipuló esa pena. | Cosa decomisada o caída en decomiso convencional. | Pena accesoria de privación o pérdida de los instrumentos o efectos del delito. | En la enfiteusis (v.), derecho del dueño directo para recobrar la finca por falta reiterada del pago de la pensión u otros abusos graves del enfiteuta. Los códigos penales suelen tratar esta cuestión, y así, el argentino, al referirse a las penas, determina que la conducta implica la pérdida de los instrumentos del delito y de los efectos provenientes de él, los que serán decomisados, salvo que sean de propiedad de un tercero no responsable. Los objetos decomisados no podrán venderse, sino que serán destruidos, a menos que puedan ser aprovechados por los gobiernos nacionales o provinciales. (V. TENENCIA DEINSTRUMENTOS DELICTIVOS, TRáFICO DE DROGAS.)

Decoro

Circunspección en el lenguaje y en la conducta. | Gravedad o dignidad en el ejercicio de un cargo o función. | Honor. Honestidad. | Respeto, consideración, reverencia (Dic. Der. Usual).

Decrepitud

Suma vejez. | Debilidad en las facultades mentales por efecto de la edad. | Decadencia extrema de las cosas (Dic. Acad.). Lo primero en combinación con lo segundo -muchos años y poco juicio- determina tutelas, más de hecho que de derecho, por solicitud filial o piedad pública para la ancianidad inválida o incapaz (L. Alcalá-Zamora).

Decretales

Se conoce con este nombre la compilación que, en 1230, encargó Gregorio IX a Raimundo de Peñafort, de todo el Derecho Canónico vigente hasta esa fecha. La compilación fue promulgada en 1234. En 1298, Bonifacio VIII reunió todas las Decretales posteriores a la recopilación de Gregorio IX. Nuevas colecciones de Decretales se deben a Clemente V, Juan XXII y Sixto IV. Fueron llamadas las del primeroConstituciones de Clemente V o Clementinas, y las del último, Extravagantes, por cuanto vagaban fuera de las compilaciones precedentes.

Decretalista

Comentarista o expositor de las decretales (v.).

Decreto

Resolución del Poder Ejecutivo que va firmada por el rey en las monarquías constitucionales, o por el presidente en las repúblicas, con el refrendo de un ministro, generalmente el del ramo a que la resolución se refiere, requisito sin el cual carece de validez. Los decretos han de ser dictados dentro de las facultades reglamentarias que incumben al Poder Ejecutivo para el cumplimiento de las leyes, y sin que en modo alguno puedan modificar el contenido de éstas. Constituyen el medio de desarrollar la función administrativa que le compete. Por eso Couture lo define como resolución del Poder Ejecutivo nacional o departamental, de carácter general o particular, expedida en el ejercicio de sus poderes reglamentarios o de su función administradora. Dentro del orden de importancia, el decreto la tiene, naturalmente, inferior a la ley y superior a las órdenes y resoluciones de origen y firma puramente ministerial, e incluso de organismos públicos de inferior categoría. También se llaman decretos, en sentido general y de uso poco corriente, las resoluciones de mero trámite dictadas por los jueces en el curso de un procedimiento (Couture), acepción esta recogida igualmente por el Diccionario de la Academia. Dentro de ese vocabulario judicial, algunas legislaciones procesales, como la uruguaya, denominan decreto de sustentación las providencias interlocutorias que en el curso de la instancia dicta el juez, no para resolver incidentes ni pronunciarse sobre el fondo de la cuestión debatida, sino para asegurar el desenvolvimiento y la prosecución del juicio. Cabanellas, coincidiendo con las expresiones usuales, advierte que cuando la resolución emana del Poder Legislativo, es llamada lev, y si del Poder Judicial, se llama sentencia. La denominación de decreto queda reservada para las resoluciones administrativas. En Derecho Canónico, se conoce con el nombre de decreto la constitución o establecimiento que ordena o forma el papa, previa consulta con los cardenales.

Decreto de Graciano

Recopilación hecha por Graciano del Derecho Canónico. Forma la parte primera del Corpus Iuris Canonici (v.).

Decreto de nueva planta

Fueron conocidos con esta designación cada uno de los que promulgó Felipe V de España para restituir la legislación, de que se las había privado, alas regiones que en la guerra de sucesión habían mantenido las pretensiones del archiduque Carlos de Austria a la corona española, en contra de la Casa de Borbón.

Decreto de sustanciación

Resolución judicial destinada a asegurar el desenvolvimiento y prosecución de las actuaciones, y no a resolver incidentes o dictar sentencia definitiva.

Decreto delegado

El Poder Ejecutivo puede adoptar decisiones propias o que estén originadas en otro Poder. Las segundas son las llamadas delegadas o reglamentarias, por cuanto van encaminadas a garantizar o a concretar el cumplimiento de una ley de la cual dependen.

Decreto judicial

Llámase también auto (v.) y se refiere a las resoluciones dictadas por un juez o tribunal durante la tramitación del juicio. Exclúyese de esta denominación la sentencia (v.), que en cada instancia ponen fin al juicio, al igual que la providencia (v.), de finalidad de procedimiento limitada.

Decreto ley

Disposición de carácter legislativo que, sin ser sometida al órgano adecuado, se promulga por el Poder Ejecutivo, en virtud de alguna excepción circunstancial o permanente, previamente determinada. Por regla general, los decretos leyes representan un medio abusivo e inconstitucional de que se valen los gobiernos de facto (v.) para dictar las normas de que necesitan; es decir, para ejercer las facultades usurpadas al Poder Legislativo, único que puede dictar leyes de acuerdo con las Constituciones de régimen democrático. De ahí que, al restablecerse la normalidad constitucional, una de las medidas que adopta el Congreso es determinar la validez o la nulidad de cada uno de esos decretos leyes. Algunos gobiernos de facto han prescindido de denominar así sus disposiciones legislativas, las que abiertamente han llamado leyes, numerándolas como tales, no obstante la falta de intervención del Poder Legislativo. Los problemas institucionales a que puede dar lugar esa modalidad fácilmente se advierten.

Decreto reglamentario

El que, con la firma de un ministro o secretario de Estado, redactado por él o por sus colaboradores, o combinadamente, y la sanción del jefe del Estado, regula con detalle el régimen que sobre una institución ha establecido, en lineamientos fundamentales, una ley, y sin desconocer substancialmente ninguna de sus normas (Luis Alcalá-Zamora).

"Decretum"

Voz lat. En el Derecho Romano, acto de una autoridad. | Sentencia resultante de la cognitio extraordinaria. | Regla expedida por el pretor o el presidente de una provincia y mediante la cual ordenaba algo. | Cierto tipo de constituciones imperiales (J. C. Gardella).

"Decretum Marci"

Loc. lat. Decretum divi Marci. Decreto de Marco Aurelio, que reformó en lo que respecta a la sanción los efectos del crimen vis (v.).

Decúbito

Palabra de uso frecuente en la terminología de la investigación judicial y policial para describir la posición en que un cadáver ha sido encontrado. La Academia define esa expresión como "la posición que toman las personas o los animales cuando se echan en la cama, en el suelo, etc.". Si es sobre la espalda, el decúbito es supino; sobre el pecho, el decúbito es prono, y sobre un costado, el decúbito es lateral, izquierdo o derecho. En criminalística, la precitada determinación es importante porque puede servir para establecer la forma en que la víctima fue atacada, si se trata de un homicidio, o cómo ocurrió la muerte originada por un suicidio o de modo natural.

Decuria

Cada una de las diez porciones en que se dividía la curia (v.) de la antigua Roma. | En la antigua milicia romana, escuadra de diez soldados gobernada por un cabo (Dic. Acad.).

Decurión

Jefe de una decuria (v.). | En las colonias o municipios romanos, individuo de la corporación que los gobernaba, a modo de los senadores de Roma (Dic. Acad.).

Decursas

Réditos ya vencidos de un censo (v.).

Deducción

Acción y efecto de deducir (v.).

Deducir

Sacar consecuencias de un principio, afirmación o supuesto, y de un hecho o una actitud. | Conjeturar, inferir. | Derivar. | Establecer conclusiones. | Descontar una cantidad de suma mayor, o parte del valor de una cosa. | En las sucesiones, rebajar la parte que por precepto legal o disposición del testador pertenece a otra persona (Dic. Der. Usual).

"Deductio"

Voz latina. Conducción. acción de llevar. | Fundación de una colonia. | ‘Desfalco, substracción. | Reserva de una servidumbre o del usufructo a favor del enajenante, al transmitir un predio (Dic. Der. Usual).

"Deductio in iudicium"

La locución latina, deducción enjuicio, adquiría el sentido concreto, dentro de la fórmula (v.), de encuadrarse en ella la petición del actor.

"Deductio quae moribus fit"

Loc. lat. Institución procesal del Derecho Romano, vinculada por algunos con las acciones reales y por otros con la protección interdictal de la posesión. Conforme a la exposición de J. C. Gardella, se trataba de un acto de violenciafigurada o simbólica, destinado a determinar el objeto que había de debatirse judicialmente. De acuerdo con quienes la vinculan con la actio sacramenti in rem, de las legis actiones, las partes que disputaban una cosa la llevaban ante el pretor, la tocaban con una lanza (y posteriormente con una varilla) y luchaban después ficticiamente por su posesión. La lucha, después que el pretor pronunciaba la frase mittite ambo rem, para separar de la cosa a las partes contendientes, terminaba con la expulsión de una de ellas.

"Deductio uxoris in domum mariti"

Loc. lat. En el Derecho Romano, cuando no existía impedimento, la unión de dos personas de sexo diferente era considerada matrimonio, sin necesidad de formalidades sacramentales ni siquiera determinadas, con la sola condición del consentimiento, de la vida en común y de la intención de contraerlo. Para ello se necesitaba que la esposa fuese trasladada a la casa del marido. Esto es lo que se conocía con la frase del epígrafe, debido a que el verbo deducere tiene sentido de trasladar, transportar, llevar, y, más exactamente, poner algo en cierto estado. La precedente exposición está tomada de J. C. Gardella.

Defecto

Carencia, falta de una o más cualidades propias de un ser o cosa. | Imperfección física, como la cojera o la mudez; intelectual, como la imbecilidad o la idiotez; moral, como la perversidad delictiva o las inclinaciones licenciosas (Dic. Der. Usual).

Defecto de forma

En las causas judiciales, falta en que incurren los tribunales al no aplicar estrictamente las leyes procesales, el Derecho Adjetivo. Tal infrac ción u omisión permite recursos de variada índole, desde el de reposición al de casación por quebrantamiento de forma (Dic. Der. Usual). Cuando son las partes las infractoras, se habla de defecto legal (v.).

Defecto legal

Carencia de alguno de los requisitos exigidos imperativamente por la ley para validez de ciertos actos (Cabanellas). | Además de ese concepto genérico hay otro específico, definido como vicio de oscuridad, omisión o imperfección de que adolece el escrito de demanda (Couture). Es, pues, la omisión de alguno de los requisitos exigidos por la ley procesal en la redacción de la demanda, que da lugar a la excepción de defecto legal, opuesta la cual se suspende el término de la contestación hasta tanto se decida la excepción. Los jueces pueden rechazar de oficio las demandas que no se ajusten a las reglas establecidas, expresando el defecto que contengan. (V. DEFECTO DE FORMA.)

Defectos en títulos inscribibles

A las escrituras públicas se imponen, para poder ser inscritas en el Registro Público, determinados requisitos, entre los cuales figuran el de la redacción en el idioma nacional o su traducción por traductor público; la expresión de la naturaleza del acto y su objeto; los nombres y apellidos de las personas que las otorgan, la edad, el estado familiar y el domicilio de los otorgantes; día, mes y año en que fueron firmadas; la fe de que el escribano conoce a los otorgantes, y la firma de la escritura. La omisión de esos requisitos es subsanable, salvo que afectaren la designación del tiempo y lugar en que las escrituras hubieren sido hechas, el nombre de los otorgantes y la firma de las partes, de carácter insubsanable. La inobservancia de las otras formalidades no anula las escrituras, pero los escribanos o funcionarios públicos pueden ser penados con multa por sus omisiones.

Defectos ocultos

Una de las obligaciones del vendedor consiste en responder ante el comprador por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, y esto aun cuando los ignore, pero no cuando se haya pactado su exclusión y concurra la buena fe por parte del enajenante. Las consecuencias normales suelen ser la rescisión con devolución del precio o la indemnización, y a veces acumulativamente aquello y esto. La doctrina y la legislación se exponen con más amplitud en las voces EVICCIóN y SANEAMIENTO (V.).

Defender

Amparar, proteger; librar, salvar. | Sostener dictamen, parecer u opinión contra otro. | Impedir, vedar, prohibir. | Abogar, alegar ante un juez o tribunal (Dic. Dir. Usual).

Defendido

Objeto de defensa (v.) o resistencia. | A cubierto de un ataque o agresión, o así supuesto antes del acometimiento. | El demandado en relación con su abogado defensor. | El patrocinado ante un tribunal penal, por ser objeto de una acusación formal de la que se pretende librarlo o, cuando menos, atenuar la petición fiscal. (V. DEFENSOR.)

Defensa

Acción y efecto de defender (v.) o defenderse. | Amparo. | Arma defensiva. | Abogado defensor. | Alegato favorable a una parte.

Defensa civil

Protección de la población civil en tiempo de guerra, con preparación previa cuando hay amenazas bélicas. Impone un cúmulo de obligaciones pasivas y activas. (V. DEFENSA NACIONAL, SERVICIO MILITAR.)

Defensa en juicio

Derecho de recurrir a los tribunales para la solución de un litigio u oponerse a cualquier pretensión aducida en juicio por la contraria. En los sistemas democráticos, este derecho está consagrado en las normas constitucionales, sea en forma expresa o implícita, como el más amplio derecho de petición (v.) y completado por el principio de la igualdad ante la ley.

Defensa legítima

Legítima defensa (v.).

Defensa nacional

Uno de los fines vitales del Estado es el llamado fin de existencia, que no es otra cosa que el derecho a conservar la suya propia, como medio necesario para alcanzar todos sus fines. Esto implica, como es lógico, una actitud de defensa, de mantenimiento de la integridad de esa sociedad organizada que llamamos Estado. Generalmente, la defensa nacional es considerada por las Constituciones como deber de cada ciudadano, de donde surge la obligatoriedad del servicio militar. Estos principios fundamentan la existencia de las fuerzas armadas, como medio de hacer efectiva la defensa nacional, tanto en el orden interno como en el internacional. (V. SERVICIO MILITAR.)

Defensa por pobre

V. ABOGADO DE OFICIO, BENEFICIO DE LITIGAR SIN GASTOS, DEFENSOR DE POBRES Y AUSENTES y DECLARACIóN DE POBREZA

Defensa propia

Locución equivalente a la de legítima defensa (v.), aunque menos técnica.

Defensa putativa

La defensa putativa, o "legítima defensa putativa", según algunos, es la figura penal que consiste en una agresión ilegítima, destinada a impedir un supuesto ataque a un bien jurídicamente protegido. Tal el caso del que reacciona contra quien lo apunta con un arma descargada. Si bien la defensa putativa está emparentada con la legítima defensa (v.), por cuanto en ambas deben concurrir los requisitos de racionalidad del medio empleado para defenderse y falta de provocación por parte del que se defiende, difieren en cuanto la segunda exige la existencia efectiva del peligro. Para que la defensa putativa obre como eximente de delito, es imprescindible demostrar, además de los extremos antes mencionados, el hecho de que las circunstancias pudieron evidenciar el peligro que en realidad no existía. En todo caso, no se considerará una figura penal independiente, sino una especie del "error de hecho excusable".

Defensor

En general, quien defiende, ampara o protege. | El que acude en legítima defensa (v.) de un pariente o de un extraño. | Abogado (v.) que patrocina y defiende en juicio a cualquiera de las partes. (V. DEFENSA EN JUICIO, DEFENSOR DE CONFIANZA)

"Defensor civitatis"

Magistrado cuya misión consistió, en los últimos años del imperio romano, en defender los intereses del pueblo, frente a los abusos de funcionarios y aristócratas.

Defensor de confianza

Fórmula utilizada para designar a quien ha sido nombrado libremente por el defendido, en contraposición con el defensor nombrado de oficio (v.). En casi todas las legislaciones, la elección de defensor es libre, salvo en casos excepcionales, como la defensa de menores, ausentes o incapaces o cuando el procesado no ejercita su derecho de designar defensor.

Defensor de menores

Funcionario que, de acuerdo con la organización de los tribunales, tiene a su cargo la guarda y protección oficial de las personas e intereses de los menores e incapaces, en los casos previstos por las leyes.

Defensor de oficio

Abogado de oficio (v.).

Defensor de pobres y ausentes

Funcionario del orden judicial que, como su nombre indica, tiene a su cargo la defensa de los pobres y de los ausentes ante los tribunales de justicia.

Defensor del vínculo

Funcionario de la cuna eclesiástica, establecido por el Código de Derecho Canónico, que ha de haber en todas las diócesis y que interviene en todas las causas que versen sobre el vínculo matrimonial. Su misión, como su nombre lo indica, consiste en procurar, dentro del proceso canónico, que se mantenga la subsistencia del matrimonio.

Defensor judicial

Llámanse defensores judiciales aquellos abogados que, ejerciendo libremente la profesión, son designados por la autoridad judicial, de acuerdo con la ley, para que realicen una función o servicio relativos a su ministerio, a los fines de la administración de justicia. (V. DEFENSOR DE CONFIANZA.)

Defensoría

Ministerio, función del defensor en causa civil o criminal.

Deferido

Calificativo de una de las especies procesales de juramento, contrapuesta al juramento decisorio (v.).

Deficiencia mental

Debilidad mental (v.).

Déficit

En la ciencia contable significa el descubierto resultante de comparar el haber o caudal existente con el capital puesto en la empresa, así como también el desequilibrio del presupuesto del Estado (Tamagno).

Definición

Acción y efecto de definir (v.).

Definir

Establecer con exactitud, claridad y concisión el significado de alguna materia jurídica o de cualquiera otra cosa en las diversas disciplinas. | Resolver, decidir. | Determinar. | Fallar (Dic. Der. Usual).

Definitiva

Se aplica a las sentencias que ponen fin al pleito resolviendo sobre lo principal, a diferencia de las resoluciones que deciden incidentes y que se denominan autos interlocutorios.

Definitivo

Resolutorio, decisivo. (V. SENTENCIA DEFINITIVA.)

Deflación

Concepto opuesto al de inflación (v.), pues, mientras ésta representa la existencia excesiva de numerario o de poder adquisitivo en manos de los consumidores en relación con la oferta de mercaderías, así como también la existencia de grandes cantidades de dinero inactivo en los depósitos de los bancos (Serra Moret), la deflación se produce cuando las circunstancias se encuentran invertidas; es decir, cuando la oferta de mercaderías supera al numerario o al poder adquisitivo de los consumidores. Bien se comprende que la deflación y la inflación presentan actualmente muy diversos aspectos, sumamente discutidos, ya que constituyen uno de los principales problemas que afectan a la economía universal.

Deformación permanente del rostro

Calificación de un delito de lesiones: en general, todos los códigos penales agravan la pena del delito de lesiones cuando éstas causan de formaciones permanentes en el rostro del lesionado. El concepto tiene también importancia para determinar las incapacidades derivadas del accidente de trabajo.

Defraudación

Delito comprendido en el concepto genérico de estufa (v.), pero algunas legislaciones, como la argentina, se cuidan de señalar casos específicos de estafa. Así, el delito se configura por defraudar a otro en la sustancia, calidad o cantidad de las cosas que se le entreguen en virtud del contrato o de un título obligatorio; por apropiarse, no entregar o no restituir, a su debido tiempo, cosas muebles, dinero o valores ajenos, que se tengan bajo poder o custodia por título que produzca obligación de entregar-o devolver; por defraudar, haciendo suscribir con engaño algún documento: por abusar de firma en blanco, extendiendo con ella algún documento en perjuicio de quien la dio o de un tercero; por privar el dueño de una cosa mueble a quien la tuviere legítimamente en su poder, la dañare o la inutilizare; por otorgar en perjuicio de otro un contrato simulado o falsos recibos; por defraudar mediante la substitución. ocultación o mutilación de algún proceso, expediente, documento u otro papel importante; por vender, gravar o arrendar bienes litigiosos, embargados o gravados, como si estuvieran libres, recibiendo por ello una contraprestación; por defraudar, con pretexto de supuesta remuneración, a los jueces u otros empleados públicos; por tomar imposible, incierto o litigioso el derecho de otro sobre un bien, o el cumplimiento, en las condiciones pactadas, de una obligación referente a dicho bien. En igual delito de defraudación incurre quien, por disposición de la ley, de la autoridad, o por un acto jurídico, tenga a su cargo el manejo, la administración o el cuidado de bienes o intereses pecuniarios ajenos, y con el fin de obtener para sí o para un tercero un lucro indebido, o para causar daño, violando sus deberes, perjudicare los intereses que le han sido confíados u obligare abusivamente al titular de ellos. Otros casos especiales de estafa se encuentran en la defraudación mediante el uso de pesas o medidas falsas; en la entrega fraudulenta, por el empresario o constructor, de materiales para la construcción que pongan en peligro la seguridad de las personas, de los bienes o del Estado; en la venta de la prenda sobre la que se prestó dinero, o en la apropiación o disposición de ella sin las formalidades legales; en apropiarse de una cosa ajena, en cuya tenencia se hubiere entrado a consecuencia de un error o de un caso fortuito. También defrauda el acreedor que a sabiendas exija o acepte de su deudor, a título de documento, crédito o garantía por una obligación no vencida, un cheque o giro de fecha posterior o en blanco. Otras formas especiales de defraudación figuran en las locuciones ABUSO DE MENORES O INCAPACES, FRAUDE y HALLAZGO (en Derecho Penal).

Defraudación de incapaces

Forma especial del delito de estafa, que consiste en abusar de las necesidades o inexperiencia de un menor o incapaz, haciéndole firmar cualquier tipo de documento en perjuicio de él o de otro; en general no se exige que dicho documento tenga efectos civiles.

Defraudación de servicios o alimentos

El Código Penal uruguayo define esta figura con extraordinaria precisión como la "obtención fraudulenta de una prestación". Comete este delito o falta quien come en un restaurante, se aloja en un hotel o contrata algún otro servicio que, aunque de pago al contado, no se abona por adelantado, sin disponer de medios para pagar. Puede configurar estafa, si incluye el elemento "engaño"; también puede tratarse de un delito cometido en estado de necesidad, lo que convertiría en inimputable al autor; tal el caso de quien, encontrándose en situación de "hambre" y sin fondos para procurarse alimentos, come en un restaurante lo necesario para satisfacer su acuciosa necesidad.

Defraudación en la sustancia, calidad o cantidad de las cosas

Tipo de delito del género de la estafa (v.), que consiste en perjudicar a otro, alterando, mediante engaño, la sustancia, calidad o cantidad de las cosas que le entrega en virtud de una obligación surgida de contrato u otro título obligatorio.

Defraudación en perjuicio de la administración pública

Fraude cuyo perjuicio recae sobre los bienes pertenecientes al patrimonio público en cualquiera de sus jerarquías. No es necesario que el sujeto activo revista calidad de funcionario público; este extremo servirá sólo como agravante, sin variar la naturaleza del delito. Sujeto pasivo será la administración pública, tanto nacional como provincial o municipal.

Defraudación por alteración de precios, cuentas o contratos

Delito que comete quien, revestido de la calidad de mandatario o administrador (comisionista, capitán de buque, etc.), utiliza en su provecho las cosas que le fueron entregadas para administrar o las ganancias obtenidas con ellas, abusando de la confianza que se le otorgó. Esta figura penal puede configurar las más amplias de estafa, abuso de confianza o apropiación indebida (v.).

Defraudación por incendio o destrucción de cosa asegurada u objeto de préstamo a la gruesa

Figura especial del delito de defraudación, que consiste en destruir el objeto asegurado o que motivó un préstamo a la gruesa, con el fin de asegurarse un beneficio, con lo que se perjudica al asegurador o dador del préstamo. Se trata, pues, de una defraudación agravada por el medio utilizado y la calidad de los bienes protegidos.

Defraudación por otorgamiento de contrato o recibo

Caso especial de defraudación que comete quien en perjuicio de otro otorga falsos recibos o contrato simulado.

Defraudación por prestación de cosa propia

Esta figura delictual, llamada también hurto impropio, es la que comete el dueño de una cosa mueble que, causando perjuicio, la sustrae de quien se encuentra legítimamente en su posesión. El elemento característico de este tipo de defraudación es la desmembración del derecho de propiedad, ya que el sujeto activo es su titular y el sujeto pasivo su legítimo poseedor (locador o arrendatario, comodatario, depositario, titular de un derecho de retención, etc.).

Defraudación por supuesta remuneración a los jueces y empleados

Este delito, incluido entre los casos especiales de defraudación, consiste en obtener dinero de otra persona so pretexto, carente de realidad, de que, entregando una remuneración a un juez o a un empleado, se podrá obtener de él determinada resolución o actuación. Si la remuneración a dichos funcionarios fuera cierta, el delito no sería el previsto de defraudación, sino el de cohecho (v.). Este delito es llamado "venta de humo" y también "tráfico de influencia". en lenguaje popular lo primero y algo más técnico o curial lo segundo.

Defraudación por suscripción de documentos

Comete este delito quien logra, mediante engaño, la suscripción de un documento por un tercero, con lo que le causa un daño efectivo en su patrimonio. Pertenece al género estafa (v.).

Defraudación por sustitución, ocultación o mutilación documental

Forma especial de comisión del delito de defraudación, que consiste en sustituir, ocultar o mutilar documentos. Entiéndese por documento todo papel idóneo para producir efectos jurídicos patrimoniales.

Defraudación por venta o gravamen ilícito de bienes

Delito que comete quien, recibiendo una contraprestación, vendiere, gravare o arrendare bienes litigiosos embargados o gravados, callando u ocultando la condición en que se encuentran.

Defraudador

Quien comete una defraudación (v.).

Defunción

Muerte natural o violenta de una persona.

Degeneración

Estado patológico que produce en quien lo sufre un desequilibrio permanente, manifestado en profundas alteraciones de conducta. La degeneración puede presentarse como locura moral, perversión sexual, masoquismo, exhibicionismo, alcoholismo, epilepsia, homosexualidad o toxicomanía, entre otras manifestaciones. Interesa especialmente en Derecho Penal, por cuanto la degeneración impulsa al individuo a la comisión de delitos, que lo convierten en un "peligro social".

Degollación

Corte del cuello o de la garganta. Aparte la modalidad criminal, propia en ciertos agresores con armas blancas, ha sido, y parece subsistir en países despiadados, forma de ejecución de la pena capital (v.).

Degradación

Una de las penas con que se castigan los delitos castrenses y que consiste "en la declaración formal de que el delincuente es indigno de llevar las armas y vestir el uniforme de los militares de la nación". En ciertas épocas y países, la degradación se ha efectuado materialmente, procediendo a arrancarle al así sancionado las insignias y distintivos de que se lo priva para lo sucesivo.

Degradación canónica

Pena religiosa que despoja a un clérigo de su carácter sagrado y de sus bienes, títulos y privilegios eclesiásticos.

Degradar

Privar de honores, jerarquías y prerrogativas. | Deshonrar legalmente a quien se ha deshonrado por su conducta. En ocasiones sólo constituye persecución del poder constituido. | Humillar, envilecer. | Destituir, deponer del empleo (Dic. Der. Usual).

Dehesa

Tierra generalmente acotada y por lo común destinada a pastos (Dic. Acad.). (V. COTO.)

Deicida

Cualquiera de los que dieron muerte a Jesucristo como Dios para los cristianos, o contribuyeron a su crucifixión.

Deicidio

El crimen del deicida (v.).

Dejación

El Diccionario de Derecho Usual pone certera-mente de relieve los dos matices jurídicos de esta voz. Como negligencia (v.), equivale a omisión, dejadez o descuido. | Como acto dispositivo y gratuito, encuentra sus sinónimos en la cesión, renuncia, abandono, desistimiento, dimisión (v.) de bienes, derechos o acciones. (V. BIEN MOSTRENCO y NULLIUS.)

Dejar

Soltar algo. | Retirarse o apartarse de una cosa, lugar o puesto. | Omitir. | Producir utilidad o ganacia. | Abandonar, descuidar, desamparar. | Encomendar. | Disponer antes de ausentarse. | Nombrar para cargo o función. | Interrumpir, cesar. | Dar por testamento. | Subsistir bienes o derechos al morir una persona. | Abandonar, referido a hijos o familia, que sobreviven a uno y dependían de él en cuanto a la subsistencia (Dic. Der. Usual).

Deje de cuenta

v. ABANDONO DE MERCADERIAS

Delación

Revelación que se hace de la existencia de un delito, ya consumado o en vías de serlo, a la autoridad encargada de reprimirlo o evitarlo. Se diferencia de la denuncia (v.). pues, mientras ésta no exige el interés del denunciante en el juicio, la delación lo implica, insinuando la existencia de rencor, por parte de quien delata, contra el delatado. La delación puede ser causa de recompensa cuando revela delitos en preparación que así pueden ser evitados, como ocurre en la Argentina con el de traición, cuya revelación a tiempo exime de pena al cómplice delator.

Delación hereditaria

Potestad que la ley atribuye a una o más personas para aceptar o repudiar la herencia, a consecuencia de la apertura y de la vocación suceso-ria. Por lo general, se considera hoy día una sutileza la distinción técnica entre vocación y delación, y, en todo caso, de mínima trascendencia práctica. Betti, ardoroso partidario de la distinción entre esos términos próximos, ve en la vocación el título o fundamento jurídico del llamamiento a la sucesión, mientras la delación concreta la efectividad de esa posibilidad, pendiente ya tan sólo de una declaración afirmativa de la voluntad del llamado.

Delator

El que lleva a cabo una delación (v.). | Más genérica y cívicamente, denunciante.

Delegación

El vocablo, de amplio repertorio jurídico, se sintetiza así, en sus principales acepciones, por Cabanellas y Alcalá-Zamora: Acto de dar jurisdicción. | Otorgamiento de representación (v.). | Concesión de mandato (v.). | Cesión (v.) de atribuciones. | Designación de sustituto. | Cargo y oficina de un delegado. | Conjunto de delegados. | Representación de un núcleo social. | En lo procesal, facultad que un juez o tribunal concede auna persona para que, en su nombre, conozca de un escrito o intervenga en un trámite. | En Derecho Civil, forma de novación (v.) de las obligaciones. En las locuciones siguientes se explican las especies principales.

Delegación de poderes

v. PODERES DELEGADOS.

Delegación perfecta e imperfecta

Para Josserand, la delegación es el acto "por el cual una persona prescribe a otra que se comprometa respecto a una tercera; quien da la orden es cl delegante, quien la recibe es el delegado, quien se beneficia de ella es el delegatario". La delegación se perfecciona con el asentimiento del delegatario; es decir que se requiere el concurso de las tres voluntades. Por lo general supone la existencia anterior de una obligación entre las partes; comúnmente será el delegante acreedor del delegado y deudor del delegatario. La delegación puede obrar como novación (v.), lo que extingue la obligación existente entre el delegante y delegatario, que se reemplaza por la nueva relación que surge entre este último y el delegado; en estos casos se denomina perfecta. Si la delegación no libera al delegante, quedando en pie su deuda para con el delegatario, se denomina imperfecta (Goldenberg.).

Delegado

Persona en quien se delega una facultad, poder o jurisdicción. | Representante. | Mandatario. | Substituto.

Delegado apostólico

Representante de la Santa Sede, que ejerce funciones pontificias en el extranjero. Puede ser de dos clases: permanente, cuando se destaca a países que no mantienen relaciones oficiales con el Vaticano, o transitorio, nombrado para misiones específicas en países oficialmente vinculados con la Santa Sede. Desde el punto de vista del Derecho Internacional, no son agentes públicos, por lo que carecen de las inmunidades y prerrogativas acordadas a aquéllos. Con frecuencia, sus gestiones consisten en procurar resolver los conflictos que puedan surgir entre el gobierno de un Estado y su jerarquía episcopal.

Delegados obreros o sindicales

Denomíname así los trabajadores que por designación o reconocimiento de sus compañeros de trabajo -los delegados obreros- o por la elección de las respectivas asociaciones profesionales -los delegados sindicales-repre-sentan a los trabajadores dentro de las empresas en que trabajan o en la respectiva esfera profesional. En algunas legislaciones, los delegados gremiales gozan de los mismos derechos de estabilidad que los representantes sindicales (v.), a efectos del cumplimiento de sus funciones asociativas. En la Argentina, esa estabilidad consiste en el derecho a ser respetados en su empleo durante el tiempo que duren sus funciones y hasta un año después.

Deletéreo

Venenoso, mortífero; como ciertos gases bélicos o usados para exterminio.

Deliberación

Civilmente es el beneficio o derecho concedido a los herederos para que, dentro de plazo determinado, decidan si aceptan o repudian la heren-cia.(V. BENEFICIO DE DELIBERAR.) | Como deliberar significa considerar atentamente y con detenimiento el pro y el contra de nuestras decisiones antes de cumplirlas o realizarlas, la deliberación, como sucede en el precitado caso de la herencia, puede ser realizada por una sola persona, Ahora bien, en sentido corriente, se entiende que la deliberación está referida al debate o examen entre varias personas para resolver sobre una cuestión determinada. Por eso es especialmente importante con referencia a los cuerpos o instituciones colegiados de Derecho Público, y de modo señalado, los parlamentos y los municipios, en la parte que precisamente se denomina deliberante, para distinguirla de la función ejecutiva. | La deliberación es también esencial en los tribunales judiciales colegiados y en los jurados, donde el juicio de esta clase está establecido, a efectos de dictar las sentencias y los veredictos, respectivamente.

Deliberadamente

Con deliberación (v.) o consulta. | Después de atento examen del pro y el contra. | Con premeditación (v.).

Deliberante

Que delibera para tomar un acuerdo o decisión. | Con voz y voto, dicho de asambleas, juntas y otros cuerpos. (V. CONCEJO, VOTO DELIBERATIVO.)

Deliberar

Proceder a una deliberación (v., y además BE NEFICIO DE DELIBERAR.).

Delictivo

Propio del delito (v.) o que lo incluye.

"Delictum"

Voz lat. Siguiendo la explicación de Arangio Ruiz, cuando estaba bastante avanzada en la antigua Roma la época republicana, se hizo necesario establecer la distinción, que ya se encontraba en germen en las XII Tablas, entre delitos públicos y privados, alo que contribuyó la eliminación de la venganza privada y la reserva por la ciudad del poder exclusivo de juzgar y aplicar la pena, en cuantos casos la reprobación suscitada por el delito exigiese la muerte del culpable o la privación de la libertad o de la ciudadanía. Además, las penas corporales o aflictivas. como el talión o la addictio del ladrón sorprendido en flagrante, fueron substituidas por penas pecuniarias que podían, a veces, concurrir con otras de carácter público. Sobre tal distinción se consideraba delito privado (delictum, maleficium) el que, por apreciar tan sólo el daño causado por un individuo a otro, daba lugar a una pena pecuniaria perseguible mediante formas procesales privadas; mientras que el delito público (crimen) era el que, por ofender a la sociedad, se perseguía por la ciudad.

Delimitación

Determinación de límites materiales o abstractos.

Delincuencia

Jurídicamente puede definirse como conducta humana reprimida por la ley penal. Sociológicamente se trata de un verdadero fenómeno social, manifestado por la comisión de actos no solo sancionados por ley, sino que, además, implican transgresiones de los valores éticos reinantes en la sociedad; se trata de conductas antijurídicas que son a la vez antisociales. Entre las teorías penalistas, el concepto de delincuencia cobra especial importancia en la escuela antropológica, a la que le interesa fundamentalmente su etiología, el estudio de las causas de la delincuencia. A la prevención y represión de la delincuencia están encaminadas las penas y medidas de seguridad contenidas en las leyes penales. (V. DELINCUENTE.)

Delincuencia asociada

La ejercida de modo colectivo, sea ocasional o permanente.

Delincuencia de menores

Es toda manifestación de conducta de un menor que cae en el ámbito del delito. de la pena o del delincuente (Araya). Toda la corriente moderna tiende a eliminar el carácter punitivo de la sanción a que es acreedor el menor de edad que delinque, para sustituirla por medidas de seguridad preventiva y educacionales, suprimiendo la reclusión en establecimientos penitenciarios, para entregar la guarda del menor, según los casos, a sus padres, tutores, personas o familias designadas para ello, o bien a establecimientos (reformatorios) especialmente dedicados a tal finalidad. El concepto penalístico relativo a la delincuencia de los menores ha cambiado de tal manera que Soler afirma la autonomía del Derecho Penal referido a ellos. Cuello Calón, a su vez, estima que los menores quedan fuera del Derecho Penal. La idea de la mencionada diferenciación data de muchos años, pues ya Dorado Montero había señalado que "el Derecho Penal ha desaparecido con respecto a los niños y a los jóvenes delincuentes". No cabe, sin embargo, desconocer que el problema de la delincuencia juvenil ha adquirido en los últimos años un desarrollo alarmante y ha venido a representar uno de los que más preocupan e inquietan a la sociedad actual.

Delincuente

Sujeto que ha cometido un acto sancionado como delito por la ley penal. Visto por la escuela clásica del Derecho Penal como ser normal, capaz de adoptar libremente actitudes buenas o malas, merecedor por consiguiente de penas represivas, es estudiado más tarde por la escuela positiva o antropológica, como una especie determinada de hombre, con características anatómicas, fisiológicas y psicológicas propias, que determinan una tendencia innata a delinquir, lo que excluye la interpretación de su conducta como resultado del albedrío del sujeto. A partir de Lombroso, enunciador de la teoría del "tipo criminal", y de Ferri, clasificador de los delincuentes según las causas productoras de su conducta delictual (habituales, natos, ocasionales, etc.), la ciencia penal toma nuevos rumbos, especialmente en el importante problema de la prevención del delito. La clasificación de los delincuentes en los tipos precitados ha sido muy discutida entre los penalistas; en la realidad se encuentra superada, y son muchas las escuelas que al respecto se han ido formando. Por ello, y porque no son susceptibles de una definición concreta, sino que requerirían amplios desarrollos, no caben en una obra de la naturaleza de la presente. De ahí que se limite en otras locuciones a la definición de las que son de uso corriente.

Delincuente habitual

Representa un concepto opuesto al de delincuente ocasional (v.). De acuerdo con la teoría de Ferri, se ha de señalar como una categoría especial de éstos a los dementes, diferenciándolos de otros delincuentes habituales, como los individuos física y moralmente desgraciados desde su nacimiento, que viven en el delito por una necesidad congénita, así como aquellos otros que delinquen reiteradamente por una especie de complicidad del ambiente social en que han nacido y crecido, y que además adolecen de una desgraciada constitución orgánica y psíquica. De esa división surgen para el autor precitado los delincuentes locos-natos y los delincuentes incorregibles por costumbre. Afirma Ferri que los delincuentes habituales, por costumbre adquirida, suelen iniciarse en la delincuencia cuando son jóvenes, casi siempre en delitos contra la propiedad, y se ven arrastrados luego ala costumbre crónica del delito por el medio social, las compañías y el ambiente. (V. DELINCUENTENATO.)

Delincuente nato

Siguiendo la explicación de Di Tullio, una primera forma de la delincuencia constitucional "es aquella en que prevalecen caracteres degenerativos y anomalías que son, prevalentemente, expresión de un estado de inferioridad biológica y de un particular estado de hipoevolutismo, sobre todo psíquico". Partiendo de los estudios de Lombroso sobre el concepto de la naturaleza atávica del delito, y de Ferri sobre el delincuente nato, puede decirse, en cuanto a éste, según la opinión de Di Tullio, que se trata de un delincuente que presentaría residuos de una civilización anterior desaparecida y, por su modo de sentir, haría recordar parcialmente al hombre primitivo y prehistórico, nacido para la vida salvaje y solitaria, incapaz en mayor o menor medida de asimilar los productos de la civilización humana y de adaptarse a las exigencias de la vida social. Se trataría de sujetos carentes de sentimientos superiores e insensibles al sufrimiento de las víctimas. La teoría del criminal nato se relaciona con la muy discutida doctrina de la antropología criminal. (V. DELINCUENTE OCASIONAL.)

Delincuente ocasional

En la definición de Ferri, recogida por Di Tullio, es aquel que, sin presentar tendencia nativa al delito, cae más bien por el incentivo de ofertas tentadoras para las condiciones personales y por el ambiente externo, físico y social. Se estima que, desaparecidas esas tentaciones, el delincuente ocasional no recae en el delito. Ottolenghi opina que este delincuente puede ser un hombre normal que no es llevado al delito nada más que en determinadas circunstancias. En cambio, Carrara considera que esta clase de delincuentes no es completamente normal, sino que presenta cierta predisposición, aun cuando sea ligera, a la criminalidad. (V. DELINCUENTE HABITUAL.)

Delincuente político

En la definición de Di Tullio, aquel que realiza actos tendientes a mudar el ordenamiento político y social existente en un país dado; de modo especial, mediante la eliminación violenta de las personas que están a su cabeza. Recuerda que el delincuentepolítico se ha de inspirar por móviles idealistas, y no por fines utilitarios y egoístas. Por eso no siempre resulta fácil determinar la calidad política del delito, sobre todo en los tiempos actuales, en los que, a pretexto de una lucha contra las instituciones del Estado, se cometen actos contra personas frecuentemente ajenas a la actividad política, a las que se hace víctimas de delitos notoriamente comunes. La determinación de cuando un delincuente es político tiene importancia en algunos aspectos, como en la norma internacional de que no son extradicionales y muchas veces en el diferente trato penitenciario que reciben. (V. DELITO PO LíTICO.)

Delincuente profesional

Aquel que de manera habitual comete los delitos con finalidad lucrativa, convirtiendo los hechos delictuosos en profesión o medio de vida. De ahí que se pueda ser delincuente habitual (v.) sin serlo profesional. Por eso los profesionales actúan generalmente dentro del ámbito de los delitos contra la propiedad: hurto, robo, estafa, chantaje. También entrarían en esa categoría los homicidas que se dedican sistemáticamente (no por excepción) a percibir un precio por la ejecución de esos delitos, caso más frecuente de lo que parece.

Delincuente sexual

Calificación bastante ambigua y doctrinalmente discutida en criminología. En términos vulgares se entiende por delincuente sexual quien comete delitos contra la honestidad (violación, adulterio, rapto, ultrajes al pudor, exhibiciones y abusos deshonestos), ya que en su realización intervienen los órganos sexuales o siquiera la sexualidad del sujeto activo. Pero una corriente muy extendida sostiene que no es el órgano empleado lo que sirve para determinar la índole del delito: por la misma razón, dice López Rey que no se puede hablar de delitos estomacales por el hecho de que se haya robado o hurtado para satisfacer el hambre. Lo que determina la índole del delito es su motivación o su impulso, y, en ese sentido, una violación puede no tener como finalidad la satisfacción de un apetito lascivo, sino simplemente la realización de una venganza o el propósito de agraviar. Contrariamente, un homicidio o un robo, así como otros varios delitos, se deben calificar de sexuales si están impulsados por el sexo.

Delinquir

Incurrir en un delito (v.) que lleve consigo responsabilidad en el orden penal.

Delito

Son varias las definiciones que en la doctrina y en algunos códigos penales se han dado al delito. Recogiendo la de Jiménez de Asúa, se entiende por tal "el acto típicamente antijurídico, culpable, sometido a veces a condiciones objetivas de penalidad, imputable aun hombre y sometido a una sanción penal". En consecuencia, según ese mismo autor, las características del delito serían: actividad, adecuación típica, antijuridicidad, imputabilidad, culpabilidad, penalidad y, en ciertos casos, condición objetiva de punibilidad. Soler lo define como "una acción típicamente antijurídica, culpable y adecuada a una figura legal conforme a las condiciones objetivas de ésta", por lo cual sus elementos sustantivos son: la acción. la antijuridicidad, la culpabilidad y la adecuación a una figura. Para la definición de Carrara. en la cita de Soler. es "la infracción de la ley del Estado, promulgada para seguridad de los ciudadanos, resultante de un acto externo del hombre, positivo o negativo, moralmente imputable y políticamente dañoso’. Como se ve, en todas esas definiciones se encuentran comprendidas de modo genérico las infracciones punibles cualquiera que sea su gravedad. Más el delito tiene en algunos códigos y en algunos autores un sentido restringido, porque emplean ese nombre para designar las infracciones de menor gravedad que el crimen y de mayor que la falta o contravención. Se trata de una cuestión relacionada con la división bipartita o tripartita de las infracciones penales, tema examinado en otra voz de este diccionariO.(V.CRIMEN.)

Delito a distancia

Aquel en que existe, entre el acto final de ejecución por el autor y su resultado, separación más o menos apreciable por razón del espacio o del tiempo. Lo espacial puede producirse por el accionamiento de mecanismos eléctricos o explosivos desde considerable lejanía, aunque la acción se produzca en fracción de segundos y hasta en menos de uno de ellos. Lo temporal se registra en el anónimo o con los explosivos remitidos por correo o bien en las bombas de tiempo. No afecta esta hipótesis delictiva sin inmediación plena a la consumación, que se determina por el momento en que la persona o cosa resulta alcanzada por el medio delictivo, pero complica bastante la investigación, por cuanto las coartadas son fáciles de un lado y no convencen en cuanto a la inocencia de los sospechosos por otros indicios, distintos de la ejecución final en sí. Por otra parte, la dilación, sobre todo cuando es en el tiempo, favorece la defensa y correlativamente beneficia, aunque no en sus propósitos, pero sí en los resultados, a los delincuentes, por la posibilidad de descubrirse el propósito y evitarse las peores consecuencias. Es decir que existe una mayor probabilidad de que el delito no pase de frustración, ya que hay que considerar superada la tentativa, una vez dadas las condiciones, por parte del autor, para la producción del resultado. (V. DELITO INSTANTáNEO.)

Delito agotado

De acuerdo con la opinión de Carrara, aquel que ha producido todos los efectos dañinos que se propuso el autor y que eran consecuencia de la infracción penal, de tal modo que el culpable no podía impedir la realización de tales efectos.

Delito antisocial

V.TERRORISMO.

Delito casual

Considerado subjetivamente, el que surge de modo repentino por un estímulo pasional, por una oportunidad tentadora para ánimos débiles. Aquel móvil da lugar a delitos de sangre, a las injurias: la ocasión propicia material conduce a los de lucro: hurto, danos, y ambas causas pueden incitar a los de índole sexual, por agregarse al carácter sensual una oportunidad. Los delitos casuales se contraponen a los premeditados y los cometen sujetos sin antecedentes delictivos. En otro aspecto, delito casual, y en realidad no delito por ausencia de culpabilidad, es la lesión inferida fortuitamente a la persona, bienes o derechos de otro. (V. CASO FORTUITO, DELITO HABITUAL, PRBMEDITACION.)

Delito civil

Hecho ilícito que, sin dar lugar a responsabilidad penal, se sanciona con la indemnización pecuniaria del daño causado. Capitant lo define en sentido lato como "hecho ilícito con carácter de falta, de donde nace un daño y que origina la obligación de repararlo", y, más concretamente, como "hecho sancionado con una pena civil".

Delito colectivo

Llámase así el que, a diferencia del ejecutado por una sola persona, es cometido por varias, previo acuerdo entre ellas. En la legislación argentina no existe una definición específica del delito colectivo, por lo que puede estar incluido en la participación criminal.

Delito cometido en audiencia

El ejecutado en el tribunal durante una audiencia civil o criminal. De él dice De Benedetti que en realidad constituye una especie de delito flagrante o notorio cuya probanza es evidente en razón de haberse cometido el hecho ante el mismo juez u otros miembros del juzgado. Con respecto al hecho examinado, afirma Isernia, citado por Manzini, que "el que delinque ante el juez sentado en tribunal, se considera como si su crimen estuviera probado por testigos, pues entonces puede el juez castigar inmediatamente". Sin embargo, el problema ofrece discrepan-tes opiniones en la doctrina y en las legislaciones, por cuanto se presentancriterios divergentes respecto a la posibilidad de que sea el propio juez ante quien el delito se ha cometido el que pueda juzgarlo, sobre todo si aquél lo afecta personalmente, como ocurriría en los casos (que serían los más corrientes) de desacato, desobediencia o injurias, porque entonces ese juzgador vendría a ser juez y parte en el delito de que se tratase. Para evitar esa anómala situación, algunas legislaciones determinan que cuando ocurra un hecho de aquella naturaleza, el juez ordene levantar testimonio de lo sucedido en su presencia (deducir el tanto de culpa, como se dice en el léxico forense español) y remitirlo al juez de instrucción penal de turno, por considerarse que el inculpado debe tener las mismas garantías procesales cualquiera que sea el lugar y la ocasión en que haya cometido el delito.

Delito cometido por el trabajador

En la legislación argentina constituye una causa justa de despido del trabajador, que excluye la obligación patronal de indemnizar por falta de preaviso y por antigüedad. Ahora bien, el delito cometido por el trabajador puede referirse ala relación laboral o ser ajeno a ella. Lo primero sucedería si el delito lesionase la persona o los intereses del empleador. Lo segundo, cuando la víctima del hecho delictivo fuera un tercero. La ley argentina es muy dudosa al respecto, pues, entre las causas de despido justificado, señala los daños que los empleados causen a los intereses de su principal por dolo o culpa en el ejercicio de sus funciones y todo acto de fraude o de abuso de confianza establecidos por sentencia judicial. Interpretado el precepto literalmente, pareciera que el delito sólo es causa de despido sin indemnización cuando perjudica directamente al patrono. Sin embargo, por un razonamiento lógico, el concepto se puede extender a los delitos que afectan a terceros (o a determinados delitos), puesto que no sería exigible a un empleador que mantuviese en su empresa a un delincuente. El problema se simplifica si se tiene en cuenta que la justificación del despido requiere la existencia de una sentencia condenatoria firme, tanto si el sujeto pasivo del delito es un empleador como si no lo es. Por lo general, la condena lleva implícita la imposibilidad de concurrir al trabajo. El patro-no-tiene derecho de suspender al empleado por el lapso que va desde la iniciación del juicio hasta la sentencia o el sobreseimiento.

Delito complejo

Así como el delito simple es el que sólo lesiona un derecho, llámase delito complejo, según la definición de Carrara, el que viola más de un derecho, ya sea por mera concomitancia, ya sea por conexión de medio a fin. Ejemplo del primero sería el tiro que disparado contra uno hiere a otros, y ejemplo del segundo se daría cuando se comete un delito para facilitar la ejecución de otro. El delito complejo tiene importancia para la determinación de la pena imponible.

Delito común

Considerado como término de oposición al delito especial (v.). es el incluido en el Código Penal, a diferencia de aquel otro que se encuentra penado en leyes particulares por razón de la materia o por la sumisión de las personas a jurisdicciones privativas, especialmente la castrense. En otro sentido se suele hablar también de delito común para diferenciarlo del delito político (v.), por igual razón que se habla de delincuentes comunes y delincuentes políticos. La distinción es importante no solo desde el punto de vista moral, sino también por sus diferentes consecuencias; por ejemplo, en lo que se refiere a la extradición.

Delito concurrente

El representado por varias acciones delictuosas independientes entre sí, pero realizadas por un mismo agente. La importancia de la concurrencia de delitos estriba principalmente en las normas relativas a la aplicación de la pena.

Delito conexo

V. CONCURSO DE DELITOS, DELITO CONCURREN-TE Y CONTINUADO.

Delito consumado

El que se ha realizado plenamente, aun cuando no haya obtenido el resultado final que estuvo en la intención del autor. (V. DELITO AGOTADO.)

Delito continuado

El que, obedeciendo a una misma resolución y configurando un mismo delito, se lleva a efecto mediante una serie de actos idénticamente violatorios del Derecho.

Delito continuo

V. DELITO PERMANENTE.

Delito cualificado

Se entiende por tal el que se ejecuta con la concurrencia de alguna de las circunstancias agravantes (v.) de la responsabilidad.

Delito culposo

La doctrina y la legislación penales diferencian dos tipos de delitos: los culposos y los dolosos. Mientras en los segundos se exige, para consumar la figura delictual. la intención de oroducir un resultado dañoso, en los primeros basta con que ese resultado haya sido previsto o, al menos, que haya debido preverse. Conviene señalar que, al redactar esa definición, se ha procurado tomar la más comprensible y la más extendida, aun cuando no esté aceptada por muchos penalistas, precisamente porque el concepto de culpa, igual que el de dolo, es uno de los más discutidos en Derecho Penal, de donde resulta imposible recoger aquí todas las teorías que se han desarrollado sobre este tema. Soler afirma que la culpa "debe ser concebida como violación de un deber más o menos específico, pero en ningún caso como un puro defecto intelectual consistente en no haber previsto"; por lo cual. "a diferencia del dolo. ese deber no es el deber primario contenido en la prohibición principal, sino un deber secundario, que impone la necesidad de no llegar a aquella transgresión aun por vía indirecta o no intencional". De ahí que, para Soler, todas las formas de culpa son reducibles a dos: incumplimiento de un deber (negligencia) y afrontamiento de un riesgo (imprudencia). (V. CULPA, DELITO DOLOSO, DOLO, IMPRUDENCIA, NEGLIGENCIA.)

Delito de acción

También conocido por delito de ejecución o de comisión, es el caracterizado por una manifestación activa de la voluntad traducida en un acto sujeto a punición. La figura opuesta se denomina delito de omisión (v.).

Delito de acción privada

El perseguible sólo a instancia de parte interesada: la víctima, sus representantes o ciertos parientes o causahabientes, según los casos (Dic. Der. Usual). Se opone al delito de acción pública (v.).

Delito de acción pública

El que afecta al orden jurídico general y se persigue de oficio. (V. ACCIóN PENAL, ACUSACIóN, DELITO DE ACCIóN PRIVADA.)

Delito de comisión por omisión

Así como el delito por omisión se configura por el hecho de abstenerse de realizar un acto en evitación de un mal, pudiendo hacerlo, el delito de comisión por omisión consiste en no ejecutar un acto que debió realizarse y que trae como consecuencia un mal que de otro modo se hubiera evitado. Así, cometerá el primer delito la persona que, viendo en peligro a otra, no trata de socorrerla o de pedir auxilio. Y cometerá el segundo la madre que se abstiene de lactar a su hijo, con el consiguiente riesgo de que muera.

Delito de daño

Acto ilícito ejecutado a sabiendas, con la intención de causar perjuicio a otra persona o a sus derechos. Consiste en la destrucción, inutilización, desaparición o cualquier otro daño de una cosa mueble, inmueble o semoviente, total o parcialmente ajena, cuando el hecho no constituye delito más grave. El de daño ajusta su gravedad al objeto sobre el que recaiga. La diferencia entre el acto ilícito y el delito de daño estriba, según algunos autores, en que, en el primero, la ilicitud del acto es independiente de las circunstancias que conciernen a los sujetos que realizan la acción, mientras que, en el segundo, la ilicitud no es de carácter general e indiferenciada, sino que contiene el concepto de ilicitud con vista preferentemente a una de sus consecuencias eventuales, como la punibilidad en lo penal y el resarcimiento en lo civil (F. M. Meyer).

Delito de guerra

Toda infracción punible de las denominadas leyes de la guerra (v.).

Delito de instancia privada

Delito de acción privada (v.).

Delito de la muchedumbre

v. MUCHEDUMBRE DELINCUENTE.

Delito de lesa majestad

Las leyes de las Partidas lo definían así: "Laesae maiestatis crimen tanto quiere decir, en romance, como yerro de traición que face ome contra la persona del rey". Por lo tanto, además del hecho de darle muerte, entraban en el concepto los que ahora se denominarían delitos contra la seguridad del Estado.

Delito de olvido

Aquel en que el delito por omisión culposa se ha motivado por un olvido de lo que se tenía que realizar. De ahí que se los haya llamado también delitos sin actuación de la voluntad y también de omisión culposa no querida.

Delito de omisión

El que resulta de una dolosa abstención del agente, que descarga el evento dañoso que le es imputable, porque precisamente no hizo aquello que debía hacer de acuerdo con precepto legal, cuando nada le impedía, de manera perentoria, actuar de conformidad con cl Derecho (C. M. A. Elia). | En términos más concretos, el quese produce por la pasividad del agente, que no evita un mal pudiendo haberlo hecho.

Delito de peligro

Se llama así aquel para cuya configuración no se requiere la producción de un daño, siendo suficiente con que se haga correr un riesgo genérico o concreto al bien jurídico protegido por la norma. De ahí que la expresión delito de peligro suela usarse en oposición a delito de daño (v.). Algunos autores estiman que "daño potencial y peligro abstracto son lo mismo" (Soler), en contradicción con lo afirmado por Carrara, para quien se trata de cosas distintas. Es un tema muy debatido, especialmente en la determinación del grado que debe revestir el peligro para su incriminación. (v. DAñO PARTICULAR, DELITO FORMAL y MATERIAL.)

Delito de peligro abstracto

El que no requiere, para configurarse, que se produzca un peligro concreto respecto del bien jurídico protegido, siendo suficiente que se presenten los hechos que la ley presume abstracta-mente como creando un peligro respecto de ese bien jurídico.

Delito de peligro concreto

El que requiere, para configurarse, que se produzca un peligro concreto respecto del bien jurídico protegido, en el caso particular sujeto a examen.

Delito dependiente de instancia privada

El que sólo puede ser perseguido inicialmente por el interesado, sus parientes, representantes o causahabientes, pero que, ya una vez denunciado, se prosigue de oficio, por haber perdido así las partes la disponibilidad de la acción. Esta denominación procesal penal aparece en los arts. 71 y 72 del Cód. Pen. arg. Estos delitos son los de violación, estupro, rapto y ultrajes al pudor, cuando no resultare la muerte de la persona ofendida o lesiones graves, porque en tal caso se entra dentro de la zona del delito público (v.) con el conexo contra la honestidad. En los delitos dependientes de instancia privada, sólo se forma causa ante denuncia o acusación de la víctima, de su tutor, guardador o representante legal. Se procede de oficio cuando uno de estos tres últimos es el autor del delito o cuando el menor carezca de padres, tutor o guardador.

Delito deportivo

En los juegos de fuerza o destreza es frecuente que los jugadores se produzcan lesiones, e inclusive la muerte. Cuando ello sucede por caso fortuito o por torpeza de la propia víctima, no hay ninguna clase de delito. Este se presenta cuando el causante del daño es su oponente en el juego y su causa ha sido el quebrantamiento de las reglas de dicho juego, porque entonces o ha habido la intención, el propósito de causar el daño (supuesto en el cual se trataría de un delito común), o se ha procedido con negligencia, imprudencia o infracción de los reglamentos (caso en el cual se estaría frente a un delito culposo). En la legislación argentina se consideran también delitos deportivos los siguientes: ofrecer o entregar por sí o por medio de tercero una dádiva, o efectuar promesa remuneratoria a fin de facilitar o asegurar el resultado irregular de una competencia deportiva o el desempeño anormal de un participante en ella; aceptar una dádiva o promesa remuneratoria con los fines indicados; suministrar a un participante en una competencia deportiva, con su consentimiento o sin él, sustancias estupefacientes o estimulantes tendientes a disminuir o aumentar anormalmente su rendimiento; participar en una competencia deportiva en que se suministren sustancias estupefacientes o estimulantes, o consentir su aplicación aun tercero con igual propósito; suministrar estupefacientes o estimulantes a animales que intervengan en competencias y consentir para ello o utilizar dichos animales con la finalidad de aumentar o disminuir anormal-mente su rendimiento.

Delito doloso

Aquel en que concurre la realización de los actos materiales que configuran el delito, más la intención del agente de producir el resultado dañoso. En esa intención consiste el elemento dolo, como integrante del delito. Como ya se ha dicho en la locución DELITO CULPOSO (v.), los conceptos de dolo y de culpa (v.) son de los más discutidos en doctrina. De ahí que, al formular la precedente definición. se haya tomado la más clara y generalizada. En el proyecto Coll-Gómez se dice que un delito es doloso" cuando el resultado de la acción u omisión que lo constituye responde a la intención que se tuvo al ejecutarlo". Y en el Proyecto Peco se reputa que el delito es doloso "cuando el autor ejecuta un acto típicamente antijurídico, con conciencia, voluntad y representación del resultado que se quiere o ratifica". Para Carrara, el dolo consiste "en la intención más o menos perfecta de hacer un acto que se reconoce contrario a la ley".

Delito eclesiástico

V. DERECHO PENAL CANóNICO.

Delito especial

Representa un concepto opuesto al de delito común (v). Algunos autores consideran que, mientras el delito común es el incluido en el Código Penal, el delito especial es el que se encuentra penado en leyes particulares, ya sea por razón de la materia, ya sea por la sumisión de las personas a jurisdicciones privativas, como la castrense.

Delito fiscal

Infracción de las leyes impositivas, en forma de actos tendientes al incumplimiento del deber tributario, cuando está reprimida con multas o penas privativas de libertad.

Delito flagrante

El descubierto en el momento mismo de su realización. Escriche lo ha descrito como el que "se ha consumado públicamente y cuyo perpetrador ha sido visto por muchos testigos al tiempo que lo cometía". Esta definición pudiera ser discutida en cuanto a la exigencia de muchos testigos, ya que bastarían pocos, y aun uno solo, para la determinación de la flagrancia, como cuando un agente de la autoridad detiene a una persona cuando ésta acaba de cometer el delito en su presencia. La mayor o menor cantidad de testigos para lo que podrá servir es para la acreditacrón del hecho en sí mismo. Carrara admitió la clasificación de los delitos en flagrantes y no flagrantes, teniendo en cuenta que el autor fuese sorprendido, o no, en el momento de la comisión, si bien estima que tal distinción resulta arbitraria, porque en todos los delitos se dan esos dos momentos. Para Mancini, el concepto de la flagrancia está constituido por una idea de relación entre el hecho y el delincuente, pues, para que el concepto sea aplicable, es necesario que el reo sea sorprendido en el acto mismo de la ejecución o inmediatamente. El concepto de delito flagrante presenta importancia en relación con el Derecho Político, ya que constitucionalmente los diputados y senadores únicamente pueden ser detenidos cuando son sorprendidos infraganti. En el orden procesal ofrece interés en cuanto autoriza a cualquier individuo del pueblo a detener al delincuente, para presentarlo al juez. Asimismo se obliga a las autoridades policiales a detener a las personas que se sorprendan in fraganti delito, debiendo entenderse que el delito sólo se considerarfa así respecto del que haya presenciado la perpetración, y para los juzgadores, si admiten el testimonio.

Delito formal

Aquel delito en que la ley no exige, para considerarlo consumado, los resultados buscados por el agente; basta el cumplimiento de hechos conducentes a esos resultados y el peligro de que éstos se produzcan. Como ejemplo podemos citar los delitos de falsificación, envenenamiento y traición, en los cuales basta, para configurarlos, la posesión de máquinas falsificado-ras, el suministro de veneno o la preparación de actos dirigidos al sometimiento de la nación a una potencia extranjera, sin que sea necesaria la producción del resultado. Algunos autores niegan validez a esta clasificación, ya que frecuentemente presenta dificultades en su aplicación. (v. DELITOMATERIAL.)

Delito frustrado

En la doctrina y en algunos códigos, se entiende que hay frustración cuando el culpable practica todos los actos de ejecución que deberían producir como resultado el delito y, sin embargo, no lo producen por causas independientes de la voluntad del agente. Se diferencia del delito tentado (v.), o tentativa del delito, en que en ésta el culpable da principio a la ejecución, pero no practica todos los actos que deberían producir el delito por causa o accidente que no sea su propio y voluntario desistimiento. En el Código Penal argentino no está contemplado el delito en grado defrustración, por lo cual parece incluido en la tentativa de delito.

Delito habitual

El que requiere para su configuración legal la pluralidad de actos, como el ejercicio ilegal de la medicina, no punible por ejecutar una sola intervención abusiva, ya que se exige la habitualidad. En igual caso se encuentra el proxenetismo en relación con los menores, castigado cuando "habitualmente" se promueva, favorezca o facilite la prostitución o corrupción.

Delito imperfecto

El frustrado, el tan sólo intentado o aquel del que se ha desistido después de un comienzo de ejecución; es decir, todo el no consumado o delito perfecto (v.).

Delito imposible

El que, pese a la intención delictiva del autor, no se puede producir, porque los medios empleados no sean idóneos, por falta de idoneidad del objeto material o del sujeto pasivo, o por la inadecuación de la acción a una figura legal. Son ejemplos clásicos del delito imposible el propósito de envenenar a una persona suministrándole azúcar, la tentativa de aborto en una mujer no embarazada, el apuñalamiento de un cadáver. Sin embargo, la imposibilidad del delito no implica que no pueda ser castigado, aun cuando lo sea con una penalidad disminuida.

Delito instantáneo

El que produce la violación del derecho en un solo momento. Maggiore lo define como aquel en que la acción se extingue en un solo momento, al coincidir con la consumación. El delito instantáneo representa un término opuesto al delito permanente (v.), criterio diferencial aceptado por muchos penalistas, entre ellos Carrara.

Delito material

Llámase así el que se consuma mediante la producción de un daño efectivo, a diferencia del delito de peligro, en que basta para su configuración que pueda crear un riesgo, aunque no llegue a ocasionar ningún daño. (V. DELITO FORMAL.)

Delito militar

El que aparece penado en el Código de Justicia Militar o en alguna ley complementaria de éste y que no constituye falta de disciplina (Dic. Der. Usual). | El que, atentando de una manera u otra contra la organización de las fuerzas armadas, se encuentra reprimido por el Código de Justicia Militar (Badaracco).

Delito pasional

En sentido vulgar suele llamarse pasional aquel delito motivado por sentimientos derivados de la pasión amorosa, sea espiritual o sexual, generalmente por los celos. Claro es que su manifestación delictiva se halla constituida por el homicidio Y por las lesiones. Es el caso del hombre que, sorprendiendo a su esposa o a su concubina en relación con otro hombre, mata o lesiona a uno de ellos, o a ambos; o el de la mujer que, sintiéndose abandonada por el hombre que, de modo más o menos transitorio, usó de ella, trata de matarlo o lesionarlo. Constituye una expresión violenta de la necesidad de reivindicar la ofensa recibida al honor, dentro del concepto erróneo dado a esa expresión. Se supone que quienes cometen esa clase de delitos obran ofuscados o impulsados por una emoción violenta, y de ahí que unas veces se considera como circunstancia eximente de la responsabilidad penal y otras como su atenuante (v.). Claro es que el crimen pasional va perdiendo, por la evolución social de las costumbres, su justificación ante la opinión pública. Y es de señalar que la extensión legal del divorcio vincular ha traído como beneficiosa consecuencia, en los países en que se ha implantado, que el conyugicidio por causa de adulterio encuentre más cada día una condenación social y tribunalicia. (V. EMOCIóN VIOLENTA, PASIóN, en Derecho Penal.)

Delito perfecto

En un concepto técnico-jurídico. delito perfecto es aquel en que con laconsumación se ha verificado el resultado propuesto. Carrara lo define como aquel en que el hecho ha alcanzado su objetividad jurídica; o sea, cuando ha violado el derecho protegido por la ley penal que constituye la esencia del delito respectivo. En un concepto vulgar y corriente, se habla de delito perfecto refiriéndose a aquel que se ha efectuado en tal forma que hace imposible su descubrimiento o la determinación del autor, Esta interpretación carece de sentido. porque no hay ningún delito en que se produzcan aquellas imposibilidades. lo que no desvirtúa la posibilidad de que muchos delitos queden sin descubrir o sin conocerse el autor, aunque no sean perfectos.

Delito permanente

Según Soler, aquel en que "todos los momentos de su duración pueden imputarse como consumación", o, como dice Carrara, se trata del delito en que la prolongación indefinida de la consumación o de la violación jurídica constituyen su característica esencial.

Delito político

Representa una de las figuras penales de más difícil definición, ya que los autores no han llegado a un acuerdo, ni siquiera aproximativo, respecto a su contenido, pese a la gran importancia que reviste en materia de extradición. Los códigos, además, no suelen referirse a esa clase de delitos dándoles la denominación de políticos, por lo cual habría de entenderse que tienen ese carácter los que atentan contra los poderes públicos y el orden constitucional; o sea, concretamente, los delitos de rebelión y de sedición (v.), así como también los que atentan contra la seguridad de la nación, entre ellos la traición y el espionaje (v.). En los tiempos que corren, el problema se ha complicado mucho más, porque los grupos políticos que luchan contra los poderes públicos o el orden constitucional ya no emplean los procedimientos clásicos de la rebelión y de la sedición, sino que, con una organización vasta y una disciplina rígida, se valen de métodos encuadrados, cualquiera que sea su finalidad, en las figuras más típicas de otros delitos comunes, y que van desde el homicidio hasta el secuestro de personas, pasando por el asalto a los bancos y a empresas y personas particulares que, frecuentemente, nada tienen que ver con las actividades políticas. La finalidad podrá ser política, pero ella queda desvirtuada por los medios elegidos. Esto aparte que constantemente se disfrazan de delincuentes políticos (v.) los que no son sino delincuentes comunes y vulgares. En el Vocabulario de Capitant se define el delito político, en sentido amplio, como toda infracción vinculada con un pensamiento o una persona política: el asesinato de un jefe de Estado, y en sentido estricto, como toda infracción exclusivamente dirigida contra el orden político internacional o interno: el complot (v.) para cambiar la forma de gobierno. (V. CLAUSULA BELGA DEL ATENTADO.)

Delito por imprudencia

Delito culposo (v.).

Delito preterintencional

Aquel cuyo resultado excede del buscado o previsto por el agente. (V.PRETERINTENCIóN.)

Delito privado

El perseguible a instancia de parte agraviada. Se entienden por tales la víctima, ciertos parientes, los representantes legales de aquélla y en algunos casos sus causahabientes. El perdón extingue la pena, y el desistimiento del ofendido produce el sobreseimiento. Se incluyen en esta categoría las injurias, las calumnias y la generalidad de los delitos sexuales.

Delito progresivo

Nombre que algunos autores asignan a las distintas especies del concurso de delitos (v.), por la sucesión de actos delictivos o por una serie de infracciones que el proceder criminal supone. | En otro enfoque, la intensificación antisocial que representan la delincuencia habitual y la reincidencia (v.).

Delito público

El de acusación pública, el perseguible de oficio. Se contrapone al de instancia privada. (V. DELITO PRIVADO.)

Delito putativo

Conforme a la definición de Soler. es aquel en que media un error acerca del contenido del Derecho, por cuanto el sujeto activo realiza una acción inocente, no descrita como ilícita en ningún tipo penal, en la creencia de estar realizando un delito, como sucedería en el caso de que, para protestar contra una compañía de electricidad, sustrajese corriente directamente de los cables, con propósito de ser llevado preso, y luego resultase que la sustracción de corriente eléctrica no era punible como hurto, o de quien, para provocar el deshonor de una familia, tuviese acceso carnal consensual con una joven de 16 años, en la convicción de que por ello lo habrían de denunciar, y así podría probar que no era una muchacha honesta, o de quien hurta la cosa propia creyendo que es ajena, o de quien yace con la propia cónyuge en la creencia de que comete adulterio. Jiménez de Asúa estima que en los ejemplos del robo de la cosa propia o de acceso con la persona creyendo que es otra mujer, la calificación que correspondería sería la de delito imposible (v.) por idoneidad del objeto. Lo que en verdad sucede, pese alas amplias discusiones mantenidas por los tratadistas respecto a este tema, es que no hay delitos putativos, porque son delitos inexistentes o delitos imposibles. En cualquier supuesto, al tratarse de hechos que no son punibles, carecen de interés jurídico penal, aun cuando pudieran tenerlo desde un punto de vista moral.

Delito reiterado

v. REINCIDENCIA y REITERACIóN

Delito simple

Aquel que se caracteriza por tipificar una sola figura punible; así, un homicidio provocado por agresión única o la substracción de un solo objeto. No obsta a la simplicidad del delito la producción necesaria de varios actos; por ejemplo, el falsificador de billetes requiere todo un largo proceso de instalación material y no se limita a la impresión de un solo documento falso de crédito. También, cuando el proceder impone por sí reiteración, como sucede, en tiempos en que esta conducta irregular es penada, por el concubinato, que exige prolongada cohabitación, en el doble sentido de convivencia en una morada y de las más íntimas relaciones. Esta especie se contrapone a la del delito complejo (v.).

Delito social

El ejecutado contra la libertad en las relaciones laborales y en las manifestaciones violentas de la lucha de clases. Su lema consiste en la acción revolucionaria o catastrófica que produzca un cambio económico en la sociedad y, en otras modalidades ácratas, el aniquilamiento del Estado y de la autoridad. 1. DIFERENCIACIóN. El delito social se trata de emparentar casi siempre con el delito político (v.), si bien se señala como lindero entre uno y otro que el de índole política persigue la transformación violenta de las estructuras estatales, mientras que el de carácter social tiende a una transformación completa de los esquemas de la sociedad, especialmente en lo económico. 2. CRONICIDAD. Cuando el delito social se convierte en crónico y adquiere amplitud delinea una especie de guerra civil, que suscita las reacciones represivas más violentas. Demostraciones evidentes se hallan en el exterminio de los opositores a que proceden implacables todos los regímenes totalitarios, para los cuales el delito social supera en odiosidad a los crímenes personales de mayor gravedad.

Delito sucesivo

Aquel que requiere la intervención renovada de la voluntad de su autor.

Delito tentado o intentado

Llamado también tentativa de delito, se caracteriza por el hecho de que el agente, con el propósito de cometer un delito determinado, comienza su ejecución, pero no la consuma por circunstancias ajenas a su voluntad. Si desistiera voluntariamente de llevarlo adelante, no habría delito. ni siquiera en arado de tentativa. Se diferencia del delito frustrado (v.) en que la frustración se produce cuando el agente no solo ha dado comienzo ala ejecución del delito, sino que también ha realizado todos los actos necesarios para su ejecución, sin que llegue a consumarse por circunstancias ajenas a su voluntad. Por eso, la frustración es llamada también tentativa acabada o perfecta. La legislación argentina, dice Soler, no distingue entre tentativa perfecta e imperfecta, por lo cual el delito frustrado se equipara a la tentativa en cuanto a penalidad.

Delitos a bordo de buques

Siguiendo la explicación de Charny, hay que distinguir tres situaciones: a) que el delito se cometa en las aguas jurisdiccionales del Estado cuyo pabellón ostente el buque; b) que el delito se cometa en el mar libre o neutral; c) que el delito se cometa en aguas jurisdiccionales de un Estado distinto del que corresponde al pabellón del buque. En el primer supuesto, al coincidir la jurisdicción con el pabellón, no hay duda de que el conocimiento de los delitos concierne al Estado que reúne el dominio marítimo y la nacionalidad del buque. En el segundo supuesto, la competencia para entender en el delito corresponde al Estado cuyo pabellón enarbole el buque, salvo que se trate de atentados contra el Derecho de Gentes, como los de piratería, juzgables por las autoridades del país donde se encuentren los acusados, a condición de que el proceso no pueda ser instruido por las autoridades del país ofendido. Y en el tercer supuesto, en el de delito que se cometa en aguas jurisdiccionales de un Estado distinto del que corresponde al pabellón del buque, la regla general es que la jurisdicción concierna al Estado cuyas aguas territoriales surca la nave, disponiéndolo así la Territorial waters jurisdiction act de 1878 en Inglaterra y el Tratado de Derecho Internacional Privado de Montevideo, si bien no todos los autores están conformes con esta solución.

Delitos contra el estado civil

v. MATRIMONIO ILEGAL y SUPRESIóN o SUPOSI-CION DE ESTADO CIVIL.

Delitos contra el honor

Los integran la calumnia y la injuria (v.) en los códigos punitivos.

Delitos contra el orden público

Figuras penadas en este orden son la apología del delito o crimen. la asociación ilícita. la instigación a cometer delitos y la intimidación (v.).

Delitos contra la administración pública

Forman su largo repertorio el abuso de autoridad, el atentado contra la autoridad, el cohecho, la denegación y retardo de justicia, el desacato, el encubrimiento, la evasión, la exacción ilegal, el falso testimonio, la malversación de caudales públicos, las negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, el prevaricato, la resistencia a la autoridad, la usurpación de autoridad, títulos y honores, la violación de deberes de funcionarios públicos y la violación de sellos y documentos (v.).

Delitos contra la fe pública

(v. ENTREGA DE CHEQUE O GIRO SIN PROVISIóNDE FONDOS, FALSIFICACIóN DE DOCUMENTOS, DE MONEDA y DE SELLOS, TIMBRES Y MARCAS.)

Delitos contra la honestidad

Denominación que agrupa las figuras delictivas que atentan contra la honestidad (v.) como bien jurídicamente protegido. La ambigüedad del concepto de honestidad, que Sebastián Soler define como "una exigencia de corrección y respeto impuesta por las buenas costumbres en las relaciones sexuales", hace que muchas legislaciones la reemplacen por conceptos como "libertad y honor sexuales", "buen orden de familia", o denominen estas figuras "delitos sexuales", simplemente. Son delitos contra la honestidad el adulterio, la violación, el estupro, la corrupción, el ultraje al pudor, el rapto y el abuso deshonesto (v.).

Delitos contra la libertad

Denominación que agrupa los atentados punibles contra la libertad (v.) como bien jurídicamente protegido. Bajo tal epígrafe se incluyen figuras tan diversas como la violación de domicilio, la privación ilegal de libertad y los delitos contra la libertad de reunión o de trabajo, entre otros, acordes en tipificación y punibilidad con el régimen político y social imperante.

Delitos contra la libertad de prensa

Son aquellos que consisten en impedir o perturbar de algún modo la libre circulación de periódicos, libros e impresos en general. En casi todas las legislaciones. la "libertad de imprenta" está constitucionalmente garantizada; esa garantía constitucional se hace efectiva mediante la norma penal que sanciona los actos que tienden a vulnerarla.

Delitos contra la libertad de reunión

La libertad de reunión (v.) es uno de los derechos generalmente garantizados por normas constitucionales. En respaldo de esta garantía, las legislaciones penales sancionan como delito todo acto que tienda a impedir o turbar en alguna forma las reuniones lícitas; es decir, se exige que la reunión turbada no configure en sí misma un delito, como los de rebelión, asociación ilícita, desorden público, o por carecer de la autorización precisa.

Delitos contra la libertad de trabajo y de asociación

El delito atentatorio contra la libertad de trabajo (v.) presenta dos modalidades: una de ellas se refiere al obrero que ejerciere violencia contra otro para compelerlo a tomar parte en una huelga o boicot, y la otra, al patrono, empresario o empleado que, por sí o por cuenta de alguien, ejerciere coacción para obligar a otro a tomar parte en un lock-out. El atentado contra la libertad de asociación (v.) se configura por el hecho de coaccionar a otro para ingresar en una sociedad obrera o patronal determinada o para abandonarla. Tal era el concepto fijado en el Código Penal argentino. Pero, en la modificación hecha por la ley 17.567, dicho delito se extiende a las maquinaciones fraudulentas, sospechas malévolas o cualquier medio de propaganda desleal, encaminado a tratar de desviar, en provecho del sujeto activo, la clientela de un establecimiento comercial o industrial.

Delitos contra la libertad individual

(v. CáRCEL PRIVADA, DETENCIóN ILEGAL y SE-CUESTRO DE PERSONAS.)

Delitos contra la propiedad

Entran en esta categoría, una de las más frecuentes por la comisión y represión, el daño, la defraudación. la estafa, la extorsión, el hurto, la quiebra fraudulenta y el robo (v.).

Delitos contra la salud pública

Generalmente, las leyes penales sancionan los actos que ponen en peligro la salud de la población; pueden consistir en venta de mercaderías o medicamentos dañosos, contaminación de aguas, prescripción o venta de alcaloides, etc. Este tipo de delitos tiene, como agravante común, la muerte o enfermedad de una persona como resultado del hecho doloso.

Delitos contra la seguridad de la nación

(v. DELITOS QUE COMPROMETEN LA PAZ Y DIGNIDAD DE LA NACIóN y TRAICIóN.)

Delitos contra la seguridad de los medios de transporte y comunicaciones

Actos sancionados por la ley penal que consisten en atentados contra la normalidad del transporte y las comunicaciones, por poner en peligro la vida de un número considerable de personas o entorpecer las comunicaciones; por ejemplo, inutilización de caminos o vías férreas, entorpecimiento de la marcha de un tren, interrupción de comunicaciones telegráficas o telefónicas. Estos delitos se agravan en caso de resultar muerte o lesiones.

Delitos contra la seguridad pública

(v. DELITOS CONTRA LA SALUD PúBLICA, DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD DE LOS MEDIOS DE TRANSPORTE Y COMUNICACIONES, INCENDIO Y OTROS ESTRAGOS y PIRATERIA.)

Delitos contra la vida

(v. ABORTO, ASESINATO, HOMICIDIO, INSTIGA-CION Y AYUDA AL SUICIDIO y PARRICIDIO)

Delitos contra las personas

(v. ABANDONO DE PERSONAS, ABUSO DE ARMAS,DELITOS CONTRA LA VIDA, DUELO y LESIONES.)

Delitos contra los bienes de la nación

Son los dirigidos contra los caudales del Estado; sus formas típicas son la malversación de caudales públicos y el peculado (v.).

Delitos contra los poderes públicos y el orden constitucional

v. REBELIóN MILITAR y SEDICIóN.

Delitos de lesa humanidad

v. DELITOS INTERNACIONALES y GENOCIDIO.

Delitos de opinión

En realidad, esta figura delictiva, mediante la cual se sanciona la expresión de ciertas ideas, es propia únicamente de los Estados totalitarios (fascistas, nacionalsindicalistas, falangistas, comunistas, etc.), que no admiten otras opiniones sino las conformes con quienes ejercen el gobierno y el poder. En los Estados democráticos y liberales no pueden existir delitos de opinión, porque las ideas por sí mismas no deliquen y cada cual es muy dueño de tener y ex-mesar las que quiera. El delito únicamente surge cuando el sujeto activo no se limita a expresar una opinión, sino que incita a llevar la idea ala práctica por medios violentos. Una persona puede atacar el régimen político del Estado y sostener que debe ser sustituido por otro. En ello no hay delito. Este nace cuando induce a terceros a asaltar el poder para cambiar el régimen.

Delitos electorales

Los que atentan en general contra el sufragio como primordial elemento de los regímenes democráticos, desde la simple falta contra la universalidad del sufragio, que puede consistir en una abstención de votar, hasta el "fraude electoral", de graves consecuencias, se engloba bajo esta denominación una serie de actos delictuosos de diferente tipo y de variable importancia. El elemento aglutinante sería en definitiva la grave transgresión de todos ellos a las leyes electorales.

Delitos en alta mar

Delitos a bordo del buques (v.).

Delitos en aviones

éstos pueden ser realizados cuando la aeronave vuela sobre el espacio jurisdiccional de su propia nacionalidad; cuando vuela sobre el espacio libre, no sometido a la jurisdicción de ningún otro país, o cuando vuela sobre el espacio sometido a la jurisdicción de un país distinto del que corresponde a la nacionalidad del aparato. Es una cuestión exactamente igual a la que se presenta respecto a los delitos a bordo de buques (v.) y se resuelve de la misma manera, a saber: la competencia corresponde al Estado en cuya jurisdicción espacial se ha cometido el delito o al de la nacionalidad de la aeronave cuando ésta vuela sobre el espacio libre.

Delitos en banda

Son aquellos para cuya realización se reúnen tres o más personas. Constituyen lo que en Derecho Penal se denomina asociación ilicita (v.). En algunas legislaciones, la penalidad es más grave para los jefes y organizadores de la asociación o banda, o si éstos dispusieren de armas de fuego o utilizaren uniformes o distintivos o tuvieren organización de tipo militar.

Delitos internacionales

Según la definición de Capitant, aquellos que por su naturaleza están llamados a comenzar en un Estado y a concluir en otro, como la trata de blancas, o aquellos que se cometen en lugares que no dependen de la soberanía de ningún Estado, como la piratería. También la guerra de agresión constituye un crimen internacional. Jiménez de Asúa clasifica en cuatro los delitos internacionales: a) los de persecución cosmopolita, b) los internacionales en sentido estricto, sin contenido político, c) los internacionales de contenido político, d) los contrarios a la humanidad.

Delitos que comprometen la paz y la dignidad de la nación

Según la legislación argentina incurren en ellos quienes, por actos materiales hostiles, no aprobados por el gobierno nacional, dieren motivo al peligro de una declaración de guerra contra la nación; los que expusieren a sus habitantes a experimentar vejaciones o represalias en sus personas o en sus bienes, o alteraren las relaciones amistosas del gobierno nacional con un gobierno extranjero. Tales hechos adquieren mayor gravedad cuando de ellos resultaren hostilidades o la guerra. Además, quienes violaren una tregua o armisticio entre la nación y una potencia enemiga o entre sus fuerzas beligerantes, o los salvoconductos debidamente expedidos; quienes violaren las inmunidades del jefe de un Estado o del representante de una potencia extranjera u ofendieren en su dignidad o decoro a alguna de dichas personas mientras se encontraren en territorio nacional quienes públicamente menospreciaren la bandera, el escudo o el himno oficiales de una nación extranjera; quienes revelaren secretos políticos o militares concernientes a la seguridad, a los medios de defensa o a las relaciones exteriores de la nación, así como también quienes, hallándose en posesión de dichos secretos en virtud de su empleo u oficio o de un contrato oficial, por imprudencia o negligencia, dieren ocasión a que fueren conocidos; quienes procuraren u obtuvieren indebidamente informaciones secretas, políticas o militares relativas a la seguridad, a los medios de defensa o a las relaciones exteriores; quienes indebidamente levantaren planos, tomaren, trazaren o reprodujeren imágenes de fortificaciones, buques, aeronaves, establecimientos, vías u obras militares o se introdujeren con tal fin clandestina o engañosamente en lugares o zonas cuyo acceso estuviere prohibido al público por razones relativas a la seguridad, a la defensa o a las relaciones exteriores; quienes organizaren o tomaren parte a sabiendas en una organización destinada al espionaje, o colaboraren con ella; quienes destruyeren, inutilizaren, modificaren, desplazaren o hicieren desaparecer objetos o medios de prueba destinados a establecer derechos o fundar intereses de la nación con respecto a otra; quienes, encargados por el gobierno de una negociación con un Estado extranjero o con una organización internacional, la condujeren de modo perjudicial para la nación, apartándose de sus instrucciones; quienes no cumplieren debidamente obligaciones contractuales relativas a las necesidades de las fuerzas armadas, hecho este cuya gravedad disminuye cuando se comete por imprudencia o negligencia, y quienes dañaren instalaciones, vías, obras u objetos necesarios o útiles para la defensa nacional, con el propósito de perjudicar el esfuerzo bélico.

"Delivery order"

Loc. inglesa. Conocimiento de embarque (v.).

Demagogia

Dominación tiránica de la plebe (Dic. Acad.). | En la acepción vulgar, que ya ha adquirido sentido político, la palabra ha ampliado su concepto, y así se dice que es demagogo (aparte su acepción de "orador extremadamente revolucionario") quien adula a las clases económicamente débiles y, en general, al proletariado, incitándolas a la acción violenta como medio de lograr sus reivindicaciones, fuera de toda posibilidad razonable, y de ahí que las clases económicamente fuertes califiquen de demagogia no ya toda actividad subversiva que realice el pueblo (pues la que llevan a cabo otros elementos no es así designada), sino todo acto de gobierno, toda expresión y aun toda idea que vaya en contra de sus intereses. Según Aristóteles, la demagogia surge cuando la ley ha perdido su soberanía. Algunos autores señalan que la demagogia representa una forma desviada del gobierno democrático; en igual sentido que la oligarquía lo es respecto a la aristocracia, y la tiranía, respecto a la monarquía (v.).

Demagogo

Etimológicamente el vocablo proviene del griego y está compuesto de las palabras dêmos (pueblo) y ágein (conducir), de donde resultanía que demagogo sería todo aquel que conduce al pueblo, que es lo que hacen los políticos y los gobernantes. Sin embargo, la Academia Española, después de señalar su etimología, define al demagogo como cabeza o caudillo de una facción política, con lo cual el concepto resulta aplicable a todos los jefes de todos los partidos políticos, y con ello se aparta de la idea corriente dada a esa expresión y pierde el sentido peyorativo que se le quiere dar. | Otras acepciones son: Sectario de la demagogia (v.), de la dominación tiránica de la plebe. | Orador extremadamente revolucionario. Como se ve, el concepto es bastante ambiguo, porque un orador revolucionario puede serlo a favor de la plebe, pero también en contra de ella y al servicio del capitalismo, la aristocracia o la tiranía militar. Sin embargo, es de suponer, relacionando el término demagogo con la palabra griega demagogía, que se ha querido referir a los oradores en extremo favorables a la tiranía de la plebe.

Demanda

Escrito que inicia el juicio y tiene por objeto determinar las pretensiones del actor mediante el relato de los hechos que dan lugar a la acción, invocación del derecho que la fundamenta y petición clara de lo que se reclama. Debe contener además el nombre y domicilio del demandante y del demandado y, en algunas legislaciones, otros datos, como nacionalidad y edad de las partes. En el fuero penal, la iniciación del juicio es diferente; no procede allí la demanda, sino la denuncia y la querella (v.).

Demanda alternativa

Para la generalidad de los procesalistas, demanda subsidiaria (v.). | En el decir complicado aquí de Carnelutti, cuando se proponen varias soluciones incompatibles en un determinado orden, de tal modo que una de ellas se invoque para la desestimación de la otra, nos encontramos ante la variedad de demanda alternativa, que cabría llamar también demanda graduada. (v. DEMANDA SINTéTICA.)

Demanda de tercería

Se substancia en pieza separada, por los trámites correspondientes al juicio declarativo pertinente por la cuantía. Las demandas de tercería no suspenden el curso del juicio ejecutivo del cual sean incidencia. Con esta demanda ha de presentarse el título en que se funde el dominio o el mejor derecho del demandante, requisito indispensable para darle curso. No se admite segunda tercería fundada en iguales títulos y la oposición a esta otra demanda de tercería se tramitará como excepción dilatoria. Tanto el ejecutante como el ejecutado deberán contestar la demanda de tercería en este litigio triangular. Si no lo verifican, o si se allanan, el juez llamará los autos a vista, con citación de las partes, y dictará sentencia, apelable en ambos efectos. (v. JUICIO EJECUTIVO, TERCERIA.)

Demanda ejecutiva

Se formula estructuralmente en iguales términos que la demanda (v.) ordinaria, pero ha de contener además laprotesta, aceptación en este caso, de abonar pagos legítimos. Se han de acompañar copias de ella y de los documentos, para entregarlos al deudor al citarlo de remate. Sin audiencia del demandado, el juez examina la demanda y los documentos presentados, y despacha o niega la ejecución, según carezcan, o no, los títulos de efectos legales para el caso. (v. JUICIO y TITULO EJECUTIVO.)

Demanda incidental

La que en el curso de un litigio principal plantea un incidente (v.). Tanto la demanda de tercería (v.) como todas las demás que sean incidentales, o consecuencia de otro juicio, cuando deban ventilarse en la vía ordinaria, se tramitarán según el juicio declarativo correspondiente, de acuerdo con su naturaleza y cuantía. Si la cosa litigiosa no excediere del límite señalado para el juicio verbal, y la demanda incidental correspondiere a pleito del que conozca el juez de primera instancia, decidirá éste la reclamación en juicio verbal, sin ulterior recurso.

Demanda principal

Toda la que inicia un juicio, con independencia de la cuantía y de la complejidad jurídica del caso. Se contrapone de manera especial a la demanda incidental (v.), consecuencia de aquella otra o explotada con fines dilatorios. (V. DEMANDA SUBSIDIARIA.)

Demanda sintética

Con su complejo y complicado tecnicismo, Carnelutti califica así la demanda plural de acertamiento, cuando la conclusión, en vez de iniciar las cuestiones singulares y su solución, invoca el acertamiento positivo o negativo de una situación jurídica y, por consiguiente, implica determinada solución de todas las cuestiones con ella relacionadas.

Demanda subsidiaria

La que plantea una acción subsidiaria (v.). La especie opuesta es la demanda principal (v.).

Demanda sucesiva

Cualquiera de las que se ventilan, por distinta iniciativa y conexión, en el juicio donde se ha presentado ya una demanda. Revisten tal carácter: a) la ampliación de la demanda o su modificación dentro del criterio restrictivo que el legislador mantiene en la cuestión para fijar cuanto antes la materia litigiosa; b) la reconvención o demanda del demandado; c) la tercería (v.) o demanda que inician los ajenos en un principio al litigio trabado. Son también demandas sucesivas las que se plantean contra una misma persona por reiteración de las circunstancias litigiosas, que agravan su situación, más en especial cuando significan desconocimiento de la cosa juzgada.

Demandado

Aquel contra el que se dirige una demanda (v.) en lo procesal, y que, de no acceder a ella, adquiere carácter definido con la contestación a la demanda (v.). Por supuesto, es la parte contrapuesta al demandante (v.).

Demandante

El que asume la iniciativa de un juicio con la presentación de una demanda (v.).

Demandar

Pedir, rogar. Solicitar, instar. | Preguntar, interrogar. | Procesalmente, entablar o presentar demanda (v.). pedir algo en juicio (Dic. Der. Usual).

Demasía

En Derecho Minero, el espacio de terreno libre que queda entre dos o más minas ya demarcadas y que, por sus medidas, no alcanza a formar una nueva pertenencia (v.). La concesión de demasías se da, preferentemente, a las empresas colindantes.

Demencia

Enajenación mental (v.).

Dementes

Expresión que alude a una realidad compleja y no puede considerarse unívoca. Si bien apunta al desorden que se opera en la mente o en la inteligencia del hombre, ello no obstante, psiquiatría y ciencia jurídica ponen en ella contenido diverso. La primera tipifica enfermedades, la segunda encuentra en ella la razón para declarar la incapacidad de la persona mayor de edad y extender una protección que puede instaurarse sin que aquéllas existan. Cabe agrupar la legislación en dos grupos, según que primordialmente definan su sistema con uno u otro sentido. Un grupo se vale de las expresiones de la psiquiatría y se atiene a sus resultados; otro grupo, sin atenerse ala caracterización patológica, y aunque las comprenda, involucra todas las alteraciones de la razón en la gran variedad de trastornos mentales y que de un modo u otro hacen inexcusable la interdicción del individuo. Se enrolan en la primera los códigos de Francia (art. 489), Panamá (art. 297). Chile (art. 456), Colombia (art. 545 y ley 95), Guatemala (art. 321), Ecuador (art. 445), etc. En el segundo grupo, Código Civil italiano de 1942 (arts. 414 y 415), Brasil (art. 446), Rusia (arts. 69 y 70), y mencionan defecto intelectual el de Venezuela y enfermedad o debilidad mental el de Alemania. Conforme al artículo 141 del Código Civil argentino, "se declaran incapaces por demencia las personas que por causa de enfermedades mentales no tengan aptitud para dirigir su persona o administrar sus bienes". (E. E. Borga).

Democracia

Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno y también mejoramiento de la condición del pueblo. Proviene de las palabras griegas dêmos (pueblo) y krátos (fuerza, autoridad). En sentido político es muy difícil determinar el contenido de la democracia, ya que ni siquiera existe conformidad entre los autores con respecto alo que debe entenderse por pueblo. | En acepción moderna y generalizada, democracia es el sistema en que el pueblo en su conjunto ostenta la soberanía y en uso de ella elige su forma de gobierno y, consecuentemente, sus gobernantes. Es, según la conocida frase de Lincoln, el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. La forma democrática de gobierno es incompatible con los regímenes aristocráticos y autocráticos. (v. SISTEMA REPRESENTATIVO.)

Democracia autoritaria

La que cree resolver el antagonismo entre el poder y la libertad mediante la instauración de una sociedad unánime en que, procediendo el poder del pueblo mismo, la oposición carece de sentido y no debe ser admitida. Como consecuencia rechaza el pluralismo y la separación de los poderes del Estado, en provecho del partido único y de la unidad del poder estatal. Basta esta enunciación para advertir que se trata de cualquier cosa menos de una democracia.

Democracia directa

Se llama así el régimen político en que los ciudadanos ejercen por sí mismos los poderes del Estado, sin intermediarios o representantes. Se comprende que tal ejercicio ha de estar circunscrito a la función legislativa, porque resulta absolutamente imposible que las funciones ejecutivas y las judiciales sean desempeñadas por todos los ciudadanos. Y, aun dentro de la función legislativa, sólo puede aplicarse a comunidades de escasa extensión y de pocos habitantes, como ocurre en algunos cantones suizos. (V. DEMOCRACIA SEMIDIRECTA, "LANDSGEMEINDE".)

Democracia económica y social

Constituye un concepto con arreglo al cual los ciudadanos no son verdaderamente libres sino cuando su participación en el poder se encuentra acompañada por una acción del poder mismo, encaminada a liberarlos de las desigualdades económicas y sociales. Según algunos autores, esa democracia sólo se cumple mediante la extensión de la democraciapolítica; es decir, por una socialización progresiva respecto a las libertades actuales, lo que implica la participación de los ciudadanos en la dirección de la economía, en la protección de los ciudadanos contra los poderes económicos y en la igualdad de las condiciones sociales; o bien, en las democracias marxistas, por la revolución proletaria, para lo cual la liberación del individuo no puede ser sino la consecuencia de una transformación de la sociedad por la eliminación de la burguesía capitalista (Guillien y Vincent).

Democracia industrial

Los dos vocablos que integran este epígrafe pueden emplearse, conforme a la opinión de Nápoli, en el amplio sentido utilizado por los marxistas para referirse a la total desaparición del capitalismo como sistema económico, o, en un sentido más restringido, con el que se alude a la participación del trabajador en las utilidades y el gobierno de la empresa.

Democracia liberal

La que trata de resolver la oposición entre el poder v la libertad mediante procedimientos diversos de conciliación y de equilibrio, como los que se basan en el reconocimiento de derechos individuales oponibles al Estado, y de ellos, principalmente, la libertad de oposición, y regulación de la estructura del Estado en tal forma que se haga posible la limitación política del poder, lo que equivale al principio constitucional de separación de poderes y, de modo muy señalado, a la independencia del Poder Judicial.

Democracia política

Según preconiza la obra de Guillien y Vincent, es aquella en que, siendo la libertad un estado natural del hombre, el Estado no debe crearla, sino que se ha de limitar a permitir que pueda ejercerse sin inconveniente. Es, pues, el liberalismo económico. La democracia política está revestida de un carácter más o menos formal, ya que, si todos los ciudadanos tienen el derecho al voto, no todos pesan igual en las decisiones políticas; de lo que resulta que el liberalismo económico aprovecha indefectiblemente a una minoría favorecida por el dinero o por la condición social. Esta consecuencia podría ser discutible; más, aunque no lo fuese, siempre cabría preguntar si no ocurre otro tanto en la mal llamada democracia popular (v.), aun cuando en ella las clases favorecidas estén representadas por una burocracia absorbente, encabezada por los titulares del poder y por aquellos otros elementos cuya exaltación interesa al prestigio nacional del régimen (científicos, artistas e incluso deportistas).

Democracia popular

Con posterioridad a la terminación de la segunda guerra mundial, empezaron a llamarse así los regímenes políticos instituidos en diversos países sometidos a la influencia de la ex U.R.S.S. Sea cualquiera la opinión que se tenga de esos regímenes, lo que parece evidente es lo inapropiado de la denominación de democracia (v.), porque ésta representa un concepto incompatible con cualquier sistema de gobierno totalitario. Si la esencia de la democracia depende de las libertades individuales, de la división de los poderes y de la pluralidad de los partidos, no cabe aplicar el término a los sistemas en los que no se da ninguna de esas condiciones.

Democracia representativa

Aquella en que los ciudadanos dan mandato, por medio del sufragio activo, a otras personas, para que en su nombre ejerzan el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo en las repúblicas presidencialistas, o el Poder Moderador en las repúblicas parlamentarias.

Democracia semidirecta

Llámase así la que combina la democracia representativa con la democracia directa (v.), porque el poder es ejercido normalmente por los representantes del pueblo, pero en la que los ciudadanos pueden intervenir directamente en ciertos casos, mediante la iniciativa popular, el referéndum (v.), la revocación popular y el veto popular (Guillien y Vincent). Cabría añadir también el plebiscito (v.).

Democracia sindical

Organización de asociaciones profesionales basada en la admisión libre, sin otro límite que la exclusión o veto por los miembros que la integren, luego de fundada; igual garantía, además de oír al indeseable, en caso de expulsión; régimen de votaciones por mayoría de presentes, de haber existido convocatoria; eliminación de distingos por razas, religiones y demás circunstancias ajenas al trabajo.

Demócrata

Partidario de la democracia (v.) como sistema de gobierno. | El que la practica como gobernante o la acata como ciudadano. A ese lineamiento agrega Luis Alcalá-Zamora que existe además la piratería democrática, de los que fingen desearla y proclaman servirla desde la oposición para escalar el poder y no admitir después el ulterior juego de los demócratas.

Demografía

Estudio estadístico de una colectividad humana según su composición y estado en un determinado momento o según su evolución histórica (Dic. Acad.). | "Historia natural y social de la especie humana" y también "conocimiento matemático de la población, sus movimientos generales, su estado físico, civil, intelectual y moral" (Guillard). | Estudio descriptivo, objetivo de la población, y ciencia que comprende en sus amplios dominios las necesidades de las generaciones, la duración de la vida, las relaciones del hombre con la naturaleza y las relaciones de los hombres entre sí (Bielsa).

Demolición

Derribo de una construcción. Puede ordenarse judicialmente en caso de peligro. (V. INTERDICTO.)

"Demonstratio"

Voz lat. Demostración, designación. Durante la etapa del procedimiento formulario (II a. C.), en Roma, llamábase demonstratio la cláusula que el pretor y las partes insertaban en la "fórmula" (texto de cada acción), estableciendo la causa que había originado la obligación que daba lugar a la acción entablada.

Demora

Tardanza, dilación. (V. MORA DEL ACREEDOR y DELDEUDOR.)

Denario

Moneda de plata que en Roma valía 10 ases ó 4 sestercios. | La de oro equivalía a 100 sestercios.

Denegación de auxilio

Especie de los delitos denominados genéricamente "abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionarios públicos", que consiste en la denegación o retardo ilegal de algún acto de su oficio, por parte de un funcionario público. En igual delito incurre el jefe o agente de la fuerza pública que rehusare, omitiere o retarda-re, sin causa justificada, la prestación de un auxilio legalmente requerido por la autoridad civil competente.

Denegación y retardo de justicia

Se trata de dos figuras penales diferentes, pese a que suele legislarse sobre ellas conjuntamente. Llámase denegación de justicia el delito que comete el juez que se niega a fallar en una causa pretextando silencio u obscuridad de la ley. El retardo de justicia es la prolongación maliciosa, por parte del juez, de la administración de justicia, pese al requerimiento de las partes y al vencimiento de los términos procesales. Este delito afecta también al funcionario público que, faltando a la obligación de su cargo, dejare de promover la persecución y represión de los delincuentes, salvo algún inconveniente insuperable.

"Denegare actionem"

Locución latina. Denegación de la acción. En la etapa del procedimiento in iure en Roma, el magistrado podía rechazar la acción mediante la fórmula denegat actionem sólo en tres casos: 1") si se producía la confesión del demandado, lo que ponía fin al proceso; 2") si el demandante se negaba a prestar juramento al ser requerido por el demandado; 3") si el demandado oponía y probaba alguna excepción legítima.

Denominación de origen

En términos agrícolas, industriales y mercantiles, nombre de un lugar o comarca conocido por un producto acreditado. Se prohibe el empleo a quienes no pertenezcan a tal punto, para evitar la competencia desleal y la falsa indica ción de procedencia (v.).

Denuncia

Acto de poner en conocimiento del funcionario competente (juez, ministerio público o agentes policiales) la comisión de un hecho delictuoso, sujeto a acción pública, del que se hubiere tenido noticia por cualquier medio. Puede denunciar toda persona capaz según la ley civil. La denuncia, que es en general facultativa, puede adquirir carácter de obligatoria, ya que los funcionarios y empleados públicos y, a veces, los profesionales que no denuncian los delitos de que tuvieren conocimiento en ejercicio de sus cargos, están sujetos a sanción. Otras veces, por el contrario, la denuncia está prohibida por la ley, como en el caso de los descendientes con respecto a los ascendientes y viceversa; entre cónyuges o entre hermanos, salvo que el denunciante, o un pariente más cercano a éste que el propio denunciado, fuere víctima del delito en cuestión. También se prohibe la denuncia de los delitos conocidos en el ejercicio de la profesión, como medida de asegurar el secreto profesional (v.), a menos que mediare justa causa.

Denuncia de obra nueva

Denuncia ante una autoridad de obras nuevas efectuadas por un tercero, susceptibles de afectar el goce de los derechos reales de quien la formula.

Denuncia de obra ruinosa

Denuncia, ante una autoridad, del estado ruinoso de un edificio o construcción que crea riesgos respecto de quien la formula.

Denuncia falsa

Falsa denuncia (v.).

Denunciado

Quien ha sido objeto de una denuncia. | Situación que ha sido objeto de denuncia.

Denunciar

Dar noticia o aviso. | Comunicar. | Promulgar con solemnidad. | Declarar o manifestar ante la autoridad, o requiriendo su concurso, una situación irregular, ilegal o delictiva. | Delatar. | Informar a la autoridad administrativa o judicial, obligada a proceder a la averiguación y castigo de los hechos, un acto u omisión que configure delito o falta de los que dan lugar a acción pública, hágase o no indicación de autor, culpable o sospechoso (Dic. Der. Usual).

Denuncio

En Derecho Minero, acto de poner en conocimiento de la autoridad minera el abandono de una mina, con el fin de obtener su concesión.

Departamento

Cada una de las partes en que se divide un territorio cualquiera, un edificio, un vehículo, una caja. | Ministerio o rama de la administración pública. | Distrito a que se extiende la jurisdicción o mando de un capitán general de marina (Dic. Acad.). En Francia, provincia (v.), como subdivisión territorial de la nación.

Dependencia

Subordinación, reconocimiento de mayor poder o autoridad. | Oficina pública o privada, dependiente de otra superior. | Relación de parentesco o amistad. | Negocio, encargo, agencia. | Conjunto de dependientes. | En plural, cosas accesorias de otra principal (Dic. Acad.). Manifestaciones de dependencia se observan, según explica Olmos, en distintos órdenes de la vida, señalando entre ellos la soberanía que se ejercita por el Estado sobre el ciudadano (status subiectionis), la potestad del padre sobre los hijos, el poder de mando del militar de mayor graduación sobre el de menos jerarquía, el de la Iglesia respecto de su grey. Pero actualmente es con relación al Derecho Laboral donde el vocablo adquiere mayor trascendencia, porque constituye un elemento determinante de la existencia del contrato de trabajo subordinado, sea éste individual o colectivo. De esa relación de dependencia se derivan los derechos y las obligaciones que corresponden recíprocamente a empleados y empleadores.

Dependiente

Que depende o quien depende. | Persona o cosa subordinada a otra. | Subalterno. Inferior jerárquico. Subordinado. | En el orden mercantil, auxiliar del comerciante a quien éste encomienda, por su orden y cuenta, el desempeño de algunas gestiones del tráfico peculiar, en el concepto legal español (Dic. Der. Usual).

Dependiente del comercio

En definición certera de la legislación mercantil española, auxiliar del comerciante, a quien éste encomienda, por su orden y cuenta, el desempeño de algunas gestiones del tráfico peculiar. (v. AUXILIARES, COMISIONISTA, FACTOR.)

Deponente

El que procede a deponer (v.). | Testigo. | Declarante. | Depositante.

Deponer

Apartar, separar de uno. | Privar de empleo o cargo, destituir. | Afirmar, aseverar. | Atestiguar, testificar. | Declarar una parte, testigo o perito ante un juez o tribunal (Dic. Der. Usual).

Deportación

Medida de seguridad, o represiva de un delito, que consiste en la expulsión del delincuente de la sociedad nacional. Recibe también los nombres de relegación, confinamiento, transportación, destierro (v.). A veces va acompañada de la pena de prisión, que debe cumplirse en sitios alejados (como la prisión francesa de Cayena).

Deportación ilegal

Aun no incluida ahora la deportación (v.) como pena específica en el Cód. Pen. esp., su art. 190 emplea el verbo deportar al decir: "El funcionario público que deportare o extrañare del territorio de la nación a cualquier persona, fuera de los casos previstos por las leyes, será castigado con la pena de confinamiento y multa". El tecnicismo improcedente deportaré tal vez no se deba a descuido, sino más bien a que no "extrañe" tanto lo de "extrañare" aislado.

Deporte

Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre. | Ejercicio físico, por lo común al aire libre, practicado individualmente o por equipos con el fin de superar una marca establecida o de vencer a un adversario en competición pública, siempre con sujeción a ciertas reglas (Dic. Acad.). Estas definiciones, especialmente la primera. parecen excluir del concepto al deporte profesional; es decir, el que se-practica con fines lucrativos. de modo individual e indenendiente o en relación de dependencia; o, por jo menos, no hacen referencia expresa a esa modalidad, tal vez porque semánticamente deportoso significa divertido, alegre, festivo. Pero la realidad es que en el lenguaje corriente se aplica a todas las modalidades indicadas. Deportista (v.) se llama tanto el aficionado cuanto el profesional, y aun es este segundo el que suscita más cuestiones jurídicas.

Deportista

Persona aficionada al deporte (v.) o que entiende de alguno o de ellos en general (Dic. Acad.). El deporte como actividad individual practicada sin ningún fin lucrativo, sino por el simple deseo de mantener una buena salud, de adquirir agilidad o fuerza muscular -es decir, realizado como medio de diversión, a veces para distraer la mente del trabajo habitual o para relacionarse con otros deportistas animados de iguales propósitos y frecuentemente, competir con ellos-, representa una actividad de escasa trascendencia jurídica, pues incluso las lesiones que pudieran sufrir por la acción de sus competidores, no constituirían delito, salvo que el causante hubiera procedido culposa o dolosamente o infringiendo las reglas del juego deportivo. Esta clase de deportistas no se encuentran vinculados con nadie en el ejercicio de su deporte, y por ello quedan excluidos de toda relación de trabajo. Pero, en lo que va del siglo, se ha ido desarrollando en forma y cuantía extraordinarias otra modalidad: la representada por el deportista profesional que hace del deporte un medio de vida, percibiendo una retribución por sus actuaciones, lo que, a su vez, puede revestir dos aspectos: actuación que pudiera denominarse libre, como la de cualquier otro profesional, supuesto en el cual los únicos problemas jurídicos que se podrían plantear serían los derivados de los derechos y obligaciones estipulados en el contrato celebrado con el empresario que los contrata (además, como es lógico, de los daños que pudieran causar a su adversario por culpa, dolo o infracción del reglamento); y actuación dependiente, como sucede cuando el deportista contrata con un club o asociación por un tiempo determinado, percibe la retribución convenida y se compromete a seguir las directivas de la entidad deportiva que lo ha contratado. Esta última modalidad envuelve ya otros problemas de Derecho que son muy debatidos, incluso judicialmente, empezando por el de la determinación de la naturaleza jurídica del contrato, ya que, mientras algunos sostienen que se trata de trabajadores independientes, otros afirman que son trabajadores en relación de dependencia del club o sociedad que los ha contratado, sin que falten tratadistas que mantengan el criterio de que se trata de un contrato sui géneris que debe regularse mediante normas especiales. La doctrina y la jurisprudencia prevalecientes parecen inclinarse a la tesis de la relación de dependencia. La importancia que ofrece esta última solución es bien clara, porque, establecida la naturaleza de trabajo subordinado, las leyes laborales que protegen a los demás trabajadores asalariados resultan de aplicación a esta clase de deportistasprofesionales: indemnizaciones por despido injustificado o accidente de trabajo, vacaciones, jubilaciones. (V. DELITO DEPORTIVO.)

Deposición

Acción y efecto de deponer (v.).

Depositante

La persona que entrega a otra una cosa en calidad de depósito (v.).

Depositaría

Lugar en que se deja algo en calidad de depósito (v.). | Tesorería de algunas empresas u organismos. | Funciones y despacho, en su caso, de un depositario (v.).

Depositario

Quien recibe de otro, llamado depositante, una cosa en calidad de depósito (v.), obligándose a conservarla, abstenerse de usarla y devolverla a su debido tiempo, salvo que se trate de depósito irregular (v.), en el que puede usarla o consumirla, con obligación de devolver otra de la misma especie.

Depositario administrador

Se diferencia del depositario (v.) simple en que son mayores sus responsabilidades, ya que, mientras aquél sólo está obligado a conservar la cosa depositada, éste debe, además, procurar conservar e incrementar los bienes que se le confiaron, lo que configura una especie de de-positario-mandatario.

Depósito

Término ambiguo, que sirve para designar: 1") el contrato en virtud del cual una persona (depositario) reciba de otra (depositante) una cosa, con la obligación de conservarla y restituirla; 2") el acto mismo de la entrega de la cosa; 3") el objeto que se entrega en depósito. El contrato de depósito es real, pues se perfecciona mediante la entrega de la cosa; unilateral, en cuanto de él surgen obligaciones sólo para el depositario, salvo los casos excepcionales de depósito oneroso, que algunas legislaciones, como la argentina, no reconocen. Las fuentes del depósito pueden ser muchas: disposiciones de última voluntad, órdenes judiciales. (V. DEPOSITO MERCANTIL, NECESARIO, REGULAR y VOLUNTARIO.)

Depósito aduanero

Contrato administrativo (v.) mediante el cual un particular contrata con la aduana, como dependencia pública, el depósito de mercaderías. Está regido por el Derecho Administrativo y, subsidiariamente, por las disposiciones del Código Civil y de Comercio.

Depósito civil

El verificado como contrato y regido por la legislación civil. En virtud de él, una parte se obliga a guardar gratuitamente una cosa mueble o inmueble que la otra le confía, y a restituir la misma e idéntica cosa. Se contrapone al depósito mercantil (v.). En el depósito civil, el depositario debe intereses cuando incurra en responsabilidad y desde el día que la determine. Debe igualmente intereses si utiliza la cosa depositada contra expresa prohibición; además, desde el instante en que incurra en mora por la restitución que de lo depositado se le haya exigido.

Depósito comercial

Depósito mercantil (v.).

Depósito convencional

Depósito voluntario (v.).

Depósito de cadáveres

En algunos países se denomina, a la francesa, morgue. Es el lugar destinado en cada población de importancia para dejar en exhibición, durante un plazo prudencial, las personas víctimas de accidentes o muertes violentas intencionales, antes de ordenar la inhumación de los restos. A más de practicarse la autopsia (v.) cuando sea pertinente, este depósito permite la identificación de difuntos sin nombre o domicilio conocido.

Depósito de la mujer casada

v. DEPóSITO DE PERSONAS.

Depósito de menores e incapaces

Medio de solucionar la situación de desamparo en que puede encontrarse un menor o incapaz, que consiste en su internación en una institución pública o en una particular, con carácter precario, hasta tanto se solucione el problema de fondo con el nombramiento de tutor o curador.

Depósito de personas

La fórmula del depósito de la mujer y de los hijos en casa honesta, establecida en la Argentina por la lev de matrimonio civil, ha sido suprimida por la ley 17.711, que deja al juez ladecisión de si alguno de los consortes debe retirarse del hogar conyugal y la determinación de a cual de ellos corresponde la guarda de los hijos. No hay, pues, depósito de esas personas. Esto sin perjuicio de la guarda que, para la protección de las personas, puede decretar el juez en los casos previstos por el Código Procesal Civil. (v. DEPóSITO DE MENORES E INCAPACES.)

Depósito en pago

v. CONSIGNACIóN.

Depósito indistinto

El constituido a nombre de dos o más personas, con facultad para cualquiera de ellas de pedir la devolución o una entrega parcial.

Depósito irregular

El contrato de depósito puede revestir dos formas: regulare irregular. Caracterízase el segundo por tratarse siempre de cosas consumibles o fungibles, estando el depositario autorizado para disponer de ellas e incluso consumirlas, y se libera de su obligación mediante la entrega, no de la cosa depositada, sino de otra equivalente en especie, calidad y cantidad; en una palabra, puede decirse que en estos casos, el dominio del objeto depositado pasa a manos del depositario. Ejemplo típico es el depósito bancario en caja de ahorro o cuenta corriente. Excepcionalmente, el depósito de bienes fungibles puede configurar depósito regular, cuando se acuerda expresamente la obligación, por parte del depositario, de abstenerse de usar la cosa depositada. En algunas legislaciones, como en la argentina, se distingue el depósito irregular del préstamo de consumo (v.). según la intención de los contratantes, pues, mientras el primero beneficia al dueño de la cosa objeto del contrato, el segundo se estipula en beneficio de quien la recibe; pero legislaciones como la mejicana, la venezolana y la uruguaya consideran que, mediando permiso para usar o disponer de la cosa entregada, no puede hablarse ya de depósito, sino de préstamo.

Depósito judicial

Medida cautelar en virtud de la cual los bienes embargados a la orden judicial se entregan en depósito a otra persona o, según los casos, al propio deudor, hasta que, concluido el juicio, se determine a quién deberán ser entregados o se ordene su venta en subasta pública. En cualquier caso, el depositario está obligado a presentar los bienes depositados en cualquier momento en que el juez lo requiera para ello, so pena de incurrir en responsabilidad penal. Para determinadas circunstancias, una variante de la medida cautelar de depósito es el secuestro de los bienes muebles o semovientes objeto del juicio. (v. SECUESTRO JUDICIAL.)

Depósito legal

(v. DEPóSITO NECESARIO.)

Depósito mercantil

Para que el contrato de depósito revista el carácter de mercantil o comercial debe realizarse en un banco o institución encargada de la guarda y conservación de efectos o valores, en forma de empresa, o que se haga en poder de un comisionista o comerciante; en otras legislaciones se exige que ambos contratantes sean comerciantes o que el depósito sea consecuencia de una operación mercantil.

Depósito necesario

El contrato de depósito puede ser de dos clases: necesario y voluntario. Llámase necesario el ocasionado en virtud de acontecimiento de fuerza mayor, que coloca al depositante en la urgente necesidad de depositar sus bienes, coartando su libertad para elegir la persona del depositario. Se asimila a la figura del depósito necesario el hecho en hoteles o posadas por los viajeros que allí se albergan. Este contrato está regido en general por las mismas normas que se refieren al depósito voluntario (v.), salvo excepciones, como la posibilidad de hacerlo en manos de un mayor aunque incapaz, haciéndolo responsable.

Depósito regular

El depósito voluntario (v.) puede ser regular o irregular. Llámase regular, o propiamente dicho. el depósito mediante el cual el depositario adquiere la simple tenencia del objeto-del contrato, estándole prohibido su uso y debiendo devolver a su tiempo la misma e idéntica cosa que recibió. (V. DEPóSITO IRREGULAR.)

Depósito voluntario

Por oposición al depósito necesario (v.), el contrato de depósito puede ser voluntario, consistiendo la máxima diferencia en que, en este segundo caso, la elección de la persona del depositario depende exclusivamente de la voluntad del depositante.

Depredación

Término genérico que abarca los delitos de ro bo, saqueo, devastación, abuso de confianza (v.), etc. | En el campo del Derecho Internacional, llámanse depredación los abusos cometidos por las tropas invasoras, en tiempo de guerra, sobre las personas y los bienes de los invadidos. Capitant advierte que este vocablo, carente de significado técnico preciso, sirve para designar los danos de diversa clase causados en la propiedad ajena; así como también las sustracciones y malversaciones cometidas en la administración de la fortuna ajena; por ejemplo, en las finanzas públicas o en los bienes de pupilos, pero sin que configure un delito especial, sino que tales infracciones están referidas al carácter particular que la depredación presenta, según los casos. En algunos códigos penales, como el argentino, la depredación constituye una forma del delito de piratería, ejercida contra un buque o contra personas o cosas que en él se encuentren, sin estar autorizado por alguna potencia beligerante, o excediendo los límites de una autorización legítimamente concedida, así como también contra una aeronave en vuelo o mientras realiza las operaciones inmediatamente anteriores a éste. Soler advierte que los actos depredatorios han de revestir características de cierta magnitud.

Depuración

Después de la segunda guerra mundial se designó así el acto administrativo de eliminar de la prestación de servicios públicos a las personas que hubiesen manifestado una simpatía activa al régimen nazi o fascista o al gobierno de Vichy.

Derecho

Tomado en su sentido etimológico, Derecho proviene del lat. directum (directo, derecho); a su vez, del lat. dirigere (enderezar, dirigir, ordenar, guiar). En consecuencia, en sentido lato, quiere decir recto, igual, seguido, sin torcerse a un lado ni a otro, mientras que en sentido restringido es tanto como ius (v.). Por eso, de esta voz latina se han derivado y han entrado en nuestro idioma otros muchos vocablos: jurídico, lo referente o ajustado al Derecho; jurisconsulto, que se aplica a quien, con el correspondiente título habilitante, profesa la ciencia del Derecho, y justicia, que tiene el alcance de lo que debe hacerse según Derecho y razón. Es, pues, la norma que rige, sin torcerse hacia ningún lado, la vida de las personas para hacer posible la convivencia social. A. ENFOQUES INDIVIDUALISTAS Y SOCIOLóGICOS. De todos modos, no se trata de un concepto uniformemente definido. Para algunos es un conjunto de reglas de conducta cuyo cumplimiento es obligatorio y cuya observancia puede ser impuesta coactivamente por la autoridad legítima. Ihering lo define como el conjunto de normas según las cuales la coacción es ejercida en un Estado. Esa idea, más que un concepto filosófico del vocablo, parecerfa referirse a una estimación del Derecho positivo, que quedaría limitada a las normas legales y consuetudinarias. Más, aun dentro de tal limitación, se advierte la inexistencia de una conformidad en la definición de lo que es el Derecho; en primer término, porque se presenta una diferencia fundamental, según el punto de vista desde el que sea considerado: individualista o sociológico. Son varios los autores que se han expresado acerca del sentido individualista del Derecho. Si nos atenemos a la apreciación de Kant, es "el complejo de las condiciones por las cuales el arbitrio de cada uno puede coexistir con el criterio de todos los demás, según una ley universal de libertad". A su vez, Ahrens lo define como "el conjunto de condiciones dependientes de la voluntad y que son necesarias para poder realizarse todos los bienes individuales y comunes que integran el destino del hombre y de la sociedad". Todavía es más acentuada, en esa misma dirección, la idea de Wolff, quien afirma que el Derecho, como deber perfecto que es, tiene por objeto eliminar cuanto impida el recto uso de la libertad humana. Y para Giner de los Ríos es "el sistema de los actos o prestaciones en que ha de contribuir cada ser racional, en cuanto de él depende, a que su destino y el destino de todos se efectúe en el mundo". Es, dice Josserand, "la conciencia y voluntad colectivas, que sustituyen a las conciencias, a las voluntades individuales para determinar las prerrogativas, los derechos subjetivos de cada uno, y, en tal sentido, puede decirse que es la regla social obligatoria". El criterio sociológico, opuesto al precedente, uno de cuyos partidatios es Duguit, estima que el Derecho es la regla de conducta impuesta a los individuos que viven en sociedad, regla cuyo respeto se considera, por una sociedad y en un momento dado, como la garantía del interés común, cuya violación produce contra el autor de dicha violación una reacción colectiva. Ihering, anteriormente citado, pretende que es "la garantía de las condiciones de la vida de la sociedad, asegurada por el poder coactivo del Estado". La Fur, a su turno, sostiene que el Derecho no es otra cosa que una regla de vida social, que la autoridad competente impone "en vista de la utilidad general o del bien común del grupo, yen principio provista de sanciones para asegurar su efectividad". Entre una y otra tendencia, individualista y sociológica, surge un criterio ecléctico, pues algunos autores, como Castán, tratan de conciliar ambas tendencias y para conseguirlo éste lo define como "el sistema de normas fundadas en principios éticos susceptibles de sanción coercitiva que regulan la organización de la sociedad y las reacciones de los individuos y agrupaciones que viven dentro de ella, para asegurar en la misma la consecución armónica de los fines individuales y colectivos". No es del caso entrar a considerar cuál de esas tres tendencias es la más acertada; entre otras razones, porque ello depende de la apreciación subjetiva que cada uno haga, posiblemente basada en criterios no ya filosóficos, sino también políticos y sociales. Lo único que interesa destacar es que, para todas ellas, el Derecho tiene siempre por objeto posibilitar el cumplimiento de los fines humanos, tanto si se considera que los individuales deben prevalecer sobre los colectivos, como si, al contrario, se entiende que los colectivos tienen primacía sobre los otros. B. ESPECIES. Considerado el tema desde otro punto de vista, parece indudable que las normas de convivencia pueden estar basadas o en una idea inmanente de lo que deben ser las normas rectoras de la conducta humana, entendidas según los principios de lo justo y de lo injusto, y entonces se estará dentro del ámbito del Derecho Natural, o en el conjunto de normas establecidas para regir dicha convivencia, y entonces se estará dentro del ámbito del Derecho positivo. Problema fundamental y jusfilosófico ha sido el de determinar si el Derecho Natural puede, o no, ser considerado como verdadero Derecho. Lo niega Recasens Siches con estas palabras: "Llamar Derecho al Derecho Natural -es decir, a unas normas puramente ideales o racionales dotadas de intrínseca y necesaria validez- es usar la palabra Derecho en sentido figurado traslaticio", pues, sin desconocer el valor de aquéllas, no tienen otro alcance que el de "inspirar y dirigir la elaboración del Derecho; son consiguientemente, además, los criterios bajo cuya luz podemos y debemos enjuiciar críticamente la realidad de un determinado momento histórico". C. FINES Y FUNCIONES. Ihering, al abordar el problema relativo al fin del Derecho, afirma que, si se tiene en cuenta que el fin de los actos del ser animado es la realización de sus condiciones de existencia, se puede decir que el Derecho representa la forma de la garantía de las condiciones de vida de la sociedad. Cabría también referirse a las condiciones de vida del hombre en sociedad, siendo esta distinción de notoria importancia, puesto que se vincula con los criterios sociológico e individualista ya mencionados. Cuestión importante es también la que afecta a la determinación de la función específica del Derecho, a cuyo respecto puede decirse que consiste en dirimir los conflictos que se suscitan entre personas físicas o jurídicas, particulares o públicas, y con arreglo a normas establecidas y de obligatorio cumplimiento, dentro de una sociedad organizada y como medio de impedir una resolución de las contiendas mediante el empleo de una violencia con la que el más fuerte se impondría a los más débiles. Bien se comprende que ese sistema basado en la mayor fortaleza mantendría a la colectividad en un régimen de barbarie, incompatible con la civilización y el progreso. D. LO OBJETIVO Y LO SUBJETIVO EN LO JURíDICO. Naturalmente que cuanto queda dicho se halla referido al Derecho en sentido objetivo; es decir, a la existencia de principios y normas que regulan la convivencia humana, y que es considerado desde el punto de vista individual y colectivo. Ahora bien, del precitado Derecho Objetivo se desprende un Derecho subjetivo, que alude ala facultad que las personas físicas o jurídicas tienen no solo para realizar determinados actos, sino también para exigir que otras personas de igual índole, sin excluir al Estado, no les impidan realizar lo que la ley permite o no prohibe. El Derecho Objetivo es la norma agendi o norma para actuar, mientras que el Derecho subjetivo es la facultas agendi o facultad de actuar. Para Azcárate y Rosell, siendo el Derecho una tendencia a coordinar aspiraciones fundamentales, es lógico que contenga el instrumento armonizador, que es la norma o Derecho Objetivo, y las aspiraciones que son armonizadas o Derecho subjetivo. E. EL ELEMENTO COACTIVO. Relacionado en cierto modo con lo dicho respecto a la condición del Derecho Natural, surge la cuestión, por cierto muy debatida en doctrina, de si la coactividad o coercibilidad constituyen requisito esencial del Derecho. Unos autores sostienen que no hay Derecho si no puede ser exigido coactivamente; otros entienden que ambos términos, Derecho y coacción, juegan con absoluta independencia. Es muy probable que la respuesta esté condicionada a que se considere tan sólo el Derecho Natural o tan sólo el Derecho positivo, pues, en un sentido filosófico y abstracto, cabe hablar de un Derecho que no requiera la coercibilidad, puesto que se trata de principios idealmente rectores de las relaciones humanas. Más, si se habla del Derecho positivo, destinado a gobernar la convivencia social, es inadmisible que no necesite de la coacción; o sea. de la posibilidad de su imposición frente a quienes traten de desconocerlo. De otro modo sería letra muerta, porque carecería de eficacia, lo que equivale al reconocimiento de su inexistencia. Es ésa la opinión de Ihering cuando señala que "la coacción ejercida por el Estado constituye el criterio absoluto del Derecho, ya que una regla de Derecho desprovista de coacción jurídica es un contrasentido; es un fuego que no quema, una antorcha que no alumbra". Para él no son Derecho las normas que no pueden exigirse coactivamente por la autoridad, aun cuando fueren universalmente obedecidas: "Sólo llegan a serlo cuando el elemento exterior de la coacción pública se les agrega". Kant no es menos categórico cuando expresa que el Derecho es coactivo en sí mismo, porque, si no estuviese acompañado de la coacción, no cumplirfa su objeto de mantener la unidad en el reino de los fines. En igual sentido, aunque con otras palabras, se pronuncian Del Vecchio. Recasens Siches, Stammler, Holzendorff, Geny, Kelsen y Kohier. Contrariamente, otros muchos autores, entre ellos Jellinek, Giner de los Ríos, Merkel, Posada, Windscheid y Bonilla San Martín, han negado que la coercibilidad sea indispensable al Derecho. Cathrein ha sostenido concretamente que "si la coacción viene detrás del Derecho, teniéndolo como fin y como objeto, no será nunca un elemento esencial del mismo, sino algo que desde fuera se le asocia y viene en su ayuda". Otros argumentos apoyan esta tesis, como el que señala la existencia de un Derecho Internacional, que regula o trata de regular las relaciones entre los diversos Estados, pese a carecer de elementos coactivos, porque la guerra no solo no es el elemento coactivo en que se apoya el Derecho Internacional, sino que tampoco representa precisamente la negación de tal Derecho. Se dice también que la coacción no entra en apoyo del Derecho sino cuando éste es perturbado, sin que sea necesario que esa perturbación se produzca. Es decir que el Derecho existe sin el elemento coaccionante mientras la infracción no tiene lugar. No faltan tampoco quienes, con dudoso acierto, tratan de probar que la coercibilidad no es esencial al Derecho, basándose en la circunstancia de que, pese ala realidad de las relaciones jurídicas entre el Estado y los particulares, éstos no tienen medios coactivos de obligar a aquél al cumplimiento de sus obligaciones. Si se examinan los argumentos aducidos en pro de la existencia de un Derecho sin coacción, parece que el único valido es el que sostiene que la coercibilidad no es el Derecho en sí, sino el elemento que garantiza su efectividad. Enunciado así el problema, se advierte en seguida la diferencia entre ambos conceptos: si una cosa garantiza a otra, es porque la primera existe, ya que no cabría dar efectividad a una cosa inexistente. Las fuerzas de la naturaleza son útiles al hombre en cuanto éste pueda captarlas en su beneficio, más el hecho de que no pueda emplearlas, y aun de que las desconozca, no quiere decir que no existan. F. LA COERCIóN JURíDICA EN LA PRáCTICA. Saliendo ahora del aspecto puramente filosófico y emplazando el tema en su aspecto práctico, resulta evidente que, desde el punto de vista subjetivo, no existen derechos (de signo positivo o negativo) cuya realización no esté respaldada por la fuerza de una sanción, pues los ejemplos citados en contrario son poco convincentes. Se dice que un derecho no susceptible de coacción es el que se tiene frente al deudor insolvente o al delincuente prófugo, así como el que afecta a las obligaciones de hacer. El razonamiento es por completo erróneo: el deudor insolvente puede ser constreñido mediante apremios personales (como ya se hizo en épocas pasadas) o mediante inhabilitaciones para ciertos actos o para el ejercicio de ciertos derechos; el prófugo no es que no pueda ser constreñido, sino que no se lo encuentra para aplicarle la sanción, y en las obligaciones de hacer, la coacción queda determinada por la sustitución en indemnización de daños y perjuicios. Se alega también que otro caso de derecho sin coacción es el que afecta a la relación entre el Estado y los particulares, carente de fuerza coercitiva a favor de estos últimos. Esto tampoco es cierto, por lo menos de un modo absoluto; pues la jurisdicción contencioso-administrativa se encamina precisamente a que los tribunales de justicia impongan coactivamente al Estado el cumplimiento de sus obligaciones incumplidas o de las normas vulneradas en perjuicio de los particulares. Y en lo que al Derecho Internacional se refiere, se puede sostener no que exista pese a no estar amparado por la coacción, sino que no existe un Derecho Internacional y que lo procedente sería hablar de hechos internacionales. Precisamente de lo que tratan juristas y políticos es de convertir esos hechos en un Derecho, creando a tal fin organismos internacionales que fijen las normas de relación entre los Estados, pero que tengan también la facultad de interpretarlas judicialmente y la fuerza material necesaria para imponer sus fallos (tribunales y ejércitos internacionales). G. DERECHO Y MORAL. Otro de los temas trascendentales en lo que al Derecho se refiere es su vinculación con la moral. El hombre, de acuerdo con el concepto de Thomasio, actúa en una esfera externa que afecta al bien público, y en la cual el Estado puede ejercer su coacción, y en otra interna, en la que no cabe la coacción, porque atañe al bien individual. Aquélla es la esfera del Derecho y ésta es la de la moral. Relaciónanse ambos campos con la conducta humana y es ése su punto de conexión, tanto más evidente por cuanto que uno y otro se han de asentar en principios de ética, pues, así como resulta inconcebible una moral inmoral, tampoco es admisible un Derecho inmoral. Con este concepto no se está propugnando ni la inmutabilidad ni la uniformidad del Derecho, ya que los principios éticos son diferentes en el espacio y cambiantes en el tiempo. El divorcio, la poligamia, la poliandria, e incluso la prostitución, serán juzgados de distinta manera en los países que los admiten y en los que los rechazan, sin que tampoco los puntos de vista al respecto sean hoy iguales a los de las edades pasadas. La diferencia entre la moral y el Derecho está, a juicio de Recasens Siches, en que "la norma moral enjuicia la conducta a la luz de los valores supremos hacia los cuales debe orientarse la vida humana", ala cual "toma en sí misma, en su plenitud, centrándola en su auténtica y más radical significación, atendiendo a su supremo destino o misión y contemplándola en su auténtica realidad, que es siempre la realidad individual, única, singular e intransferible", en tanto que "la norma jurídica enjuicia y regula el comportamiento humano desde el punto de vista de las repercusiones de éste en otras personas y en la sociedad". Partiendo de esa distinción, no es posible desconocer que pueda haber ciertos actos lícitos en el sentido de que la ley no los prohibe, pese a que puedan ser inmorales: todos los actos que no excedan de la esfera del pensamiento son lícitos, aun cuando no todos los pensamientos son morales. H. LU óRBITA JURíDICA. De cuanto queda expuesto se deduce que las relaciones objetivamente reguladas por el Derecho y los derechos subjetivos que afectan a las personas físicas o jurídicas ofrecen diversos matices: regularán unas veces las relaciones entre personas particulares; otras, las de éstas con el Estado; otras, se derivaran de las infracciones punibles a la norma jurídica; otras, en fin, señalaran el procedimiento judicial para dirimir las discordias. Todavía todos esos aspectos pueden contener otras muchas subdivisiones, impuestas en ocasiones por la creciente complejidad de la vida, y otras por un excesivo prurito de especialización entre los juristas. A continuación, y no por orden de importancia sino alfabéticamente, se definen las ramas principales del Derecho y sus aspectos subjetivos capitales.

Derecho a la cosa

(v. "IUS AD REM".)

Derecho a la intimidad

Refiérese la expresión al derecho que todas las personas tienen de que sea respetada su vida íntima, a efectos de que nadie pueda entrometerse en la existencia ajena publicando retratos, divulgando secretos, difundiendo correspondencia, mortificando a otro en sus costumbres y perturbando de cualquier otro modo su intimidad (Ossorio y Gallardo). Según modernas corrientes doctrinales y jurisprudenciales, quien infringiese esa norma, aun no mediando dolo ni culpa, incurrirfa en responsabilidad civil y estaría obligado a resarcir el daño causado. (V. IMAGEN )

Derecho accesorio

Aquel que depende, en cierto modo, de otro, considerado principal; tal el caso de los que surgen de las obligaciones accesorias. (V. OBLIGACION, HIPOTECA, PRENDA.)

Derecho Adjetivo

Llamado también Derecho deforma, está constituido por el conjunto de normas y principios que tienden especialmente a regular las relaciones jurídicas, poniendo en ejercicio la actividad judicial del Estado, y comprende las leyes orgánicas del Poder Judicial, los códigos de procedimientos y las leyes de enjuiciamiento (Enc. Jur. Omeba).

Derecho Administrativo

Es definido por Díez como el complejo de principios y normas de Derecho Publico interno que regula la organización y la actividad de la administración pública. Este autor rechaza la opinión de quienes reducen el Derecho Administrativo a la regulación de las relaciones entre la administración pública y los administrados. Para Villegas Basavilbaso es un complejo de normas y de principios de Derecho Público interno que regulan las relaciones entre los entes públicos y los particulares o entre aquéllos entre sí, para la satisfacción concreta, directa o inmediata de las necesidades colectivas, bajo el orden jurídico estatal.

Derecho Administrativo del Trabajo

Rama del Derecho Administrativo que, según Cabanellas, tiene hoy carácter autónomo, porque en muchos casos la norma administrativa ha sido antecedente de una norma laboral y los órganos de la administración pública, bien por facultades expresamente concedidas por el legislador, bien por la potestad y deber de hacer frente a necesidades públicas o satisfacer intereses sociales, intervienen en relaciones pertenecientes al orden laboral.

Derecho adquirido

El incorporado definitivamente al patrimonio de su titular por haberse cumplido los presupuestos de hecho necesarios, según la ley vigente, para darle nacimiento, por oposición a las "simples expectativas", meras "posibilidades" de que el derecho nazca. La distinción tiene importancia por cuanto, comúnmente, los ordenamientos disponen que las leyes retroactivas no pueden violar los derechos adquiridos, pero sí las meras expectativas.

Derecho Aeronáutico

Aquella rama del Derecho que regula la circulación aérea y los demás problemas que a ésta se refieren. El carácter de esta materia, relacionada especialmente con conflictos de orden supranacional, hace que su fuente principal sean los tratados y acuerdos internacionales.

Derecho Agrario

Una noción sobre el Derecho Agrario consiente entender por él la rama de la Enciclopedia Jurídica que contiene las reglas sobre sujetos, actos y relaciones jurídicas que ala explotación agrícola se refieren dentro de la esfera privada. Cuando el ordenamiento jurídico versa sobre el mismo contenido, pero en el ámbito del Derecho Publico, se está más propiamente ante la legislación agraria. 1. INTEGRACIóN. En la misma medida en que lo agrícola es parte de lo campestre, por la variedad de explotaciones y actividades que se desenvuelven en el mundo rústico, el Derecho Agrario integra un componente, el principal sin discusión, del Derecho Rural (v.). Se entiende por éste la colección de principios, leyes y usos que, con proclama de normas que afirman el interés público y el servicio de la sociedad en este ámbito, regulan las relaciones entre los propietarios, usufructuarios, arrendatarios, aparceros, colonos, labriegos y trabajadores del campo en sus diversas clases, a fin de fomentar la explotación de la agricultura, la ganadería y otras fuentes de riqueza, e impedir la explotación de los agricultores, ganaderos y de cuantos poseen, trabajan y viven en comarcas no urbanas. 2. CARáCTER. Con objeto de posibilitar así un concepto más depurado del Derecho Agrario, se transcriben otras definiciones. Para Horne es el conjunto de normas jurídicas particulares que reglan las relaciones atinentes al trabajo, a la producción, a los bienes y a la vida del campo. Para Pérez Llana, se está ante el conjunto de principios y normas jurídicas autónomas que regulan diversas fases de la explotación agraria, con miras a la obtención de una mayor riqueza agropecuaria y a su justa distribución en beneficio del productor y de la comunidad.

Derecho ajeno

El perteneciente a otro y, más aun, si significa una limitación de las propias atribuciones. En circunstancias determinadas, el derecho ajeno excluye al propio; sucede así característicamente con la tercería de mejor derecho (v.).

Derecho al cadáver

v. CADáVER HUMANO.

Derecho al honor

El amparo de este bien jurídico de la personalidad humana, pues se considera el honor (v.) innato, y es desde luego intransmisible. Tal relieve alcanza en el consenso general que las Naciones Unidas, en su Declaración Universal de los Derechos del Hombre, proclaman, en el art. 12, que nadie será objeto de ataques a su honra o a su reputación. Los Mazeaud expresan que el ataque al honor constituye, en ciertas condiciones, un delito correccional: la difamación (v.). Fuera de esta sanción penal, la víctima tiene derecho al abono de daños y perjuicios; puede igualmente, cuando haya sido discutido en la prensa, ejercer su derecho de réplica (v.). Con frecuencia, la publicación de la sentencia de condena, dispuesta por el tribunal, constituye un modo de reparación de los agravios al honor.

Derecho al nombre

(v. NOMBRE.)

Derecho al trabajo

Si el trabajo constituye el medio normal de subvenir a las necesidades de la vida, parece evidente que toda persona ha de tener el derecho de trabajar; porque otra cosa, salvo el supuesto de tratarse de rentistas, equivaldría a una condena a perecer. Sin embargo, v hasta el presente, ese derecho es más teórico que real, porque carece de exigibilidad jurídica. Constituye. a lo sumo, una aspiración encaminada a lograr que el Estado provea inexcusablemente de trabajo a quienes no lo tengan y lo reclamen, lo que en la actualidad no sucede. La Constitución argentina señala (art. 14) entre los derechos correspondientes a todos los habitantes, el de trabajar. Pero ese precepto lo que quiere decir es que ningún habitante puede ser privado del derecho a trabajar, si quiere o si encuentra dónde, lo cual es muy distinto. De todos modos, los avances sociales han impuesto al Estado, aunque sea tácitamente, el deber de procurar que todo el mundo pueda trabajar, creando fuentes de trabajo que absorban la desocupación. Desgraciadamente, la ocupación total está lejos de conseguirse.

Derecho aparente

Por error unas veces, con dolo en otras, se ejercen derechos de que se carece. Por supuesto, cuando la confusión o el engaño se descubren, los verdaderos titulares cuentan con facultades para reivindicar su legítimo ejercicio, y los obligados hasta entonces quedan automáticamente liberados, amenos de transferirse sus deberes o prestaciones al auténtico titular jurídico. En el mundo del Derecho, y al servicio de mantener el orden social de acuerdo con la normalidad, la apariencia jurídica surte sus efectos, y hasta se consagra definitiva como el Derecho para lo futuro, a través de la prescripción adquisitiva. Un expreso reconocimiento del Derecho aparente se encuentra en la ley 360 del Fuero Nuevo de Navarra: "Quien por sí o por mediación de otros ejercita sin contradicción un derecho que aparentemente tiene, se presume que es titular del mismo en tanto no se pruebe lo contrario".

Derecho Astronáutico

(v. DERECHO INTERPLANETARIO, DOMINIO AéREO y SATéLITES ARTIFICIALES.)

Derecho Bancario

Conjunto de normas jurídicas, integrantes del Derecho Mercantil, que se refieren a las personas, las cosas y los negocios, mediante los cuales se realizan las operaciones bancarias. Que exista un Derecho Bancario como rama autónoma, separada del Derecho Comercial, es tema muy discutido y se pronuncian por la negativa la mayoría de la doctrina.

Derecho Canónico

Según la definición de Eichmann, citada por L. A. Gardella, en sentido objetivo, "el sistema denormas jurídicas que regulan las relaciones internas y externas de la Iglesia, y que aseguran las condiciones de la comunidad de vida cristiana para cumplir los fines de la institución", y, en sentido subjetivo, "las facultades atribuidas por el Derecho Objetivo a los miembros de la Iglesia, clérigos y legos". En lo que se refiere a las relaciones internacionales de la Iglesia, su importancia guarda relación con la mayor o menor aspiración católica de los países a que se refiere. Su codificación constituye el Corpus luris Canonici (v.).

Derecho Cesáreo

En el Derecho Romano, colección de las constitutiones principis dictadas por los emperadores en uso del absolutismo de sus poderes. Las constituciones imperiales (v.), a partir de Septimio Severo, vinieron a reemplazar a los senadoconsultos (v.), ya en decadencia desde que Augusto estableció la diarquía para compartir con el Senado la función legislativa. Posteriormente, la lex regia terminó confiriendo a los emperadores la exclusiva potestad legislativa. Se cree que la recopilación de constituciones más antigua es la hecha por Papirio Justo en el Alto Imperio, la que contiene las de Marco Aurelio y Lucio Aurelio Vero. Los códigos Gregoriano, Hermogeniano y Teodosiano fueron colecciones de constituciones imperiales del Bajo Imperio.

Derecho Científico

El conjunto de doctrinas expuestas en las obras y opiniones de los jurisconsultos, tratadistas, autores de monografías, comentaristas y cuantos se ocupan del Derecho vigente, histórico o posible, cuya constancia escrita se posee de modo directo o indirecto. En la actualidad no constituye fuente del Derecho vigente, como lo fueron antaño las opiniones de los jurisconsultos notables (Dic. Der. Usual).

Derecho cierto

El de existencia determinada, el que consta manifiestamente y contra el cual no cabe duda fundada, por haberse adquirido de conformidad con la legislación vigente entonces y por la incorporación definitiva al patrimonio de su titular.

Derecho Civil

Concepto, según opinión de Orgaz, bastante impreciso y vago en el Derecho moderno, pues, si bien puede decirse aproximadamente que, desde el punto de vista legislativo, es el que-es-tá contenido en el Código Civil v en sus leyes accesorias y complementarias (Enneccerus-Nipperdey), esa definición no va al fondo del asunto ni determina su contenido. Conceptual-mente, ni siquiera se puede afirmar que es el Derecho Privado (v.), pues hay materias que como la propiedad y la familia más bien tienen su lugar en el Derecho Público. Haciendo una descripción de su contenido actual, sigue diciendo Orgaz, es el que comprende el régimen de los bienes (derechos reales), de las obligaciones y contratos, de la familia y de las sucesiones, además de cierto número de nociones generales y comunes a todas esas instituciones especiales. Josserand lo define como "el Derecho Privado, con deducción de las disciplinas que han adquirido autonomía en el curso de los últimos siglos", y para De Buen es "aquel Derecho donde se regulan los requisitos generales de los actos jurídicos privados, la organización de la famosa y la de la propiedad-privada". De estas dos definiciones, advierte Orgaz que la primera es negativa y descriptiva la segunda.

Derecho Colectivo del Trabajo

El que. dentro de la disciplina general del Derecho del Trabajo (v.), regula las relaciones entre patronos y trabajadores no de modo individual, sino en atención a los intereses comunes a todos ellos o a los grupos profesionales. En ese sentido, el Derecho Colectivo Laboral establece normas sobre asociaciones profesionales, convenios colectivos, conciliación y arbitraje, huelga, desocupación y lock-out. Cabe también incluir en él las normas sobre previsión social, si bien la doctrina discrepa sobre la exactitud de tal absorción.

Derecho Comercial o Mercantil

Según la opinión de la generalidad de los autores, se trata de un concepto de ardua definición; entre otras razones, porque ni siquiera existe un claro acuerdo respecto a su contenido. No obstante, Waldemar Ferreira, citado por Orione (a quien se sigue en esta exposición), lo hace diciendo que es el sistema de normas reguladoras de las relaciones entre los hombres constituyentes del comercio o que de él emergen y abraza en su ámbito la ordenanza de aquella actividad profesional, medianera en la circulación de los bienes entre productores y consumidores, y como tal es en esencia y en lo objetivo Derecho Económico y debiera encuadrarse, conforme a su calificación, en el Derecho Público, pese a lo cual se halla revestido de la naturaleza del Derecho Privado y marcha paralelamente al Derecho Civil (v.). Capitant se inclina por la idea privatística y considera que el Derecho Comercial es la rama del Derecho Privado que rige las relaciones entre particulares relativas al ejercicio de tal profesión o que resulta del cumplimiento de actos de comercio (v.). El Derecho Comercial es llamado también, y tal vez preferentemente, Derecho Mercantil, y Cabanellas dice de él que está formado por los principios doctrinales, legislación y usos que reglan las relaciones jurídicas particulares que surgen de los actos y contratos de cambio, realizados con ánimo de lucro por las personas que del comercio hacen su profesión. La definición expresada por este autor, que por sí sola podría ser discutible, queda aclarada y completada cuando señala su contenido al decir que comprende lo relativo a los comerciantes individuales, compañías o sociedades lucrativas, las actividades bancarias y bursátiles, la contratación peculiar de los negocios mercantiles, los títulos valores y otros efectos del comercio, lo relacionado con el Derecho Marítimo y lo relativo a suspensión de pagos y quiebras. Ramírez Gronda lo define como la parte del Derecho Privado que regula las relaciones de los particulares concernientes al ejercicio de la actividad comercial. o resultantes de la realización de actos de comercio. Blanco Constans lo definió como el conjunto de principios, preceptos y reglas que determinan y regulan las relaciones jurídicas que el comercio engendra. Finalmente, para Bonilla San Martín, se entiende por Derecho Mercantil el conjunto de reglas jurídicas que rigen las relaciones de Derecho originadas por actos de cambio, fundamentales o auxiliares, celebrados con especulación, encaminados a tomar del productor los productos y a ponerlos a disposición del consumidor.

Derecho Comparado

Ciencia cuyo objeto es el estudio de las semejanzas y diferencias entre los ordenamientos jurídicos de dos o más países.

Derecho Común

El Derecho Civil (v.) o general de un pueblo. | Territorialmente, el contrapuesto al provincial, municipal o local. | El opuesto a distintas ramas jurídicas, como el Laboral, el Mercantil (L. Al-calá-Zamora). | En España, por antonomasia, el Derecho de Castilla. | En España, también, el de la generalidad de la nación, frente al privativo de algunas regiones o Derecho Foral (v.).

Derecho condicionado

El individual o subjetivo que ha de ceder ante el predominio del interés público sobre la conveniencia privada.

Derecho condicional

Especie de Derechofuturo (v.) en que el efecto del acto jurídico depende de una condición; o sea, de un acontecimiento incierto y venidero.

Derecho Constitucional

Rama del Derecho Público que tiene por objeto la organización del Estado y sus poderes, la declaración de los derechos v deberes individuales y colectivos y las instituciones que los garantizan.

Derecho constituido

Derecho positivo (v.).

Derecho constituyente

Para Sánchez Román, el poder de definir y determinar positivamente el Derecho Natural (v.). Derecho consuetudinario El que surge y persiste por obra de la costumbre (v.) con trascendencia jurídica.

Derecho consular

Conjunto de normas jurídicas que regulan lo atinente al funcionamiento y organización de los agentes consulares, sus derechos, obligaciones, privilegios y garantías. Lo integran normas de Derecho Nacional e Internacional.

Derecho consumado

El que escapa a la aplicación de una nueva ley, porque la validez y eficacia del hecho jurídico se habían producido enteramente para su titular durante la vigencia de la legislación derogada. Ejemplo característico se ha producido con el Código Canónico, que no reconoce el llamado antes matrimonio por sorpresa (v.); pues bien, tales matrimonios anteriores, desde el momento en que han sido válidos un instante al menos, resulta imposible declararlos luego nulos por la nueva ley, inexistente entonces.

Derecho Corporativo

Denominación equívoca, porque o bien se confunde con el Derecho Sindical (v.), a su vez una parte integrante del Derecho del Trabajo (v.), o bien se encuentra desacreditada, por lo menos frente a las ideas democráticas correspondientes a un Estado de Derecho, por su identificación con los regímenes políticos fascista, nacional sindicalista y falangista. (V. TOTALITARISMO.) En sentido histórico, puede hablarse de un Derecho Corporativo con referencia a las normas que regulaban las corporaciones de oficios (V.).

Derecho Criminal

Derecho penal (v.).

Derecho de abstención

En materia sucesoria, beneficio de abstención (V.).

Derecho de accesión

V. ACCESIóN.

Derecho de acrecer

Facultad de los legatarios o herederos, para aprovechar la parte de su colegatario o coheredero, cuando éste no quiere o no puede recogerla. Unicamente puede darse en los casos de sucesión testamentaria y designación conjunta de legatarios o herederos; es decir, cuando la disposición testamentaria no asigna partes individualizadas a cada uno de los legatarios o herederos.

Derecho de admisión

En los términos del Diccionario de Derecho Usual, declaración escrita que suelen hacer algunos establecimientos públicos, dedicados a espectáculos, al despacho de bebidas y otros, en que se arrogan la atribución de rechazar a los clientes que no sean de su agrado, sin expresión de causa, ya negándoles la entrada en el local, ya obligándolos a abandonarlo. Este derecho no es tal, salvo ampararlo alguna reglamentación especial. (V. RESERVA DEL DERECHO DE ADMISIóN.)

Derecho de angaria

V. ANGARIA.

Derecho de antena

LO define el Diccionario de Derecho Usual en un sentido amplio que comprende la facultad y la reglamentación de la escucha, emisión y eliminación de parásitos en la radiotelefonía, y en sentido estricto, como la atribución de instalar en determinadas partes de un edificio alquilado una antena para mejorar las transmisiones o audiciones. Señala asimismo que el problema suscitado consiste en determinar si el propietario del edificio tiene derecho de impedir que el inquilino coloque antenas exteriores o si, inversamente, tiene éste el derecho de hacerlo. Se inclina acertadamente por la solución favorable al derecho del inquilino, no solo por generalidad de la costumbre establecida, sino también porque lo favorece sin causar daño al inmueble. Hoy afecta más a la televisión.

Derecho de asilo

V. ASILO

Derecho de asistencia

En el orden internacional llámase así la facultad que surge de los "tratados defensivos" o "de asistencia mutua" entre dos o más Estados, que consiste en la posibilidad de demandarse la ayuda y asistencia prometidas. Por ejemplo. el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Río de Janeiro. 1947). el Pacto de la Unión Europea Occidental (1948) y el Tratado de Atlántico Norte (1949).

Derecho de asistencia hostil

Con esta designación se conoce en Derecho Internacional la transgresión de los deberes de neutralidad que es cometida por un particular, tal como sucede en el caso de transporte marítimo de contrabando de guerra (v.).

Derecho de asistencia judicial

Contrapartida del "deber moral internacional" del Estado, que facilita la acción de la administración de justicia de cada país mediante la cooperación internacional.

Derecho de asociación

v. ASOCIACION.

Derecho de aubana

También es llamado de albana o albinagio, actualmente desaparecido de las legislaciones civilizadas, consistía en la facultad que se atribuía el soberano para apropiarse los bienes de los extranjeros que fallecieran en sus dominios.

Derecho de autor

El que tiene toda persona sobre la obra que produce y especialmente el que corresponde por razón de las obras literarias, artísticas, científicas o técnicas para disponer de ellas por todos los medios que las leyes autorizan.

Derecho de capitación

Tributo que el siervo tenía que pagar a su señor durante el feudalismo cada vez que casaba a alguno de sus hijos o éstos eran recibidos caballeros.

Derecho de captura

Facultad de los Estados beligerantes de apoderarse, previa decisión judicial, de los buques o cargamento de buques privados del enemigo. Numerosas convenciones internacionales (La Haya, 1899 y 1907, Londres, 1909) han reglamentado este derecho.

Derecho de circulación

Libertad de circulación o de tránsito (v.).

Derecho de comerciar

Libertad de comerciar (v.).

Derecho de deliberar

En las sucesiones que no se aceptan pura y simplemente, equivale al beneficio de deliberar (v.).

Derecho de dirección

El reconocido al patrono, empresario o representante autorizado para dirigir las tareas asignadas a los trabajadores teniendo en cuenta las necesidades y conveniencias de la producción (Dic. Der. Usual).

Derecho de estola

Pie de altar (v.).

Derecho de exportación

El de carácter económico que los particulares pagan al Estado por la autorización que se les concede para la salida de mercaderías hacia un país extranjero. | En las épocas, cada vez más frecuentes, en que se restringe la libertad de comercio, el permiso con que un industrial o comerciante cuenta para exportar sus productos, por lo general ajustándose a determinada cuota o contingente. (v. DERECHO DE IMPORTACIóN )

Derecho de extranjería

En lineamiento sintético, régimen jurídico del que disfruta o al que está sometido el extranjero (v.). el que no posee la nacionalidad del territorio independiente en que se encuentra.

Derecho de fábrica

Cantidad que se satisface al erario o fábrica de una parroquia, colegiata o catedral (Dic. Acad.).

Derecho de Familia

Parte o rama del Derecho Civil relativa a los derechos y deberes y, en general, a la institución fundamental que la familia (v.) constituye en toda sociedad.’

Derecho de Gentes o "Ius Gentium"

Conjunto de normas jurídicas aplicadas en Roma a las relaciones jurídicas en que los extranjeros eran parte, por oposición al Derecho Civil (Ius Civile), aplicable sólo a ciudadanos romanos. Actualmente úsase en doctrina la expresión Derecho de Gentes como sinónimo de Derecho Internacional Público (v.).

Derecho de habitación

Derecho real que confiere a su titular la facultad de ocupar con su familia un inmueble destinado a vivienda, cuya propiedad corresponde a otra persona, sin abonar precio, pero con la obligación de conservarla y la prohibición de ceder o arrendar su derecho. Constituye una modalidad del derecho de uso (v.), hasta el punto de que algunos códigos los regulan conjuntamente, y se diferencia del usufructo (v.) en que no admite otra clase de aprovechamiento. El derecho de habitación puede ser temporal o vitalicio, rigiéndose por el título de su constitución, el cual puede ser contrato (oneroso o gratuito), acto de última voluntad o prescripción; pero, contrariamente a lo que sucede con el usufructo. no existe derecho legal de habitación.

Derecho de importación

El impuesto, hecho efectivo en las aduanas, con el cual se gravan las mercaderías cuya entrada en el país se sujeta a tal pago, requisito sin el cual no pueden circular, salvo exponerse al comiso y multa o prisión correspondiente. (V. CONTRABANDO.) | El que se atribuye a algún particular o empresa para poder recibir productos del extranjero. cuando existen restricciones en el comercio internacional. (v. DERECHO DE EXPORTACIóN.)

Derecho de las Obligaciones

Como bloque con fisonomía peculiar dentro del Derecho Civil (v.), el conjunto de relaciones, por lo común patrimoniales, que establecen vínculos entre dos o más personas, por el deber jurídico de dar, hacer o no hacer alguna cosa (Dic. Der. Usual).

Derecho de las Sucesiones

Parte del Derecho Civil (v.) que estudia, en lo teórico, y regula, en lo práctico, lo atinente alas transmisiones patrimoniales y da otros derechos por causa de muerte. Ofrece un sistema tripartito. En primer lugar, el de la regulación forzosa, allí donde no hay libertad plena para testar, a favor de los legitimarios, si existen. En segundo término, el de plena libertad de testar, reconocido por algunos ordenamientos, que solamente actúan ante la omisión o silencio del causante. Por último, el que combina la transmisión en parte forzosa y en parte libre, que protege los intereses de la familia y, ala vez, respeta un margen para la liberalidad, incluso remuneratoria, – del que hace testamento. Este Derecho, contradiciendo la rígida incompatibilidad del Derecho Romano sobre la dualidad de la sucesión testada o intestada, admite hoy ese dualismo sin cortapisas, si bien no hay mucho campo para la posibilidad, salvo reducirse toda una herencia a legados. En otro supuesto, el heredero o los coherederos reciben todo lo no especificado por el testador, por lo cual no hay realmente sucesión intestada. La complejidad de esta rama jurídica de lo civil se advierte sin más que mencionar los testamentos, las legítimas, los legados, las mejoras, la parte de libre disposición, las colaciones y las sustituciones, instituciones todas ellas reveladoras de su amplitud y trascendencia.

Derecho de legítima defensa

El que tiene todo Estado para oponerse coactivamente a las agresiones actuales o inminentes por parte de otro; posee carácter de excepción, por cuanto se considera un recurso extremo de autodefensa. | En el aspecto individual, legítima defensa (v.), por antonomasia, en lo penal.

Derecho de navegación

(v. NAVEGACIóN DE ALTA MAR.)

Derecho de paso

Enfocado desde el predio dominante, servidumbre de paso (v.).

Derecho de patronato

Atribución que corresponde al patronato de una fundación para, de acuerdo con los estatutos, presentar personas hábiles para los beneficios y capellanías que queden vacantes y para usar de los privilegios inherentes a tal calidad.. | Derecho del jefe del Estado español de proponer la tema de obispos al papa para las mitras vacantes (Dic. Der. Usual).

Derecho de pernada

Derecho de los señores feudales, humillante desde luego para los vasallos, y cuyo contenido se discute con apasionamiento si consistía en yacer la primera noche con la mujer de sus feudatarios, o si se limitaba al acto simbólico de poner una pierna en el lecho de los recién casados. como índice de autoridad. Quizás haya habido de todo, expresan G. Cabanellas y L. Alcalá-Zamora.

Derecho de petición

Dentro del ámbito del Derecho Político, representa, juntamente con el de reunión y el de expresión, un derecho individual básico en un Estado de Derecho y constitucionalmente reconocido. Refiriéndose a él, dice Linares Quintana que la libertad de petición es esencial en el Estado democrático,’ opinión coincidente con la de Agustín de Vedia, para quien el derecho de petición es inherente a las instituciones de un pueblo libre. Según la acertada definición de Bertoli, consiste en el reconocimiento de las facultades de todos los habitantes de un país para dirigirse a las autoridades públicas a fin de reclamar u observar alguna cosa incumbente a ellas. A su juicio, al igual que los derechos de reunión y de imprenta, constituye un medio de que se vale el pueblo para controlar y orientar la conducta de los gobiernos. El derecho de petición puede ejercitarse individual o colectivamente, y en relación con cualquiera de los tres poderes del Estado.

Derecho de postliminio

(v. POSTLIMINIO y PRISIONEROS DE GUERRA.)

Derecho de preferencia

En general, sinónimo de derecho de prelación (v.). | De modo especial, el reconocido a los accionistas de una sociedad, para subscribir las nuevas acciones antes de admitir la adquisición por el público en general.

Derecho de prelación

El que asiste a una persona para ser preferida en sus derechos en concurrencia con otras, y a veces con total exclusión de ellas. (V. PRELACIóN DE CRéDITOS.) Como formas curiosas de manifestación de este derecho cabe citar el de los empleados de la administración pública que, en otros tiempos, lo invocaban para quedarse con ciertas mercaderías al precio muy bajo a que habían sido declaradas, para eludir el pago de impuestos. También, el derecho de los propietarios colindantes con un camino, para que el Estado les ceda la parte del que haya dejado de servir para las comunicaciones. La figura jurídica ofrece cierta semejanza con la mutación de cauce (v.).

Derecho de primogenitura

V. MAYORAZGO y PRIMOGENTURA.

Derecho de propiedad

V. DOMINIO y PROPIEDAD.

Derecho de repetición

El que tiene toda persona para reclamar lo pagado indebidamente por error o por haberlo efectuado antes y en lugar del verdadero obligado o responsable. Así acontece en las obligaciones solidarias, en las fianzas, en la responsabilidad civil subsidiaria. Como en voz alguna sería menos perdonable lo reiterativo, el tema se desenvuelve en la voz principal y en las especies de REPETICIóN (v.).

Derecho de réplica

Por improvisación o ligereza en muchos casos, y por mala fe en algunos otros, un texto que aparece en publicaciones periódicas está lejos de ser exacto y puede perjudicar a distintas personas. De ahí que a todo perjudicado eventual por una información periodística se le reconozca el derecho de aclarar lo que juzgue pertinente para dejar a salvo su derecho al honor (v.), o simplemente lo real y verdadero. La reglamentación suele establecer que los órganos de prensa, y cabe extenderlo también a otros medios de publicidad, como la radio y la televisión, están en el deber de insertar esa rectificación, pero sin exceder por lo general del doble del espacio ocupado por lo que se replica. La réplica debe insertarse o aparecer en el mismo espacio u horario que lo rectificado y con caracteres externos similares.

Derecho de representación

El que tienen los hijos de un grado ulterior para ser colocados en el grado que ocupaba su padre o madre en la familia del difunto, a fin de suceder juntos en su lugar en la misma parte de la herencia en la cual el padre o la madre habrían sucedido. El derecho de representación se da con respecto a todos los llamados ala sucesión intestada.

Derecho de resistencia a la opresión

Resistencia a la opresión (v.).

Derecho de retención

Especie de derecho pignoraticio establecido por disposición legal en determinadas ocasiones, para posibilitar al poseedor o tenedor de la cosa ajena el conservarla hasta el pago de lo debido por ella o por alguna causa relacionada con ella (Dic. Der. Usual).

Derecho de retracto

Retracto (v.).

Derecho de reunión

Aun cuando en la Argentina no se encuentra especialmente determinado en la Constitución, su existencia se halla tácitamente establecida en el art. 33, según el cual los derechos específicamente señalados no se entienden como negación de otros derechos que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno. Sin embargo, el derecho de reunión se encuentra frecuentemente limitado por las disposiciones del Poder Ejecutivo que, a pretexto de reglamentar la libertad de reunión, vienen en la práctica a impedirla, sobre todo en lugares abiertos.

Derecho de sufragio

v. "IUS SUFFRAGII" y SUFRAGIO.

Derecho de superficie

Corresponde a quien tiene el derecho de usar de la superficie edificando, plantando o sembrando en suelo ajeno, pagando cierta pensión anual al dueño de él (Escriche). (V. EDIFICACIóN, SIEMBRA Y PLANTACIóN.)

Derecho de tanteo

Tanteo (v.).

Derecho de uso

Derecho real consistente en la facultad de servirse de la cosa de otro, independiente de la posesión de heredad alguna, con el cargo de conservar la sustancia de ella, o de tomar, sobre los frutos de un fundo ajeno, lo que sea preciso para las necesidades del usuario y de su familia. Cuando el uso se refiere a una casa y a la utilidad de morar en ella. se llama derecho de habitación (v.).

Derecho del Trabajo

Preferentemente llamado por algunos autores Derecho Laboral, es, en la minuciosa definición de Cabanellas, "el que tiene por contenido principal la regulación de las relaciones jurídicas entre empresarios y trabajadores, y de unos y otros con el Estado, en lo referente al trabajo subordinado, y en cuanto atañe a las profesiones y a la forma de prestación de los servicios, y también en lo relativo a las consecuencias jurídicas mediatas e inmediatas de la actividad laboral dependiente". Completando la definición, y para dar una idea de la amplitud del contenido del Derecho Laboral, el propio autor mencionado señala que comprende: Derecho al trabajo (garantías contra el paro, escuelas de aprendizaje, agencias de colocaciones, determinación de las causas de despido e indemnización por despido injustificado), Derecho en el trabajo (reglamentación de sus condiciones, leyes protectoras de los trabajadores, leyes de fábrica, jornada, horas extraordinarias, higiene y seguridad), Derecho del trabajo (salario, contrato de trabajo, limitación de la libertad contractual. relación de trabajo), Derecho después del trabajo (previsión social, jubilaciones y pensiones, vacaciones pagadas, descanso semanal, empleo del tiempo libre, reparación de accidentes y enfermedades profesionales), Derecho Colectivo del Trabajo (sindicatos profesionales, convenios colectivos de condiciones de trabajo, conflictos y conciliación y arbitraje). Lo que interesa de la relación que queda reseñada es que proporciona una completa visión de los temas que integran esta rama del Derecho, sin que importe dilucidar si algunos de los temas incluidos en uno de los grupos hubiese tenido mejor cabida en otro. En lo que desde luego la doctrina discrepa es en la determinación de si la previsión social corresponde al Derecho Laboral o si es una disciplina autónoma. Krotoschin da esta otra definición: "Conjunto de los principios y normas jurídicas destinados a regir la conducta humana dentro de un sector determinado de la sociedad, el que se limita al trabajo prestado por trabajadores dependientes, comprendiendo todas las consecuencias que en la realidad surgen de ese presupuesto básico y cuyo sentido intencional apunta a lo jurídico". Este autor, sin desconocer los vínculos existentes entre el Derecho del Trabajo y la previsión social (v.). opina que se trata de dos disciplinas distintas, aunque representativas de medios jurídicos de la política social. (V. ASOCIACION PROFESIONAL DE TRABAJO y CONTRATO COLECTIVO DE CONDICIONES DE TRABAJO, DERE CHO COLECTIVO DEL TRABAJO.)

Derecho Diplomático

Conjunto de normas y principios jurídicos, nacionales e internacionales, que establecen y regulan la actuación de los órganos encargados del mantenimiento de las relaciones interestatales.

Derecho disciplinario

El de castigar, pero sin relieve penal. Se reconoce en todas las esferas de la vida, desde la corrección paterna permitida sobre los hijos hasta el severo régimen de los cuarteles, campamentos y ejércitos de campaña, pasando por el que asegura el buen servicio y la debida jerarquía en los empleos públicos, en las relaciones laborales (v. la voz siguiente), en la administración de justicia (Dic. Der. Usual).

Derecho disciplinario del trabajo

A juicio de algunos autores, el poder jurídico encaminado a imponer a los miembros del grupo, dentro de las relaciones laborales, por medio de determinadas sanciones, una regla de conducta que los obligue a actuar en servicio del interés colectivo. Normalmente, la función disciplinaria corresponde a la parte patronal, pero las sanciones que imponga a los trabajadores no solo han de ser justificadas, sino que también son impugnables judicialmente. Sin embargo, en algunas legislaciones, como en la argentina, también se pueden imponer sanciones por las comisiones de relaciones profesionales a los patronos que incurran en prácticas desleales respecto a sus dependientes.

Derecho Doctrinal

Derecho Científico (v.).

Derecho Eclesiástico

Derecho Canónico (v.).

Derecho Económico

Colección de reglas determinantes de las relaciones jurídicas originadas por la producción, circulación, distribución y consumo de la riqueza. Como partes de él se consideran: a) el

Derecho Industrial, b) el Derecho Agrario, c) el Derecho del Trabajo o Laboral (v.).

Derecho en la cosa

‘Ius in re" (v.).

Derecho escrito

El conjunto de las normas legales y cada una de ellas cuando se han promulgado de manera gráfica. (v. DERECHO NO ESCRITO.)

Derecho Espacial

v. DERECHO INTERPLANETARIO, DOMINIO AéREO y SATéLITES ARTIFICIALES.

Derecho especial

El no contenido en códigos generales, como las leyes de caza o pesca, de aguas o minas. | Conjunto de normas jurídicas que difieren de las nacionales, como las partidarias de una región o una colonia. (v. DERECHO COMúN.)

Derecho facultativo

Todo aquel que no integra a la vez un deber. Lo es, por ejemplo, el de testar o el de casarse. No lo es la patria potestad. por ello irrenunciable.

Derecho Financiero

Rama del Derecho Publico interno que regula la actividad del Estado en cuanto a los órganos encargados de la recaudación y aplicación de impuestos, presupuesto, crédito público y, en general, de todo lo relacionado directamente con el patrimonio del Estado y su utilización.

Derecho Fiscal

Rama del Derecho Financiero (v.) que regula las relaciones entre el erario público y los contribuyentes, por medio de los impuestos de toda índole, las personas y los bienes gravados, las exenciones especiales, las formas y plazos de pago, las multas u otras penas, o los simples recargos que corresponde aplicar por infringir los preceptos sobre declaraciones, trámites y vencimientos (Dic. Der. Usual).

Derecho Foral

Denomínase así en España el que, dentro de la órbita del Derecho Civil y como consecuencia de la antigua división en reinos, se aplica a determinadas regiones (Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, Navarra y Vizcaya), en las cuales, y únicamente para determinadas materias, no rige el Derecho Civil común.

Derecho formal o de forma

Derecho adjetivo (v.).

Derecho futuro

El pendiente de una condición. | La expectativa jurídica. | Más propiamente, el derecho nacido pero no adquirido del todo. Se distinguen dos clases de derecho futuro: el eventual, pendiente de un hecho incierto y vario (como el de heredar), y el condicional, donde existe indeterminación en plazo o actitud, pero no en la causa (si fulano se casa), en que se sabe a quién se refiere y sobre qué hecho ha de versar. Existe un derecho futuro diferido, cuya adquisición depende casi exclusivamente del arbitrio o del consentimiento del sujeto, y no diferido, si se encuentra subordinado a hechos o condiciones inciertos.

Derechohabiente

Causahabiente (v.).

Derecho hereditario

Objetivamente, conjunto de normas legales o consuetudinarias que reglan las sucesiones. | Subjetivamente, el de índole patrimonial que una persona tiene sobre los bienes de otra por el hecho de la muerte de ésta, en virtud de título legal, de llamamiento testamentario o por ambas causas (Dic. Der. Usual).

Derecho Hipotecario

En enfoque histórico, el Derecho Inmobiliario o relacionado con el Registro de la Propiedad | El que dimana del contrato y derecho real de hipoteca (v.).

Derecho Individual del Trabajo

El centrado en torno al contrato homónimo o a las relaciones laborales en otros enfoques, pero sin trascendencia general. De todas formas: por conducto de los pactos colectivos de condiciones laborales tiende a modificarse no poco, por interponerse las asociaciones profesionales en la regulación, antes directa v exclusiva. de los derechos y deberes de trabajadores y empresarios. (v. CONTRATO DE TRABAJO y DERECHO COLECTIVO DEL TRABAJO.)

Derecho Industrial

En algunas legislaciones y para ciertos autores, el Derecho Industrial no es sino el Derecho del Trabajo (v.), sin duda porque éste adquirió su desarrollo con la industrialización de la producción. | Sin embargo, para otros autores, el Derecho Industrial presenta mayor amplitud, porque comprende no solo las relaciones laborales, sino que también afecta alas comerciales y a la producción misma, regulándolas para impedir los abusos de una parte frente a la otra y. sobre todo, para defender el interés de la comunidad.

Derecho Inmobiliario

Dentro de la tendencia, ciertamente discutible, de establecer múltiples divisiones dentro de cada una de las ramas del Derecho. especialmente en lo que al Civil se refiere, es de uso corriente hablar de Derecho Inmobiliario haciendo referencia a "las normas positivas que rigen el nacimiento, adquisición, modificación, transmisión y extinción de los derechos de propiedad y sus desmembraciones y gravámenes sobre bienes inmuebles, y, en especial, la publicidad necesaria para completar los negocios jurídicos erga omnes sobre los derechos anteriores" (Dutto).

Derecho intelectual

Aquel meramente personal sobre los productos de la inteligencia, como el derecho de autor y la patente de invención (v.), para cuya efectividad están sometidos a registro y, por su expresión económica, son susceptibles de transmisión ínter vivos y mortis causa. (v. PROPIEDAD INDUSTRIAL e INTELECTUAL.)

Derecho Internacional Privado

Es el que determina las normas jurídicas aplicables alas relaciones civiles, comerciales y laborales entre personas de distintas nacionalidades, ya se encuentren dentro de un mismo Estado, ya en Estados diferentes. En términos generales puede decirse que se refiere a las relaciones del Derecho Privado para aquellos casos sometidos a distintas jurisdicciones nacionales. Se acepta que el Derecho Internacional Privado comprende también los problemas individuales de Derecho Penal y aun los de índole procesal, siempre que se admita que el Derecho Internacional Público (v.) regula únicamente las relaciones de Derecho Público entre Estados.

Derecho Internacional Público

Conjunto de normas que rigen la relación de los Estados entre sí y también las de éstos con ciertas entidades que, sin ser Estados, tienen personalidad internacional (Podestá Costa). Estudio de la estructura jurídica de la comunidad internacional, considerada como una sociedad compuesta de sujetos de Derecho Público, Estados, asociaciones, colectividades y hombres, vinculados entre sí conforme a principios y normas de naturaleza jurídica (Díaz Cisneros). Jitta expresa que el Derecho Internacional Público "no es solamente un conjunto de relaciones entre Estados; es el Derecho Publico considerado desde el punto de vista de una comunidad jurídica mayor que una nación, comunidad que, en su acepción más amplia, abraza la especie humana". Constituye un tema doctrinalmente discutido si a las relaciones entre Estados, y entre éstos y las entidades mencionadas en las definiciones precedentes, se les puede aplicar el nombre o el concepto que corresponde al Derecho. En gran medida, la respuesta negativa o afirmativa dependerá del pensamiento que se tenga acerca de si la coacción y la coercibilidad son o no requisitos esenciales del Derecho (v.). tema planteado en esa voz genérica. Al Derecho Internacional Público suele llamárselo también, con propiedad muy discutida, Derecho de Gentes (v.).

Derecho Interplanetario

Esta nueva rama jurídica ha sido objeto de dudas y problemas, inclusive en su denominación, pues unos autores la llaman Derecho Astronáutico, otros Derecho Interastral, Derecho Sideral, Derecho Espacial, Derecho Cosmonáutico y Derecho Extraterrestre, entre más expresiones. Cocea opina que la designación más acertada es la de Derecho Interplanetario. En cuanto a su contenido, según afirma Homburg, citado por Cocea, no tiene por objeto asegurar relaciones de un punto a otro del planeta, sino permitir al hombre explorar el espacio y alcanzar otros planetas, tras haber logrado ya reiterados viajes a la Luna. Según Kroell, citado también por Cocea, se trata de una disciplina jurídica universal que gobierna las relaciones del Derecho Publico y Privado, nacidas entre individuos y Estados por la utilización de cohetes equipados y aptos para abandonar el planeta Tierra v penetrar en el espacio interplanetario o intersideral, sea para circular o gravitar, sea para alcanzar la superficie de cualquier astro del sistema cosmogónico universal y volver a la superficie terrestre, luego de haber abandonado temporalmente la zona esférica donde se manifiestan los efectos físicos de su atracción. El Derecho Interplanetario comprende la circulación, dominio, conquista y posesión de cuanto sea alcanzable en el espacio interplanetario (Cocea). Este nuevo Derecho implica aspectos de muy diversa índole y todavía no muy bien definidos ni solucionados jurídicamente: unos, relacionados con el Derecho Político de cada país (dominio sobre el espacio vertical, sobre los satélites, plataformas y vehículos espaciales); otros. de Derecho Internacional Público (relaciones entre los Estados en cuanto a tales dominios, al uso de los satélites, a las comunicaciones, al espionaje); otros, todavía no bien conocidos, vinculados con la posible existencia de habitantes en otros planetas y de incursiones de esos hipotéticos seres en el espacio terrestre, etc. No hace muchos años, todos estos problemas parecían puramente fantásticos, pero hoy tienen una realidad derivada no solo de la existencia de satélites artificiales (v.), sino también del hecho de que una nación ha puesto varias veces sobre la superficie lunar a algunos astronautas. Esa ocupación qué derechos concede al país ocupante? La corriente más generalizada, o por lo menos la más elogiable, es que esos avances técnicos pertenecen a la humanidad, pero resulta difícil predecir las derivaciones que habrá de tener en el porvenir, cuando las conquistas planetarias tengan una mayor efectividad y puedan ofrecer determinadas ventajas a los conquistadores. (V. DOMINIO AéREO.)

Derecho Laboral

Derecho del trabajo (v.).

Derecho Laboral Constitucional

Así como en las Constituciones que se empezaron a sancionar a partir del siglo XVIII únicamente aparecieron regulados los problemas de orden político y levemente los de tipo económico, las nuevas Constituciones han concedido a los problemas del trabajo la importancia que les corresponde, por lo que han empezado a consignar normas encaminadas, principalmente, a defender los derechos de los trabajadores. De este modo han adquirido categoría constitucional normas que antes sólo figuraban en las leyes y reglamentos. Claro es que esas normas constitucionales son más bien declaraciones de principios, cuyo desarrollo se ha de remitir a la legislación corriente.

Derecho litigioso

El que es objeto de reclamación por la vía judicial. De no existir allanamiento, el litigio surge al contestar el demandado la demanda. (V. BIEN LITIGIOSO.)

Derecho Marítimo

"Derecho de todas las relaciones jurídicas que tienen el mar por escenario o el comercio marítimo por objeto" (Ripert); con mayor propiedad se habla de Derecho de la Navegación, por cuanto sus normas regulan en general el tráfico por todo curso de agua navegable.

Derecho Matrimonial

En conceptos de Luis Alcalá-Zamora y Guillermo Cabanellas, la serie orgánica de normas científicas y positivas referentes a la celebración y efectos del matrimonio (v.) y, de modo principal, a los derechos y deberes de los cónyuges en las relaciones recíprocas y en cuanto a los intereses sociales (e incluso divinos, dentro de lo canónico), de perpetuar la especie y la fe. De ahí surge la doble consideración de un Derecho Matrimonial objetivo, como conjunto de normas positivas eclesiásticas o civiles, y de un Derecho Matrimonial subjetivo, regulador de los vínculos personales entre los casados y sus diversas o coincidentes funciones.

Derecho Mercantil

Derecho Comercial (v.).

Derecho Militar

Conjunto de normas jurídicas que reglan la organización, gobierno y conducta de las fuerzas armadas en la paz y en la guerra (C. E. Romero).

Derecho Minero

Conjunto de normas jurídicas que regulan el descubrimiento y la explotación de las minas (v.).

Derecho Monetario

Conjunto de normas jurídicas que regulan la acuñación, valor, circulación, cambio, etc. de la moneda (v.) como instrumento de pago.

Derecho moral

El derecho del autor de una obra literaria, científica o artística respecto del contenido y utilización de esa obra, con independencia de todo valor o remuneración económica. | El Derecho que concuerda con determinado sistema de reglas morales.

Derecho Municipal

"La rama del Derecho Público institucional, con acción pública, que estudia los problemas políticos, jurídicos y sociales del urbanismo" (Korn Villafañe). Algunos autores, como Rafael Bielsa, niegan la existencia del Derecho Municipal como rama autónoma, considerándolo simplemente el "conjunto de preceptos o principios de Derecho Administrativo general aplicables en la esfera comunal".

Derecho Natural

Conjunto de normas reguladoras de la conducta humana, justas, eternas e inmutables. El concepto del Derecho Natural es opuesto al de Derecho positivo (v.) o vigente, imperfecto, temporal y cambiante. Las teorías del Derecho Natural, denominadas jusnaturalistas, pueden dividirse en dos grandes grupos: a) lasque lo consideran emanado de la voluntad divina y b) las que lo aceptan como surgido de la "naturaleza de las cosas". De lo dicho se deduce que la fundamental diferencia entre el orden natural y el orden positivo es el origen de uno y otro; mientras el segundo es creado o "puesto" por los hombres, el primero es trascendente a la voluntad humana. Frente a las doctrinas jusnaturalistas, encontramos el "positivismo jurídico", que niega la posibilidad de conocer el contenido de ese supuesto "orden natural de la conducta humana" y, por consiguiente, limitan el campo de la ciencia del Derecho al estudio de los ordenamientos positivos o vigentes, dejando los problemas "axiológicos" (que vinculan al Derecho Natural) a la filosofía o la política. Muchos autores llegan incluso a negar rotundamente la existencia del Derecho Natural.

Derecho no escrito

El consuetudinario, por no constar, por lo general, en textos o códigos. (V. DERECHO ESCRITO.)

Derecho Normativo Laboral

Abarca, doctrinal o positivamente, las relaciones internas entre los grupos profesionales para regir. mediante reglas jurídicas. la actividad laboral en lo relativo a íos intereses y modalidades que, respecto a la prestación de servicios y a la producción, existen entre patronos y trabajadores, con intervención necesaria del Estado para ampliar o restringir los efectos de las normas que se establezcan, a fin de armonizarlas con las conveniencias generales del país, con las actividades y derechos de los demás sectores de la vida nacional y hasta con las imposiciones de la conveniencia internacional. El Derecho Normativo del Trabajo es un Derecho profesional que tiene por sujeto al grupo laboral y no al trabajador aislado-, al gremio o a la asociación profesional y al empresario como factores de la producción. En lo laboral, lo normativo coincide casi siempre con lo colectivo, pero, por singularidad de la relación entre los grupos sociales de los trabajadores y de los empresarios, no siempre se registra por ambos bandos del mundo del trabajo interdependiente y jerarquizado el carácter colectivo. Mientras resulta exigencia absoluta que los trabajadores sean varios o actúen más o menos unificados, o al menos con cohesión si existen entre ellos parcialidades gremiales o diferencias de otra clase, por el lado empresario basta a veces, por exclusiva de la producción, por monopolio de hecho o por regulación muy concreta, con que obre una sola persona física o abstracta. De todas formas, la evidencia de la regulación colectiva se plasma por alcanzar con uniformidad o coherencia al grupo laboralmente subordinado y de actividad perteneciente a una misma rama de tareas o servicios.

Derecho Notarial

Conjunto de normas jurídicas que regulan el ejercicio de la profesión de notario o escribano (V.).

Derecho Objetivo

Una de las clásicas clasificaciones del Derecho es la que lo divide en objetivo y subjetivo. Entiéndese por Derecho Objetivó el conjunto de normas jurídicas que forman el ordenamiento vigente (Derecho argentino, Derecho Civil, etc.), y por derecho subjetivo, las facultades que dichas normas conceden y garantizan a los individuos sometidos a ellas. (V. DERECHO.)

Derecho Penal

Conforme a la acepción contenida en el Diccionario de la Academia, el que establece y regula la represión y castigo de los crímenes o delitos por medio de la imposición de las penas, definición notoriamente equivocada, porque no cabría reprimir y castigar los delitos si previamente no se hubiesen determinado las acciones que han de considerarse delictivas. De ahí que el Derecho Penal lo primero que ha de hacer es fijar los bienes jurídicos que han de ser protegidos penalmente y, sobre esos principios, variables en el tiempo y en el espacio, configurar específicamente los delitos y establecer la nena que a cada uno de ellos corresponde. Otra cosa equivaldría a quebrantar el aforismo, respetado por todos los pueblos que defienden la libertad y la dignidad de las personas, de que no hay pena, como tampoco hay delito, sin previa ley que los establezca. En los tiempos actuales, sólo los regímenes totalitarios y tiránicos han declarado la posibilidad de imponer penas sin una configuración previa de los hechos a que se tienen que aplicar. La apreciación precedente encuentra apoyo en la definición que Jiménez de Asúa da del Derecho Penal, cuando dice que es un "conjunto de normas y disposiciones jurídicas que regulan el ejercicio del poder sancionador y preventivo del Estado, estableciendo el concepto del delito como presupuesto de la acción estatal, así como la responsabilidad del sujeto activo, y asociando a la infracción de la norma una pena finalista o una medida aseguradora". R. C. Núñez lo define como "la rama del Derecho que regula la potestad pública de castigar y aplicar medidas de seguridad a los autores de infracciones punibles". Esta visión del Derecho Penal (enjuiciada en sus términos y sin tener en cuenta otras consideraciones del propio autor) tal vez adolezca del mismo defecto que la acepción expuesta por la Academia; es decir que circunscribe la disciplina de que se trata ala facultad de castigar a los autores de infracciones punibles; pero omite la expresión de que el Derecho Penal debe señalar, en primer término, cuáles son las infracciones punibles. Fontán Balestra dice que "es la rama del ordenamiento jurídico que contiene las normas impuestas bajo amenaza de sanción". Se advierte que en esta definición se contemplan los dos principales aspectos del Derecho Penal: la determinación de los hechos delictivos y su sancionabilidad.

Derecho Penal Canónico

Conjunto de normas mediante las cuales la Iglesia, definiendo delitos y aplicándoles penas, asegura la vigencia de su orden societario (L. A. Gardella). La potestad punitiva de la Iglesia ha pasado por diversas normas. En un principio sólo imponía penas espirituales, que recaían no sobre delitos, sino sobre pecados, pero, a través de la Edad Media y hasta tiempos no muy lejanos, se reconoció a la Iglesia la facultad de imponer penas materiales, cuya ejecución era generalmente llevada a efecto por la autoridad civil, aun cuando muchas veces corriesen a cargo de la propia Iglesia. En la actualidad, la Iglesia carece de jurisdicción para entender en materia de delitos y para imponer penas materiales. únicamente impone penas espirituales, como sanción a los pecados o a los delitos de orden canónico.

Derecho Penal Económico

Conjunto de normas penales destinadas a castigar la violación de las normas de Derecho Económico (v.).

Derecho Penal Internacional

Conjunto de normas jurídicas que tienden a solucionar los conflictos de la aplicación del Derecho Penal (v.) en el espacio. A este concepto, correspondiente al ámbito privado, podríamos agregar que el Derecho Penal Público Internacional es aquel que regula lo que a delitos y penas internacionales se refiere (trata de blancas, trata de esclavos, contrabando, piratería, tráfico de drogas).

Derecho personal

Como contrapuesto a Derecho real (v.), el vínculo jurídico entre dos personas, que pueden ser acreedores o deudores de manera unilateral o recíproca, si existe bilateralidad entre los nexos o las prestaciones. Con amplitud, en los derechos personales entra todo el Derecho de Familia y el de las Obligaciones (v.).

Derecho personalísimo

El que está tan consubstanciado con el titular que no es transmisible, por inherente a la persona. Se citan el de la integridad física, la honra o débito conyugal.

Derecho Político

Rama de la ciencia del Derecho que estudia el origen, funcionamiento y fines del Estado. A partir del constitucionalismo escrito, el estudio del Estado se convierte en el estudio del Derecho Constitucional (v.); por eso dice Sánchez Viamonte: ‘Derecho Político es el Derecho Constitucional anterior a las Constituciones escritas y Derecho Constitucional es el Derecho Político ulterior a ellas".

Derecho positivo

Sistema de normas jurídicas que informa y regula efectivamente la vida de un pueblo en un determinado momento histórico (Del Vecchio).

Derecho potestativo

El de ejercicio facultativo, como el de hacer testamento. | Todo el que a la vez no implica un deber, cualidad mixta de potestad y obligación que concurre en la patria potestad, por ejemplo. | Dentro de la moderna técnica general y civilista en especial, Von Thur lo define como aquel que confiere al sujeto la facultad de provocar, si así lo quiere, determinado efecto jurídico.

Derecho Premial

En contraposición al Derecho Penal (v.), el que se propone o se estructura por las recompensas para el proceder heroico, noble o benéfico de un individuo en su relación con los demás o con las instituciones sociales de bien común.

Derecho Pretorio

En Roma, conjunto de resoluciones emanadas del pretor (v.), tendiente a ampliar y suavizar las estrictas normas del Ius Civile (v.).

Derecho Privado

Por oposición y en lo comparativo, se trata del mismo en locución DERECHO PUBLICO (v.).

Derecho Procesal

Conjunto de normas que regulan la actividad jurisdiccional del Estado; es decir, los órganos v formas de aplicación de las leves. También es llamado Derecho Adjetivo o deforma, por oposición al Derecho Sustantivo o de fondo (Civil, Penal, Laboral, etc.). A cada una de las ramas del Derecho corresponde un tipo especial de procedimiento; se habla así de Derecho Procesal Civil, del Penal, del Laboral, del Administrativo, etc.

Derecho Procesal Administrativo

Es, en la definición de Villar y Romero, citado por Bercaitz, el que se forma para producir un acto de individualización de una norma administrativa, a objeto de reintegrarla en su plenitud si ha sido perturbada, o de declararla aplicable reconociendo, modificando, extinguiendo o removiendo una determinada situación de hecho o de derecho. En un sentido más amplio, Fraga lo define como el conjunto de formalidades y actos que preceden y preparan el acto administrativo, que es lo que constituye el procedimiento administrativo (v.).

Derecho Procesal Civil

En la definición de Couture, "la rama de la ciencia que estudia la naturaleza, el desenvolvimiento y la eficacia del conjunto de relaciones jurídicas denominado proceso civil". (V. DERECHO PROCESAL PENAL.)

Derecho Procesal del Trabajo

"Rama del Derecho Procesal que estudia la organización y competencia de la justicia del trabajo, los principios y normas generales y el procedimiento a seguir en la instrucción, decisión y cumplimiento de lo decidido en los procesos originados por una relación laboral o por un hecho contemplado por las leyes sustanciales del trabajo" (J. R. Podetti). Según ese mismo autor, el Derecho Procesal del Trabajo comprende dos subramas: la que estudia la magistratura, competencia y procedimiento para solucionar, componer o decidir los conflictos individuales del trabajo, y la que estudia los mismos aspectos en los conflictos colectivos.

Derecho Procesal Internacional

Conjunto de normas que reglan los conflictos de jurisdicción y competencia en el ámbito internacional.

Derecho Procesal Penal

Según Mancini, la finalidad específica del proceso penal "es la de obtener, mediante la intervención del juez, la declaración de certeza, positiva o negativa, del fundamento de la pretensión punitiva derivada de un delito, que hace valer por el Estado el Ministerio Público". Para Plorian es "el conjunto de normas jurídicas que regulan el proceso" considerando a éste como "el conjunto de actos mediante los cuales se provee. por órganos fijados y preestablecidos en la ley, y previa observancia de determinadas formas, ala aplicación de la ley penal en los casos singulares concretos; o sea, se provee a la definición de una concreta relación de Derecho Penal". Jofré lo define como "una serie de actos solemnes, mediante los cuales el juez natural, observando formas establecidas por la ley, conoce del delito y de sus autores, a fin de que la pena se aplique a los culpables". (V. DERECHO PROCESALCIVIL.)

Derecho Público y Derecho Privado

Diversas teorías han tratado de explicar la diferencia fundamental que origina esta clasificación del Derecho en Público y Privado: así, algunos autores ven en el primero normas de organización de la sociedad, y en el segundo, normas de conducta de los individuos que la integran; otros hacen mención de los sujetos a quienes se dirigen uno y otro; sería el Estado el sujeto del Derecho Público, y lo sería del Derecho Privado el individuo. Otros basan la diferencia en una concepción teleológica o finalista: cuando el fin perseguido es el interés del Estado, estaremos en el campo publicista; cuando lo es el interés del individuo, en el privatista. Si bien los autores no se han puesto de acuerdo sobre el fundamento de esta división, concuerdan en cuanto a las características de uno y otro. El Derecho Público sería fundamentalmente irrenunciable; en el Derecho Privado, los individuos pueden, o no, ejercitar las facultades que les corresponden. El Derecho Público es imperativo, mientras que en el Privado priva el principio de la autonomía de la voluntad. La interpretación del Derecho Público es estricta, las facultades deben ser establecidas expresamente, y en el Derecho Privado, los individuos están facultados para hacer todo aquello que la ley no les prohibe expresamente. En general, se consideran ramas del Derecho Público los Derechos Constitucional, Administrativo, Penal, Financiero y Procesal, y del Derecho Privado. los Derechos Civil, Comercial y Laboral. Pero no puede hacerse una clasificación muy exacta, pues en todas estas ramas hay instituciones de uno y otro, y, hoy por hoy, existe marcada tendencia al publicismo en las instituciones del Derecho Privado; tan marcada, que muchos autores niegan directamente la diferencia, alegando que es contradictorio hablar de Derecho Privado, ya que el Derecho, por definición, tiene una función colectiva.

Derecho real

Por oposición, v. La locución DERECHOS PERSONALES.

Derecho real de garantía

El que tiende a asegurar el cumplimiento de una obligación estableciendo trabas para enajenar la cosa que ha de responder eventualmente ante el titular del crédito o derecho. Las tres especies tradicionales son la hipoteca, la prenda y la anticresis (v.).

Derecho Romano

Si bien se entiende por tal el conjunto de leyes, tanto de orden público como de orden privado, por las que se rigió Roma desde su fundación, en el año 753 a. C., hasta la invasión de los bárbaros y la división del imperio romano en occidental y oriental, ocurrida el año 395 d. C., luego siguió llamándose Derecho Romano el que rigió en el imperio bizantino, hasta que lo conquistaron los turcos en 1453. Dentro del Derecho Romano, es la rama civil la que adquirió mayor importancia, hasta el punto de que su influencia ha perdurado a través de los siglos y ha llegado hasta las instituciones civilísticas modernas. Según algunos autores, entre ellos Ambrosioni, a quien seguimos en esta relación, el Derecho Romano puede dividirse en dos grupos: originario y de recepción. Es el primero el que estuvo vigente en las épocas y sobre los territorios de la soberanía política romana, y es el segundo el que tuvo fuerza vinculatoria en otras soberanías. El Derecho originario tuvo tres etapas: la gentilicia o clásica, integrada por el Derecho Quiritario; la territorial o de Derecho Pretoriano, y la de la cultura del Mediterráneo, que abarca un período de plenitud del Derecho clásico y un período de decadencia del Derecho postclásico romano-helénico, de modo que se llega hasta la compilación, en el siglo VI, efectuada por Justiniano y que comprende las Instituta, el Digesto o Pandectas, el Código y las Novelas. La monumental obra justinianea abarca la legislación romana desde la fundación hasta la muerte del emperador, en el 565. El Derecho Romano de recepción está constituido por las leyes romano-bárbaras en Occidente, por el Derecho común de los Estados en la Edad Media y por el Derecho de los Estados en el período de formación de las naciones europeas. Los principales cuerpos legales e instituciones del Derecho Romano se contemplan en otras locuciones de este diccionario.

Derecho Rural

Colección de principios, leyes y usos que regulan las relaciones entre los propietarios agrícolas, arrendarios, aparceros, colonos, labriegos y trabajadores del campo en sus diversas clases, a fin de fomentar la explotación de la agricultura e impedir la explotación de los agricultores. (V. DERECHO AGRARIO).

Derecho Sindical

Parte muy importante del Derecho del Trabajo moderno y. dentro de él, del Derecho Colectivo del Trabajo (v.), que regula la facultad de toda persona de asociarse, libremente según no pocas legislaciones, obligatoriamente según otras y con libertad más ficticia que real en algunas. El Derecho Sindical establece, además, las normas que rigen las atribuciones de los sindicatos, su funcionamiento, la designación de sus dirigentes y delegados, sus relaciones con las autoridades públicas, etc. El Derecho Sindical suele referirse asimismo ala intervención de las asociaciones profesionales o sindicatos en la concertación de los contratos colectivos de trabajo. (V. ASOCIACIóN PROFESIONAL, CONTRATO COLECTIVO DE CONDICIONES DE TRABAJO.)

Derecho Social

Si bien todo Derecho tiene carácter social, corriente e impropiamente se da esa denominación, incluso por autorizados tratadistas, al Derecho del Trabajo (v.).

Derecho subjetivo

Conjunto de facultades que corresponden al individuo y que éste puede ejercitar para hacer efectivas las potestades jurídicas que las normas legales le reconocen. .(V. DERECHO OBJETIVO.)

Derecho Substantivo

Conjunto de normas que regulan la conducta humana. también llamado "de fondo". por oposición al Derecho Adjetivo (v.) o "de forma", que regula simplemente la aplicación del primero.

Derecho Supletorio

Aquel que rige sólo para el caso de que no exista disposición expresa en el sistema considerado principal. Así, el Derecho Civil se aplica supletoria o subsidiariamente en materia mercantil, para casos no regulados expresamente en el código de comercio. Los principios generales del Derecho, el Derecho Histórico y aun el Derecho Romano, suelen ser considerados como Derecho Supletorio del Derecho vigente.

Derecho Tributario

Derecho financiero (v.).

Derecho tutelar

Rama del Derecho que regula la protección integral de los menores, a fin de posibilitar las mejores condiciones positivas del desarrollo de su personalidad y su ingreso a la plena capacidad civil en las condiciones morales y físicas más favorables (M. H. Pena).

Derechos

Honorarios. | Impuestos.

Derechos arancelarios

En algunos países o en determinadas épocas, los que a los auxiliares de la justicia y a otros funcionarios públicos corresponde percibir, según las actuaciones o intervención de ellos en actos judiciales o extrajudiciales. | Impuestos que se deben por la importación o exportación de productos en las respectivas aduanas. Incluso, en regímenes severos en la materia, el legislador releva del pago de estos derechos cuando se traducen en la consulta o examen de autos, cuentas o piezas separadas de un proceso.

Derechos civiles

Los naturales o esenciales y de los cuales goza todo individuo jurídicamente capaz. El principio lo constituye que todo habitante del Estado, mayor de edad y en su sano juicio, tiene la suma de los derechos civiles, los reconocidos por las leyes de este carácter; pues, salvo raras excepciones, por excesos racistas, xenófobos, y otras expresiones de antagonismos sociales, puede contratar, testar, contraer matrimonio, adquirir o transmitir bienes y demás facultades de índole civil. No obstante lo expresado ha sido frecuente, con insólita supervivencia aún, la restricción de la capacidad jurídica para la mujer casada.(V. DERECHO CIVIL, DERECHOS POLITICOS.)

Derechos de la personalidad

V. PERSONALIDAD.

Derechos del hombre y del ciudadano

v. DECLARACIóN DELOS DERECHOS DEL HOM-BRE Y DEL CIUDADANO.

Derechos del trabajador.

En sentido amplio, todos los que las leyes laborales le conceden; pero, en sentido restringido, la locución se refiere a los que, como declaración de principios, les reconoce el art. 14 bis de la Constitución argentina en su modificación del año 1957. Ellos son: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagadas; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción v colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical, libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial. También constituyen derechos del trabajador, ejercitables a través de los gremios y según la norma constitucional invocada, la celebración de contratos colectivos, acudir a la conciliación, el arbitraje y la huelga (v.). Todos ellos exigen una legislación particular.

Derechos "erga omnes"

V.DERECHOS PERSONALES.

Derechos fundamentales de los Estados

Aquellos de que los Estados gozan como sujetos del Derecho Internacional. Entre otros encontramos el de igualdad, el de conservación, el de seguridad. el de no intervención, el de defensa, el de libre navegación de los mares y de vuelo por el espacio aéreo en general por sus naves y aeronaves, respectivamente.

Derechos humanos

Hacia 1970 empezó a circular en el lenguaje internacional esta expresión, que en principio parece superflua, por cuanto su contenido no difiere del tradicionalmente designado como derechos de la personalidad o derechos individuales (v.). Tal vez, aunque con escasa conciencia en los más, se quiera aludir al espíritu y a la letra de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre (v.), aprobada por las Naciones Unidas en 1948. En todo caso, cuando de derechos humanos se habla por diplomáticos, políticos y periodistas se hace referencia casi siempre a una transgresión supuesta o real del respeto que el hombre merece como individuo, como ciudadano y como integrante de la comunidad universal. De manera más singular aun, tales violaciones se denuncian en algunas repúblicas iberoamericanas que han padecido procesos demagógicos o soportan el flagelo de la subversión social (v.), con reacciones vehementes, de las que no pueden estar ajenos ni el error frecuente ni siquiera el exceso cuando los represores no solo sirven la vindicta pública, sino que también encuentran satisfacción corporativa de una venganza específica. Lo notable es que los que más recuerdan los derechos humanos en países ajenos son los que sistemáticamente y desde su misma instauración los han atropellado de fronteras para adentro para con sus súbditos, y, más allá de sus límites fronterizos, en invasiones ocasionales o en las enquistadas en sus zonas de influencia, precisamente en los sistemas colectivistas, que se prevalen de su poderío bélico potencial para impedir toda investigación acerca de la materia.

Derechos individuales

Conjunto de aquellos de que gozan los individuos como particulares y que no pueden ser restringidos por los gobernantes. Como medio de garantizarlos, a partir de la Revolución francesa (Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano por la Asamblea Nacional de 1789), se consagran en las Cartas fundamentales de todos los países civilizados. Son Derechos individuales: el derecho a la vida, a la libertad, a la igualdad ante la ley, al trabajo, a la libertad de pensamiento, de expresión, de reunión,. de asociación, de circulación, de defensa enjuicio, entre otros.

Derechos inherentes a la persona

Llámanse también "personalísimos" y son aquellos que no pueden ser transmitidos, dada la situación jurídica especial de su titular. También las obligaciones pueden ser inherentes a la persona.

Derechos innatos

La escuela jusnaturalista considera derechos innatos del hombre aquellos que le pertenecen por el hecho de ser hombre, inherentes a la naturaleza humana y descubribles por la razón; llámaselos también derechos naturales. En ese sentido, el Derechopositivo (v.) no los crea, sino que los "garantiza" simplemente, por anteriores a él.

Derechos personales

A todo derecho, entendiendo el vocablo en su sentido de derecho subjetivo (v.), corresponde siempre una obligación. Cada vez que un sujeto goza de una facultad jurídica, significa que puede exigir de otro un determinado comportamiento. Ahora bien, la obligación correlativa a un derecho subjetivo puede referirse aun sujeto determinado (como en el caso de las obligaciones) o referirse a todos los miembros sometidos al orden jurídico (como en el caso de la propiedad, en que todos están obligados a respetarla). En el primer caso hablamos de derechos personales; en el segundo, por contraposición, de derechos reales, cuando se refieren a una cosa, y de derechos ‘erga omnes" para la generalidad de tales casos. Podemos encontrar otro elemento diferenciador de estos dos tipos de derechos subjetivos: mientras los derechos reales se ejercen directamente sobre las cosas, los derechos personales son, más bien, derechos a las cosas, por medio de la conducta del obligado.

Derechos políticos

Los otorgados o reconocidos por las Constituciones u otras disposiciones fundamentales de los Estados en relación con las funciones públicas o con las actividades que se ejercitan fuera de la esfera privada. Son inherentes ala calidad de ciudadano. Suelen negárseles a los extranjeros, aunque se les reconozcan los individuales (Dic. Der. Usual).

"Derelictio"

Voz latina. Abandono. A su raíz corresponde el verbo castellano derrelinquir o derelinquir, que significa ‘abandonar’, ‘desamparar’. Res derelictae se decía de las cosas que, por haber sido abandonadas por su dueño, con intención de renunciar a su derecho de propiedad, podían ser objeto de apropiación. (V. ABANDONO DE BIENES.)

Derogación

Literalmente, derogar significa dejar sin efecto o suprimir parcialmente una ley; pero, comúnmente, se usa como sinónimo de abrogar o suprimir la ley en su totalidad. Derogación, entonces, es el acto de proceder, mediante disposición posterior, a dejar sin efecto, en todo o en parte, un precepto jurídico precedente. (V. ABROGACIóN.)

Derogatorio

Que implica derogación (v.) o la dispone.

Derrama

Repartimiento de un gasto eventual, y más señaladamente de una contribución. | Contribución temporal o extraordinaria (Dic. Acad).

Derrelicto

Buque u otro objeto abandonado en el mar. (V. ABANDONO DEL BUQUE.)

Derribar

Demoler o echar a tierra edificios o construcciones. | Tirar al suelo a una persona. | Destronar a un monarca. Terminar con un régimen político. Derrotar en elecciones o en el Parlamento a un gobierno y obligarlo a dimitir (Dic. Der. Usual).

Derrocar

Despeñar o lanzar desde una roca, antiguamente practicado como pena o para eliminación de defectuosos. | Destronar a un rey. Derribar a un gobierno. Substituir a un régimen por la fuerza, por una revolución o golpe de Estado. (L. Alcalá-Zamora).

Derroche

Gasto superfluo. | Gastos muy elevados. (V. PRODIGALIDAD.).

Derrota

Permiso para que los ganados entren a pastar en las heredades después de cosechados los frutos. | Rumbo o dirección de un barco. | Vencimiento militar por el enemigo (Dic. Der. Usual).

Desacato

Delito configurado por el hecho de provocar a duelo, amenazar, injuriar o de cualquier modo ofender en su dignidad o decoro a un funcionario público, a causa del ejercicio de sus funciones o al tiempo de practicarlas. La pena se agrava si el ofendido fuere el jefe del Estado, un miembro del Congreso, un gobernador de provincia, un ministro o un juez.

Desadeudar

Librar de deudas. | Librar de empeño, como pignoración.

Desafío

Reto a duelo. | Competencia, rivalidad. | Contienda. | Provocación.

Desafuero

En lo procesal, privación del fuero (v.) o "privilegio". | Con mayor amplitud jurídica-o anti-jurídica-, acto violento o acción irregular contra ley, costumbre o razón (Dic. Der. Usual).

Desagravio

Satisfacción de ofensa o reparación de agravio. | Resarcimiento o indemnización de un daño. | Compensación de un perjuicio irrogado (Dic. Der. Usual).

Desagüe

v. SERVIDUMBRE DE CANALETA.

Desahuciar

Disponer un desahucio (v.) o proceder a ejecutarlo.

Desahucio

Acto de despedir el dueño de una casa o el propietario de una heredad a un inquilino o arrendatario, tanto en lo urbano como en lo rústico, por las causas expresadas en la ley o convenidas en el contrato. En Sudamérica, se prefiere decir desalojo, pese a su ambigüedad. (V. JUICIO DE DESALOJO.)

Desalojo

En Sudamérica, sinónimo de desahucio (v.) de inquilino o arrendatario. (V. JUICIO DE DESALOJO.)

Desalojo del trabajador

Facultad que tiene el empleador de privar al trabajador de la vivienda que le había proporcionado, cuando su ocupación sea consecuencia del contrato de trabajó y forme parte de él. En tal supuesto, la terminación del contrato laboral, cualquiera sea su causa, lleva implícita la desocupación de la vivienda, sin que el trabajador pueda beneficiarse con normas que la legislación civil haya establecido en materia de locación de tincas para la protección de los inquilinos. En la Argentina se ha discutido si los juicios relativos a esta clase de desalojos se han de tramitar ante los tribunales civiles o ante los de trabajo; prevalece el segundo criterio tanto en la doctrina como en la jurisprudencia.

Desalquilar

Dejar o hacer dejar una habitación o casa que se tenía alquilada. | Quedar sin inquilinos una vivienda u otro local (Dic. Acad.).

Desamortización

Acción y efecto de desamortizar, de devolver a la circulación bienes sustraídos a ella, por pertenecer a "manos muertas"; o sea, en algunas legislaciones, a poseedores que gozan de un dominio perpetuo, tales como los mayorazgos, la Iglesia y las mismas corporaciones públicas, perpetuas en principio, sin sucesiones temporales y hasta con restricciones para enajenación espontánea.. (v. AMORTIZACIóN.)

Desamparar

Abandonar a una persona necesitada de protección o a cosa que debe custodiarse. | Ausentarse, alejarse de un lugar o sitio. | Abandonar una cosa o un bien, con renuncia, por lo general tácita, a todo derecho sobre una u otro. | Desistir o apartarse de la apelación (Dic. Der. Usual).

Desaparecer

Producirse una desaparición (v.) o proceder a ella.

Desaparición

Ausencia sin dejar noticia o sin conocerse las causas. | Ocultación voluntaria. | Secuestro o rapto con ignorancia de paradero. | Fuga. | Extinción o pérdida de una calidad. | Superación de un inconveniente o dificultad. | Prescripción, invalidez, nulidad o ineficacia de un derecho o facultad antes existente (Dic. Der. Usual).

Desapoderar

Desposeer. | Despojar. | Privar del poder que se tenía para un encargo o una administración.

Desaposesionar

Privar de la posesión (v.), en especial sin derecho mejor.

Desaprisionar

Quitar las prisiones o grillos. | Liberar o soltar a un preso.

Desapropiarse

Despojarse de la propiedad por espontánea decisión. (v. ABANDONO DE BIENES.)

Desarmar

Quitar las armas a un delincuente, a un enemigo, a un sospechoso. | Disminuir las fuerzas armadas de un país o reducir su armamento (Dic. Der. Usual).

Desarraigar

Extinguir una pasión. | Desaparecer una costumbre. | Extirpar un vicio. | Convencer a alguien de lo contrario. | Expulsar del domicilio. | Desterrar. Luego de resumir las diversas acepciones, L. Alcalá-Zamora las unifica por la violenciaque caracteriza al desarraigo, la victoria de los valores en unos casos o la compulsión punitiva o persecutoria en otros aspectos.

Desarrollar

Acrecentar o incrementar en lo físico o moral.

Desarrollo

Impulso progresivo y efectiva mejora cuando de los pueblos y sistemas políticos y económicos se trata (Luis Alcalá-Zamora).

Desastre

Desgracia considerable. | Perjuicio grave. | Infortunio nacional, en lo bélico y territorial sobre todo. | Desventura personal o familiar de grave repercusión en el ánimo. | Calamidad o caso fortuito extraordinario (Dic. Der. Usual).

Desautorizar

Quitar o desconocer la autoridad. | Renovar un poder. | Desconocer el crédito.

Desavenencia

Oposición, discordia, contrariedad (Dic. Acad.).

Desbloqueo

Liberación del bloqueo (v.) sobre fondos o créditos, de los que se puede disponer en lo sucesivo, para girar sobre ellos o retirar el efectivo.

Descabezar

Cortar la cabeza, decapitar. | Guillotinar.

Descanso

Interrupción o cese temporal en el trabajo. | Pausa en una tarea. | Quietud o reposo. | Sueño, acción de dormir. | Alivio o descargo de cuidado o preocupación. | Tregua en un mal (Dic. Der. Usual).

Descanso semanal

Derecho que la ley concede a los trabajadores para no trabajar durante un número de horas continuadas, con un mínimo de 24, en el curso de cada semana. Ese descanso, en un principio, coincidía con el domingo, por lo que se denominó descanso dominical. Posteriormente se introdujo por la costumbre, luego recogida por la lev. el llamado sábado inglés que prohibía el trabajo a partir de las 13 de ese día hasta las 24 del domingo. De ese modo, la duración del trabajo, que primeramente se reguló en 8 horas diarias ó 48 semanales, se redujo a 44 semanales. Salvo que el patrono, como es frecuente y la ley autoriza, ejercite el derecho de repartir las cuatro horas no trabajadas el sábado entre los demás días laborables de la semana. Más la evolución continúa y, en el momento actual, es ya costumbre en muchas empresas y en las oficinas públicas no trabajar el sábado, con lo que la duración semanal del trabajo se limita a 40 horas. Para las muchas actividades que no pueden suspenderse los sábados o los domingos, el empleador está obligado a conceder el descanso legal en otro día de la semana.

Descapitalización

Pérdida parcial o total del capital (v.) de una empresa, consecuencia del resultado negativo de la explotación, y siempre que no puedan absorberlo las reservas existentes. En las sociedades anóminas, la descapitalización superior al 50 % obliga a informara la inspección judicial; si rebasa el 75 %, impone liquidar la empresa (J.R. Bach). (V.CAPITALIZACIóN.)

Descargar

Aliviar la carga. | Libertad de cargo u obligación. | Trasladar la carga de un buque, las mercaderías que se encuentran a bordo, a un mueble, a otra embarcación, e incluso arrojarlas al mar en casos especiales. | Dar golpes violentos. | Disparar las armas de fuego (Dic. Der. Usual).

Descargo

Descarga, como alivio de carga. | En las cuentas, data o salida, en contraposición al cargo o entrada. | Satisfacción, respuesta, explicación o excusa ante una acusación, cargo o reproche. | Cumplimiento o satisfacción de obligaciones de justicia. | Alivio o desembarazo de preocupaciones de conciencia (Dic. Der. Usual).

Descarrilamiento

Acción y efecto de descarrilar un tren, de salirse o de sacarlo de las vías por donde transita. El concepto es de importancia en el Derecho Penal, por cuando el descarrilamiento intencional configura delito contra la seguridad de los medios de transporte.

Descasamiento

Declaración de nulidad de un matrimonio. | Divorcio o repudio (Dic. Acad.).

Descasar

Separar, apartar a los que, no estando legítimamente casados, viven como tales de buena o mala fe. | Declarar por nulo el matrimonio (Dic. Acad.).

Descendencia

Cualquier descendiente (v.) de una persona o todos ellos.

Descendiente

Persona unida a otra por vínculo de sangre, en línea recta descendente: el hijo con respecto al padre, el nieto con respecto al abuelo, etc. El grado de parentesco en la línea recta descendente se computa igual que en la ascendente, si bien a la inversa: el hijo se encuentra en primer grado con relación al padre, en segundo con relación al abuelo, en tercero con relación al bisabuelo y así sucesivamente. (V. ASCENDIENTE.)

Descentralización

Hay descentralización cuando las funciones del Estado son cumplidas por organismos con competencia limitada regionalmente. Supone, pues, la división del Estado, o descentralización, que puede ser política, vinculada con la estructura constitucional del Estado, o administrativa. relacionada con la organización técnica de los servicios públicos. La descentralización política origina Estados federales o confederaciones, compuestos de provincias, departamentos o Estados autónomos, cuyos gobiernos tienen, en su esfera, posibilidades de decisión. La descentralización administrativa supone la existencia de organismos descentralizados de ejecución, pero que-responden a una dirección centralizada; este tipo de descentralización administrativa o burocrática es perfectamente compatible con una organización estatal unitaria (V. CENTRALIZACIóN ADMINISTRATIVA.)

Desconocer

No conocer o ignorar. | No identificar a una persona. | Negar que sea de uno alguna cosa. | Haber olvidado o no recordar. | Impugnar algunas situaciones jurídicas (Dic. Der. Usual).

Descontar

Efectuar rebaja o descuento (v.). | Dar por seguro algo.

Descubierto

Sin prenda en la cabeza, actitud respetuosa, excepto para los musulmanes, que se convierte en estricto deber en determinadas circunstancias e instituciones, sobre todo en las fuerzas armadas. | Sin techo, a la intemperie. | Conocido, recorrido, con referencia a tierras y mares. | Advertido, localizado. | Hallado, encontrado. | Delatado, denunciado. | Identificado como autor o partícipe de un delito. | Observado, divisado. | En la hacienda pública, en el comercio y, en general, en materia de cuentas, déficit; o sea, aquella parte de una deuda o de un pasivo que no se encuentra compensada por crédito o activo.

Descubrimiento

En Derecho Minero, hallazgo de un criadero de mineral, no registrado, mediante exploración autorizada o en forma accidental.

Descubrimiento de secretos

v. REVELACIóN y SECRETO PROFESIONAL.

Descubrir

Manifestar, dar a conocer. | Encontrar o hallar lo escondido o ignorado, como mares y tierras en otros tiempos. | Tener noticia, antes que nadie, de un delito, luego de perpetrado. | Identificar al autor de un delito o averiguar dónde se encuentra. | Denunciar un contrabando. | Delatar. | En general, conocer lo desconocido, si vale la paradoja (Dic. Der. Usual).

Descuento

Acción y efecto de descontar (v.). | Rebaja, compensación de una parte de la deuda. | Operación de adquirir antes del vencimiento valores generalmente endosables. | Cantidad que se rebaja del importe de los valores para retribuir esta operación (Dic. Acad.). Descuento comercial es el calculado sobre el valor nominal del documento, y descuento racional. el que se calcula sobre su valor efectivo en el momento de efectuarse tal operación. La justificación jurídica del descuento, dice Serra Moret, es la misma del interés, puesto que no es más que un premio al capital que se anticipa, cobrándolo por adelantado. Otro tanto sucede, según el mismo autor, con el descuento por pronto pago, cuando se hace al contado el pago de una mercancía. Uno de los negocios de mayor importancia que realizan los bancos consiste en el descuento, a sus clientes, de cheques, giros, pagarés y otros títulos de crédito. Representan préstamos o adelantos de dinero a corto plazo. Con el nombre de redescuento se conoce la operación que suelen hacer los bancos, descontando a su vez en otros o en un banco oficial los documentos por ellos descontados a sus clientes.

Descuidero

Ratero que hurta aprovechando descuidos o distracciones de sus víctimas. Tal, el carterista.

Descuido

Falta de cuidado (v.), más por pasividad que por imprudencia. | Negligencia. | Omisión. | Inadvertencia (Dic. Der. Usual).

Desembarcar

Dejar los pasajeros la nave. | Descargar las mercaderías transportadas por vía marítima o fluvial. | Ser baja en la dotación de un buque (Dic. Der. Usual).

Desembargo

Acto que ordena el levantamiento de un embargo (v.) trabado en juicio sobre los bienes del deudor o simplemente demandado.

Desempeñar

Liberar o rescatar lo dado en prenda, cumpliendo la obligación de la cual era garantía o restituyendo la cantidad del empeño (v.). | Cumplir lo debido. | Hacer la obligación. | Ejercer un cargo o realizar una función (Dic. Der. Usual).

Desempleo

En concepto legal español, la situación en que se encuentran quienes, pudiendo y queriendo trabajar, pierden su ocupación, sin causa imputable a ellos, o ven reducidas, en una tercera parte o más, sus jornadas ordinarias de trabajo. Por lo común, se equipara a paro forzoso (v.). (Al definir esta expresión se aborda con extensión la materia).

Desencantarar

Sacar del cántaro el nombre o nombres metidos en él para una elección por insaculación (v.) o por suerte. | Excluir de esa elección por algún motivo (Dic. Acad.).

Desencarcelar

Excarcelar, poner en libertad al detenido o preso.

Desenviolar

Purificar la iglesia o lugar sagrado que se violó o profanó (Dic. Acad.).

Deserción

Abandono del estado de que goza la persona o del servicio que presta. | En Derecho Procesal, llámase deserción, o abandono de la instancia, el hecho de que el vencido en juicio en primera instancia, una vez planteado el recurso de apelación, deja transcurrir voluntariamente los términos procesales sin presentar el memorial (recurso en relación) o el escrito de expresión de agravios (recurso concedido libremente). | En el orden militar, la deserción es el delito que comete quien abandona ilegal y definitivamente el servicio que presta en el ejército. | También, deserción es el abandono del buque por parte de algún miembro de su tripulación, sin ánimo de reintegrarse ala nave. | Por último, en Derecho Canónico, configura deserción el abandono que hace el religioso o la religiosa de su convento, sin animo de volver, o el abandono que de su hábito hace el sacerdote ordenado.

Deserción de recursos

"Desamparo o abandono que hace un litigante o procesado de la apelación o recurso por él interpuesto ante un tribunal superior, contra la decisión, fallo o sentencia dictada por el inferior" (Enc. Jur. Española). La deserción es definida por Couture como "abandono tácito de un proceso, instancia o recurso, configurado por la omisión de actos tendientes a su prosecución".

Desertor

El que incurre en deserción (v.) de una u otra clase.

Deservicio

Culpa que se comete contra uno a quien hay obligación de servir (Dic. Acad.). Comenta Luis Alcalá-Zamora que este vocablo, aunque no técnico, sintetiza el incumplimiento contractual culposo, con todos los derechos y acciones para el perjudicado, desde la rescisión liberadora de sus compromisos jurídicos pendientes y futuros hasta la compulsión para satisfacer lo indebidamente negado u omitido, o el resarcimiento de los daños y perjuicios como expediente final. En materia laboral justifica el despido sin indemnización.

Desestero

Retiro de esteras o alfombras. En España son días feriados para los tribunales, así como el de la colocación.

Desestimar

Denegar o no recoger un juez o tribunal las peticiones de una o ambas partes.

Desfalco

Substracción o uso privado de caudales o valores por la persona que tiene la obligación de custodiarlos o de servirse de ellos para fines específicos (Dic. Der. Usual). Son figuras punibles, en distintas variedades, la apropiación indebida, la estafa y la malversación de caudales públicos (v.).

Desfloración

Acción y efecto de desflorar o desvirgar, de quitar la virginidad a una doncella. Ese acto puede ser lícito, como cuando se efectúa dentro del matrimonio o con consentimiento de la mujer soltera o viuda mayor de edad, o puede constituir delito, como en los casos de violación o estupro (v.). En cualquier supuesto, la desfloración se produce en el primer acceso carnal mediante la penetración sexual, aun siendo incompleta y prodúzcase, o no, la rotura del himen. No obstante, intacto éste, algunos autores disienten en cuanto a desfloración material.

Desglosar

Quitar algunas fojas de una pieza de autos o algún documento, dejando copia o, al menos, nota de su contenido.

Desglose

Acción y efecto de desglosar (v.).

Desgravar

Rebajar los derechos arancelarios o los impuestos sobre determinados objetos (Dic. Acad.).

Deshabitado

Edificio o paraje que no está habitado, lo cual hace que se pene de manera distinta el robo y el incendio en tal punto en algunos códigos.

Deshacer

Quitar a algo su figura o forma. | Destrozar, destruir. | Desgastar. | Derrotar o aniquilar al enemigo. | Poner término a algunas relaciones jurídicas, como sociedades, matrimonios, comunidades de bienes. | Rescindir o anular un contrato. | Modificar o alterar un negocio o un tratado (Dic. Der. Usual).

Desheredación

Privación de la legítima a un heredero forzoso, dispuesta por el causante en el testamento. La desheredación sólo tiene lugar en caso de que concurra alguna de las causales taxativamente enumeradas en la ley, como las injurias de hecho, el atentado contra la vida del ascendiente y la acusación criminal hecha por el descendiente contra el ascendiente. El descendiente no puede desheredar al ascendiente por la primera de las causas mencionadas.

Desheredado

Sucesor forzoso o presunto al que, por causa legal para el primero, o por mero arbitrio en cuanto al segundo, excluye de su herencia un testador, con expresa mención del motivo para el legitimario que no heredará, y sin más que la revocación para el que había sido objeto de institución en acto de última voluntad previo (Luis Alcalá-Zamora). (V. DESHEREDACIóN.)

Desheredar

Proceder a una desheredación (v.).

Deshijado

En otros tiempos se decía del casado que no había tenido descendencia.

Deshipotecar

Cancelar una hipoteca (v.).

Deshonestidad

La Academia, pese a la trascendencia del vocablo, en tiempos pretéritos sobre todo, lo define indirectamente, por la calidad de deshonesto: lo impúdico y, en remisión nueva, lo falto de honestidad (v.). | "Además, con holgura extrema, lo no conforme -o disconformidad, para la voz principal aquí- con la razón o las ideas recibidas por buenas, que implica ya bastante relatividad, y hasta transparencia de temporalidad. | Por último, como anticuado -que personalmente rechazamos, dada su vigencia como deshonestidad-, lo indecoroso, lo grosero y lo descortés (esto sí ya fuera del uso actual)". Luis Alcalá-Zamora completa sus apreciaciones anteriores sintetizando la deshonestidad "cual impudor, inmoralidad y lascivia, en una escalada-de desenfado sexual". En sí v como sexualidad punible. la deshonestidad repercute en los delitos de abuso deshonesto, adulterio, corrupción, estupro, rapto, ultraje al pudor y violación (v.).

Deshonor

Pérdida del honor (v.). | Afrenta o deshonra (V.).

Deshonra

Pérdida de la honra; por lo que afirma Mario H. Pena que las consideraciones que se hagan de dicha acepción se relacionan negativamente con la expresión que le da su contenido conceptual, y de ahí que la deshonra puede vincularse con los varios significados que se atribuyen a su antítesis, a la honra, y que pueden ser resumidos como buena opinión, fama adquirida por la virtud y el mérito; honor; estima y respeto de la dignidad; demostración de aprecio que se hace de uno por su virtud y mérito; pudor y recato de las mujeres. Los valores reseñados se encuentran protegidos legalmente, y, así, algunos códigos establecen una circunstancia de atenuación en el delito de infanticidio (v.) cuando la madre incurriere en él con propósito de ocultar su deshonra. El hecho de deshonrar o desacreditar a una persona configura el delito de injuria (v.).

Desierto

Adjetivo. Despoblado o deshabitado (v.), vocablos ambos con sentido agravante o atenuante, según los casos, en lo penal. | Dícese del concurso o subasta sin interesados. | Dícese del recurso que no se sostiene luego en plazo o forma. Substantivo. Paraje de cierta extensión sin habitantes ni vegetación (Dic. Der. Usual).

Designación

Nombramiento para algún puesto, cargo o función. | Señalamiento de tareas, misiones o actividades. | Denominación. | Indicación. | Signo utilizado para distinguir una actividad económica, equivalente al nombre comercial.

Designar

Destinar para un carao o función. | Nombrar para empleo público o privado. | Denominar. | Formar un designio o propósito (Dic. Der. Usual).

Desinsaculación

Acción y efecto de desinsacular (v.).

Desinsacular

Sacar del saco o bolsa las bolillas o cédulas en que se hallan los nombres de las personas insaculadas para ejercer un oficio de justicia (Dic. Der. Usual).

Desistimiento

El desistimiento es, en materia procesal, el acto de abandonar la instancia, la acción o cualquier otro trámite del procedimiento. Puede ser expreso o tácito; el desistimiento tácito se opera al dejar vencer voluntariamente el término procesal. Puede también desistirse del derecho material invocado en el proceso. | En lo penal, interrupción o apartamiento voluntario del delito intentado, de aquel cuya ejecución se había iniciado. Puede determinar, sin más, la absolución del procesado que pruebe tal situación y siempre que no se hayan originado ya infracciones, aun menores, punibles (Dic. Der. Usual).

Desligar

Desatar, librar de atadura. | Desenredar un asunto. | Deshacer un vínculo. | Dispensar de obligación. | Absolver de censura eclesiástica (Dic. Der. Usual).

Deslinde y amojonamiento

Deslinde es la determinación de los límites entre fincas colindantes; amojonamiento, la colocación de señales (mojones) para determinar materialmente esos límites. En los casos de confusión de límites, los propietarios gozan de la acción de deslinde, a fin de someter al juez el conflicto. Para que esta acción proceda se requiere: a) que se trate de predios rústicos, b) que sean contiguos, c) que exista real confusión de límites, d) que los predios pertenezcan a diferentes propietarios.

Desmandar

En lo representativo, revocar el mandato o poder. | En lo jerárquico, dar una contraorden. | En lo testamentario, privar de una manda o legado (L. Alcalá-Zamora).

Desmedro

Daño, lesión, perjuicio o deterioro. | Degeneración, decadencia (Dic. Der. Usual).

Desmonetizar

Abolir el empleo de un metal para la acuñación de la moneda (Dic. Acad.). (V. DEVALUACIóN.)

Desnaturalizado

Dícese del padre, hijo, hermano u otro pariente muy próximo cuando incumple los deberes que la naturaleza o las leyes imponen como fundamentales en los vínculos de familia. A su concepto agrega Luis Alcalá-Zamora que tal proceder, por la activa -malos tratos o peores ejemplos- o por la pasiva -denegación de alimentos o abandono del hogar o del cuidado de las personas o bienes de los protegidos- acarrea serias consecuencias jurídicas, como la privación de la patria potestad, la de la autoridad marital, el admitido divorcio o separación conyugal, la posibilidad de la desheredación y la contingencia de ser declarado pródigo, aun lado las manifestaciones típicamente punibles contra las personas, sus derechos y sus bienes.

Desobediencia

Negativa a cumplir las órdenes emanadas de una autoridad con competencia para dictarlas, siempre que reúnan las condiciones necesarias para presumirlas legítimas. A veces el delito de desobediencia se confunde con el de resistencia a la autoridad (v.). El Código Penal argentino reprime a quien resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que no le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal. En la esfera militar siempre, y en combate como extremo, es donde la desobediencia adquiere su gravedad mayor, con exposición incluso a la pérdida de la vida, según recuerda L. Alcalá-Zamora.

Desobligar

Relevar de obligación.

Desocupación

Carencia de empleo, falta de trabajo o colocación de las personas cuya subsistencia depende de la aplicación de sus medios intelectuales o manuales. (V. PARO FORZOSO.) | Ociosidad, en general. | Desalojo de un lugar. | Saca o retiro de lo existente en alguna casa, local o sitio. (V. OCUPACIóN.)

Desocupación forzosa

"Condición en que se halla una persona que, no obstante su capacidad y voluntad de trabajar, no logra ocupación adecuada a sus aptitudes" (Schuster). Se conoce también con el nombre de paro forzoso. La involuntariedad por parte del trabajador constituye la característica de la situación referida, si bien se puede dar el caso de paro forzoso impuesto por una declaración sindical de huelga, en la que no juega la voluntad individual de quienes se someten a ella. Sin embargo, tal situación no representaría una desocupación laboral en el verdadero sentido del concepto. El problema de la desocupación, por las repercusiones económicas y sociales que ofrece (además de las humanitarias), constituye uno de los más graves a que tienen que hacer frente los Estados que se ven afectados por ella, sobre todo por la gran extensión que aveces adquiere.

Desocupado

Sin ocupación, empleo o trabajo, sobre todo contra necesidad o deseo. | Ocioso, sin actividad laboral, por no precisarla o por haberla ya satisfecho socialmente, como un jubilado dignamente remunerado. | El trabajador luego de terminada su jornada. | Referido a propiedades urbanas, alquilable o habitable (L. Alcalá-Zamora).

Desollar

Quitar la piel de los animales, sea totalmente o de alguno de sus miembros. Esta primera acepción zoológica es, de un lado, económica, y del otro, jurídica. Aquello, por cuanto permite el aprovechamiento mercantil o industrial con tantas pieles de animales que para el calzado, el abrigo o el adorno se emplean. Lo segundo, por cuanto se erige en obligación de aparceros pecuarios, para justificar las cabezas de ganado que han sido víctimas de enfermedades, de epizootias o de ataque de animales dañinos, y hasta para premiar el exterminio de especies nocivas. Desollar, en estos lineamientos de Luis Al-calá-Zamora, penetra figuradamente en el campo jurídico moral y material, por cuanto significa inferir graves daños a la hacienda o patrimonio y causar ofensa a la honra. En un tercer aspecto, desollar se dice por hacerle pagar a la clientela o al adquirente aislado de algo un precio exorbitante, por maniobras especulativas del comercio o por abusar del ansia mostrada por el comprador. Similar actitud asume quien exige elevados aranceles u honorarios. En otro frente, y de ataque, desollar es censurar duramente y con injusticia o exageración notoria a alguien, cuyo crédito se socava así por un competidor en cualquier terreno, sin excluir que pueda configurar calumnia, injuria o difamación perseguible en lo penal.

Desorden

Alteración del concierto u orden (v.) propio de una cosa. | Confusión, perturbación. | Exceso, abuso, demasía. | Asonada, motín, sedición. | Irregularidad en trámite o procedimiento. | Desgobierno. | Desbarajuste, caos o anarquía social o política. | Inmoralidad o licencia (Dic. Der. Usual).

Desorden público

Alteración provocada en la sociedad o en un grupo determinado de ella, mediante actos tales como riñas, ruidos molestos, difusión de rumores alarmistas, reuniones turbulentas, falsos avisos que provocan alarma. Todas estas acciones configuran faltas, penadas comúnmente con multas. De afectar al régimen oolítico o al orden jurídico general, revisten ya la categoría de delitos, reprimidos con rigor en los sistemas dictatoriales.

Desorganización

Desorden grande. | Falta de método en una obra o en el régimen de las instituciones particulares o de las corporaciones públicas (Dic. Der. Usual).

Despachante de aduana

Llamado también agente, vista o comisionista de aduanas, es la persona o entidad que interviene en las tramitaciones destinadas a la obtención del despacho a plaza o para la exportación de mercaderías sometidas a inspección aduanera, que actúan por mandato o comisión de los propietarios o consignatarios de los géneros y que son al mismo tiempo auxiliares de la administración pública.

Despachar

Abreviar o terminar un negocio. | Resolver una causa o expediente. | Enviar un representante. Mandar correspondencia o mensajes. | En Derecho Mercantil, vender géneros o mercaderías. | Sin constituir tecnicismo, en Derecho Laboral, despedir. | En Derecho Civil, desahuciar. | En Derecho Penal, matar. | La Academia incluye también la acepción de dar a luz la mujer (L. Alcalá-Zamora y G. Cabanellas). (v. DESPACHO.)

Despacho

Acción y efecto de despachar (v.). | Conclusión de un negocio. | Mensaje, carta; correspondencia en general. | Habitación o aposento para atender los negocios. Se aplica especialmente al bufete de los abogados. | En Derecho Administrativo, resolución o trámite de unas actuaciones. | Expediente. | Diligencia. | Cédula, título o nombramiento para un empleo o negocio. | En Derecho Mercantil. venta de artículos de comercio. | En Derecho Político, comunicación escrita entre gobiernos. | Firma del jefe del Estado, de los ministros y de otras autoridades. | En Derecho Procesal, orden o mandamiento escrito que da un juez o tribunal para que se haga o se pague alguna cosa. Despacho o carta orden se llama la diligencia judicial cuya ejecución se ordena fuera del lugar del juicio o a un juez o tribunal subordinado (Dic. Der. Usual).

Despedir

Soltar o arrojar un objeto material. Configura así agresión en ciertas armas o con ellas, como piedras, lanzas y dardos. | Apartar o alejar a quien molesta o es gravoso. | Prescindir de los servicios ajenos. | Disolver unilateralmente el patrono o empresario el contrato o relación de trabajo (Dic. Der. Usual). (V. DESPEDIRSE, DESPIDO)

Despedirse

Separarse de manera cortés o afectuosa, según las relaciones. | En Derecho del Trabajo, renunciar el trabajador a su empleo, puesto u oficio. (v. DESPEDIR, DESPIDO INDIRECTO.)

Despido

Voz de uso frecuente y de importancia en el Derecho Laboral. Se aplica con respecto a la ruptura unilateral, que hace el patrono, del contrato individual de trabajo celebrado con uno o con varios trabajadores: El despido puede ser injustificado. sin que el despedido haya dado motivó para ello. En este supuesto, el-patrono tiene que indemnizar al trabajador en la forma y cuantía que las leyes determinan. Las causas de justificación para el despido suelen estar determinadas en las normas legales reguladoras de este contrato. Naturalmente que, si el despido es justifcado, motivado por la mala conducta con trascendencia laboral del trabajador, el patrono no debe indemnización ninguna. Generalmente, la cuantía de la indemnización por despido injustificado guarda proporción con la antigüedad del trabajador al servicio del patrono.

Despido indirecto

Disolución o ruptura del vínculo o contrato de trabajo por parte de un trabajador (Dic. Der. Usual).

Desplazamiento de la competencia

Traslado de la competencia de un juez a otro, por motivos especiales que llevan a apartarse de las reglas usuales en materia de competencia.

Despoblado

Lugar sin pobladores y sin vegetación, al menos por cultivo. Delinquir en despoblado, cuando se busque de propósito o facilite la ejecución, es agravante (v.) en los delitos.

Despojo

Desposesión violenta de un bien inmueble. | A veces, desposesión de la titularidad de un derecho. | Botín del vencedor en una contienda armada.

Despojos

Residuos o sobras. | Materiales aprovechables de un edificio derribado. | Cadáver o restos mortales de una persona. | En Derecho Minero, minerales pobres que suelen venderse a los lavaderos o a propietarios de polveros, para que éstos aprovechen el escaso metal que aquéllos pueden contener (Dic. Der. Usual). (V. DESPOJO.)

Desposado

En lo civil, recién casado. | En lo penal, preso asegurado con esposas (v.).

Desposar

Autorizar el párroco el matrimonio. | Contraer esponsales (Dic. Acad.).

Desposeer

Privar de la posesión. | Arrebatarle auno lo que tiene. | Despojar (Dic. Der. Usual). (V. DESPOSEERSE.)

Desposeerse

Abandonar lo que se posee. | En especial, renunciar a la posesión de un bien o derecho. | Desapropiarse. (V. DESPOSEER.)

Desposorio o desposorios

Promesa mutua que el hombre y la mujer se hacen de contraer matrimonio, y, en especial, matrimonio por palabra de presente (Dic. Acad.).

Despotismo

Autoridad absoluta no limitada por las leves. | Abuso de superioridad, poder o fuerza en el trato con otras personas (Dic. Acad.). Es, pues, una manifestación de la tiranía. Verdú lo define como "poder o gobierno sin sujeción a leyes, idea que implica un juicio peyorativo, por la natural posibilidad de que ese poder o gobierno, al no estar sometido a normas objetivas, actuando caprichosamente, vulnere la libertad de los ciudadanos y ponga en riesgo grave ala república al desviarse de la consecución del bien común". Y Constant, estableciendo una diferencia entre absolutismo (v.) y despotismo, dice de este último que es el gobierno "en que la voluntad del dueño es la única ley; donde las corporaciones, si es que existen, no son sino sus órganos; donde ese dueño se considera como el solo propietario de su imperio y no ve en los súbditos más que usufructuarios; donde la libertad puede ser suprimida a los ciudadanos sin que la autoridad se digne explicar sus motivos y sin que se pueda reclamar su conocimiento; donde los tribunales están subordinados a los caprichos del poder". Jellinek afirma que el despotismo no es una forma del Estado, sino una manera de ejercer el gobierno, con lo que viene a recoger la opinión de Mirabeau, quien ya había dicho que el despotismo es la ruina de la sociedad, y no solo no es una forma de gobierno, sino que además es la negación de toda forma de gobierno, representando un Estado contra naturaleza. Santa-maría de Paredes, contrariando a Jellinek en cuanto éste afirmaba que era una forma propia de las monarquías, sostuvo que el despotismo podía no ser el ejercicio del poder por uno solo, lo cual es muy cierto, porque los regímenes totalitarios (llámense comunismo, fascismo, nazismo o falangismo) representan una forma del despotismo y no en todos ellos, aunque sí en algunos, el poder tiránico es ejercido unipersonalmente. Una modalidad del despotismo es el llamado despotismo ilustrado; o sea, el ejercido por quienes, atribuyéndose una cultura superior, quieren ejercer un gobierno paternalista en favor del pueblo gobernado. Por eso, remedando la conocida definición de la democracia hecha por Lincoln, el despotismo ilustrado adoptó el lema "todo para el pueblo, pero sin el pueblo". Se trata de un vulgar despotismo, ni siquiera justificable por una supuesta superioridad intelectual de los gobernantes, va que son ellos mismos quienes se la atribuyen. En España se llamó despotismo ilustrado el sistema político que Cea Bermúdez implantó en 1833 y que fue de muy corta duración.

Desprecio del ofendido

Agravante penal cuando ello implique falta al respeto que por la dignidad, edad o sexo merezca la víctima. (v. DIGNIDAD DEL OFENDIDO.)

Desprez

Antiguamente, la rebeldía procesal del delincuente. | Multa que por ello se le imponía, de 60 maravedíes en un tiempo y luego regulada por el arbitrio judicial.

Destajista

Quien trabaja a destajo (v.).

Destajo

Trabajo a destajo (v.).

Destierro

Sanción penal, reservada hoy casi exclusivamente a los delitos políticos, que consiste en la expulsión de una persona de un territorio determinado, en forma temporal o permanente. (V. CONFINAMIENTO.)

Destinar

Ordenar o determinar algo con relación a un fin. | Señalar o designar el punto, cuerpo o establecimiento en que se han de prestar los servicios, ejercer el cargo o desempeñar la comisión. | Expresar la tarea, cargo u ocupación que ha de ejecutar una persona (Dic. Der. Usual).

Destinatario

Aquel al que se le dirige algo; en especial, la correspondencia.

Destino

En sentido trascendente, tan vivamente sostenido como negado por la filosofía, hado, fatalidad o predestinación. | Sucesión o encadenamiento forzoso o necesario de los acontecimientos. | Señalamiento, reserva o aplicación de una cosa a un fin. | Empleo, trabajo | ocupación. | Establecimiento, cuerpo, institución o lugar donde se trabaja o se ejerce un cargo. | Más concretamente, en acepción popular en varios países hispánicos, puesto público concedido por libre nombramiento, basado por lo general en el favor y con la esperanza de que no resulte agobiador (Dic. Der. Usual).

Destitución

Privar a uno de alguna cosa. | Separar a uno de su cargo como corrección o castigo (Dic. Acad.). La segunda de esas acepciones presenta particular importancia respecto al Derecho Público, y tal vez más concretamente al Administrativo. En el hecho de destituir a una persona de su empleo oficial, cargo o función, se tienen que distinguir dos situaciones: es una la que puede ordenar la autoridad superior usando de facultades que le están regladas y que vienen a representar pérdida de confianza hacia el destituido, como sucedería en el supuesto, por cierto frecuente, de que el jefe del Poder Ejecutivo separe a alguno de los ministros u otros altos funcionarios por él designados para secundarlo en la función de gobierno, y es otra la que no se puede adoptar sin que medie causa justificativa ni previa formación de expediente en que se oiga al interesado. Este sería el caso de decretar la cesantía (v.) de los empleados públicos de cualquier orden, siempre, claro está, dentro de la organización de un Estado de Derecho; pues, como bien se dice en el Diccionario de Derecho Usual, los gobiernos de fuerza, una de las primeras medidas que adoptan es la de destituir sin otra causa que la de tratarse de personas enemigas o poco adictas al nuevo poder constituido.

Destituir

Proceder a una destitución (v.).

Destronamiento

Acción y efecto de destronar, de deponer y privar del reino a uno; echarlo del trono. | Quitar a uno su preponderancia (Dic. Acad.). Generalmente a esa situación se llega mediante actos revolucionarios dirigidos contra el monarca, sea por el pueblo, por los partidos políticos o, con mayor frecuencia, por sublevaciones militares. Aun cuando ello sea menos corriente, también podría llegarse al destronamiento en forma legal, como sucederfa en el caso de que el Poder constituyente, en uso de su soberanía, acordase un cambio del régimen monárquico por el republicano o simplemente un cambio del titular de la monarquía.

Destrucción

Aniquilamiento. | Ruina, asolamiento. | Inutilización, deterioro. | Derroche o consumo abusivo de los bienes. | Refutación de un argumento (Dic. Der. Usual).

"Desuetudo"

Voz lat. Desuso (v.).

Desuso

Falta de uso o de ejercicio de alguna cosa o práctica. Interesa al Derecho por los efectos que pueda tener el desuso de una costumbre o ley. Para la mayoría de las legislaciones, una ley sólo puede ser derogada por otra ley, y, en este sentido, su desuso no afectaría su validez ni su eficacia. Sin embargo, en ramas como la comercial, la costumbre tiene fundamental importancia como fuente de Derecho y, consecuentemente, el desuso es causa de derogación.

Desvalijar

Estrictamente, robar lo contenido en una valija. | Por extensión, asaltar, robar, despojar, de lo que lleva encima, a una persona, o lo que se encuentra en un lugar. | Quitar u obtener, mediante trampas, engaños u otras malas artes, el dinero o bienes en general, en el juego u otras actividades (Dic. Der. Usual).

Desvedar

Alzar o revocar la prohibición que una cosa tenía. (v. VEDA.)

Desviación de poder

Al surgir, en lenta elaboración restrictiva de las facultades omnímodas del Poder Ejecutivo y de los órganos administrativos en general, el procedimiento contencioso administrativo (v.), el embate inicial para revocar lo antijurídico de tal procedencia se limitó a los actos reglados; es decir, cuando una disposición o actitud de la administración pública infringía un precepto o norma previa y claramente preestablecida. Los órganos ejecutivos mantenían aún una especie de "patente de corso" o carta blanca para actuar en materia de actos discrecionales (v.). No tardó en advertirse que, incluso en ese ámbito, podían irrogarse perjuicios económicos y lesiones jurídicas de toda suerte a los particulares, por un enfoque similar al que condujo, en el dominio yen otras zonas, a construir la tesis del abuso del derecho (v.). Hasta muy entrado el siglo XX, y abriendo en esto la marcha Francia, por medio de una equilibrada doctrina de su Consejo de Estado, no se reconoció el recurso por desviación de poder; en francés, recours de détournement de pouvoir. En España, hasta una ley de 1958 no se implantó esta posibilidad de que los tribunales pudieran revocar las decisiones administrativas que ignorasen la esencia o violasen la finalidad de las reglamentaciones de los servicios y el ejercicio de las facultades por empleados y funcionarios.

Detective

Policía particular que practica investigaciones reservadas y que, en ocasiones, interviene en los procedimientos judiciales (Dic. Acad.).

Detector de mentiras

Con respecto a esta expresión, afirma Laplaza que constituye un neologismo técnico traducido literalmente del inglés lie detector, que en castellano se utiliza exclusivamente para designar el aparato con el que se revela o descubre la presencia de las ondas hertzianas, pero que la voz inglesa ha encontrado campo propicio en el ámbito de la investigación de los delitos, como la universalizada detective (v.). El progreso de la técnica moderna ha permitido la utilización de diversos medios destinados al descubrimiento de la verdad o de las mentiras atribuidas a las personas implicadas en un proceso penal, los que pueden también ser utilizados en campos diferentes del de la investigación criminal. Esos medios son los que en realidad se llaman detectores de mentiras, mientras que estos últimos son conocidos con la designación de sueros de la verdad. Tanto unos como otros admiten diversas modalidades y actúan sobre la base de distintas técnicas. El problema jurídico, o, más propiamente, procesal penal, es el de determinar, para la investigación criminal, la licitud o ilicitud del empleo de los detectores de mentiras y, naturalmente, de los sueros de la verdad. Para los sostenedores de un Derecho Penal liberal, esos métodos, lo mismo que cualesquiera otros que anulen o debiliten los resortes de la voluntad del imputado o indagado, resultan absolutamente inadmisibles, por respeto al principio de que nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo. Constituye un reconocimiento de la libertad humana y una garantía de los derechos individuales. Contrariamente, en los sistemas de gobierno totalitarios, en los que se pone por encima del individuo un interés supuestamente social que, en definitiva, no es otra cosa que el interés del hombre, del grupo o del partido gobernante, tales métodos de investigación se consideran completamente admisibles. En definitiva. el procedimiento coactivo en la investigación de los delitos proviene de muy larga fecha, pues no otra cosa significaban los tormentos legalizados judicialmente hasta el siglo XVIII y los procedimientos actuales ilegales de la aplicación policial de lo que en algún país se denomina tercer grado. Antes de conocerse los detectores de mentiras y los sueros de la verdad era frecuente en algunas policías el procedimiento de embriagar a los detenidos para que en estado de inconsciencia o de semi inconsciencia manifestasen lo que conscientemente habrían callado. La doctrina jurídica rechaza, en general, el empleo de esos métodos. Con independencia de lo dicho, los métodos mencionados ni siquiera garantizan la veracidad de las manifestaciones de quienes son sometidos a ellos.

Detención

Privación de la libertad de quien se sospecha autor de un delito; tiene carácter preventivo y previo a su presentación ante el juez. (V. ARRESTO.)

Detención ilegal

Privación de la libertad, operada sin que medien los presupuestos que la ley exige para hacer efectiva esta medida precautoria. La detención ilegal configura un delito penal. Da lugar al hábeas corpus (v.).

Detentación

Las distintas legislaciones utilizan el término para dos tipos de fenómenos: algunas, equivocadamente, consideran detentación la mera tenencia (v.); otras la identifican con la posesión injusta o de mala fe. El Código Civil argentino dispone, en su art. 2.352, que quien tiene efectivamente una cosa "pero reconoce en otro la propiedad, es un simple tenedor". En Derecho Político y Constitucional reviste importancia, puesto que se aplica justamente a quienes toman el poder público y lo ejercen de manera ilegal; es decir, sin haber llegado a él por el procedimiento constitucional establecido.

Detentador

Quien sin justo título ni buena fe retiene la posesión o pretende la propiedad de lo que no es suyo. Son figuras contrapuestas, en la escala jurídica que reconoce los derechos del hombre sobre las cosas, el tenedor, el poseedor y el propietario (v.), contra todos los cuales se planta el detentador, que puede consolidar su actitud por la usucapión (L. Alcalá-Zamora).

Detentar

Actuar como detentador (v.).

Deterioro

Menoscabo. | Detrimento. | Desperfecto o avería. | Daño o perjuicio (Dic. Der. Usual).

Determinación

Fijación, señalamiento de términos o límites. | Discernimiento, distinción o diferencia. | Señalamiento de plazo. | Resolución, medida, disposición. | Intrepidez, valor, osadía (Dic. Der. Usual).

"Detestatio sacrorum"

Renuncia solemne de un culto privado, realizado ante los comicios curiados. Su importancia se derivaba de que, para el ingreso de un sui iuris en una familia distinta de la suya, tenía que renunciar al culto privado de ésta para aceptar el de aquélla.

Detrimento

Deterioro, pérdida, destrucción parcial o de poca importancia. | Quebranto de la salud. | Perjuicio para los intereses. | Daño moral o afectivo (Dic. Der. Usual).

Deuda

Contrapartida del crédito (v.). | Prestación debida. | Obligación de hacer, no hacer o dar una cosa; con frecuencia, dinero.

Deuda alimenticia

v. ALIMENTOS.

Deuda amortizable

La de carácter público que, a diferencia de la consolidada o perpetua, el Estado va rescatando (amortizando) en los períodos y condiciones que establecen los títulos acreditativos del capital prestado.

Deuda consolidada

Se llama así la deuda ya formalizada y reconocida en una emisión especial de títulos cuyos servicios de intereses y amortización garantiza el Estado por una ley, comprometiendo sus recursos impositivos o reales (Serra Moret).

Deuda exigible

La prestación cierta cuyo pago actual puede reclamar el acreedor, bien por haber vencido aquélla o bien por ser pura y simple. (V. CRéDITO EXIGIBLE.)

Deuda hereditaria

La contraída por el difunto y no pagada aún en el momento de su muerte. A su pago están afectados todos los bienes del causante y a ello contribuyen proporcionalmente todos los herederos.

Deuda hipotecaria

La garantizada con una hipoteca (v.). En este caso sin entrar en complejidades técnicas, se advierte fácilmente la existencia de una doble deuda: la de la prestación en sí y la responsabilidad real o inmobiliaria constituida por la hipoteca. Tal dualidad se advierte con nitidez por cuanto cabe cancelar o remitir la obligación accesoria de garantía -liberación poco frecuente- y que subsista la deuda principal. Por el contrario, la extinción de ésta lleva inexorablemente consigo la desaparición de la hipoteca, sin eficacia ya, aun no cancelada registralmente.

Deuda interior

La pública que se contrae por el Estado dentro del propio país y se paga en moneda nacional.

Deuda perpetua

Deuda consolidada (v.).

Deuda pública

De ella dice Serra Moret que se llaman así las obligaciones que contraen los Estados por los capitales que se les anticipan o que reciben en préstamos de distintas clases. | Para Salvador Oría, "la obligación o el conjunto de obligaciones de origen legal o contractual que debe cumplir el Estado y hacer cumplir a su vez a terceros, como resultado de las convenciones realizadas con ocasión de empréstitos". | La Academia de la lengua la define como la deuda que el Estado tiene reconocida por medio de títulos que devengan interés y a veces se amortizan.

Deudor

Aquel que está obligado a dar, hacer o no hacer algo. (v. ACREEDOR, DEUDA.)

Deudor incobrable

Aquel que se resiste sistemáticamente al pago, pese a reiteradas reclamaciones, una vez que la deuda es exigible. En Derecho, el último expediente consiste en la demanda judicial, si es que no se agrava la situación para el acreedor, con nuevos gastos para él y la insalvable insolvencia del demandado. En lo contable, estas deudas obligan al descargo consiguiente del activo.

Deudor principal

El obligado en primer término a cumplir la prestación para con el acreedor, a diferencia del fiador (v.), que responde ante la insolvencia o incumplimiento de aquél, salvo clausula excepcional o precepto de solidaridad o renuncia a los beneficios típicos de la fianza. | El que primeramente debe ser demandado, a diferencia del deudor subsidiario, como entre los coautores de un delito. | En concepto económico, quien debe mayor cantidad.

Deudores mancomunados y solidarios

v. OBLIGACIóN MANCOMUNADA y SOLIDARIA

Devaluación

Rebaja del valor de una moneda con respecto a las divisas imperantes en el mundo económico internacional.

Devastación

Destrucción, arrasamiento; en especial, total ruina del territorio enemigo o del que se evacua, demoliendo los edificios, volando puentes y túneles, quemando depósitos, asolando los campos y tratando sin piedad a los habitantes. La devastación, y su inseparable compañero el saqueo (v.), constituyen delitos castigados en los códigos de justicia militar, pero rarísima vez se penan en las fuerzas propias. En la esfera internacional, el concepto de crimen de guerra ha abierto una posibilidad para sancionar estos excesos cuando no tengan disculpa en las operaciones. Lástima que se reduzcan al vencido y que sea juez y parte el vencedor.

Devengar

Adquirir derecho a alguna percepción o retribución por razón de trabajo, servicio u otro título (Dic. Acad.). | Percibir intereses.

Devengo

Cantidad devengada.

Deviedo

Arcaísmo, según la Academia. Veda. | Censura eclesiástica. | Deuda contraída por delito o rebeldía.

Devolución

Restitución. Reintegro. | Repulsa, por no admitiro no aceptar. | Correspondencia a un servicio o a una ofensa, pues se devuelven los favores y las agresiones. | Entrega a los contribuyentes de lo pagado de más por razón de impuesto. | En lo canónico, derecho por el cual la colación de un beneficio vacante vuelve al superior cuando el obispo haya omitido la provisión previa en el plazo de seis meses (Dic. Der. Usual).

Devolutivo

v. EFECTOS DE LA APELACIóN.

Dextro

Espacio de terreno alrededor de una iglesia, dentro del cual se gozaba del derecho de asilo (v.) y de algunos otros privilegios (Dic. Acad.).

Dezmatorio

Lugar donde se entregaban los diezmos (v.). | Territorio que a cada iglesia le correspondía para pagar el diezmo.

Dezmero

El que cobraba el diezmo (v.) que pertenecía a una iglesia o parroquia.

Día

En sus sentidos genéricos, la Academia lo define como tiempo que el Sol emplea en dar aparentemente una vuelta alrededor de la Tierra. | Tiempo que dura la claridad del Sol sobre el horizonte (en oposición a la noche). | Cumpleaños. En plural equivale a la vida o lo que se vive.

Día cierto

El que consta con precisión y oficia de plazo determinado, por expresar día, mes y año. (V. DIA INCIERTO.)

Día civil

Llámase día civil el plazo que transcurre entre una medianoche y la medianoche siguiente. Es importante la determinación del concepto día para el Derecho, por cuanto el tiempo es factor preponderante en la adquisición y pérdida de derechos y obligaciones.

Día colendo

Poco usual sinónimo de día festivo (v.).

Día complementario

Cada uno de los cinco o seis días que se contaban al fin del año en el calendario republicano francés, para completar el número de 365 ó 366, dado que todos sus meses constaban de 30 días.

Día de cortesía

En lo mercantil y documental, plazo de favor (v).

Día de cutio

La Academia lo admite como sinonimia de día de trabajo (v.).

Día de descanso

El que se paga al alquilador de carruajes o bestias, además de los que se emplean en el camino (Dic. Acad.). Comenta L. Alcalá-Zamora que este notorio antecedente del descanso semanal (v.), y para el trabajador autónomo o ajeno además, era consecuencia de los largos transportes en ocasiones de otros tiempos, entre poblaciones alejadas, incluido el retorno, no siempre con carga. Hoy no se paga tal día expresamente en los transportes de varios días por tierra o mar; ya está incluido en el costo general. Además, día de descanso se entiende hoy el que cada uno goza de tal modo en sus ocupaciones, con tendencia a convertirlo en día v medio o dos días en la evolución laboral y económica contemporánea.

Día de fiesta

Feriado (v.).

Día de hacienda

El dedicado al trabajo o en el que se permite trabajar.

Día de indulto

Se designan con este nombre aquellos días que los reyes o soberanos dedican a la concesión de indultos de penas de muerte u otras aplicadas a los delincuentes. Se trata de fechas cívicas, religiosas o personales sobresalientes.

Día de trabajo

También día de cutio y día de hacienda (v.), cada uno de los laborables de la semana o mes en que, además, se registran actividades en la administración pública y privada, en el comercio y en la industria.

Día fasto

v. DIA NEFASTO.

Día feriado

Aquel en que están cerrados los tribunales y se suspende el curso de los negocios de la justicia (Dic. Acad.). | En países americanos, sinónimo de díafestivo (v.).

Día festivo

Aquel en que, aun siendo normalmente de trabajo, por no ser el de descanso semanal, no se realizan las tareas laborales de costumbre por una celebración cívica o religiosa oficial.

Día hábil

El que está habilitado para actuaciones ante los tribunales. (V. DIA INHáBIL.).

Día incierto

El que ha de llegar, aunque no se sepa cuándo; característico, el de la muerte de una persona. No configura condición, sino plazo indeterminado (L. Alcalá-Zamora). (V. DIA CIERTO.)

Día inhábil

Aquel en que no funcionan los tribunales, excepto para diligencias urgentes por causa de necesidad o peligro, sobre todo en el fuero penal. La sanción, en otro supuesto, se traduce en la nulidad de las actuaciones. (V. DIA FERIADO y HáBIL.)

Día interciso

Del lat. endotercisus o intercisus (cortado). Aquel en que por la mañana era fiesta y por la tarde laborable, debido a que sólo unas horas de esos días podían ser dedicadas a los negocios.

Día laborable

Día de trabajo (v.).

Día natural

El medido entre la salida y la puesta del Sol.

Día nefasto

Clasificábanse en Roma los días enfastos y nefastos; eran fastos aquellos en que podía desarrollarse la actividad judicial, administrativa y política; en los días nefastos estos actos no podían ser realizados. Su determinación estaba en manos de los pontífices.

Día útil

Día hábil (v.).

Diaconado o diaconato

Orden sagrada inmediatamente inferior a la del sacerdote (v.).

Diácono

Ministro eclesiástico del segundo orden, por no haber alcanzado aún el sacerdocio (v.).

Diario

Abreviación de libro diario, uno de los característicos de la contabilidad mercantil. (V. LIBROS DE COMERCIO.)

Diario de a bordo

De acuerdo con el Convenio sobre Aviación Civil, aprobado en Chicago en 1944, cada aeronave que se emplee en la navegación internacional se obliga a llevar un diario de a bordo, en el que se asentarán los datos relativos ala aeronave, a su tripulación y a cada viaje. Dada la brevedad de los vuelos y el riesgo que les es inherente, este diario suele llevarse desde tierra. con los datos que la tripulación suministre, en cada caso, al retornar al aeródromo en que la empresa tenga su base. (V. DIARIO DE NAVEGACION.)

Diario de navegación

Entre las obligaciones del capitán del buque, se encuentra la de llevar el diario de navegación, libro encuadernado, foliado y rubricado por la autoridad competente, en el que deberá asentarse el relato de todo hecho importante ocurrido durante el viaje: estado diario’ del tiempo, condiciones de navegación, estado sanitario del oasaje, nacimientos y defunciones, delitos cometidos y penas aplicadas, testamentos otorgados a bordo, daños ocurridos al buque. derrota seguida, etc. Las anotaciones que el capitán hace en el diario de navegación como oficial de Registro Civil (nacimientos y defunciones), como notario (testamentos) o como representante de la autoridad pública (delitos, penas, etc.), tienen el carácter de instrumentos públicos.

Diarquía

Forma de gobierno en que dos monarcas ejercen el mando simultáneamente. Se practicó en Esparta, en Roma y en Andorra, conforme al Tratado de Paréage de 1278.

Días y horas hábiles

En sentido procesal, aquellos v aquellas en que pueden practicarse diligencias judiciales. De no hacerse así-o sea, de efectuarse en días u horas inhábiles-, se incurre en nulidad. Las legislaciones determinan cuáles son los días y las horas hábiles. El concepto varía según se trate de actuaciones en materia civil o en materia penal. (v. HABILITACIóN DE DIAS Y HORAS INHABILES.)

Diccionario

Obra de relativa o considerable extensión donde, ordenadas alfabéticamente, se definen y explican las voces de uno o más idiomas, o las pertenecientes a una ciencia, facultad, técnica o materia, según la explicación de dos experimentados diccionaristas: G. Cabanellas y L. Alcalá-Zamora.

Dictador

Quien ejerce una dictadura (v.). | El que sobrevive a su derrocamiento como tal, o en el enfoque histórico. En la república romana, el magistrado supremo que, nombrado por los cónsules y con la aprobación del Senado, ejercía omnímodo el poder público, durante un lapso de seis meses a un año, para restablecer la autoridad o conjurar un peligro (Dic. Der. Usual). (V. DICTADURA.)

Dictadura

En una de sus acepciones significa dignidad y cargo de dictador (v.), de magistrado supremo entre los antiguos romanos, que los cónsules nombraban con acuerdo del Senado, para que mandase como soberano por un período no superior a seis meses, a efectos de restablecer el orden público perturbado o de librar a la república de un peligro grave, quedando obligado a rendir cuentas de su gestión al final de su mandato. Esa magistratura fue ejercida en Roma por Cincinato, Camilo, Sila y César. Se trataba de un sistema perfectamente legítimo, pero que perdió su legitimidad cuando, a la caída de la república, los emperadores ejercieron la dictadura sin restricciones y vitaliciamente, estando su titular liberado de las leyes (legibus solutus). Pero existe, léxica y políticamente, otra acepción de ese vocablo, del cual dice el Diccionario de la Academia que es el gobierno que, invocando el interés público, se ejerce fuera de las leyes constitutivas de un país. En los tiempos modernos, las dictaduras, ya sean ejercidas por una sola persona, corrientemente apoyada por las fuerzas armadas, ya por un grupo, generalmente militar, son siempre ilegítimas, porque en realidad lo que hacen es detentar, o más bien usurpar, el poder, puesto que no existe ninguna norma jurídica que las autorice. Precisamente por eso tales gobiernos son llamados de hecho (defacto) y no de derecho. Actúan sobre la base de suspender o derogar la Constitución del país, asumiendo el dictador las funciones ejecutiva y legislativa, y en cuanto a las judiciales, también las desempeña de modo más o menos directo, ya que solamente admite una justicia sometida por el procedimiento de quebrantar, hasta donde le sea posible, su independencia. Los Estados modernos sometidos aun régimen de dictadura son llamados totalitarios, pues el dictador (ya sea unipersonal, ya pluripersonal) asume todos los poderes, quebrantando la armazón constitucional de la nación y eliminando todos los derechos políticos, así como todas las garantías y libertades individuales, especialmente las de opinión, expresión, reunión, sindicación (como no sea dirigida), de conciencia, etc. Asimismo suprime el hábeas corpus y la acción de amparo o, por lo menos, los coarta. Suprime todos los partidos o sólo admite uno, que es, naturalmente, el del propio dictador. Crea figuras delictivas, por lo general de orden político, muchas veces dándoles efecto retroactivo. La dictadura era llamada por los griegos tiranía, representativa de las degeneraciones de las formas puras de gobierno (monarquía, oligarquía y democracia). Lo mismo entonces que ahora, la tiranía estaba y está caracterizada porque sus titulares, aunque otra cosa digan o pretendan hacer creer, miran más a su propio interés que al del Estado. Conviene no confundir la dictadura con la monarquía absoluta de tipo occidental, pues ésta obedecía a ciertos principios legales o consuetudinarios, e incluso la designación del titular -herencia, elección- respondía a normas preestablecidas, mientras que, en opinión de los más conspicuos tratadistas de Derecho Político, la dictadura representa un sistema basado en la usurpación de las funciones públicas. (V. ABSOLUTISMO, DESPOTISMO, TIRANIA, TOTALlTARISMO.)

Dictadura sindical

La ejercida por los sindicatos en relación con sus afiliados, a los que impone una conducta profesional determinada, bajo pena de expulsión de la organización sindical, medida que en ocasiones equivale a la privación de toda posibilidad de trabajo. Resulta especialmente grave donde es admitida para los contratos de trabajo la cláusula de exclusión sindical (v.).

Dictamen

Opinión o consejo de un organismo o autoridad acerca de una cuestión. | Parecer técnico de un abogado sobre un caso que se consulta; en especial, cuando se concreta por escrito.

Dictar

Dar o promulgar una ley. | Pronunciar un fallo. | Expedir una resolución (Dic. Der. Usual).

"Dictio dotis"

Loc. lat. En Roma, forma especial de constituir la dote (v.), mediante el pronunciamiento de una fórmula sacramental que hacía al esposo acreedor del constituyente.

"Dictum"

Voz latina. Aforismo o apotegma; dicho. El plural es dicta. En alguna acepción, como dicta testium, significa declaraciones de los testigos.

Dicho

Lo declarado o manifestado de palabra o por escrito. | Palabra o conjunto de ellas que expresan verbalmente un concepto. | Por extensión, el mismo significado anterior aun concretado por escrito. | Parecer u opinión de alguien. | Rumoro voz pública. | Declaración de voluntad de los futuros cónyuges, hecha ante el sacerdote competente y acerca de la celebración conyugal.

Dieta

Sueldo u honorarios que perciben los legisladores. | Junta o congreso en que ciertos Estados que forman confederación deliberan sobre negocios que les son comunes. | Honorario que los funcionarios de diverso orden devengan durante los días en que realizan una comisión que les ha sido confiada fuera de su residencia oficial. | Estipendio que se da a los que ejecutan comisiones o encargos por cada día en que se ocupan en ellos, o por el tiempo que emplean en realizarlos.

Diezmar

Pagar el diezmo (v.) eclesiástico. | Castigar aun delincuente de cada diez, en especial en la forma más enérgica de pasar por las armas al diez por ciento de los amotinados o de los cobardes ante el enemigo. | Producir enorme mortandad una epidemia, el hambre, la guerra u otra desgracia.

Diezmo

Décima parte de algo. | Derecho del diez por ciento que era pagado al rey o al erario por el tráfico de mercaderías por puertos o fronteras. | Parte de los frutos, consistente en un décimo de ellos o algo menos, que era pagado a la Iglesia en tiempos antiguos y antes de crearse en diversos países el presupuesto de culto v clero (Dic. Der: Usual).

Diezmos y primicias

En España llamábase diezmo el impuesto que debía pagarse por el tráfico de mercaderías o su llegada a puerto, consistente en el diez por ciento de su valor. | Llamábanse diezmos y primicias aquella parte de los frutos, generalmente la décima, que los fieles debían pagar a la Iglesia.

Difamación

Acción y efecto de desacreditar a alguien. (V. INJURIA.)

"Diffarreatio"

Voz lat. Ceremonia solemne del Derecho Romano, contraria a la confarreatio (v.). y destinada a disolver el matrimonio cum manu.

Difunto

Persona muerta. | Cadáver. | En Derecho Sucesorio equivale a causante, de cuius o testador (v.); esto último, por supuesto, limitado a quien haya muerto con testamento.

Digesto

Amplia compilación de extractos de Derecho Romano tomados de escritos de juristas de gran autoridad, agrupados por temas. Fue dispuesto por Justiniano, emperador romano de Bizancio, en el siglo VI. El texto se subdivide en 50 libros. Se lo conoce también como Pandectas y es el texto principal del Corpus Iuris Civilis (v.).

Dignidad

Calidad de digno. | Excelencia o mérito. | Gravedad, decoro o decencia. | Cargo honorífico. | Empleo o puesto que lleva aneja cierta autoridad. | En Derecho Canónico. v con relación a catedrales y colegiatas, prebenda propia de un oficio honorífico, como el deanato. | Prebenda de una catedral o colegiata. | Arzobispo u obispo.

Dignidad del ofendido

El desprecio u ofensa de la víctima del delito configura agravante (v.) penal.

Dilapidación

Derroche. | Prodigalidad. | Mal gasto de los bienes.

Dilatorio

Con eficacia para prorrogar o aplazar, en especial un trámite administrativo o una resolución judicial. (V. EXCEPCIóN DILATORIA.)

Diligencia

Voz con múltiples y capitales significados jurídicos: cuidado, celo, solicitud, esmero, desvelo en la ejecución de alguna cosa, en el desempeño de una función, en la relación con otra persona. | Prontitud, rapidez, agilidad, ligereza, que valorizan la laboriosidad, el trámite administrativo y el judicial. | Asunto, negocio, solicitud. | Tramitación. cumplimiento o ejecución de un acto o de un auto judicial. | Actuación del secretario judicial en el enjuiciamiento civil o en el procedimiento. A esas notas conceptuales suyas, Luis Al-calá-Zamora agrega que la diligencia se erige en la clave y en la observancia de las obligaciones legales y aun voluntarias, y determina, en su declinación o falta, la calibración de la culpa (v.), desde el rigor de la grave hasta la eventual exigencia de las resultas de la levísima. Como desempeño de funciones y cargo, el eclipse de esa diligencia, en el parcial de la negligencia (v.) o en el total de la omisión (v.), origina además eventuales sanciones punitivas, con la pérdida de los puestos desempeñados y el resarcimiento económico pertinente. Así, pues, se está en el antídoto más eficaz frente a la responsabilidad (v.) sea de carácter civil, penal o profesional.

Diligencia laboral

El desempeño de un trabajo con adecuadas voluntad y aplicación, de modo que se obtenga un rendimiento satisfactorio, sin que quebrante las energías del que lo realiza más allá del cansancio o fatiga normales que el despliegue de toda tarea impone.

Diligencias de mera tramitación

En el procedimiento judicial, cuantas lo inician o activan sin afectar el fondo de las causas o juicios. Se consideran tales, en la legislación procesal, los escritos que tienen por objeto personarse en juicio, pedir prórroga de plazos, suspensión de vistas y nombramientos de peritos; en algunos ordenamientos, también acusar rebeldías, publicar probanzas y pedir señalamientos de vistas o audiencias. Todas ellas están comprendidas en la excepción del patrocinio letrado; o sea que las partes pueden actuar directamente por sí mismas.

Diligencias de prueba

Las actuaciones judiciales que, con intervención de las partes en el enjuiciamiento civil, tienen por objeto la práctica de la prueba (v.) propuesta por el actor o el demandado o por uno y otro. 1. ADMISIóN Y REPULSA. Los jueces pueden rechazar de oficio las pruebas que no se concreten a los hechos fijados en los escritos de réplica, dúplica, demanda, contestación y ampliación (art. 566 de la ley de Enj. Civ. esp.). Contra las providencias en que se otorgue alguna diligencia de prueba, no se dará curso alguno. Contras las denegatorias, sólo se podrá utilizar el de reposición dentro de cinco días, y si el juez no lo estimare, podrá la parte interesada reproducir la misma pretensión en la segunda instancia (art. 567). 2. PROPUESTA TARDíA. Contra la argucia de una parte, cuando una de ellas propone alguna diligencia de prueba en los últimos tres días del primer período, la parte contraria podrá pedir, dentro de otros tres, la prueba que le convenga sobre los hechos contenidos en el escrito de la parte adversaria. 3. PRáCTICA. Toda diligencia de prueba, incluso la de testigos, se practicará en audiencia pública y previa citación de las partes con antelación mínima de 24 horas. Pueden concurrir a ellas los litigantes y sus defensores. Cuando la diligencia haya de practicarse fuera del lugar en que resida el juez, las partes tienen derecho a designar representante que la presencie. Tanto los defensores como las partes mismas, cuando presencien una diligencia de prueba, no tendrán en ella otra intervención que la expresamente prevista en la ley o la que el juez conceda. Carecen de todo valor las diligencias de prueba practicadas fuera del segundo período legal concedido. 4. EN LA JURISDICCIóN CRIMINAL. El diligenciamiento de las pruebas presenta características distintas, y aun opuestas, del sumario al plenario (v.). En aquél, las diligencias son secretas, hasta la apertura del juicio oral y salvo las excepciones legales, y así conviene para la averiguación y constancia del delito, de todas sus circunstancias y de la culpabilidad de los delincuentes. Sin embargo, abierto el juicio oral, el ministerio fiscal y las partes manifíestan, en el escrito de calificación (v.), las pruebas de que piensan valerse, que luego se practican durante la vista, con la salvedad característica que concierne a la inspección ocular. Ello no obsta a explotar o impugnar las probanzas sumariales.

Diligencias judiciales

Actividad desplegada por el juez, o sus auxiliares, y las partes, o sus representantes, dentro de un determinado proceso judicial. Son diligencias judiciales: las medidas preparatorias, la presentación de escritos, las audiencias, traslados y vistas, las notificaciones y emplazamientos, los embargos y las subastas peculiares.

Diligencias para mejor proveer

Llámanse así las medidas de carácter probatorio ordenadas por el juez o tribunal, una vez que la causa se halla conclusa para sentencia, a fin de completar, si lo estima conveniente, la prueba producida por las partes o para aclarar algunas dudas que pueden haberse presentado al juzgador.

Diligencias preliminares o preparatorias del juicio

En el proceso de conocimiento, son aquellas medidas con las que quien pretenda demandar o quien, con fundamento, prevea que será demandado, prepara su acción o defensa pidiendo que la persona contra quien se proponga dirigir la demanda preste declaración jurada sobre algún hecho relativo a su personalidad, comprobación sin la cual no puede entrarse en juicio; que se exhiba la cosa mueble que haya de pedirse por acción real; que se exhiba un testamento, cuando el solicitante se crea heredero, coheredero o legatario, si no pudiere obtenerlo sin recurrir a la justicia; que, en caso de evicción, el enajenante o adquirente exhiba los títulos referentes a la cosa vendida; que el socio o comunero, o quien tenga en su poder los documentos de la sociedad o comunidad, los presente o exhiba; que la persona que haya de ser demandada por reivindicación, u otra acción que exija conocer el carácter en cuya virtud ocupa la cosa objeto del juicio a promover, exprese con qué título la tiene; que se nombre tutor o curador para el juicio de que se trate; que, si el eventual demandado tuviere que ausentarse del país, constituya domicilio dentro de los cinco días de notificado; que se practique una mensura judicial; que se cite para el reconocimiento de la obligación de rendir cuentas. En el procedimiento ejecutivo. la acción puede prepararse pidiendo "que sean reconocidos los documentos que por sí solos no traigan aparejada ejecución; que, en la ejecución por alquileres, el demandado manifieste si es locatario o arrendatario, exhibiendo el último recibo; que el juez señale el plazo en que debe hacerse el pago, si el acto constitutivo no lo designare o si autorizare al deudor para realizarlo cuando pudiere o tuviere medios para hacerlo; que el deudor reconozca el cumplimiento de la condición, si la deuda fuere condicional.

Diligente

Cuidadoso, activo, solícito, esmerado. | Pronto, rápido, ágil, ligero, presto, en la ejecución. | Laborioso (Dic. Der. Usual). Por opuesto a negligente (v.), está relevado en principio de culpa en el discernimiento de la conducta y en lo contractual y extracontractual, siempre que la valoración del proceder sea positiva (L. Alcalá-Zamora).

Dimisión

Manifestación unilateral que voluntariamente hace el trabajador, empleado o funcionario público de poner fin a la relación de empleo, cargo o función que desempeñaba (Schuster). En cierto modo equivale a renuncia, aunque tiene un sentido más restringido, puesto que se limita a la cesación en aquellas actividades, en tanto que la renuncia puede comprender también los derechos, acciones, herencias, prescripciones. Con respecto al trabajo, la dimisión del trabajador puede hacer que recaigan sobre él ciertas obligaciones con relación al empleador. En lo que se refiere a los empleados públicos, la dimisión exige al dimisionario la permanencia en su puesto hasta que aquélla le sea aceptada dentro de un término predeterminado, so pena de incurrir en responsabilidad.

Dimitir

Renunciar a un puesto o empleo. | Hacer dejación de una cosa o un bien. | Cesar voluntariamente en una actividad. | Abandonar un derecho (Dic. Der. Usual).

Dinastía

Serie de príncipes soberanos, en un determinado país, pertenecientes a una familia. De esta acepción, dada por la Academia, se advierte que la dinastia está referida a la sucesión de príncipes reinantes (soberanos). El concepto no es aplicable a las monarquías constitucionales, porque soberano quiere decir "que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente", y en ellas el rey no posee esa autoridad -reina, pero no gobierna-, pues la soberanía pertenece al pueblo y éste la ejerce por medio de sus representantes.

Dinero

La moneda corriente. | Caudal o fortuna.

Dinero bancario

Se denomina así el que se concreta en disponibilidades para el titular de una cuenta corriente, de un cheque o de una transferencia bancaria. Permite efectuar pagos sin movimiento efectivo de fondos.

Diocesano

Concerniente a una diócesis (v.). | Obispo o arzobispo titular de ella.

Diócesis

En el imperio romano se llamaban así las grandes divisiones administrativas y. de modo más concreto, los distritos judiciales regidos por un vicario o subprefecto, pertenecientes a una provincia regida por un prefecto. En Derecho Canónico, diócesis es (según la definición de Sabater March, citado por L. A. Gardella) "la comunidad de fieles perfectamente organizada, regida por un obispo, como pastor propio, con potestad ordinaria… bajo la autoridad del Romano Pontífice". | Cabe agregar la omitida acepción territorial: diócesis es la porción de un país, más o menos coincidente con las provincias o divisiones administrativas equivalentes, sobre la que se ejerce la potestad episcopal en concreto (L. Alcalá-Zamora).

Diploma

Título o crédito que expide una corporación, una facultad, una sociedad literaria, para acreditar un grado académico, una prerrogativa, un premio (Dic. Acad.). La posesión del diploma o título constituye requisito esencial para el ejercicio de ciertas profesiones, pues, sin él, se está incurso en su punible ejercicio ilegal.

Diplomacia

"Ciencia y arte de la representación de los Estados y de las negociaciones" (Rivier). Se entiende referida a las relaciones internacionales, aun cuando se amplía a todo proceder cauteloso. (v. DIPLOMATICO.)

Diplomático

Entre las funciones esenciales de los Estados, figura la de legación activa y pasiva; o sea, el derecho de designar representantes en otros países y de recibir representantes de los demás. Las personas que ostentan esas representaciones se denominan agentes diplomáticos o, abreviadamente, diplomáticos. Suelen constituir una carrera especial dentro de la organización del Estado de que se trate. Las funciones de los agentes diplomáticos se concretan en mantener las relaciones políticas entre los dos países, vigilando el desarrollo de las relaciones jurídicas, económicas, financieras, culturales, etc.; fomentar el buen entendimiento entre los dos pueblos y gobiernos; observar e informar sobre la situación del país; negociar los tratados y acuerdos que sea menester, y proteger a sus connacionales, repatriándolos si estuvieren en la indigencia. El Congreso de Viena. de 1815, modificado por el de Aquisgrán en 1818, clasificó a los agentes diplomáticos en las siguientes categorías: embajador, legado y nuncio (los dos últimos, para los representantes de la Santa Sede), enviado extraordinario y ministro plenipotenciario (internuncio para la Santa Sede), ministro residente, encargado de negocios (permanente o interino) (v. las principales voces cit.). Además. el agente diplomático, llamado jefe de misión, es acompañado en ella por consejeros, secretarios, intérpretes, valijeros y agregados de diversas clases (comerciales, culturales, militares, sociales). Los agentes diplomáticos se acreditan, cuando son de cualquiera de las tres primeras categorías, mediante cartas credenciales (v.) dirigidas al jefe del Estado; si son de la cuarta categoría, mediante cartas de gabinete, dirigidas de ministro a ministro de Relaciones Exteriores, y, si se trata de encargados de negocios interinos, por medio de una nota dirigida por el jefe de misión que se ausenta al ministro de Relaciones Exteriores. (V. EXTRATERRITORIALIDAD, INMUNIDADES Y PRIVILEGIOS DIPLOMATI-cos.)

Díptica o díptico

Tablas plegables. con forma de libro, en las que acostumbraba la’ primitiva Iglesia a anotar-en dos listas pareadas los nombres de los vivos y los muertos por quienes se había de orar. | Catálogo de los obispos que han regido una diócesis (Dic. Acad.).

Diputación

Conjunto de los diputados. | Cuerpo de diputados de las ciudades de voto en Cortes. Diputación permanente es llamada la comisión representativa, para ciertos fines, de la autoridad de las Cortes, mientras no se hallan reunidas o están disueltas. Se estableció en España por la Constitución de 1812, y fue restablecida por la republicana de 1931. También en España, se denominaron Diputaciones provinciales las corporaciones elegidas para dirigir y administrar los intereses de cada provincia.

Diputado

Representante de un cuerpo u organismo. | Miembro de la Cámara de Diputados (v.).

Dirección

Acción y efecto de dirigir o dirigirse. | Camino, rumbo. | Consejo, precepto, norma, regla, enseñanza. | Grupo de personas que está al frente de un establecimiento o de una asociación. | Puesto, oficina y función de un director (v.). | Señas de la correspondencia o de cualquier objeto que se envía a otra persona o al propio remitente, pero a otro lugar (Dic. Der. Usual).

Dirección del proceso

Facultad otorgada por las leyes procesales a los jueces y tribunales para que cuiden de que el procedimiento se desenvuelva en la forma más conveniente. Señalan algunos autores que esa dirección puede revestir carácter formal o carácter material. Es lo primero, cuando "el juez coadyuva a que la marcha externa del procedimiento se desarrolle ordenada y normalmente" (Reimundin), y es lo segundo, cuando el juez actúa "para obtener una mayor economía, y. en algunos casos, responde a la necesidad de evitar sentencias contradictorias o que una sentencia se pronuncie inútilmente" (Reimundin).

Dirección general

Designación de las dependencias superiores de la administración pública en los diversos ministerios, o en otras corporaciones, que abarcan un servicio público o una rama de actividades de importancia.

Directiva

Junta de gobierno de un sindicato u otra asociación, que suele denominarse también comisión. Instrucción o norma, con empleo habitual en plural.

Directo

Derecho o en línea recta. | Eficaz y ágil para un fin. | La voz adquiere significados especiales en otros usos, como en dominio directo (v.).

Director

Quien dirige, manda, organiza o resuelve. | Quien se encuentra al frente de un establecimiento, organismo, sociedad o negocio. | En Derecho Mercantil, representante o gestor de los negocios de una compañía de comercio (Dic. Der. Usual).

Director general

Alto funcionario administrativo que ejerce la jefatura de una dirección general (v.) nacional, provincial o de municipio populoso.

Directorio

En lo político, el gobierno de Francia desde el 27 de octubre de 1795 hasta el 9 de noviembre de 1799, al que sucede el consulado (v.). | En España, el nombre fue copiado por la dictadura instaurada, con el consenso real, el 13 de septiembre de 1923. | El conjunto de los directores de una sociedad.

Dirigente sindical

v. REPRESENTANTES SINDICALES.

Dirigismo

Sistema económico que se caracteriza por el hecho de que el Estado orienta y fiscaliza las actividades económicas y sociales, planificándolas, nacionalizándolas o subvencionándolas.

Dirimente

Adjetivo. Impedimento (v.) dirimente. Substantivo. El magistrado que resuelve la discordia o discrepancia de un tribunal colegiado cuando hay empate entre sus miembros o no se logra la mayoría de otra manera.

Discernimiento

Esta palabra tiene dos acepciones, una de ellas puramente forense, la de apoderamiento judicial que habilita a una persona para ejercer un cargo. Por eso, discernir significa encargar de oficio el juez auno la tutela de un menor u otro cargo. | Pero, en un sentido general, discernimiento quiere decir: juicio por cuyo medio percibimos y declaramos la diferencia que existe entre varias cosas. Y discernir es entonces distinguir una cosa de otra, señalando la diferencia que hay entre ellas, comúnmente con referencia a operaciones del ánimo. Conocida esa segunda acepción, bien se comprende la importancia jurídica que el concepto contiene, pero solamente por el discernimiento se puede distinguir el bien del mal y entender el alcance, el valor y las consecuencias de cualquier acto. Quien obra sin discernimiento absoluto no puede darse cuenta del alcance, del valor ni de las consecuencias de las acciones que realiza. Es el caso de los menores y de los que sufren enajenación mental. Esa falta de discernimiento hace que, dentro del ámbito del Derecho Civil, sean nulos o anulables, según los casos, los actos jurídicos que se realizan en tales condiciones. Y dentro del ámbito del Derecho Penal, que sean inimputables; es decir que estén exentos de responsabilidad quienes en la ejecución del delito no pueden discernir plenamente la índole delictiva del acto que realizan, porque no saben distinguir entre lo permitido y lo prohibido, y si hay delito o no. Ahora bien, el discernimiento y, naturalmente, la falta de discernimiento pueden ser absolutos o relativos, porque cabe que el conocimiento del valor y de la consecuencia de las acciones sean completos o que estén disminuidos en mayor o menor medida. De ahí que las legislaciones suelan considerar como hechos sin discernimiento los actos ilícitos llevados a cabo por menores de determinada edad (generalmente diez o doce años), así como los actos lícitos realizados por menores de edad pero que han excedido la infancia. En cuanto a los primeros, se los supone incapaces para discernir toda clase de actos, lícitos o ilícitos, y, en cuanto a los segundos, se los supone con discernimiento para distinguir hasta cierto punto lo lícito de lo ilícito (por lo cual no están exentos de responsabilidad criminal, pero la que les alcanza lo es en forma atenuada), más no para comprender el significado y las consecuencias de los actos ilícitos. El discernimiento puede estar, si no anulado, disminuido transitoriamente, por múltiples circunstancias anímicas, tales como la ignorancia, el miedo, la ofuscación, de notoria influencia en la validez de los actos jurídicos y en la determinación del grado de imputabilidad penal. El discernimiento representa un concepto íntimamente vinculado con la capacidad jurídica

Discernir

Distinguir una cosa de otra, formando juicio acerca de la diferencia que existe entre ellas. | Encargar el juez a otra persona el ejercicio de un cargo o función, especialmente la tutela o curatela. (v. DISCERNIMIENTO.)

Disciplina

Observancia de las leyes y ordenamientos de una profesión o instituto. Tiene relación con la obediencia jerárquica (v.) y por ello es importante en la organización militar y en la eclesiástica, pues en ellas establece "superiores" e "inferiores".

Disciplinario

Referente a la disciplina (v.) o que la implica. (v. DERECHO DISCIPLINARIO.)

Discontinuo

Intermitente, lo que pasa o se muestra unas veces sí y otras no. (v. SERVIDUMBRE DISCONTINUA.)

Discordia

Desavenencia, oposición o contrariedad de voluntades o intereses. | Diversidad o discrepancia de opiniones, juicios y dictámenes. | Procesalmente, y con referencia a los fallos o resoluciones de los tribunales colegiados, falta de mayoría al votar una sentencia, por la división de pareceres en cuanto a los fundamentos o la decisión (Dic. Der. Usual). El conflicto se resuelve unas veces por el voto del presidente, con nueva vista ante más magistrados o por un dirimente.

Discrecional

Lo realizado en libertad y sano juicio. | De libre actuación. (v. ACTOS DISCRECIONALES.)

Discriminación

Acción y efecto de discriminar, de separar, distinguir una cosa de otra. Desde el punto de vista social, significa dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos u otros. El problema de la discriminación racial ha dado origen a muy graves cuestiones a través de los siglos y ha adquirido caracteres verdaderamente pavorosos con la implantación de los modernos regímenes totalitarios de uno y otro signo, pero de modo especial en la etapa de la Alemania nazi. Y, aun fuera de ella, la discriminación racial sigue constituyendo un tema de apasionada discusión doctrinal, con las inevitables derivaciones prácticas, en los países en que conviven tensamente razas blanca y negra, semitas y antisemitas, católicos y protestantes u otros sectores sacudidos por antagonismos irascibles.

Disculpa

Excusa por una falta involuntaria. | Pretexto para encubrir un delito, una infracción o cualquier proceder que no se quiere revelar. | Satisfacción por un agravio intencionado o casual. | Motivo de comparecer cuando se es citado o para no participar en negocios, juntas o reuniones (Dic. Der. Usual).

Discurso

Facultad racional con que se infieren unas cosas de otras, sacándolas por consecuencia de sus principios o conociéndolas por indicios y señales. | Uso de razón (v.). | Reflexión, raciocinio. | Espacio. duración de tiempo. | Oración o disertación elocuente (Dic. Acad.).

Disenso

Falta de ajuste o conformidad. | Arrepentimiento o desistimiento de uno de los contratantes. | Disensión. | Disentimiento. | Negativa (Dic. Der. Usual). (V. JUICIO DE DISENSO.)

Disfraz

Ocultación. | Simulación. | Vestido con el que se encubren las facciones; sobre todo, por empleo de antifaz. Esto implica agravante (v.) penal, que se extiende por la jurisprudencia a la ficción de la voz.

Disfrutar

Gozar, experimentar placer. | Darse buena vida, por tener salud, bienes y otras satisfacciones materiales o espirituales. | Beneficiarse de una amistado relación. | Percibir los frutos, productos o utilidades de una cosa (Dic. Der. Usual).

Disfrute

Acción y efecto de disfrutar (v.) y que caracteriza el nexo entre el propietario y su propiedad.

Disidencia

Discrepancia o diversidad de creencias, opiniones o pareceres.

Disidente

El que se halla en disidencia (v.) con otro, lo que es posición recíproca. | Para la Iglesia católica, los protestantes, anglicanos y cismáticos griegos.

Disimulación o disimulo

Encubrimiento astuto de lo hecho o de la intención. | Ocultación, tolerancia del mal; indulgencia con él. | Dispensa de un mal leve, con propósito de que no trascienda o para enmienda del culpable. | Disfraz o desfiguramiento de la realidad. | Falsa apariencia (Dic. Der. Usual).

Disolución

Acción y efecto de disolver (v.). | Separación, desunión. | Destrucción de un vínculo. | Término de una relación contractual, especialmente cuando no se debe al cumplimiento del fin o del plazo. | Resolución, extinción, conclusión. | Relajación o licencia en materia de costumbres (Dic. Der. Usual).

Disolución de la sociedad civil

Cuando una asociación con fines lucrativos se encuadra como contrato de Derecho Civil puede disolverse: a) por expiración del término para el cual fue constituida; b) por pérdida de la cosa o capital: c) por terminar el negocio o actividad que la originó; d) por muertenatural, interdicción civil o insolvencia de cualquiera de los socios; c) por voluntad de los asociados; f) por cumplimiento de la comisión a la cual haya estado subordinada la duración; g) por no haber realizado alguno de los socios la prestación prometida y no querer continuar la sociedad los demás; h) por fuerza mayor que impida proseguir las actividades, de lo cual debe distinguirse un obstáculo temporal, como la ocupación de parte del territorio nacional por otro país en el curso de un conflicto bélico; i) por sentencia firme judicial que así lo disponga.

Disolución de la sociedad comercial

Las compañías de índole mercantil pierden su condición de personas abstractas, cualquiera que sea su clase, por la disolución que proceda de alguna de las causas siguientes: " 1a) El cumplimiento del término prefijado en el contrato de sociedad, o la conclusión de la empresa que constituía su objeto. 2′) La pérdida entera del capital. 3") La quiebra de la compañía" (art. 221 del Cód. de Com. esp.). "La disolución de la compañía de comercio que proceda de cualquiera otra causa que no sea la terminación del plazo por el cual se constituyó no surtirá efecto en perjuicio de tercero hasta que se anote en el Registro Mercantil" (art. 226).

Disolución de la sociedad conyugal

Fin del régimen de bienes conyugales; sus causas están taxativamente enumeradas en la ley y varían según las legislaciones. Generalmente se incluyen como tales la muerte de alguno de los cónyuges, la sentencia de divorcio, la declaración de ausencia, la sentencia de separación de bienes y la declaración de nulidad del matrimonio. Los efectos más importantes son el restablecimiento de la plena capacidad de la mujer, la modificación del régimen de administración imperante, fijación del activo y pasivo de la sociedad conyugal y su liquidación.

Disolución de las personas jurídicas

Fin de su existencia como tales, que puede deberse a: 1º) acuerdo de sus miembros; 2º) disposición de ley (por transgresión de las condiciones de su reconocimiento, imposibilidad de cumplir sus fines o razones de interés público); 3º) conclusión de su patrimonio. Siendo el Estado quien únicamente concede la personería jurídica, sólo él puede retirarla.

Disolución de sociedades

El final orgánico y económico de estas personas jurídicas puede ser total, cuando se extingue el vínculo contractual entre todos los SOcias, o parcial, cuando se extingue sólo con respecto a uno o más socios, quedando subsistente el vínculo entre los demás. En este supuesto, más se está ante el retiro de uno de sus miembros que ante una real disolución social, por cuanto subsiste con los demás la sociedad. Las causas de disolución pueden ser variadas y difieren según el tipo de sociedad de que se trate, civil o comercial, y, dentro de éstas, sociedad anónima, de responsabilidad limitada, etc. La disolución de una sociedad trae como consecuencia el fin de su existencia (aunque pasivamente se prolongue a fin de terminar los negocios pendientes), la liquidación y partición de los bienes sociales, el fin del mandato de sus administradores y la responsabilidad de los socios por obligaciones contraídas por la sociedad disuelta.

Disolución del matrimonio

Término o conclusión del vínculo personal y económico entre los cónyuges reales o aparentes. Puede ser natural, por muerte de uno o de ambos consortes; legal, el divorcio (v.), donde se admite, hoy en la mayoría de los países, o especial, la nulidad del matrimonio (v.). en que se está realmente ante su inexistencia. Donde no se acepta la ruptura vincular, existe una cuarta posibilidad: la separación de cuerpos, a la que acompaña una independencia patrimonial ulterior de amplitud variada (L. Alcalá-Zamora).

Disolver

Separar o desunir, en sentido directo y figurado. | Deshacer. | Destruir. | Resolver un contrato. | Poner término auna relación o situación jurídica. | Aclarar una duda o sospecha (Dic. Der. Usual).

Disparidad de cultos

"Cultus disparilitas" (v.).

Disparo de arma de fuego

Delito admitido en algunas legislaciones, rechazado en otras y muy discutido en la doctrina. Se configura por el hecho no de disparar el arma, sino de dispararla contra persona determinada, pero sin llegar a herirla. Faltando esa circunstancia -es decir, hecho el disparo al aire-, podrá constituir una falta contra la tranquilidad pública si se efectúa en lugares poblados o reuniones públicas. Algunos autores niegan el delito de disparo contra persona determinada, por entender que tal acto representa un homicidio en grado de tentativa o frustrado.

Dispensa

Exención de carga, formalidad o condición, otorgada a determinada persona por la ley o por decisión de una autoridad pública o de un particular (Capitant). La dispensa puede referirse a la edad para contraer matrimonio, al ejercicio de la tutela, a la obligación de sufragar el pago de derechos o tributos. etc. | En el Derecho Canónico está definida por el canon 80 como "la relajación de la ley en un caso especial". Dice Capitant que se diferencia de la excusa en que ésta no hace desaparecer la ley a la cual se falta; del privilegio, en que éste es un derecho positivo, y de la licencia, en que ésta consiste en bordear la ley. (V. las voces destacadas.)

Dispensa de edad

Las legislaciones, en general, establecen la edad mínima para contraer matrimonio. En la Argentina. la lev 14.394 ha fijado en 14 años la de la mujer y en 16 años la del hombre. Sin embargo, se contemplan situaciones en virtud de las cuales la ley dispensa a los contrayentes del requisito de la edad mínima, a pedido de los interesados y con intervención judicial. En la legislación argentina las causas de esta dispensa son: a) haber concebido la mujer menor de 14 años de aquel con quien pretende casarse; b) los supuestos de violación, estupro, rapto o abuso deshonesto.

Disponer

Poner, colocar en el lugar o situación que corresponda. | Mandar, determinar, ordenar lo que debe hacerse u omitirse. | Preparar, prevenir. | Enajenar o gravar los bienes. | Testar.

Disponibilidad

Condición o calidad de lo que se puede emplear o adjudicar con libertad. | Recursos, dinero que se puede utilizar en el acto, para un pago o adquisición. | Administrativamente, estado del funcionario sin empleo actual y a la espera de destino, con menor percepción de haberes por lo común. Es situación típica en el ejército (L. Alcalá-Zamora).

Disposición

Aptitud para cumplir un fin. | Medios para emprender un negocio. | Artículo, precepto de una ley o reglamento. | Orden o mandato. | Prevención o preparativos. | Colocación o situación de las cosas. | Resolución, fallo o decisión de un tribunal. | Facultad de enajenar o gravar los bienes. | Acto de distribuir los bienes propios y tomar otras determinaciones mediante testamento. | En Derecho Procesal, acto de las partes al cual reconoce la ley influencia en la resolución de algún punto del juicio (Dic. Der. Usual).

Disposición de última voluntad

Sinónimo de testamento (v.).

Disposición modal

Aquella que contiene, con imperativo menor que la condición y carga, un modo (v.) especial que influye, más que lo obliga, sobre aquel a quien va dirigida en lo favorable y substancial.

Dispositivo

Lo que incluye disposición (v.), como parte dispositiva (v.).

Distancia

Espacio o intervalo entre dos cosas, dos momentos o dos sucesos. | Diferencia, desigualdad. | Discrepancia, desafecto, alejamiento. | Tirantez de relaciones (Dic. Der. Usual). Al servicio de las buenas relaciones de vecindad, el legislador regula por sí, o acepta lo consuetudinario, para guardar las mínimas distancias entre construcciones, para evitar proximidades molestas, y entre plantaciones, para eludir perjuicio en los cultivos.

Distinguir

Conocer la diferencia entre cosas o conceptos. | Marcar, señalar, para impedir confusiones, para afirmar propiedad o destino. | Estimar de modo especial. | Recompensar los méritos o servicios con prerrogativas u otros honores (Dic. Der. Usual).

Distintivos

Lo que distingue, diferencia o señala. | Marca, señal, insignia o contraseña. | Divisa. Las escarapelas son distintivos de nacionalidad; los emblemas, de los cuerpos del ejército; los entorchados, estrellas y galones, de los grados de la milicia. Símbolos históricos o caprichosos se emplean como distintivo de agrupaciones políticas, de bandos y de diversas tendencias y asociaciones. Conviene diferenciar, en el ejército, entre distintivo, distinción y divisa, contra la confusión frecuente, y sin más excusa que las conveniencias ocasionales de los sinónimos relativos. Almirante establece que la divisa señala el grado, la jerarquía personal en el ejército: son los galones del cabo, las estrellas del oficial, los entorchados del general. El distintivo diferencia las armas, los cuerpos, como el castillo a los ingenieros y la granada a los artilleros. La distinción entra en lo honorífico, mediante cruces y condecoraciones.

Distracción

Diversión, recreo, pasatiempo. | Apartamiento de la atención. | Libertad excesiva en el modo de vivir. | Malversación de fondos; defraudación (Dic. Der. Usual).

"Distractio bonorum"

Loc. lat. También bonorum distractio. En la etapa del procedimiento formulario romano se empleaba en la ejecución de los créditos. Presentaba tres modalidades sucesivas y evolutivas: una sobre y contra la persona del deudor por medio de la actio iudicuti, sustitutiva de la primitiva manus iniectio (v.) de la época de las legis actiones; otra sobre el patrimonio, en bloque, del deudor, por medio de la bonorum venditio (v.), y otra última, de carácter universal, consistente en la realización de los bienes del deudor insolvente, con individualización de éstos, y que se conoció como bonorum distractio.

Distracto

Acto jurídico que consiste en el acuerdo de voluntades que deja sin efecto un contrato celebrado entre los mismos intervinientes.

Distrito

Cada una de las demarcaciones en que se subdivide un territorio o una población para distribuir y ordenar el ejercicio-de los derechos civiles v oolíticos. o de las funciones públicas, o de los servicios administrativos, en detallada definición académica.

Disyuntivo

Que contiene alternativa u opción. (V. OBLIGACIóN DISYUNTIVA.)

Dita

Garante de un pago. | En algunos países hispanoamericanos, deuda. | La Academia refiere a Andalucía la acepción de préstamo a elevado interés, pagadero por días con el capital.

Diván

Nombre derivado de la palabra turca diovan, que significa asamblea, y que adquirió empleo generalizado en el vocabulario jurídico de los países musulmanes del Levante, y especialmente en los situados en la parte más oriental del Mediterráneo (Usinger). Hace referencia a una institución pública integrada por un cuerpo colegiado, consejo supremo, tribunal de última instancia o asamblea de notables. Según el autor mencionado, el vocablo se extendió al recinto o lugar donde se celebran las reuniones del cuerpo colegiado, en el que existía un estrado o vasto sofá que circundaba la sala de acuerdos y servía de asiento a los divanes o miembros de la asamblea o consejo. La palabra dio luego origen a la de divany, género de escritura compuesto con fórmulas jurídicas tradicionales, y cuyo empleo se observa en Turquía para la redacción formal en todos los actos públicos que se celebran.

Dividendo

Cuota que corresponde a cada acción, proporcional a su monto, al dividir sus ganancias una sociedad comercial.

Dividendo ficticio

Dividendo distribuido por una sociedad que no ha cumplido con los requisitos legales para tal distribución, particularmente en materia de utilidades cuyo monto permita distribuir tal dividendo.

Dividendo provisional

Dividendo distribuido por una sociedad antes de haber cerrado el ejercicio al que corresponde, y susceptible de ser modificado posteriormente en función del resultado que arroje dicho ejercicio.

Divino

Propio de Dios o referente a él. (V. RELIGIóN.)

Divisa

Señal o distintivo para reconocer un punto topográfico o una persona, empleada en el mundo de las finanzas para indicar moneda acuñada, en billetes o en otra forma circulante (Serra Moret). Mercado de divisas, según el mismo autor, suele llamarse la contratación de monedas de países extranjeros, y reserva de divisas, la que se posee en piezas acuñadas y billetes convertibles en oro o en crédito exterior.

Divisible

Susceptible de división (v.), reparto o distribución.

División

Separación. | Reparto. | Partición. | Distribución. | Discordia, desavenencia, enemistad (Dic. Der. Usual).

División de herencia

Derecho y acción que pertenece a los herederos y legatarios para pedir la adjudicación de sus lotes o legados. Ello exige la previa partición de herencia (v.) (Dic. Der. Usual).

División de la cosa común

Conclusión del condominio (v.) y reparto de la cosa común o de su equivalente en dinero entre los hasta entonces copropietarios.

División del trabajo

Distribución y diferenciación de las labores, tareas y servicios entre las distintas personas que contribuyen a una obra común. La división laboral se basa en la ley del mínimo esfuerzo, en el ahorro de energías y en la calidad técnica que la especialización produce, en la consiguiente economía de tiempo y en el menor coste y mayor perfección que con el esfuerzo común, a la vez separado y solidario, se logra (Dic. Der. Usual).

Divorcio

Acción y efecto de divorciar o divorciarse; de separar un juez competente, por sentencia legal, a personas unidas en matrimonio, separación que puede ser con disolución del vínculo (verdadero divorcio), o bien manteniéndolo, pero haciendo que se interrumpan la cohabitación y el lecho común. Por lo que concierne al Derecho de Familia, que el divorcio vincular sea admisible o no, es cuestión debatida con amplitud, constante y apasionadamente. Hay legislaciones que únicamente admiten la separación de cuerpos, con los consiguientes efectos sobre el régimen de bienes y la custodia de los hijos, porque entienden que, al romperse el vínculo y poder los cónyuges contraer nuevo matrimonio, se suprime la estabilidad de la familia, base de la sociedad, lo que resulta nocivo para la educación de los hijos, que pueden sufrir por ello graves problemas psíquicos. Otras legislaciones, quizá la mayoría, admiten el divorcio con ruptura del vínculo, pues estiman inútil y hasta perjudicial mantener la ficción de que existe unión cuando realmente no hay tal, e incluso la situación de los hijos es peor por tener que ser involuntarios testigos de las desinteligencias, serias en general, de sus padres. Sin contar con que el prohibir a los divorciados el contraer nuevas nupcias los suele llevar a mantener relaciones sexuales extramatrimoniales, lo que facilita el concubinato, creador de graves problemas para los amantes, sus descendientes y también respecto a terceros. El problema del divorcio se relaciona estrechamente con cuestiones de tipo religioso, puesto que algunos credos, en especial el católico, no autorizan el divorcio vincular, y solamente admiten la separación de cuerpos, por entender la Iglesia que el matrimonio es un sacramento de origen divino, y que lo que Dios ha unido no pueden los hombres separarlo. Así, pues, para los católicos, la cuestión está resuelta, y la Iglesia no considera válidos los divorcios vinculares acordados por autoridades civiles si los cónyuges contrajeron matrimonio canónico, no reconociendo tampoco los matrimonios exclusivamente civiles. Por lo contrario, salvo lo que dispongan los concordatos con el Vaticano, los jueces resuelven los divorcios según la legislación del país, sin contar con las normas del Derecho Canónico ni de la Iglesia, aunque el matrimonio se haya realizado con arreglo a la forma religiosa. Es, por lo tanto, un caso de conciencia para los católicos. Se admita, o no, en las legislaciones la ruPtura del vínculo a causa del divorcio, se requieren determinados motivos, variables según cada legislación, para que puedan los jueces concededo. Entre los más frecuentes- figuran el adulterio (v.), los malos tratos. la falta de cumplimiento de los deberes conyugales, las injurias graves y el abandono voluntario y malicioso. Hay incluso legislaciones que admiten el divorcio por consentimiento de ambos cónyuges, pues estiman que el matrimonio se puede deshacer como cualquier otro contrato. Esta causa ha dado lugar a tantos abusos que ha sido eliminada por muchas legislaciones.

Divorcio vincular

v. DIVORCIO.

"Divortium"

Voz lat. Disolución del matrimonio en el Derecho Romano, que se producía por muerte de uno de los cónyuges; por incapacidad matrimonial de cualquiera de ellos posterior a la celebración, como, por ejemplo, la capitis diminutio máxima y media; el incestus superveniens, que sucedía cuando el suegro adoptaba como hijo a su yerno, con lo cual los cónyuges quedaban en condición de hermanos, salvo que el padre hubiese emancipado previamente a su hija; así como al llegar al cargo de senador quien estuviese casado con una liberta, si bien esta causa de disolución fue abolida por Justiniano; cesación de la affectio maritalis. es decir por la voluntad de ambos o de uno de los cónyuges de poner término al matrimonio. Esta última causa de ruptura podría producirse por el divortium o por el repudium, palabras de dudoso significado en el concepto de los autores; pues, mientras para algunos el repudio era la expresión del deseo de poner fin al matrimonio y el divorcio el efecto producido por dicha expresión, para otros el repudio aludía a la disolución por voluntad unilateral de uno de los cónyuges, aludiendo el divorcio ala disolución por mutuo disenso.

"Divortium aquarum"

Locución latina. Divisoria de las aguas. Llámase así la línea imaginaria que separa dos vertientes hidrográficas que parten, ambas, de una cordillera; es uno de los puntos tomados en cuenta para la determinación de límites entre Estados, tal como ocurre en el caso de la Argentina y Chile.

"DO ut des"

Aforismo lat. En el Derecho Romano, y según la clasificación del jurisconsulto Paulo (Dig., 19, V, 5), se llama así la especie de contrato innominado (v.) mediante el cual una de las partes entrega una cosa a cambio de otra que, a su vez, le entregue la otra parte. Do ut des puede traducirse por "doy si das" o, mejor, por "doy para que me des". (V. "DO UT FACIAS", "FACIO UT DES", "FACIO UT FACIAS".).

"DO ut facias"

Aforismo lat. Es de aplicación lo dicho respecto al contrato do ut des (v.). La diferencia está en que, mientras en éste se produce una doble entrega de cosas, en el do ut facias, una parte entrega una cosa a cambio de algo que ha de hacer la otra parte. La traducción, pues, podría ser "doy si haces" o, mejor, "doy para que hagas", (v. "FACIO UT DES", "FACIO UTFACIAS".)

Doble

Operación llamada así en la bolsa, resultado de una compra y una venta hechas a precios diferentes. Serra Moret explica que puede realizarse por compra al contado y venta a plazo a un precio superior, o por venta al contado y compra a plazo, caso en el cual, aunque no haya diferencia de precio, se dispone del dinero ajeno durante un cierto tiempo.

Doble nacionalidad

V. NACIONALIDAD.

Doble vínculo

Relación de parentesco por parte de padre y madre a la vez. El concepto tiene importancia en materia hereditaria cuando, a la sucesión de la ascendencia, concurren hermanos de doble vínculo, los llamados germanos, con medios hermanos, sean éstos consanguíneos, sólo con el padre común, o uterinos, de igual madre y padre diferente. La consecuencia suele ser que los de doble vínculo heredan también el doble que los otros (Luis Alcalá-Zamora).

Doce tablas

V. LEY DE LAS XII TABLAS.

Docente

El que enseña, como el maestro, el profesor, el catedrático. (V. TRABAJADORDOCENTE.)

Doctor

Entre los romanos, de los que se ha tomado directamente el vocablo, el que dominaba a fondo una ciencia, como el doctor sapientiae, o el que la profesaba, como el doctor legum o jurista, como se diría hoy. | De ahí, y en general, docto, maestro, preceptor de una ciencia o arte. | En las carreras universitarias, último y preeminente grado académico que requiere estudios especiales y confiere título distinto del de licenciado, aunque éste habilite para el ejercicio legal de la profesión. | En Sudamérica, todo el que es tan sólo licenciado. | Por antonomasia, en distintos países, el médico. | En Derecho Canónico, título concedido a ciertos santos distinguidos en el estudio de la religión (Dic. Der. Usual).

Doctorado

Estudios y grado de doctor (v.).

Doctrina

Conjunto de tesis y opiniones de los tratadistas y estudiosos del Derecho que explican y fijan el sentido de las leyes o sugieren soluciones para cuestiones aún no legisladas. Tiene importancia como fuente mediata del Derecho, ya que el prestigio y la autoridad de los destacados juristas influyen a menudo sobre la labor del legisla-dore incluso en la interpretación judicial de los textos vigentes.

Doctrina de Calvo

Como salvaguardia de la soberanía e independencia de los Estados débiles, el jurista y diplomático argentino Carlos Calvo, fundándose en la igualdad que en el orden internacional debe existir entre los Estados y en el orden interno entre los individuos, sostuvo la tesis de que debía rechazarse tanto la creación de un privilegio exorbitante y funesto a favor de los Estados fuertes, cuanto el reconocimiento de una desigualdad injustificable entre nacionales y extranjeros dentro de cada país. Los extranjeros residentes o inversores en un país quedarían así sometidos ala generalidad del régimen jurídico vigente en tal país.

Doctrina de Drago

Se denomina así la que el argentino Luis María Drago, ministro de Relaciones Exteriores desde agosto de 1902 hasta julio de 1903, expuso con motivo de la intervención militar de Alemania, Inglaterra e Italia contra Venezuela para obligar a este país a reconocer las deudas contraídas con aquellos otros. Sostuvo el precitado ministro que la suspensión de pagos de la deuda pública de un Estado no podía justificar la intervención armada de otro ni mucho menos la ocupación de su territorio. También Drano desarrolló la doctrina llamada de las "bahías históricas", según la cual toda bahía cuya entrada es mayor de diez millas marinas forma parte del dominio marítimo del Estado costero, cuando existan títulos fundados en su conformación geográfica, la posesión inmemorial caracterizada por el animus dominii pacífico y continuado, que ha contado con la aquiescencia de los demás Estados, y necesidad& relativas a la defensa y seguridad del Estado.

Doctrina de Estrada

Con referencia al problema del reconocimiento de gobiernos, el político y jurista mejicano Estrada, en contra de la doctrina de Tobar (v.), sostuvo en el año 1930 que tal reconocimiento representaba una injerencia en los asuntos internos de otro Estado, por lo que su país se limitaría a mantener o retirar sus agentes diplomáticos ante un nuevo gobierno y a aceptar o no los del gobierno de facto.

Doctrina de Monroe

Se denomina así la que el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, James Monroe, estableció en su mensaje al Congreso, con fecha 2 de diciembre de 1823, proclamando que como los países del continente americano, por la libertad e independencia que han alcanzado, no son ya propios para la colonización europea, debía considerarse lesivo a la seguridad de los Estados Unidos, y como acto de hostilidad hacia ellos, cualquier intento de los Estados europeos para ensanchar su dominio en una porción de nuestro hemisferio. La frase "América para los americanos", que resume la doctrina Monroe, ha dado lugar a diversas interpretaciones, ya que en los Estados Unidos se llama americanos a los norteamericanos.

Doctrina de Podestá Costa

Llamada "de la comunidad de fortuna". Ofrece una solución orgánica y jurídica para los casos de daños causados a extranjeros por revueltas, insurrecciones o guerras civiles, así como también para todas las situaciones que puedan plantearse en materia de responsabilidad internacional de los Estados. De acuerdo con la explicación de Rudecindo Martínez, así como cuando el extranjero era un aubana no tenía otra protección que la de su Estado de origen, hoy goza de un conjunto de derechos esenciales que le son reconocidos por todos los países civilizados. El profesor argentino Podestá Costa construye su doctrina sobre la base de la relación jurídica que, por un pacto tácito resultante de la mutua convivencia y de la recíproca solidaridad de afectos e intereses, se crea entre el Estado y el extranjero que reside en un territorio o tiene en él sus bienes, debiendo distinguirse tres casos: el de los extranjeros no asociados a la "comunidad de fortuna", el de los incorporados a ella y el de los excluidos de ella. El Estado responde objetivamente de los daños irrogados por revueltas o luchas civiles a los extranjeros no asociados a la "comunidad de fortuna". En cuanto a los unidos a esa comunidad, para determinar la responsabilidad estatal, se debe considerar previamente el origen de los hechos lesivos, que pueden ser singulares o universales, según se dirijan contra personas o cosas determinadas y de fácil individualización de sus autores, o dependan del azar, lo que hace imposible la individualización de los causantes. En el primer supuesto, si los hechos lesivos singulares provienen de funcionarios o agentes del Estado en el ejercicio de sus funciones, la responsabilidad de éste sólo existirá cuando mediaren de su parte dolo o negligencia; pero no habrá responsabilidad internacional cuando el agente hubiere obrado como una persona privada o el perjuicio se irrogarse por fuerza mayor o caso fortuito. Si los hechos lesivos provienen del partido en armas, sólo habrá responsabilidad del Estado cuando el damnificado pruebe su culpa in vigilando. Con respecto a los hechos lesivos universales, queda descartada la responsabilidad internacional del Estado, salvo en situaciones especiales, como las derivadas del boicot fomentado por las autoridades locales contra las cosas procedentes de un Estado extranjero. Si los hechos lesivos se dirigen contra los extranjeros por su condición de tales, o contra los pertenecientes a determinada nacionalidad, raza o religión, la responsabilidad internacional del Estado se origina de modo objetivo, porque tales hechos suponen colocar al extranjero fuera de la "comunidad de fortuna", desconociendo el régimen que asegura su convivencia en la sociedad.

Doctrina de Storni

Se refiere al problema, muy discutido actualmente, de la extensión del mar territorial. Sostiene este autor argentino, que sobre la base de la diversidad geográfica de las costas de un EStado, debería ser de seis millas como mínimo, y frente a las ciudades, desembocaduras de ríos, estuarios y canales de acceso, distancias mayores, cuya determinación se tendría que hacer mediante acuerdos internacionales.

Doctrina de Suárez

Refiriéndose al tema del dominio marítimo, este jurista argentino sostuvo que el mar territorial del Estado costero, al que denominó específicamente mar epicontinetal, recaía sobre las aguas que se extienden desde sus costas a toda la amplitud de la plataforma submarina, y que, como esa superficie encerraba importantes riquezas pesqueras y minerales, correspondía al Derecho Internacional una revisión sobre los espacios marítimos, puesto que los principios vigentes no contemplaban los valiosos intereses que representaban para el Estado costero la explotación de los recursos naturales de las aguas que se extienden desde sus costas a toda la amplitud de la plataforma submarina.

Doctrina de Tobar

Con relación al reconocimiento de gobiernos, fue formulada en 1907 por el político y jurista ecuatoriano de ese nombre, en el sentido de que un Estado debía abstenerse de reconocer a un gobierno extranjero que hubiese ocupado el poder por la fuerza de un golpe militar o de una insurrección popular, por lo menos hasta que hubiese sido legitimado constitucionalmente por el asentimiento de una asamblea, por lo cual recibió el nombre de doctrina de la legitimidad constitucional. La doctrina de Tobar está en oposición con la que años después mantuvo el mejicano Estrada. (V. DOCTRINA DE ESTRADA.)

Doctrina legal

En lenguaje forense se entiende por ello tanto como jurisprudencia (v.), pero circunscrita a la del más alto tribunal del país, el que unifica la interpretación de las leyes por medio de la casación.

Doctrinal

Propio de la doctrina (v.), | En especial, lo relativo a los juristas y técnicos del Derecho en general que comentan y desentrañan el Derecho positivo. (v. INTERPRETACIóN.)

Doctrinas sindicales

Desechada por algunos autores la idea que reputan esencial, aunque la realidad desmiente constantemente, de que pueda haber sindicatos apolíticos (ficción que como la del sindicato único tanto agrada a los países de régimen totalitario), no se puede menos que reconocer que la acción sindical está inspirada en ideas políticas que, a su vez, originan diversos métodos de actuación. Schuster, a quien se sigue en esta exposición, establece las siguientes clases de sindicatos: revolucionario, reformista, comunista, socialista de gremios o guildismo, católico, fascista, nazi y falangista español, caracterizados respectivamente por estas tendencias: la acción directa; los medios pacíficos de lucha dentro de la estructura jurídico-legal del medio en que se actúe; subordinación del sindicato al partido comunista; conciliación del punto de vista de quienes consideran a los hombres como consumidores con el de quienes los consideran como productores; sumisión de sus fines temporales a los principios del catolicismo y a las direcciones de la Iglesia; subordinación a las normas del partido fascista, rechazando la fórmula de la dictadura del proletariado; regimentación de los trabajadores para la defensa de los intereses del gobierno nazi y del partido contra los trabajadores, y servicio del Estado mediante una organización sindical para el cumplimiento del proceso económico dentro de cada rama de la producción, todo ello bajo la dirección del Estado falangista.

Documentación

Probanza o justificación de una cosa, mediante escritos. | Conjunto de documentos que para tales fines se emplea. | Instrucción o informe acerca de una cuestión científica, de un caso dudoso o del proceder de una persona. | Documentos de identidad. | Serie de antecedentes, certificaciones, partidas, autorizaciones, exigidos para determinados trámites o solemnidades, ya sea para el matrimonio, ya para lograr un pasaporte, ya para la exportación, entre tantos casos en la desbordada burocracia de hoy (Dic. Der. Usual).

Documentación del buque

Conjunto de libros que debe tener el buque al emprender cada viaje. Se encuentran determinados por la legislación comercial, en su parte pertinente y, en general, comprende libro de cuenta y razón (contabilidad administrativa), libro de cargamento (relaciones originadas en el transporte), diario de navegación (v.) y algunos libros auxiliares, como el de reclamos, de máquinas, de bitácora (datos exclusivamente náuticos) y rol de tripulación. Además de los libros mencionados, el buque debe llevar obligatoriamente otros documentos: testimonio de escritura de propiedad del buque, certificado de matrícula, patentes de sanidad y navegación, lista de pasajeros, póliza de fletamento, etc.

Documental

Concerniente a los documentos o fundado en ellos, como la prueba documental (v.).

Documento a la orden

Título ala orden (v.).

Documento al portador

Título al portador (v.).

Documento auténtico

Escrito, papel o instrumento autorizado en forma tal que dé fe y haya de ser creído, por extendido ante fedatario público o por estar legalizado por autoridad competente (Dic. Der. Usual).

Documento constitutivo

Documento necesario para el ejercicio del derecho allí previsto.

Documento declarativo

Documento que implica una declaración de una persona, en contraposición al documento representativo (v.).

Documento dispositivo

Documento destinado a disponer de un derecho o modificar una relación jurídica.

Documento ejecutivo

Título ejecutivo (v.).

Documento informativo

Documento destinado a dejar constancia de un hecho, y no directamente a producir efectos jurídicos.

Documento privado

El redactado por las partes interesadas, con testigos o sin ellos, pero sin intervención de notario o funcionario público que le dé fe o autoridad (Dic. Der. Usual). (V. DOCUMENTO PúBLIco.)

Documento probatorio

Documento destinado a probar determinado hecho o relación jurídica, pero que no es necesario para que tal relación se configure.

Documento público

El otorgado o autorizado, con las solemnidades requeridas por la ley, por notario, escribano, secretario judicial u otro funcionario público competente, para acreditar algún hecho, la manifestación de una o varias voluntades y la fecha en que se producen (Dic. Der. Usual). (V. DOCUMENTO PRIVADO.)

Documento representativo

Documento que no implica una declaración de una persona, como en el caso de mapas o fotografías, en contraposición al documento declarativo (v.).

Documentos

v. INSTRUMENTO.

Documentos otorgados en el extranjero

El concepto puede referirse a dos situaciones distintas: a) documentos que se otorgan en país extranjero ante los funcionarios competentes de ese país; b) documentos que se otorgan en el extranjero, pero ante las autoridades del país en que han de surtir efecto, como son los cónsules. Esta segunda hipótesis no ofrece ninguna dificultad, porque son las legislaciones nacionales las que regulan las atribuciones de sus propios cónsules radicados en nación distinta. De ahí que esos documentos no difieran sustancial-mente de los otorgados dentro del país en que han de ser utilizados, salvo en lo que se refiera a la necesidad de su legalización para darles autenticidad. En el primer supuesto, el principio generalmente admitido es que los documentos otorgados en el extranjero antefuncionario extranjero tienen igual fuerza que los otorgados en el país propio, siempre que reúnan las circunstancias exigidas en aquéllos y además las que requieran éstos para su autenticidad.

Dolo

Del lat. dolus; a su vez, del griego dólos. Comúnmente, mentira, engaño o simulación. | Jurídicamente adquiere tres significados: vicio de la voluntad en los actos jurídicos, elemento de imputabilidad en el incumplimiento de obligaciones, o calificación psicológica exigida como integrante del delito civil o agravante del delito penal. En el primer sentido, el dolo puede definirse, como lo hace el art. 931 del Código Civil argentino: "toda aserción de lo que es falso o disimulación de lo que es verdadero, cualquier artificio, astucia o maquinación que se emplee" para conseguir la ejecución de un acto. El segundo y el tercer sentido de la voz dolo corresponden alo que comúnmente llamamos "intención"; los actos antijurídicos pueden cometerse con la intención de producir un mal o, simplemente, con la previsión del resultado dañoso, aunque no medie intención. (V. CULPA.) Los antijurídicos civiles configuran "delitos" cuando media dolo. v "cuasidelitos" mediando sólo culpa. (v. DELITO DOLOSO )

Dolo bueno y malo

El Derecho Romano distinguió el dolus bonus o lícito del dolus malus; ambos son sinónimos de falsedad o maquinación engañosa; pero, mientras el primero era destinado a "defenderse" y permitido, el segundo era el practicado con objeto o intención de perjudicar.

Dolo causante

El que da origen al acto o contrato, por lo cual cabe anularlo o rescindirlo, ya que el engaño ha sido esencial. (V. DOLO INCIDENTAL.)

Dolo de ímpetu

El ideado y puesto en práctica de manera súbita, que se valora en lo moral, y en lo penal sobre todo, con cierta indulgencia que no alcanza ala perversidad puesta de manifiesto en el dolo de propósito (v.). (L. Alcalá-Zamora).

Dolo de propósito

La mala intención en lo civil y en lo penal cuando se reflexiona durante algún tiempo y se puntualiza la ejecución de forma que la asegure frente al desprevenido adversario o víctima incauta. Equivale a premeditación (v.), agravante cualificada (Dic. Der. Usual). (V. DOLO DE íMPETU.)

Dolo incidental

El posterior a la estipulación contractual y que, por ende, no vicia de raíz el acto, aunque conceda acción por los daños y perjuicios inferidos. (v. DOLO CAUSANTE.)

Domesticado

Amansado o acostumbrado a obedecer al hombre, referido a animales fieros o salvajes, que así entran en el patrimonio o aumentan su valor y rendimiento.

Doméstico

Trabajador doméstico (v.).

Domicilio

Según Busso, domicilio es "el lugar que la ley fija como asiento o sede de la persona, para la producción de efectos jurídicos". Se distingue entre el concepto de residencia, el lugar de la morada efectiva y el de domicilio, que exige, además del hecho material de la residencia, el animo de permanencia en ese lugar. Por último encontramos la habitación, lugar donde la persona se encuentra viviendo por cierto tiempo determinado, también llamado domicilio accidental.

Domicilio ad lítem

Aquel domicilio especial que la persona que recurre a los tribunales tiene obligación de fijar o constituir y que regirá para todos los efectos del juicio.

Domicilio comercial

Sede donde desarrolla su actividad principal un comerciante o una sociedad comercial: tiene carácter de domicilio legal (v.). El domicilio de las sociedades comerciales es el lugar donde está situada su dirección o administración, o el señalado expresamente en los estatutos. Las compañías con varias sucursales tienen su domicilio especial en cada uno de los establecimientos, sólo para los efectos de las obligaciones allí contraídas por los agentes locales de la sociedad.

Domicilio constituido

El que no se fija por la residencia personal auténtica, sino por conveniencias profesionales o judiciales, el lugar adecuado para la actividad o los negocios, para notificaciones o relaciones determinadas. En él se reciben y cursan las propuestas, comunicaciones, citaciones y otros actos relacionados con un tráfico o especialidad.

Domicilio conyugal

Domicilio del matrimonio; una de las obligaciones que surgen del matrimonio es la de cohabitar, estando la mujer obligada a vivir con su marido dondequiera que éste fije su residencia, salvo que, ajuicio de los tribunales, pueda resultar peligro para su vida.

Domicilio electivo o especial

El que las partes convienen para el cumplimiento de las obligaciones. Es completamente potestativo en principio, aun cuando va surgiendo cierta oposición fiscal, cuando de esa manera pueda evadirse el pago de impuestos. En caso de licitud, la elección de un domicilio implica la extensión jurisdiccional de los jueces del domicilio real (v.) de las personas.

Domicilio fiscal

El domicilio (real o legal) consignado en las declaraciones juradas y escritas que, a los fines impositivos, presenta el contribuyente ante la autoridad competente.

Domicilio legal

El fijado por ley.

Domicilio real

Para las personas individuales, el lugar en que tienen establecido el asiento principal de su residencia y actividades.

Dominante

Lo que domina o predomina. (V. PREDIO DOMINANTE.)

Dominar

Tener dominio o propiedad sobre una cosa. | Ejercer potestad o influjo sobre una o varias personas. | Reprimir o sujetar. | Conocer a fondo una ciencia o un arte (Dic. Der. Usual).

Domingo

v. DESCANSO SEMANAL.

Dominical

Derecho pagado al señor de un feudo por los feudatarios. | Perteneciente al derecho de dominio sobre las cosas (Dic. Acad.).

Dominio

Poder que uno tiene de usar y disponer libremente de lo suyo (Dic. Acad.). | Derecho real en virtud del cual una cosa se encuentra sometida ala voluntad y ala acción de una persona (Cód. Civ. arg.). | Plenitud de los atributos que las leyes reconocen al propietario de una cosa para disponer de ella (Dic. Acad.). | Plena in re po-testas: total potestad sobre una cosa (Justinia-no, Instituciones). Como definiciones doctrinales cabe citar: pleno dominio es aquel en que la facultad de disponer de la cosa, y de vindicarla, habiendo sido dejada, se junta con la facultad de percibir toda la utilidad de la cosa (Pothier). | Poder soberano y absoluto que pertenece a una persona sobre un bien cualquiera corporal o incorporal, haciéndolo propio (Demolombe). | Extensión de la libertad individual o derecho a percibir la mayor suma de utilidades que produzca una cosa (Savigny). De todas estas definiciones, como de otras muchas existentes, se desprende el concepto tradicional de la ilimitación del dominio, hasta el punto de que muchas legislaciones consideran que lleva implícito no solo el derecho de usar de una cosa, sino también el de abusar de ella. Es el ius utendi atque abutendi de los exegetas del Derecho Romano. Ese concepto del abuso, aun subsistiendo en algunas legislaciones, es ya desconocido en otras y combatido por la doctrina moderna. El dominio y la propiedad sobre las cosas han de cumplir una función social, ejercida en provecho del dueño y en interés de la colectividad. Tal vez se encuentre un antecedente del sentido moderno del dominio en las leyes de Partida, según las cuales el poder sobre las cosas se había de ejercer "según Dios v según fuero". Dentro de la nueva Concepción, puede decirse que es "el derecho de usar, disfrutar y disponer de las cosas con arreglo a su naturaleza, en servicio de la sociedad y para provecho del propietario" (Angel Ossorio).

Dominio absoluto

El dominio propiamente dicho o propiedad, el dominio directo y a la vez el dominio útil (v.) sobre una cosa.

Dominio aéreo

Es el que ejerce el Estado en el espacio que se prolonga verticalmente sobre su territorio o, mejor dicho, sobre sus dominios terrestre y acuático. El dominio aéreo se consideró como ilimitado en su prolongación vertical, pero este concepto ha sido modificado no solo por el tránsito aéreo, que alcanza con la aviación moderna enormes alturas, sino también por los satélites que se hacen circular en la estratosfera.

Dominio bonitario

En Roma, hasta tiempos de Caracala, la propiedad de menos categoría jurídica, por ser el dueño un extranjero en el ager romanus o por encontrarse los fundos en suelo itálico o provincial. La defensa judicial se ejercía con la acción publiciana (v.). Se oponía al dominio quiritario (V.).

Dominio del Estado

Es el que el Estado ejerce sobre su territorio o, según otros autores, el conjunto de bienes de todas clases y de derechos patrimoniales de que dispone y que se encuentran destinados a asegurar directa o indirectamente el funcionamiento de los servicios públicos o la realización de fines de utilidad pública. El dominio del Estado puede ser: a) público, que recae sobre bienes que, por resultar indispensables a las necesidades de utilidad pública, se encuentran sometidos a un régimen jurídico excepcional (inalienabilidad, imprescriptibilidad, inembargabilidad), tendiente a impedir que se desvíen de los fines a que están destinados; b) privado, que recae sobre bienes que, por no pertenecer al dominio público, están sujetos al mismo régimen jurídico que los pertenecientes a los particulares.

Dominio directo

El que ostenta quien ha dado a otro el aprovechamiento de los frutos, pero conservando la propiedad de la cosa que los produce. (V. CENSO, ENFITEUSIS, NUDA PROPIEDAD, USUFRUCTO)

Dominio eminente

Se usa esta expresión en un doble sentido: con referencia al Derecho Público, como la facultad inherente a la soberanía del Estado en relación con los derechos de propiedad privada, para ejercer el dominio sobre todo el territorio de la nación, imponiendo los gravámenes necesarios para el cumplimiento de sus fines, así como las expropiaciones, limitaciones o prestaciones que para ello sean precisas, y con referencia al Derecho Privado, se emplea como equivalente a dominio útil (v.).

Dominio fiduciario

Para el Cód. Civ. arg. es "el que se adquiere en un fideicomiso singular, subordinado a durar solamente hasta el cumplimiento de una condición resolutiva, o hasta el vencimiento de un plazo resolutivo, para el efecto de restituir la cosa a un tercero" (art. 2.662). (V. DOMINIO IMPERFECTO, FIDEICOMISO.)

Dominio fluvial

Son bienes públicos pertenecientes al Estado los ríos, arroyos y, en general, todo curso de agua que corra dentro del territorio del Estado, lo atraviese o le sirva de límite.

Dominio imperfecto

El Código Civil argentino se refiere a él definiéndolo de estas dos maneras, que dan clara idea de la institución: el que debe resolverse al fin de un cierto tiempo o al advenimiento de una condición, o si la cosa que forma su objeto es un inmueble gravado respecto de terceros con un derecho real, como servidumbre, usufructo, etc., y el derecho real revocable o fiduciario de una sola persona sobre una cosa propia, mueble o inmueble, o el reservado por el dueño perfecto de una cosa, que enajena solamente su dominio útil (v.). Se le llama también dominio menos pleno.

Dominio lacustre

El Estado ejerce su soberanía sobre el llamado "territorio lacustre"; es decir, aquel formado por extensiones de agua rodeadas de tierra firme que cubren parte del territorio estatal. En la legislación argentina, sólo los lagos navegables por buques de más de 100 toneladas pertenecen al dominio público del Estado; los demás son propiedad de los propietarios ribereños.

Dominio marítimo

Es el que un Estado con frontera marítima ejerce soberanamente sobre el espacio tridimensional del mar y que va desde la tierra firme hasta la alta mar, en una distancia variable según el criterio de las diversas naciones. Generalmente, la distancia máxima admitida es de 12 millas; si bien algunos Estados han pretendido extender considerablemente ese dominio, no todas las naciones se lo han reconocido. (V. MAR TERRITORIAL.)

Dominio menos pleno

Cada una de las partes o aspectos del dominio fraccionado entre diversas personas, bien por concurrir varios a disponer de igual cosa o para exigir el reconocimiento de igual señorío, bien por las restricciones para su enajenación o por la percepción de frutos a cambio de una pensión o canon. (V. DOMINIO IMPERFECTO, PERFECTO O PLENO.)

Dominio perfecto o pleno

El poder que uno tiene sobre alguna cosa para percibir sus frutos, excluir a los demás, enajenarla, cuando, además, no hay constituido sobre ella ningún derecho real a favor de otro. (V. DOMINIO ABSOLUTO Y MENOS PLENO.)

Dominio quiritario

En Roma, el privilegiado en el contenido y la protección del Derecho. Correspondía tan sólo a los ciudadanos romanos y siempre que el predio estuviera en el ager romanus. Su transmisión sólo podía efectuarse por la mancipatio o la in iure cessio (v.). El dueño contaba con la acción reivindicatoria en su caso. (V. DOMINIO BONITARIO.)

Dominio revocable

El que ha sido transmitido en virtud de un título revocable a voluntad del transmitente o cuando el actual propietario puede ser privado de la propiedad por una causa proveniente de su título.

Dominio terrestre

Es el que ejerce soberanamente el Estado sobre la porción de la superficie de la tierra limitada por las fronteras políticas, y comprende el suelo y el subsuelo.

Dominio útil

El que se posee sobre una cosa con el derecho de percibir sus frutos, sin ser su propietario (Ramírez Gronda). Es término opuesto al de dominio directo (v.).

Dominios

En Derecho Político e Internacional Publico, se llaman así los Estados que actúan con autonomía completa en el orden interno, pero cuya soberanía exterior está subordinada a las directivas de otra nación, que es su metrópoli. El régimen de dominios constituye una etapa evolutiva, puesto que los dominios carecían inicialmente de toda autonomía. El tercer paso de esa evolución es la completa independencia. El régimen de dominios es, o podría decirse que fue, característico de la Gran Bretaña.

"Dominus coeli et inferorum"

Loc. lat. En el Derecho Romano regía el principio, que ha perdurado hasta tiempos muy recientes, de que el dueño del suelo lo era también de todo lo que estaba por encima y por debajo de él, con alcance ilimitado. Esta norma era válida lo mismo para la propiedad privada que para el dominio del Estado, pero carecía de interés práctico por la imposibilidad de ejercer actos de propiedad por encima de determinados límites sobre el espacio y sobre el subsuelo; imposibilidad que no solo afectaba a los dueños particulares de terrenos, sino igualmente a la propiedad del Estado sobre el territorio nacional. Por eso únicamente ha adquirido importancia la cuestión examinada, especialmente en lo que al espacio se refiere, cuando la técnica ha permitido a la navegación aérea volar por encima de los territorios nacionales a grandes alturas, lo que ha obligado a la celebración de convenios internacionales, en los que, si bien los Estados no han renunciado a su soberanía, más o menos teórica, sobre el dominio ilimitado del espacio, han tenido que regular las condiciones de los vuelos pacíficos internacionales.

Donación

Acto jurídico en virtud del cual una persona (donante) transfiere gratuitamente a otra (donatario) el dominio sobre una cosa, y ésta lo acepta. Se trata, pues, de un contrato unilateral, consensual y a título gratuito. (v. REVOCACIóN DE DONACIONES.)

Donación "ante nuptias"

La que se hace por razón del matrimonio, entre los futuros cónyuges o los allegados a ellos, pero antes de contraerlo.

Donación causal

La que los padres hacen a favor de los hijos por alguna causa necesaria o motivo poderosos como la donación própter nuptias (v.). La donación causal es colacionable; pero, si excediere de la legítima estricta (v.), se tendrá por mejora, y sólo se reducirá en caso de atentar contra la parte de otros legítimos.

Donación con cargo

La que se hace estableciendo una carga o condición en interés del donante o de un tercero, consistente en el empleo o el destino que debe darse al objeto donado, así como en una prestación cuyo cumplimiento se ha impuesto al donatario.

Donación de bienes futuros

La hecha sobre bienes en los cuales el donante no tiene ningún derecho ni siquiera condicional, como son los que se propone adquirir por sucesión de una persona de la que se es heredero presunto. Por regla general, las legislaciones no admiten este tipo de donaciones.

Donación de padres a hijos

Facultad que ostentan el padre y la madre, conjunta o separadamente, para hacer donaciones a sus hijos cualquiera sea la edad de éstos. Cuando no se exprese a qué cuenta debe imputarse la donación, se entiende hecha como un adelanto de legítima. De otro modo, la imputación re-caerá sobre la cuota disponible del donante. (V. COLACIóN.)

Donación directa

Acto contractual que requiere el concurso de voluntades del donante y del donatario, así como la enajenación de la cosa donada. (V. DONACIóN.)

Donación indirecta

Aquella en que el beneficiado no es parte, aunque tiene por objeto mejorarlo, tanto si ese acto emana solamente de la voluntad única del dis-ponente cuanto si se ha realizado entre el disponente y un tercero. Entre los casos de donación indirecta se citan los siguientes: a) la renuncia de un derecho patrimonial con ánimo de favorecer a otra persona; b) la condonación de deudas; c) la estipulación en provecho de tercero, como sucede con la constitución de una renta vitalicia cuyo precio es pagado por otra persona a favor de ese tercero; d) la transferencia de un título nominativo a favor de otra persona.

Donación inoficiosa

Aquella cuyo valor exceda de la parte de que el donante podía disponer, la que por su cuantía perjudica la legítima hereditaria de los herederos forzosos. Se considera inoficiosa porque, en la medida que excede de la porción disponible, la donación debe ser objeto de reducción y de restitución por el donatario al producirse la muerte del donante.

Donación manual

La que no exige ninguna formalidad, bastando la entrega por el donante al donatario de las cosas muebles o títulos al portador que son objeto de la donación. Llámase así porque la entrega se hace de mano a mano.

Donación onerosa

La que impone al donatario alguna carga, gravamen o prestación inferior al valor o utilidad que obtiene de lo donado; porque, en otro supuesto, de corresponderse lo impuesto o exigido con lo dado, se estaría ante un contrato conmutativo o frente a uno innominado de do ut des o do ut facias (Dic. Der. Usual). (V. DONACIóN PURA.)

Donación por razón de matrimonio

La hecha en capitulaciones matrimoniales, sea por un tercero auno de los esposos o a los hijos por nacer, o por uno de los futuros cónyuges en favor del otro (Capitant). Las donaciones por causa de matrimonio son las que se hacen en consideración de éste y antes de celebrarse, en favor de los esposos o de uno de ellos. Estas do-naciones se denominan también própter nuptias. (v. ARRAS.)

Donación pura

La que no impone condición ni carga alguna. (V. DONACION ONEROSA.)

Donación remuneratoria

Representa un concepto de contenido dispar en la doctrina y en la legislación. Así, el Código Civil argentino la define como la que se hace en recompensa de servicios prestados al donante por el donatario, estimables en dinero, y por los cuales éste podría pedir judicialmente el pago al donante. Algunos autores, entre ellos Cabanellas, estiman que se produce ahí una confusión, porque lo que se hace no es una donación, cuya característica es la gratuidad, sino el pago de un arrendamiento de servicios. Frente al criterio de la ley argentina, otros autores y otros códigos, como el español, estiman, con mayor acierto, que la donación remuneratoria es la que se hace a una persona por sus méritos o por los servicios prestados al donante, siempre que no constituyan deudas exigibles.

Donación simple

La fundada exclusivamente en la liberalidad del donante. Más particularmente, la hecha por los padres a los hijos, y no por razón de matrimonio. Lo así donado no ha de colacionarse, salvo exceder de la legítima y de la mejora.

Donación submodo

Donación con cargo (v.).

Donaciones mutuas

Aquellas que dos o más personas se hacen recíprocamente en un solo y mismo acto.

Donante

El que realiza una donación (v.).

Donatario

El que recibe una donación (v.).

"Donatio"

Voz. lat. La donatio romana incluía toda liberalidad de una persona en favor de otra, siempre que disminuyera el patrimonio de la primera (donante) para incrementar el de la segunda (donatario). No se consideró contrato, sino simplemente una "causa de adquisición". | En enfoque muy distinto, una propiedad matrimonial sui géneris, difundida durante el imperio (Dic. Der. Usual).

Doncella

Mujer virgen.

Criada doméstica.

Dormir o dormirse

v. SUEñO.

Dotación de buque

Tripulación (v.).

Dotal

Referente a la dote (v.), o que la constituye, como los bienes dotales (v.).

Dotante

Quien dota, en las diversas acepciones del verbo dotar (v.), aunque predomina la de quien promete o entrega dote (v.) por razón de matrimonio.

Dotar

Constituir dote (v.) a la mujer que contrae matrimonio o a la que profesa en una orden religiosa. | Donar o señalar bienes para una fundación, establecimiento benéfico, instituto docente o entidad similar. | Asignar a un buque la tripulación que requiere y los pertrechos que para la navegaciónnecesite. | Designar los empleados y las funciones. sueldos v categorías, que una oficina pública o un establecimiento particular precisa para desenvolver sus fines, además de los objetos materiales que le sean necesarios. | Fijar sueldo o haber a un cargo, puesto o empleo. | Conceder a una cosa una propiedad o ventaja cualquiera (Dic. Der. Usual).

Dote

v. BIENES DOTALES.

Dote adventicia

La proveniente de la madre o de los parientes maternos de la dotada. (V. DOTE PROFECTICIA.)

Dote confesada

La que únicamente consta por reconocimiento de los interesados o por documento privado. (V. DOTE ENTREGADA y PROMETIDA.)

Dote entregada

La que consta así por documento público en que aparezca la conforme recepción-de los bienes dotales por el marido. (V. DOTE CONFESADA.)

Dote profecticia

La que constituyen el padre o los parientes paternos de la mujer. (V. DOTE ADVENTICIA.)

Dote prometida

La simplemente ofrecida al marido como dote de su mujer, pero no recibida aún. Estipulada en firme, es exigible. (V. DOTE ENTREGADA.)

Doy fe

Fórmula consagrada en documentos notariales, judiciales y otros auténticos o públicos, que precede inmediatamente a la firma del funcionario que los otorga o autentica, para expresar con ella la veracidad o fe pública que le merecen las manifestaciones efectuadas o los hechos presenciados (Dic. Der. Usual).

Draconiano

Concepto con el que se alude a la aplicación de leyes o providencias sanguinarias o excesivamente severas. Tiene su origen en el nombre del legislador ateniense Dracón, que aplicaba la pena de muerte para toda clase de delitos.

Dragomán

Intérprete. Trujamán. En la primera acepción, persona encargada de explicar a otras, en idioma que éstas entiendan, lo dicho en lengua que les sea desconocida; en la segunda acepción, el que por experiencia que tiene de una cosa, advierte el modo de ejecutarla, especialmente en las compras, ventas o cambios.

"Drawback"

Palabra inglesa. Reintegro, especialmente de derechos aduaneros. J. R. Bach la traduce por reembolso y da de ella la siguiente definición: "derecho que se acuerda a los productores nacionales para solicitar la devolución de los derechos aduaneros pagados sobre mercaderías importadas que forman parte de un producto que, elaborado en el país, es luego exportado".

"Duarum civitatum esse, nostro iure civili nemo potest"

La frase latina pronunciada por Cicerón en defensa de Lucio Cornelio Balbo, cuya dignidad de cónsul romano fue cuestionada por ser oriundo de Cádiz: según nuestro Derecho Civil nadie puede tener dos ciudadanías. Actualmente se invoca en Derecho Internacional por quienes sostienen la doctrina de que una persona no puede poseer simultáneamente más de una nacionalidad, frente a quienes afirman la posibilidad de la doble nacionalidad, principio este que se va abriendo camino en la doctrina y en las legislaciones.

Ducado

Circunscripción territorial de las monarquías a cuyo frente se encontraba un duque (título de nobleza inmediato inferior al de príncipe) que ejercía señorío sobre las tierras y jurisdicción sobre los vasallos. | Dignidad nobiliaria de un duque moderno. | Estado gobernado por un duque, como Luxemburgo.

Duelista

El que se bate en duelo (v.). | Conocedor de las reglas de ese combate y delito. | Desafiador habitual, provocador.

Duelo

Según la definición de Carrara, "un combate entre dos o más personas, concertado con previa determinación de armas, de lugar y de tiempo, con el fin de procurar una reparación del honor". Mucho se ha discutido sobre el carácter delictivo del duelo; hay quienes defienden su impunibilidad, por rancias costumbres sociales que anulan las normas penales sancionadoras, e incluso su utilidad en cuanto sirve de freno para los difamadores; sin embargo, se ha impuesto en general la sanción del duelo, sobre el principio de que nadie puede hacerse justicia por su propia mano, lo que no impide la ineficacia de la norma, raramente aplicada en la práctica.

Dueño

Titular del derecho de dominio (v.). | Propietario (v.).

Dula

La Academia incluye cuatro acepciones poco usadas de esta voz, pero típicamente jurídicas en lo rural y agrario: Cada una de las porciones de tierra que por turno reciben riego de una misma acequia (v.). | Cada una de las porciones del terreno comunal o en rastrojera, donde por turno pacen los ganados de los vecinos de un pueblo. | Sitio donde se echan a pastar los ganados de los vecinos de un pueblo. | Conjunto de las cabezas de ganado de los vecinos de un pueblo, que se envían a pastar juntos a un terreno comunal. Dícese especialmente del ganado caballar. L. Alcalá-Zamora observa que, por error o errata, la Academia dice juntos, y no juntas, con lo cual los que pacen son los vecinos…, único masculino plural de dicha definición.

Duma

Cuerpo colegiado que, con el carácter de Consejo de Estado, actuó en la Rusia zarista entre 1906 y 1917.

Dumbarton Oaks

v. CONFERENCIA DE DUMBARTON OAKS.

"Dumping"

Voz inglesa originada en el verbo to dump (dejar caer). Consiste en la venta de productos en un mercado extranjero a precios más bajos que los vigentes en el mercado de producción o inferiores a los de su costo (Bertoli). | Afluencia de productos de otro país vendidos a precios tan bajos que hacen imposible la competencia (Serra Moret).

"Duodecim tabulae"

Nombre latino de la Ley de las XII Tablas (v.).

Dúplica

Escrito que en algunos procedimientos se admite para contestar a la réplica (v.) del actor, que con ello había dado respuesta a su vez a la contestación de la demanda (v.).

Duque

Histórica y actualmente, el máximo título de nobleza; la mayor dignidad honorífica, luego del monarca y de su familia más íntima. | Antiguamente, cargo militar equiparado al de general del ejército. | Asimismo, comandante militar y gobernador, con amplias facultades, de una provincia de antaño. | Aunque hoy sea quizás la única excepción de supervivencia la de Luxemburgo, y como Gran Ducado, duque constituye también el nombre del soberano, mediatizado con frecuencia, de pequeños Estados europeos, especialmente de Italia y Francia, algunos de los cuales subsistieron hasta el siglo XIX (Dic. Der. Usual). (V. DUCADO.)

Duquesa

Mujer del duque (v.). | La que por sí es titular de un ducado (v.) y soberana a la vez, como ha acaecido en Luxemburgo.

"Dura lex, sed lex"

Aforismo latino por la cual se da a entender que la ley, aunque sea dura, es ley, y que por ello debe ser cumplida.

Duración

Tiempo, lapso que corresponde a una acción o a alguna actividad. | Permanencia, subsistencia. | Resistencia, mantenimiento. | Continuación, prosecución. | Vida o existencia de personas, instituciones y cosas. La duración, fundamental en los plazos sobre todo por lo que atañe al Derecho, se analiza concretamente en cada una de las instituciones o relaciones en que influye; fundamentalmente, en la minoridad, en la prescripción, en las acciones, en los contratos y en esa duración que fluctúa constantemente y que es la edad (v.). En apunte filosófico de R. B. Winn, la duración es tanto como determinada extensión de tiempo existente, más o menos larga, desde una fracción de segundo hasta innumerables eras. Recuerda que Bergson dio una interpretación peculiar de la duración, considerándola como "el tiempo percibido como algo indivisible", como presente que se está viviendo. En ese enfoque, la duración se convierte en la esencia misma del cambio creador o de la evolución creadora y aparece entonces como concepto contrario al de tiempo mensurable.

Duunvirato

Magistratura romana compuesta por dos miembros, llamados por ello duumviri (dos varones), que en forma colegiada administraban los municipios y colonias.

Dux

El magistrado supremo de las antiguas repúblicas de Venecia y Génova.

About these ads

1 Comment »

  1. 1
    toni Says:

    hola, mi mujer y yo queremos hacer una declaración jurada dirigida a un juez ya que la parte contraria ha presentado un escrito de un banco en el cual dicen que nosotros solicitamos una subrogación de una hipoteca, lo cual es totalmente falso, ya que no disponen de ningún documento que lo acredite, solamente dice que fue denegado verbalmente según la directora de la oficina. muchas gracias


RSS Feed for this entry

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

%d personas les gusta esto: